12 X 5 (Rolling Stones, 1964)

Artista: The Rolling Stones (A) 

Artista: The Rolling Stones (A)
Fecha de Grabación: Jun 10 – Sep 29 1964
Fecha de Lanzamiento: Octubre 17 de 1964
Discográfica: London Records, USA
Productor: Andrew Loog Oldham
Calificación: 7

Mejor Canción: It’s All Over Now o Time Is On My Side
1) Around And Around; 2) Confessin' The Blues; 3) Empty Heart; 4) Time Is On My Side; 5) Good Times Bad Times; 6) It's All Over Now; 7) 2120 South Michigan Avenue; 8) Under The Boardwalk; 9) Congratulations; 10) Grown Up Wrong; 11) If You Need Me; 12) Suzie Q. 

Los Rolling Stones ceden en este disco respecto a agresividad, innovación y fuerza a comparación de su debut. Uno no puede evitar pensar en la autocensura o incluso en la petición de la misma disquera a hacer sonidos y letras menos atrevidas que en su predecesor, y es que ya teniendo un disco exitoso, es difícil tratar de evitar la tentación de lo comercial. Cierto, es quizá su disco más suave de su época temprana. Después regresarán a esa manera oscura y furiosa de interpretar el rythm & blues. Pero a pesar de ser un tanto más complaciente, es un álbum muy bien logrado, muy cute y con excelentes arreglos. Los Stones sin duda suenan mucho mejor mostrando su lado rudo y salvaje que queriendo parecerse a los Drifters o a Del Shannon y tratar de ganarse el respeto de aquéllos adultos que se horrorizaron con el descaro de su debut. Sin embargo, me pasa igual que con los Beatles en el A Hard Day’s Night: aunque son discos más suaves y rítmicos, la manera en que confeccionan las melodías y arreglan las rolas, hacen que las canciones más banales suenen realmente encantadoras a comparación de la mayoría de sus contemporáneos.
El disco pierde en cuanto a sonido bluesero y rythm & blues, y sin duda suena mucho más a pop con covers como Under The Boardwalk, Susy Q, y Time Is On My Side. Pero vamos, no cualquier grupo (Salvo Creedence) toma alguna de esas rolas y las convierte en unos monstruos apropiándose de alguna manera de la canción. Los Rolling Stones pueden llegar a ser lindos y encantadores, y lo demuestran en este disco y en otros covers posteriores (My Girl), sin dejar ni un segundo esa aura oscura que los rodea.

Este disco salió primero en USA que en el Reino Unido por alguna rara deci$ión de la disquera, DECCA. La versión gringa está compuesta en su mayoría por singles británicos y por un EP que se editó en Inglaterra llamado 5 X 5. El resto fue material grabado tanto en giras en Estados Unidos como por veloces incursiones al estudio durante esta gira, como el palomazo de 2120 South Michigan Avenue, por lo que difiere un poco del segundo disco en UK que saldría un par de meses después llamado Rolling Stones No. 2 y en donde además algunas de las canciones que se repiten tienen ligeras modificaciones, por lo que generalmente se ha considerado esta versión gringa ligeramente superior que su gemelo británico.
El LP, previsiblemente tiene 12 rolas. Para los de mente lenta, es previsible por la alusión del título a 12 (canciones) X 5 (músicos, malagradecidos Ian Stewart debe seguir retorciéndose en su tumba), aunque esta idea fue pirateada del mencionado EP 5 X 5. Por otro lado, aunque es un disco mucho más colorido y complaciente que el anterior, en la portada los chicos se ven escalofriantes, pareciendo una pandilla de gángsters analizando quien te tira la primer cuchillada, con una actitud más tosca, sombría, amenazante y unos metros más al frente que en la portada anterior.

El disco abre con un fade In en "Around And Around", un reckanrolito original de Chuck Berry donde Keith se luce en las guitarras y parece una promesa de las misma fuerza que el debut. Se ve poco del verdadero Keith aquí, pero suena impecable y fiero, rindiendo un tributo al gran Chuck durante cada segundo de la rola. El piano de Ian Stewart también se luce haciendo esos punteos de teclas y escalas corridas a una palma tan típicos del rock & roll. No hay una sola nota que sobre o falte. Incluso el mismo Charlie que siempre suena tan sobrio, se luce con una batería bombástica que da más fuerza al tremendo solo del 1:43. Mick suena también muy bien, pero queda un tanto eclipsado por los músicos. Excelente abridor sin duda alguna, lástima por la mezcla que se hizo en la producción… 

El segundo tema es "Confessin’ The Blues", donde Jagger se lleva la rola entera en su manera apasionada y desgarrada de cantar. Los Stones sin duda son de los mejores músicos de blues blanco durante este periodo. Es deliciosa la manera en que entra la armónica al 1:30 WHAAAAAAAAAAAAAA Wha WHAAAAAAAAA!!! Dentro de la lentitud propia de la canción se puede sentir ese tono oscuro y furioso que impregna a los Rolling Stones. En lo personal no puedo escuchar esta canción sin imaginarme a Brian Jones, ese olvidado purista del blues, tocando su guitarra endiablada al más puro estilo Chicago, mordiendo como un tiburón a cada nota. 

Viene después "Empty Heart", cuyo espíritu se puede resumir en el título. Este es un jamming sin demasiado sentido o estructura. Una simple excusa para palomear durante unos dos minutos y medio. No hay instrumentos que destaquen realmente porque todos se están peleando entre ellos, sobreponiendo y haciendo una masa insoportable, y donde incluso la armónica no sale en sus mejores días. La canción sería realmente insoportable si no durara tan poco, pero incluso obliga a uno a preguntarse porque esta “cosa” dura 30 segundos más que la maravillosa Suzie Q.

La cuarta canción, "Time Is On My Side", es una hermosísima balada de Norman y Meade que de alguna manera se la apropiaron los Stones con esta genial interpretación. Esta es una de las pruebas de que los mismísimos Rolling pueden parecer todos lindos y adorables, como French Poodles en lugar de Rottweilers. La canción está perfectamente interpretada con una intro aguda e inteligente de Keith, y una armonía vocal fascinante por parte de Mick, bastante pegajosa. Los coros también son para aplaudirse y tienen mucho que ver con el encanto de la canción. La guitarra no es incendiaria, sino tranquila, apareciendo apenas con pequeños arpegios y arreglos, hasta ese solo incisivo y cargado de blues que a pesar de sonar más amenazante, queda muy bien en el contexto de la canción. Ahora es imposible no escucharla y pensar en los Rolling Stones aunque no sea de ellos. Aunque también me recuerda inevitablemente a Denzel Washington persiguiendo a ese demonio melómano y escurridizo… 

Continuamos con "Good Times Bad Times" (noooo, nada que ver con la de Led Zeppelin). Este track es un blues lento con una instrumentación muy básica, recordando quizá más al viejo blues del Mississippi. Incluso Keith se da gusto de divertirse con su juguete favorito de ese entonces: una guitarra de 12 cuerdas. La canción no es muy buena con respecto al resto del material del disco, suena lenta y aburrida, pero al menos vale la pena escuchar la técnica de Richards con este instrumento. 

Después viene "It’s All Over Now", bastante más movida y una de las mejores rolas de disco. Este es un cover de Bobby & Shirley Womacks’, una canción pop con un solo que cambia endiabladamente al mas furioso Rythm & Blues, un inesperado cambio de tono y una guitarra en llamas para regresar de golpe a ser una canción casi inofensiva durante los versos. Después viene una larga coda, con unos guitarrazos que pueden ser los cimientos para los guitarreos protopunks de Pete Townshend o algunos arreglos que pudieron inspirar a Ray Davies para You Really Got Me. Richards en esa época no solo era uno de los mejores guitarras de acompañamiento, sino que también era un solista endiabladamente astuto y ágil. La coda termina con un lento crescendo de todos los instrumentos, dando una sensación de energía al final, experimento realmente muy raro para esas épocas. Gran canción. 

"2120 South Michigan Avenue" es otro jamming o improvisación, pero con un poco más de sentido que Empty Heart. Al menos esta es instrumental y la armónica hace un mejor papel que las vocales inseguras de Mick en aquélla canción. Cuenta la leyenda que este jam fue nada mas y nada menos que con Muddy Waters, uno de sus ídolos (tan ídolo, que la canción Rolling Stone de la cual sacaron su nombre es de Muddy). Imaginen el shock de estos mozalbetes de 19 y 20 años tocando con uno de sus dioses personales en la mismísima Chicago… Quizá por ello suenan un tanto acartonados y faltos de ideas, salvo los teclados, que tienen una actitud muy groovy y divertida. 

Viene después "Under The Boardwalk", cover de los Drifters. Es una bellísima balada que de ninguna manera hubiera cabido en el álbum debut. La verdad es que la interpretación me encanta, y nuevamente muestra una cara que rara vez le vemos a los Stones. La intro del bajo es maravillosa, con un guitarreo simple pero muy agradable. Los coros son geniales, la melodía vocal es pegajosa y muy cute, particularmente ese falsetto de “Under the See-EEEEEEEEEA”. El requinto cristalino y cadente del 1:50 resulta más que adecuado para la canción, sin hacer nada agresivo ni fuera de tono con el resto de la canción. 

"Congratulations" es uno de los temas propios de este disco, y sin duda la mejor entrega del dúo Jagger-Richards, con un doble arpegio muy dulce y emotivo, muy semejante a Tell Me, de la primer placa, pero mucho mejor lograda. Es curioso que la mejor rola propia al menos en los primeros dos discos no sea un rock & roll ni un blues, sino una balada pop de excelente manufactura, con melodías lindas pero inteligentes y letras un tanto misóginas. Bueno, esto último no es sorpresa en la manera de escribir de este par. 

"Grown Up Wrong" es otro tema propio, quizá el primero de los muchos riffs que el sr. Richards hará en su extensa carrera. La canción es un rythm & blues sin demasiada idea. El dueto compositor aún le falta mucho por recorrer, pero al menos da muestras de seguir intentando. La canción se oye por mementos vacía y falta de instrumentación, e incluso la armónica se oye muy sosa y desangelada esta ocasión. 

"If You Need Me" no mejora demasiado. Es una balada muy al estilo de Motown, y ahora ni siquiera los coros logran rescatar a Mick. El arpegio llega a sonar cansado al igual que el teclado que suena muy gospeliano. Aquí les falló en serio a los muchachos. El hecho de que puedan interpretar algunos sonidos negros, no significa que puedan irrumpir en TODOS los géneros dominados por negros con el mismo éxito. 

Afortunadamente el cierre es con una salvaje interpretación de "Suzie Q". La canción es fenomenal, incendiaria, muy al estilo de su versión de “I Wanna Be Your Man” pero incluso con más estilo. Mick suena otra vez amenazante y salvaje, las guitarras furiosas, con un solo incendiario y un loop de bajo que da impresión de “elasticidad” pero que no da un respiro. Lo único malo, y en esto coincido con el 99.99999% de las críticas, es que la canción dura una nada y se termina cuando uno apenas la está comenzando a disfrutar. Al final del segundo solo, cuando uno piensa que va a venir otro verso, la canción se desvanece sin más aviso, sin completar siquiera los dos minutos y dejándolo a uno con ganas de oír más. Un gran cierre, que nos deja con el mismo sabor de boca que la canción que abre el disco.


El 12 X 5 no es el mejor álbum de la etapa temprana de los Stones, pero sin duda alguna, es un álbum sólido, pegajoso, donde las mejores rolas son un pop muy bien manufacturado y con arreglos inteligentes. Los Rolling Stones regresarán después de este disco a sus sonidos oscuros, fieros, rebeldes y amenazantes, pero aquí al menos muestran una faceta un tanto oculta y demuestran que no lo hacen tan mal como uno hubiera sospechado. El disco es recomendable, no sólo para entender los orígenes de la banda, sino porque además es bastante fácil de digerir y es prácticamente imposible no gustar las mejores canciones del disco.
Artista: The Rolling Stones (A)
Fecha de Grabación: Jun 10 – Sep 29 1964
Fecha de Lanzamiento: Octubre 17 de 1964
Discográfica: London Records, USA
Productor: Andrew Loog Oldham
Calificación: 7

Mejor Canción: It’s All Over Now o Time Is On My Side
1) Around And Around; 2) Confessin' The Blues; 3) Empty Heart; 4) Time Is On My Side; 5) Good Times Bad Times; 6) It's All Over Now; 7) 2120 South Michigan Avenue; 8) Under The Boardwalk; 9) Congratulations; 10) Grown Up Wrong; 11) If You Need Me; 12) Suzie Q. 

Los Rolling Stones ceden en este disco respecto a agresividad, innovación y fuerza a comparación de su debut. Uno no puede evitar pensar en la autocensura o incluso en la petición de la misma disquera a hacer sonidos y letras menos atrevidas que en su predecesor, y es que ya teniendo un disco exitoso, es difícil tratar de evitar la tentación de lo comercial. Cierto, es quizá su disco más suave de su época temprana. Después regresarán a esa manera oscura y furiosa de interpretar el rythm & blues. Pero a pesar de ser un tanto más complaciente, es un álbum muy bien logrado, muy cute y con excelentes arreglos. Los Stones sin duda suenan mucho mejor mostrando su lado rudo y salvaje que queriendo parecerse a los Drifters o a Del Shannon y tratar de ganarse el respeto de aquéllos adultos que se horrorizaron con el descaro de su debut. Sin embargo, me pasa igual que con los Beatles en el A Hard Day’s Night: aunque son discos más suaves y rítmicos, la manera en que confeccionan las melodías y arreglan las rolas, hacen que las canciones más banales suenen realmente encantadoras a comparación de la mayoría de sus contemporáneos.
El disco pierde en cuanto a sonido bluesero y rythm & blues, y sin duda suena mucho más a pop con covers como Under The Boardwalk, Susy Q, y Time Is On My Side. Pero vamos, no cualquier grupo (Salvo Creedence) toma alguna de esas rolas y las convierte en unos monstruos apropiándose de alguna manera de la canción. Los Rolling Stones pueden llegar a ser lindos y encantadores, y lo demuestran en este disco y en otros covers posteriores (My Girl), sin dejar ni un segundo esa aura oscura que los rodea.

Este disco salió primero en USA que en el Reino Unido por alguna rara deci$ión de la disquera, DECCA. La versión gringa está compuesta en su mayoría por singles británicos y por un EP que se editó en Inglaterra llamado 5 X 5. El resto fue material grabado tanto en giras en Estados Unidos como por veloces incursiones al estudio durante esta gira, como el palomazo de 2120 South Michigan Avenue, por lo que difiere un poco del segundo disco en UK que saldría un par de meses después llamado Rolling Stones No. 2 y en donde además algunas de las canciones que se repiten tienen ligeras modificaciones, por lo que generalmente se ha considerado esta versión gringa ligeramente superior que su gemelo británico.
El LP, previsiblemente tiene 12 rolas. Para los de mente lenta, es previsible por la alusión del título a 12 (canciones) X 5 (músicos, malagradecidos Ian Stewart debe seguir retorciéndose en su tumba), aunque esta idea fue pirateada del mencionado EP 5 X 5. Por otro lado, aunque es un disco mucho más colorido y complaciente que el anterior, en la portada los chicos se ven escalofriantes, pareciendo una pandilla de gángsters analizando quien te tira la primer cuchillada, con una actitud más tosca, sombría, amenazante y unos metros más al frente que en la portada anterior.

El disco abre con un fade In en "Around And Around", un reckanrolito original de Chuck Berry donde Keith se luce en las guitarras y parece una promesa de las misma fuerza que el debut. Se ve poco del verdadero Keith aquí, pero suena impecable y fiero, rindiendo un tributo al gran Chuck durante cada segundo de la rola. El piano de Ian Stewart también se luce haciendo esos punteos de teclas y escalas corridas a una palma tan típicos del rock & roll. No hay una sola nota que sobre o falte. Incluso el mismo Charlie que siempre suena tan sobrio, se luce con una batería bombástica que da más fuerza al tremendo solo del 1:43. Mick suena también muy bien, pero queda un tanto eclipsado por los músicos. Excelente abridor sin duda alguna, lástima por la mezcla que se hizo en la producción… 

El segundo tema es "Confessin’ The Blues", donde Jagger se lleva la rola entera en su manera apasionada y desgarrada de cantar. Los Stones sin duda son de los mejores músicos de blues blanco durante este periodo. Es deliciosa la manera en que entra la armónica al 1:30 WHAAAAAAAAAAAAAA Wha WHAAAAAAAAA!!! Dentro de la lentitud propia de la canción se puede sentir ese tono oscuro y furioso que impregna a los Rolling Stones. En lo personal no puedo escuchar esta canción sin imaginarme a Brian Jones, ese olvidado purista del blues, tocando su guitarra endiablada al más puro estilo Chicago, mordiendo como un tiburón a cada nota. 

Viene después "Empty Heart", cuyo espíritu se puede resumir en el título. Este es un jamming sin demasiado sentido o estructura. Una simple excusa para palomear durante unos dos minutos y medio. No hay instrumentos que destaquen realmente porque todos se están peleando entre ellos, sobreponiendo y haciendo una masa insoportable, y donde incluso la armónica no sale en sus mejores días. La canción sería realmente insoportable si no durara tan poco, pero incluso obliga a uno a preguntarse porque esta “cosa” dura 30 segundos más que la maravillosa Suzie Q.

La cuarta canción, "Time Is On My Side", es una hermosísima balada de Norman y Meade que de alguna manera se la apropiaron los Stones con esta genial interpretación. Esta es una de las pruebas de que los mismísimos Rolling pueden parecer todos lindos y adorables, como French Poodles en lugar de Rottweilers. La canción está perfectamente interpretada con una intro aguda e inteligente de Keith, y una armonía vocal fascinante por parte de Mick, bastante pegajosa. Los coros también son para aplaudirse y tienen mucho que ver con el encanto de la canción. La guitarra no es incendiaria, sino tranquila, apareciendo apenas con pequeños arpegios y arreglos, hasta ese solo incisivo y cargado de blues que a pesar de sonar más amenazante, queda muy bien en el contexto de la canción. Ahora es imposible no escucharla y pensar en los Rolling Stones aunque no sea de ellos. Aunque también me recuerda inevitablemente a Denzel Washington persiguiendo a ese demonio melómano y escurridizo… 

Continuamos con "Good Times Bad Times" (noooo, nada que ver con la de Led Zeppelin). Este track es un blues lento con una instrumentación muy básica, recordando quizá más al viejo blues del Mississippi. Incluso Keith se da gusto de divertirse con su juguete favorito de ese entonces: una guitarra de 12 cuerdas. La canción no es muy buena con respecto al resto del material del disco, suena lenta y aburrida, pero al menos vale la pena escuchar la técnica de Richards con este instrumento. 

Después viene "It’s All Over Now", bastante más movida y una de las mejores rolas de disco. Este es un cover de Bobby & Shirley Womacks’, una canción pop con un solo que cambia endiabladamente al mas furioso Rythm & Blues, un inesperado cambio de tono y una guitarra en llamas para regresar de golpe a ser una canción casi inofensiva durante los versos. Después viene una larga coda, con unos guitarrazos que pueden ser los cimientos para los guitarreos protopunks de Pete Townshend o algunos arreglos que pudieron inspirar a Ray Davies para You Really Got Me. Richards en esa época no solo era uno de los mejores guitarras de acompañamiento, sino que también era un solista endiabladamente astuto y ágil. La coda termina con un lento crescendo de todos los instrumentos, dando una sensación de energía al final, experimento realmente muy raro para esas épocas. Gran canción. 

"2120 South Michigan Avenue" es otro jamming o improvisación, pero con un poco más de sentido que Empty Heart. Al menos esta es instrumental y la armónica hace un mejor papel que las vocales inseguras de Mick en aquélla canción. Cuenta la leyenda que este jam fue nada mas y nada menos que con Muddy Waters, uno de sus ídolos (tan ídolo, que la canción Rolling Stone de la cual sacaron su nombre es de Muddy). Imaginen el shock de estos mozalbetes de 19 y 20 años tocando con uno de sus dioses personales en la mismísima Chicago… Quizá por ello suenan un tanto acartonados y faltos de ideas, salvo los teclados, que tienen una actitud muy groovy y divertida. 

Viene después "Under The Boardwalk", cover de los Drifters. Es una bellísima balada que de ninguna manera hubiera cabido en el álbum debut. La verdad es que la interpretación me encanta, y nuevamente muestra una cara que rara vez le vemos a los Stones. La intro del bajo es maravillosa, con un guitarreo simple pero muy agradable. Los coros son geniales, la melodía vocal es pegajosa y muy cute, particularmente ese falsetto de “Under the See-EEEEEEEEEA”. El requinto cristalino y cadente del 1:50 resulta más que adecuado para la canción, sin hacer nada agresivo ni fuera de tono con el resto de la canción. 

"Congratulations" es uno de los temas propios de este disco, y sin duda la mejor entrega del dúo Jagger-Richards, con un doble arpegio muy dulce y emotivo, muy semejante a Tell Me, de la primer placa, pero mucho mejor lograda. Es curioso que la mejor rola propia al menos en los primeros dos discos no sea un rock & roll ni un blues, sino una balada pop de excelente manufactura, con melodías lindas pero inteligentes y letras un tanto misóginas. Bueno, esto último no es sorpresa en la manera de escribir de este par. 

"Grown Up Wrong" es otro tema propio, quizá el primero de los muchos riffs que el sr. Richards hará en su extensa carrera. La canción es un rythm & blues sin demasiada idea. El dueto compositor aún le falta mucho por recorrer, pero al menos da muestras de seguir intentando. La canción se oye por mementos vacía y falta de instrumentación, e incluso la armónica se oye muy sosa y desangelada esta ocasión. 

"If You Need Me" no mejora demasiado. Es una balada muy al estilo de Motown, y ahora ni siquiera los coros logran rescatar a Mick. El arpegio llega a sonar cansado al igual que el teclado que suena muy gospeliano. Aquí les falló en serio a los muchachos. El hecho de que puedan interpretar algunos sonidos negros, no significa que puedan irrumpir en TODOS los géneros dominados por negros con el mismo éxito. 

Afortunadamente el cierre es con una salvaje interpretación de "Suzie Q". La canción es fenomenal, incendiaria, muy al estilo de su versión de “I Wanna Be Your Man” pero incluso con más estilo. Mick suena otra vez amenazante y salvaje, las guitarras furiosas, con un solo incendiario y un loop de bajo que da impresión de “elasticidad” pero que no da un respiro. Lo único malo, y en esto coincido con el 99.99999% de las críticas, es que la canción dura una nada y se termina cuando uno apenas la está comenzando a disfrutar. Al final del segundo solo, cuando uno piensa que va a venir otro verso, la canción se desvanece sin más aviso, sin completar siquiera los dos minutos y dejándolo a uno con ganas de oír más. Un gran cierre, que nos deja con el mismo sabor de boca que la canción que abre el disco.


El 12 X 5 no es el mejor álbum de la etapa temprana de los Stones, pero sin duda alguna, es un álbum sólido, pegajoso, donde las mejores rolas son un pop muy bien manufacturado y con arreglos inteligentes. Los Rolling Stones regresarán después de este disco a sus sonidos oscuros, fieros, rebeldes y amenazantes, pero aquí al menos muestran una faceta un tanto oculta y demuestran que no lo hacen tan mal como uno hubiera sospechado. El disco es recomendable, no sólo para entender los orígenes de la banda, sino porque además es bastante fácil de digerir y es prácticamente imposible no gustar las mejores canciones del disco.
Artista: The Rolling Stones (A)
Fecha de Grabación: Jun 10 – Sep 29 1964
Fecha de Lanzamiento: Octubre 17 de 1964
Discográfica: London Records, USA
Productor: Andrew Loog Oldham
Calificación: 7

Mejor Canción: It’s All Over Now o Time Is On My Side
1) Around And Around; 2) Confessin' The Blues; 3) Empty Heart; 4) Time Is On My Side; 5) Good Times Bad Times; 6) It's All Over Now; 7) 2120 South Michigan Avenue; 8) Under The Boardwalk; 9) Congratulations; 10) Grown Up Wrong; 11) If You Need Me; 12) Suzie Q. 

Los Rolling Stones ceden en este disco respecto a agresividad, innovación y fuerza a comparación de su debut. Uno no puede evitar pensar en la autocensura o incluso en la petición de la misma disquera a hacer sonidos y letras menos atrevidas que en su predecesor, y es que ya teniendo un disco exitoso, es difícil tratar de evitar la tentación de lo comercial. Cierto, es quizá su disco más suave de su época temprana. Después regresarán a esa manera oscura y furiosa de interpretar el rythm & blues. Pero a pesar de ser un tanto más complaciente, es un álbum muy bien logrado, muy cute y con excelentes arreglos. Los Stones sin duda suenan mucho mejor mostrando su lado rudo y salvaje que queriendo parecerse a los Drifters o a Del Shannon y tratar de ganarse el respeto de aquéllos adultos que se horrorizaron con el descaro de su debut. Sin embargo, me pasa igual que con los Beatles en el A Hard Day’s Night: aunque son discos más suaves y rítmicos, la manera en que confeccionan las melodías y arreglan las rolas, hacen que las canciones más banales suenen realmente encantadoras a comparación de la mayoría de sus contemporáneos.
El disco pierde en cuanto a sonido bluesero y rythm & blues, y sin duda suena mucho más a pop con covers como Under The Boardwalk, Susy Q, y Time Is On My Side. Pero vamos, no cualquier grupo (Salvo Creedence) toma alguna de esas rolas y las convierte en unos monstruos apropiándose de alguna manera de la canción. Los Rolling Stones pueden llegar a ser lindos y encantadores, y lo demuestran en este disco y en otros covers posteriores (My Girl), sin dejar ni un segundo esa aura oscura que los rodea.

Este disco salió primero en USA que en el Reino Unido por alguna rara deci$ión de la disquera, DECCA. La versión gringa está compuesta en su mayoría por singles británicos y por un EP que se editó en Inglaterra llamado 5 X 5. El resto fue material grabado tanto en giras en Estados Unidos como por veloces incursiones al estudio durante esta gira, como el palomazo de 2120 South Michigan Avenue, por lo que difiere un poco del segundo disco en UK que saldría un par de meses después llamado Rolling Stones No. 2 y en donde además algunas de las canciones que se repiten tienen ligeras modificaciones, por lo que generalmente se ha considerado esta versión gringa ligeramente superior que su gemelo británico.
El LP, previsiblemente tiene 12 rolas. Para los de mente lenta, es previsible por la alusión del título a 12 (canciones) X 5 (músicos, malagradecidos Ian Stewart debe seguir retorciéndose en su tumba), aunque esta idea fue pirateada del mencionado EP 5 X 5. Por otro lado, aunque es un disco mucho más colorido y complaciente que el anterior, en la portada los chicos se ven escalofriantes, pareciendo una pandilla de gángsters analizando quien te tira la primer cuchillada, con una actitud más tosca, sombría, amenazante y unos metros más al frente que en la portada anterior.

El disco abre con un fade In en "Around And Around", un reckanrolito original de Chuck Berry donde Keith se luce en las guitarras y parece una promesa de las misma fuerza que el debut. Se ve poco del verdadero Keith aquí, pero suena impecable y fiero, rindiendo un tributo al gran Chuck durante cada segundo de la rola. El piano de Ian Stewart también se luce haciendo esos punteos de teclas y escalas corridas a una palma tan típicos del rock & roll. No hay una sola nota que sobre o falte. Incluso el mismo Charlie que siempre suena tan sobrio, se luce con una batería bombástica que da más fuerza al tremendo solo del 1:43. Mick suena también muy bien, pero queda un tanto eclipsado por los músicos. Excelente abridor sin duda alguna, lástima por la mezcla que se hizo en la producción… 

El segundo tema es "Confessin’ The Blues", donde Jagger se lleva la rola entera en su manera apasionada y desgarrada de cantar. Los Stones sin duda son de los mejores músicos de blues blanco durante este periodo. Es deliciosa la manera en que entra la armónica al 1:30 WHAAAAAAAAAAAAAA Wha WHAAAAAAAAA!!! Dentro de la lentitud propia de la canción se puede sentir ese tono oscuro y furioso que impregna a los Rolling Stones. En lo personal no puedo escuchar esta canción sin imaginarme a Brian Jones, ese olvidado purista del blues, tocando su guitarra endiablada al más puro estilo Chicago, mordiendo como un tiburón a cada nota. 

Viene después "Empty Heart", cuyo espíritu se puede resumir en el título. Este es un jamming sin demasiado sentido o estructura. Una simple excusa para palomear durante unos dos minutos y medio. No hay instrumentos que destaquen realmente porque todos se están peleando entre ellos, sobreponiendo y haciendo una masa insoportable, y donde incluso la armónica no sale en sus mejores días. La canción sería realmente insoportable si no durara tan poco, pero incluso obliga a uno a preguntarse porque esta “cosa” dura 30 segundos más que la maravillosa Suzie Q.

La cuarta canción, "Time Is On My Side", es una hermosísima balada de Norman y Meade que de alguna manera se la apropiaron los Stones con esta genial interpretación. Esta es una de las pruebas de que los mismísimos Rolling pueden parecer todos lindos y adorables, como French Poodles en lugar de Rottweilers. La canción está perfectamente interpretada con una intro aguda e inteligente de Keith, y una armonía vocal fascinante por parte de Mick, bastante pegajosa. Los coros también son para aplaudirse y tienen mucho que ver con el encanto de la canción. La guitarra no es incendiaria, sino tranquila, apareciendo apenas con pequeños arpegios y arreglos, hasta ese solo incisivo y cargado de blues que a pesar de sonar más amenazante, queda muy bien en el contexto de la canción. Ahora es imposible no escucharla y pensar en los Rolling Stones aunque no sea de ellos. Aunque también me recuerda inevitablemente a Denzel Washington persiguiendo a ese demonio melómano y escurridizo… 

Continuamos con "Good Times Bad Times" (noooo, nada que ver con la de Led Zeppelin). Este track es un blues lento con una instrumentación muy básica, recordando quizá más al viejo blues del Mississippi. Incluso Keith se da gusto de divertirse con su juguete favorito de ese entonces: una guitarra de 12 cuerdas. La canción no es muy buena con respecto al resto del material del disco, suena lenta y aburrida, pero al menos vale la pena escuchar la técnica de Richards con este instrumento. 

Después viene "It’s All Over Now", bastante más movida y una de las mejores rolas de disco. Este es un cover de Bobby & Shirley Womacks’, una canción pop con un solo que cambia endiabladamente al mas furioso Rythm & Blues, un inesperado cambio de tono y una guitarra en llamas para regresar de golpe a ser una canción casi inofensiva durante los versos. Después viene una larga coda, con unos guitarrazos que pueden ser los cimientos para los guitarreos protopunks de Pete Townshend o algunos arreglos que pudieron inspirar a Ray Davies para You Really Got Me. Richards en esa época no solo era uno de los mejores guitarras de acompañamiento, sino que también era un solista endiabladamente astuto y ágil. La coda termina con un lento crescendo de todos los instrumentos, dando una sensación de energía al final, experimento realmente muy raro para esas épocas. Gran canción. 

"2120 South Michigan Avenue" es otro jamming o improvisación, pero con un poco más de sentido que Empty Heart. Al menos esta es instrumental y la armónica hace un mejor papel que las vocales inseguras de Mick en aquélla canción. Cuenta la leyenda que este jam fue nada mas y nada menos que con Muddy Waters, uno de sus ídolos (tan ídolo, que la canción Rolling Stone de la cual sacaron su nombre es de Muddy). Imaginen el shock de estos mozalbetes de 19 y 20 años tocando con uno de sus dioses personales en la mismísima Chicago… Quizá por ello suenan un tanto acartonados y faltos de ideas, salvo los teclados, que tienen una actitud muy groovy y divertida. 

Viene después "Under The Boardwalk", cover de los Drifters. Es una bellísima balada que de ninguna manera hubiera cabido en el álbum debut. La verdad es que la interpretación me encanta, y nuevamente muestra una cara que rara vez le vemos a los Stones. La intro del bajo es maravillosa, con un guitarreo simple pero muy agradable. Los coros son geniales, la melodía vocal es pegajosa y muy cute, particularmente ese falsetto de “Under the See-EEEEEEEEEA”. El requinto cristalino y cadente del 1:50 resulta más que adecuado para la canción, sin hacer nada agresivo ni fuera de tono con el resto de la canción. 

"Congratulations" es uno de los temas propios de este disco, y sin duda la mejor entrega del dúo Jagger-Richards, con un doble arpegio muy dulce y emotivo, muy semejante a Tell Me, de la primer placa, pero mucho mejor lograda. Es curioso que la mejor rola propia al menos en los primeros dos discos no sea un rock & roll ni un blues, sino una balada pop de excelente manufactura, con melodías lindas pero inteligentes y letras un tanto misóginas. Bueno, esto último no es sorpresa en la manera de escribir de este par. 

"Grown Up Wrong" es otro tema propio, quizá el primero de los muchos riffs que el sr. Richards hará en su extensa carrera. La canción es un rythm & blues sin demasiada idea. El dueto compositor aún le falta mucho por recorrer, pero al menos da muestras de seguir intentando. La canción se oye por mementos vacía y falta de instrumentación, e incluso la armónica se oye muy sosa y desangelada esta ocasión. 

"If You Need Me" no mejora demasiado. Es una balada muy al estilo de Motown, y ahora ni siquiera los coros logran rescatar a Mick. El arpegio llega a sonar cansado al igual que el teclado que suena muy gospeliano. Aquí les falló en serio a los muchachos. El hecho de que puedan interpretar algunos sonidos negros, no significa que puedan irrumpir en TODOS los géneros dominados por negros con el mismo éxito. 

Afortunadamente el cierre es con una salvaje interpretación de "Suzie Q". La canción es fenomenal, incendiaria, muy al estilo de su versión de “I Wanna Be Your Man” pero incluso con más estilo. Mick suena otra vez amenazante y salvaje, las guitarras furiosas, con un solo incendiario y un loop de bajo que da impresión de “elasticidad” pero que no da un respiro. Lo único malo, y en esto coincido con el 99.99999% de las críticas, es que la canción dura una nada y se termina cuando uno apenas la está comenzando a disfrutar. Al final del segundo solo, cuando uno piensa que va a venir otro verso, la canción se desvanece sin más aviso, sin completar siquiera los dos minutos y dejándolo a uno con ganas de oír más. Un gran cierre, que nos deja con el mismo sabor de boca que la canción que abre el disco.


El 12 X 5 no es el mejor álbum de la etapa temprana de los Stones, pero sin duda alguna, es un álbum sólido, pegajoso, donde las mejores rolas son un pop muy bien manufacturado y con arreglos inteligentes. Los Rolling Stones regresarán después de este disco a sus sonidos oscuros, fieros, rebeldes y amenazantes, pero aquí al menos muestran una faceta un tanto oculta y demuestran que no lo hacen tan mal como uno hubiera sospechado. El disco es recomendable, no sólo para entender los orígenes de la banda, sino porque además es bastante fácil de digerir y es prácticamente imposible no gustar las mejores canciones del disco.

Fecha de Grabación: Jun 10 – Sep 29 1964
Fecha de Lanzamiento: Octubre 17 de 1964
Discográfica: London Records, USA
Productor: Andrew Loog Oldham
Calificación: 7

 

 

Era: Rock & Roll II, Early Sixties (1960-1966)

Subgénero: La Invasión Inglesa  

Mejor Canción: It’s All Over Now o Time Is On My Side

1) Around And Around; 2) Confessin' The Blues; 3) Empty Heart; 4) Time Is On My Side; 5) Good Times Bad Times; 6) It's All Over Now; 7) 2120 South Michigan Avenue; 8) Under The Boardwalk; 9) Congratulations; 10) Grown Up Wrong; 11) If You Need Me; 12) Suzie Q.

 

Los Rolling Stones ceden en este disco respecto a agresividad, innovación y fuerza a comparación de su debut. Uno no puede evitar pensar en la autocensura o incluso en la petición de la misma disquera a hacer sonidos y letras menos atrevidas que en su predecesor, y es que ya teniendo un disco exitoso, es difícil tratar de evitar la tentación de lo comercial. Cierto, es quizá su disco más suave de su época temprana. Después regresarán a esa manera oscura y furiosa de interpretar el rythm & blues. Pero a pesar de ser un tanto más complaciente, es un álbum muy bien logrado, muy cute y con excelentes arreglos. Los Stones sin duda suenan mucho mejor mostrando su lado rudo y salvaje que queriendo parecerse a los Drifters o a Del Shannon y tratar de ganarse el respeto de aquéllos adultos que se horrorizaron con el descaro de su debut. Sin embargo, me pasa igual que con los Beatles en el A Hard Day’s Night: aunque son discos más suaves y rítmicos, la manera en que confeccionan las melodías y arreglan las rolas, hacen que las canciones más banales suenen realmente encantadoras a comparación de la mayoría de sus contemporáneos.

El disco pierde en cuanto a sonido bluesero y rythm & blues, y sin duda suena mucho más a pop con covers como Under The Boardwalk, Susy Q, y Time Is On My Side. Pero vamos, no cualquier grupo (Salvo Creedence) toma alguna de esas rolas y las convierte en unos monstruos apropiándose de alguna manera de la canción. Los Rolling Stones pueden llegar a ser lindos y encantadores, y lo demuestran en este disco y en otros covers posteriores (My Girl), sin dejar ni un segundo esa aura oscura que los rodea.

Este disco salió primero en USA que en el Reino Unido por alguna rara deci$ión de la disquera, DECCA. La versión gringa está compuesta en su mayoría por singles británicos y por un EP que se editó en Inglaterra llamado 5 X 5. El resto fue material grabado tanto en giras en Estados Unidos como por veloces incursiones al estudio durante esta gira, como el palomazo de 2120 South Michigan Avenue, por lo que difiere un poco del segundo disco en UK que saldría un par de meses después llamado Rolling Stones No. 2 y en donde además algunas de las canciones que se repiten tienen ligeras modificaciones, por lo que generalmente se ha considerado esta versión gringa ligeramente superior que su gemelo británico.

El LP, previsiblemente tiene 12 rolas. Para los de mente lenta, es previsible por la alusión del título a 12 (canciones) X 5 (músicos, malagradecidos Ian Stewart debe seguir retorciéndose en su tumba), aunque esta idea fue pirateada del mencionado EP 5 X 5. Por otro lado, aunque es un disco mucho más colorido y complaciente que el anterior, en la portada los chicos se ven escalofriantes, pareciendo una pandilla de gángsters analizando quien te tira la primer cuchillada, con una actitud más tosca, sombría, amenazante y unos metros más al frente que en la portada anterior.

 

El disco abre con un fade In en "Around And Around", un reckanrolito original de Chuck Berry donde Keith se luce en las guitarras y parece una promesa de las misma fuerza que el debut. Se ve poco del verdadero Keith aquí, pero suena impecable y fiero, rindiendo un tributo al gran Chuck durante cada segundo de la rola. El piano de Ian Stewart también se luce haciendo esos punteos de teclas y escalas corridas a una palma tan típicos del rock & roll. No hay una sola nota que sobre o falte. Incluso el mismo Charlie que siempre suena tan sobrio, se luce con una batería bombástica que da más fuerza al tremendo solo del 1:43. Mick suena también muy bien, pero queda un tanto eclipsado por los músicos. Excelente abridor sin duda alguna, lástima por la mezcla que se hizo en la producción…

El segundo tema es "Confessin’ The Blues", donde Jagger se lleva la rola entera en su manera apasionada y desgarrada de cantar. Los Stones sin duda son de los mejores músicos de blues blanco durante este periodo. Es deliciosa la manera en que entra la armónica al 1:30 WHAAAAAAAAAAAAAA Wha WHAAAAAAAAA!!! Dentro de la lentitud propia de la canción se puede sentir ese tono oscuro y furioso que impregna a los Rolling Stones. En lo personal no puedo escuchar esta canción sin imaginarme a Brian Jones, ese olvidado purista del blues, tocando su guitarra endiablada al más puro estilo Chicago, mordiendo como un tiburón a cada nota.

Viene después "Empty Heart", cuyo espíritu se puede resumir en el título. Este es un jamming sin demasiado sentido o estructura. Una simple excusa para palomear durante unos dos minutos y medio. No hay instrumentos que destaquen realmente porque todos se están peleando entre ellos, sobreponiendo y haciendo una masa insoportable, y donde incluso la armónica no sale en sus mejores días. La canción sería realmente insoportable si no durara tan poco, pero incluso obliga a uno a preguntarse porque esta “cosa” dura 30 segundos más que la maravillosa Suzie Q.

La cuarta canción, "Time Is On My Side", es una hermosísima balada de Norman y Meade que de alguna manera se la apropiaron los Stones con esta genial interpretación. Esta es una de las pruebas de que los mismísimos Rolling pueden parecer todos lindos y adorables, como French Poodles en lugar de Rottweilers. La canción está perfectamente interpretada con una intro aguda e inteligente de Keith, y una armonía vocal fascinante por parte de Mick, bastante pegajosa. Los coros también son para aplaudirse y tienen mucho que ver con el encanto de la canción. La guitarra no es incendiaria, sino tranquila, apareciendo apenas con pequeños arpegios y arreglos, hasta ese solo incisivo y cargado de blues que a pesar de sonar más amenazante, queda muy bien en el contexto de la canción. Ahora es imposible no escucharla y pensar en los Rolling Stones aunque no sea de ellos. Aunque también me recuerda inevitablemente a Denzel Washington persiguiendo a ese demonio melómano y escurridizo…

Continuamos con "Good Times Bad Times" (noooo, nada que ver con la de Led Zeppelin). Este track es un blues lento con una instrumentación muy básica, recordando quizá más al viejo blues del Mississippi. Incluso Keith se da gusto de divertirse con su juguete favorito de ese entonces: una guitarra de 12 cuerdas. La canción no es muy buena con respecto al resto del material del disco, suena lenta y aburrida, pero al menos vale la pena escuchar la técnica de Richards con este instrumento.

Después viene "It’s All Over Now", bastante más movida y una de las mejores rolas de disco. Este es un cover de Bobby & Shirley Womacks’, una canción pop con un solo que cambia endiabladamente al mas furioso Rythm & Blues, un inesperado cambio de tono y una guitarra en llamas para regresar de golpe a ser una canción casi inofensiva durante los versos. Después viene una larga coda, con unos guitarrazos que pueden ser los cimientos para los guitarreos protopunks de Pete Townshend o algunos arreglos que pudieron inspirar a Ray Davies para You Really Got Me. Richards en esa época no solo era uno de los mejores guitarras de acompañamiento, sino que también era un solista endiabladamente astuto y ágil. La coda termina con un lento crescendo de todos los instrumentos, dando una sensación de energía al final, experimento realmente muy raro para esas épocas. Gran canción.

"2120 South Michigan Avenue" es otro jamming o improvisación, pero con un poco más de sentido que Empty Heart. Al menos esta es instrumental y la armónica hace un mejor papel que las vocales inseguras de Mick en aquélla canción. Cuenta la leyenda que este jam fue nada mas y nada menos que con Muddy Waters, uno de sus ídolos (tan ídolo, que la canción Rolling Stone de la cual sacaron su nombre es de Muddy). Imaginen el shock de estos mozalbetes de 19 y 20 años tocando con uno de sus dioses personales en la mismísima Chicago… Quizá por ello suenan un tanto acartonados y faltos de ideas, salvo los teclados, que tienen una actitud muy groovy y divertida.

Viene después "Under The Boardwalk", cover de los Drifters. Es una bellísima balada que de ninguna manera hubiera cabido en el álbum debut. La verdad es que la interpretación me encanta, y nuevamente muestra una cara que rara vez le vemos a los Stones. La intro del bajo es maravillosa, con un guitarreo simple pero muy agradable. Los coros son geniales, la melodía vocal es pegajosa y muy cute, particularmente ese falsetto de “Under the See-EEEEEEEEEA”. El requinto cristalino y cadente del 1:50 resulta más que adecuado para la canción, sin hacer nada agresivo ni fuera de tono con el resto de la canción.

"Congratulations" es uno de los temas propios de este disco, y sin duda la mejor entrega del dúo Jagger-Richards, con un doble arpegio muy dulce y emotivo, muy semejante a Tell Me, de la primer placa, pero mucho mejor lograda. Es curioso que la mejor rola propia al menos en los primeros dos discos no sea un rock & roll ni un blues, sino una balada pop de excelente manufactura, con melodías lindas pero inteligentes y letras un tanto misóginas. Bueno, esto último no es sorpresa en la manera de escribir de este par.

"Grown Up Wrong" es otro tema propio, quizá el primero de los muchos riffs que el sr. Richards hará en su extensa carrera. La canción es un rythm & blues sin demasiada idea. El dueto compositor aún le falta mucho por recorrer, pero al menos da muestras de seguir intentando. La canción se oye por mementos vacía y falta de instrumentación, e incluso la armónica se oye muy sosa y desangelada esta ocasión.

"If You Need Me" no mejora demasiado. Es una balada muy al estilo de Motown, y ahora ni siquiera los coros logran rescatar a Mick. El arpegio llega a sonar cansado al igual que el teclado que suena muy gospeliano. Aquí les falló en serio a los muchachos. El hecho de que puedan interpretar algunos sonidos negros, no significa que puedan irrumpir en TODOS los géneros dominados por negros con el mismo éxito.

Afortunadamente el cierre es con una salvaje interpretación de "Suzie Q". La canción es fenomenal, incendiaria, muy al estilo de su versión de “I Wanna Be Your Man” pero incluso con más estilo. Mick suena otra vez amenazante y salvaje, las guitarras furiosas, con un solo incendiario y un loop de bajo que da impresión de “elasticidad” pero que no da un respiro. Lo único malo, y en esto coincido con el 99.99999% de las críticas, es que la canción dura una nada y se termina cuando uno apenas la está comenzando a disfrutar. Al final del segundo solo, cuando uno piensa que va a venir otro verso, la canción se desvanece sin más aviso, sin completar siquiera los dos minutos y dejándolo a uno con ganas de oír más. Un gran cierre, que nos deja con el mismo sabor de boca que la canción que abre el disco.

 

El 12 X 5 no es el mejor álbum de la etapa temprana de los Stones, pero sin duda alguna, es un álbum sólido, pegajoso, donde las mejores rolas son un pop muy bien manufacturado y con arreglos inteligentes. Los Rolling Stones regresarán después de este disco a sus sonidos oscuros, fieros, rebeldes y amenazantes, pero aquí al menos muestran una faceta un tanto oculta y demuestran que no lo hacen tan mal como uno hubiera sospechado. El disco es recomendable, no sólo para entender los orígenes de la banda, sino porque además es bastante fácil de digerir y es prácticamente imposible no gustar las mejores canciones del disco.

 

 

Por Corvan 

 

 Letras de El Traductor de Rock

 

Members Area

Need Translation?

Recent Blog Entries

by Corvan | 27 comments
by Corvan | 2 comments

Recent Forum Posts

by Corvan 8 months ago
by Boncha 10 months ago
by marlaior 10 months ago

Lanza tus Gritos Aqui!

Newest Members

Geoglobe

VISITAS

Ayudanos a llegar a mas gente

Siguenos en FB

Paginas Amigas:

Oops! This site has expired.

If you are the site owner, please renew your premium subscription or contact support.