AXIS: BOLD AS LOVE (Jimi Hendrix, 1968)

Artista: Jimi Hendrix Experience (B)
Fecha de Grabación: May - Oct 1967
Fecha de Lanzamiento: Jan 15 1968, US
Discográfica: Polydor / MCA
Productor: Chas Chandler
Calificación: 9 

 

Era: La Psicodelia (1966-1969)

Subgénero: Guitar Heros 

Mejor Canción: Little Wing o Spanish Castle Magic

Canciones: 1) EXP; 2) Up From The Skies; 3) Spanish Castle Magic; 4) Wait Until Tomorrow; 5) Ain't No Telling; 6) Little Wing; 7) If 6 Was 9; 8) You Got Me Floatin'; 9) Castles Made Of Sand; 10) She's So Fine; 11) One Rainy Wish; 12) Little Miss Lover; 13) Bold As Love.

 

Si Jimmi Hendrix hubiera muerto inmediatamente después del Are You Experienced?, posiblemente seguiría siendo considerado el mejor guitarrista de todos los tiempos. Lanzar ese disco en primer lugar no le dejó nada más que probar: él era el más grande, llevó la guitarra a límites que hoy no se han superado, él era el experimentador por excelencia y le enseñó a tipos como Pete Townshend y Jeff Beck trucos que jamás se hubieran imaginado. Después de semejante obra de arte, Hendrix no tenía absolutamente nada que demostrar, así que en su siguiente trabajo trató de buscar mayor complejidad, encontrar letras más trabajadas y de experimentar todavía más con los sonidos complejísimos de su guitarra, pero en realidad ya no había barreras que cruzar. De alguna manera esa experimentación que encontramos en el Axis suena más forzada o artificial, ya que esa experimentación está más relacionada con trucos de estudio, pedales, feedback, y no en las armonías o en las canciones per se. Mientras el AYE? fue un disco incendiario y perfecto para ser tocado en vivo y sus temas se volvieron infaltables en los conciertos, el AXIS fue un disco grabado con técnicas tan complejas que la mayoría de las canciones difícilmente podían ser interpretadas en directo. La banda tuvo que hacer hasta 40 tomas de una misma canción para alcanzar el sonido exacto que vibraba dentro de la mente de Hendrix. El disco no cautiva precisamente por los arreglos de guitarra, que en el AYE? sonaban frescos, pegajosos y deslumbrantes, mientras que aquí suenan un tanto caóticos, confusos, como una neblina morada que no se sabe donde empieza y donde acaba. Las melodías son débiles, triviales, repetitivas, en el mismo tono y ni los tremendos riffs de Jimmi logran ganchos memorables.

En las primeras escuchadas de este disco uno tiene problemas para decir cualquier cosa de cualquiera de las canciones, excepto de EXP, que son experimentos sonoros de la mano de una broma extraterrestre, y de Little Wing, que tiene una personalidad aparte del disco. Pocas de las canciones restantes son identificables, por no decir memorables, sino hasta muchas, pero muchas oídas después.

Ahora, esto no significa que el disco no sea bueno. De alguna manera la individualidad de las canciones se pierde ya que no hay tracks con tantos ganchos, armonías y salvajismo natural como en el álbum predecesor, pero no es un disco mediocre en absoluto ni todas las canciones suenan exactamente igual. El AXIS: Bold As Love es quizá la cara opuesta de discos como el Boy de U2, del que decíamos que cada canción funciona por separado, pero en conjunto parece un mismo sonsonete. En el AXIS, las canciones quizá se pierden como entes individuales, pero el álbum funciona muy bien como unidad, es sólido, homogéneo y es perfectísimo para estarlo escuchando de fondo en el trabajo o haciendo cualquier otra cosa. Uno tiene la impresión de estar escuchando una máquina perfecta de música y no hay demasiada necesidad de entrar en detalles si no se desea. Al terminar de escucharlo sin prestar mucha atención, a diferencia del de U2, uno se queda con lo bueno del disco, la potencia, el sonido típicamente Hendrixiano, la experimentación y psicodelia, no hay distractores, no aburre y los errores y falta de armonía apenas y se notan.

La grandeza del Axis es más sutil y subterránea, y puede irse detectando después de muchas oídas, cuando uno empieza a prestar atención a los detalles. Debo aceptar que antes me parecía el disco de menor nivel de Hendrix, y le presté poca atención, pero lentamente se ha ido filtrando y ha ido atrapándome. Sigo considerándolo como una unidad, las rolas siguen funcionando poco para mí de manera separada, pero al prestar atención a cada una, brotan esos detalles sutiles como los platillos de cepillo y el wah wah en “Up From The Skies”; el delicado trabajo de guitarra en “Little Wing” capaz de partir un corazón; o los trabajos vocales de Noel y Mitch haciendo coros que embellecen y rescatan muchas canciones. Además es un trabajo en equipo, donde todos participan con ideas, e incluso Noel aporta con una canción suya, cantándola él mismo para bien o para mal, y estas aportaciones hacen que el disco sea distinto, ligeramente más pop y con melodías débiles. La banda se interesa en un trabajo en equipo, pero además muestran más interés en el fondo musical que en la forma. Otro punto a considerar es que Hendrix puso mayor detalle en la construcción de letras. Por supuesto que no es un Dylan y sigo con la idea de que los Guitar Heroes no son muy buenos compositores, pero quizá éste sea el trabajo más sólido de Jimmi en cuanto a letras.

Así, el disco es bueno, con una producción magistral, pero dicha producción de alguna manera enmascara el hecho de que Jimmi no está progresando mucho como compositor o como músico. El mérito del álbum es de producción y técnicas de interpretación y de estudio, pero musicalmente no hay nada original que no haya sido hecho en el AYE?

Como curiosidades, la banda tenía contrato con la disquera para grabar dos discos en el ’67, por lo que empezaron con tiempo de sobra para no hacer algo a la carrera y de último minuto. El detalle es que a Jimmi se le perdieron las cintas Master de la cara A del disco cuando las dejó en un taxi cuando estaban a punto de terminar la grabación, por lo que algunas tomas tuvieron que ser rehechas o remezcladas. Hasta la fecha no se han encontrado esas cintas originales. En cuanto a la portada, a Jimmi nunca le gustó la carátula original en donde aparece como una representación hindú con infinidad de brazos, que lo identifica más con la cultura psicodélica. Él deseaba una imagen que lo relacionara más con sus raíces de indígena americano, pero no alcanzó a hacer nada para modificar el lanzamiento de la carátula que hoy le conocemos.

 

El álbum inicia con "EXP", una broma psicodélica a manera de intro en la que se supone que se da una conversación entre Mitch Mitchell con voz acelerada y aguda, personificando un locutor de radio, y Jimmi Hendrix en el papel de un alien con apariencia humana llamado Mr. Paul Caruso. A contraposición de Mitch, Jimmi suena con voz grave y que cada vez suena más lenta, hasta que se sube a su nave para consternación del locutor que se queda balbuceando, mientras inicia una serie de ruidos amorfos. Bueno, estos ruidos se supone que son la nave espacial despegando, y se trata de un collage de efectos de guitarra en los que Jimmi utiliza el un amplificador Leslie que hasta entonces había usado únicamente en teclados y órgano, y el cual da un efecto de vaivén. Posteriormente se crearía un pedal para recrear ese efecto, pero esta fue una de las primeras (si no la primera) en ser utilizado en un track.

Después viene la primer canción en forma “Up From the Skies”, un tema muy jazzy, donde Mitchell toca la batería con escobillas y hace arreglos muy sofisticados. Jimmi utiliza un pedal wha wha a todo lo que da, pero no podemos decir que los arreglos sean particularmente memorables. Uno no recuerda el solo de esta canción como uno recuerda el solo nota por nota de Fire, por ejemplo, y ese es en general el problema del disco. Nadie le discute a Hendrix que en ese tiempo el manejo del wha era algo apenas naciente y que él sento muchas de las bases, pero al menos aquí no es algo que destaque hoy día. Además la melodía es muy sosa. Lo rescatable son las letras, que hablan de un alien que vino al a tierra hace cientos de años y la encuentra irreconocible, con las estrellas fuera de lugar y un olor a quemado en todo el mundo.

Enseguida está “Spanish Castle Magic”, que tiene esa magia rockera del AYE? Y que hubiera podido entrar perfectamente en dicho álbum. La canción es heredera del la fiereza y el beat de “Foxy Lady”, y para sorpresa, tiene una excelente melodía y sustancia, un riff monumental y un solo al 1:30 aún un poco desordenado, pero mucho más estructurado que los del resto del disco y que ese sello incendiario y brutal de Hendrix. La canción es un himno psicodélico con gran trabajo de guitarra, una batería descomunal, bajando y subiendo los tiempos, pero sin romper la intensidad ni un solo segundo, y un bajo cumpliendo y manejando la base para que Hendrix se luzca cuando sea necesario. La letra habla sobre un salón llamado “Spanish Castle” cerca de Seattle donde Jimmi tocaba rock en sus épocas escolares. En fin, un rocker monumental que desgraciadamente se queda sólo en el disco.

Sigue “Wait Until Tomorrow”, una canción más pop, con un riff casi limpio, más del estilo del R&B que al potente rock de Hendrix, y por lo mismo quizá no luce tanto a primera escuchada. Pero prestando detalle a esos arreglos, uno percibe la delicadeza y la impresionante velocidad con que está ejecutado. La melodía de los versos es casi inexistente, y Hendrix no ayuda con ese balbuceo, casi tarareo que hace casi imposible entender las letras. Los versos parecen más un rap que una canción de un Guitar Hero. Pero los coros son más potentes y melódicos, con Mitch y Noel haciendo coros que terminan siendo ganchos encantadores que salvan la canción. Además, chéquense ese solo de batería al 2:39! Mitch confirma que no es un sesionista cualquiera, sino un verdadero bataco con estilo propio, con tamaños suficientes para ser parte de la banda del mejor guitarrista de la historia.

El cuarto track es “Ain’t No Telling”, otro rocker energético, pero que de alguna forma no suena muy diferente a la canción anterior y me parece que hasta está en el mismo tono. Ligeramente más melódica y algunos ganchitos que la hacen más memorable, como la parte divertiida en que Jimmi grita “Ain’t no” y Noel y Mitch responden “Ain’t noooooooooooo!” Al segundo 30 hay un parón en seco e inicia un excelente puente con grandes arreglos de guitarra, pero queda medio enturbiado con el fraseo de Jimmi, que había empezado melódico y claro. No es mala, perooooo… como que le falta algo para convertirse en clásico, no creen?

Luego llega “Little Wing” que es simplemente una delicia, una joya sublime, fina, emocional, con un trabajo de guitarra espléndido para una balada tan bella. Aquí Hendrix utiliza de nuevo el Leslie para dar ese efecto de vaivén (o doppler) a su guitarra, sólo que está mucho mejor usado y con un propósito claro de dar belleza al a canción, a diferencia del track experimental con que inicia el álbum. La letra es corta, pero con imágenes bien logradas, dulces y en la raya entre lo psicodélico e infantil (según él es una imagen de el Monterey Pop Festival convertido en mujer), siendo resaltadas por esas campanas que van sonando a lo largo de la canción. La intro es preciosa, e incluso fue tomada por Pearl Jam casi nota por nota para “Yellow Ledbetter”, aunque después dijeron que fue un tributo, no un plagio. La letra termina poco después del 1:35 y a partir de ahí la canción se convierte en un solo bellísimo, con la guitarra llorando de manera más expresiva que las mismas letras, para terminar de manera perfecta con un súbito fade out al 2:20. La canción es muy corta, pero esto sólo resalta su belleza. Quizá alargar un poco el solo hubiera funcionado, pero agregar otro verso o cualquier otro truco le hubiera restado parte de su impresionante belleza.

El opus del disco es la extravagantísima, psicodélica y esquizoide “If 6 Was 9”. Es una canción caótica, a la que difícilmente se le puede identificar una armonía, y es más bien un corte experimental para probar sonidos. Los versos con que inicia son desordenados y Jimmi vuelve al fraseo inteligible. Al 1:50 aumenta el desorden con tres solos al mismo tiempo, en el que se aprecian las técnicas de los tres músicos, pero parecen no ponerse de acuerdo y resulta realmente caótico. Lo rescatable son las letras que refleja un poco la locuaz filosofía de vida de Jimmi, y el extrañísimo collage de ruido hacia el 4:20, que parece una flauta, pero no es sino Jimmi con sus extrañísimos pedales, que intensifican la sensación de locura cuando el sonido comienza a dar vueltas en los audífonos. De cualquier manera, este es un jam sin mucho sentido, y las técnicas de estudio y sonido las pudo haber aprovechado en otras canciones con mucha mayor fortuna, y sirve apenas para reflejar el caos de una batalla en un puente vietnamita en películas como Apocalypse Now. Después viene una seguidilla de canciones sin pena ni gloria.

“You Got Me Floating” es una canción muy funky, con buen ritmo, coros juguetones realizados por Noel y Mitch que de nuevo sirven para rescatar la canción, y una guitarra que hace un buen papel, pero nada extraordinario en particular. Hacia la parte de media hay un puente en el que se empiezan a sobreponer no sé cuantas guitarras en un solo desquisiado y sin forma, y de repente hay pistas sobrepuestas al revés, causando un efecto estrambótico. Pero no impresiona, George Harrison ya se le había adelantado con las guitarras y solos tocados al revés, y aquí el efecto da una impresión de afear la rola en lugar de aportarle algo.

Enseguida llega “Castles Made of Sand”, una balada imitación Dylan casi olvidable por lo débil de sus versos, pero donde la pista del solo tocada al revés, aunque breve, funciona mejor que en el track anterior. Al menos el cambio de ritmo en el coro, donde quedan solos Jimmy y su guitarra, funciona también un poco.

Después está la aportación de Noel Redding, cantada por él mismo. “She’s So Fine”. La canción no es mala, pero la voz de Noel no es particularmente buena, y parece no encajar con ese rocker a-la-The-Who. Creo que la canción se la lleva Mitch con esos coros curiosos y esa batería como avalancha que se detiene apenas por momentos para dejar que la canción respire. Incluso el solo suena muy estándar y desangelado para ser de Hendrix. No es mala, y hubiera sonado colosal un par de años antes, pero es muy promedio para lo que hacía cualquier banda común de 1968.

Sigue “One Rainy Wish”, otra canción sin melodía, que no tiene mas que algunos adornitos rescatables por las veloces escalas que hace Hendrix en toda la canción (pero que llegan a cansar) y por los experimentos con pedales, guitarras duplicadas y algunos trucos que hace.

“Little Miss Lover” tiene un poco más de energía y una aire entre funk y Hardorcker. El uso del wha wha aquí es magistral, y lo mezcló por primera vez con el fretboard para “matar” las notas, lo que hace ese efecto de chuga-chuga que después se volvera muy común en los setentas. Mitchell nuevamente suena bestial, mostrando que puede llenar las expectativas del guitarrista; y la voz, aunque suena sofocada por efectos de producción, queda muy bien, más melódica y salvaje de acuerdo al ritmo, y va girando muy lentamente en los audífonos, y hacia el final, logra un gran efecto cuando los chicos le contestan gritando desde la otra bocina.

El álbum cierra con la canción que lo subtitula: “Bold As Love”, otra balada, no tan sublime como “Little Wing”, pero mejor trabajada que “Castles Made of Sand”, con buenos cambios de ritmo, y un trabajo de guitarra, como siempre sobresaliente, pero que además esta vez encaja muy bien con la atmósfera de la canción. Por cierto, esta es la primera grabación jamás hecha donde se utiliza la técnica de phasing, haciendo un cierre psicodélico y con mayor intensidad.

 

Es un buen disco. Quizá el lo valoren mas a) los fanáticos de hueso colorado de Hendrix, y B) Los estudiosos de técnicas de guitarra que pueden apreciar con mucho mayor detalle los trucos que despliega el zurdo. Pero en cuanto a melodías y estructura de canciones, parece más débil a nosotros, el resto de los mortales que no somos Guitar Heros (de lso de verdad, no de los de consola). Canciones como “Up From The Sky”, “Wait Until Tomorrow”, “Ain’t No Telling”, “Little Miss Lover” y “You Got Me Floating” son la misma canción. O bueno, no precisamente la misma canción, pero tienen el mismo ambiente, casi el mismo ritmo, están casi todas en el mismo tono y ocasionan el mismo impacto. Al no tener ganchos, suenan igual. No son malas, pero no son canciones que destaquen a simple oída como muchas de las canciones del AYE? En la que verdaderamente se sustenta el mito de este guitarrista.

Las canciones también se podrían acomodar en tripletes de estilo, donde hay una canción decente, otra canción ligeramente mejor y una gema: con las baladas tenemos “Castles Made of Sand”, Bold As Love” y Little Wing”. Con los Rockers fáciles o funkys tenemos “You Got Me Floatin”, “Wait Until Tomorrow” y “Ain’t No Telling”. Con los rockers más fuertes tenemos “She’s So Fine” “Little Miss Lover” y “Spanish Castle Magic”. Entonces, porqué un 9??? Porque el disco debe ser considerado como una unidad, y en toda esa unidad se sigue sintiendo la magia de Jimmy Hendrix, que hasta en sus peores ratos o en sus viajes psicotrópicos a través de la guitarra, demuestra que nació con este instrumento en la mano. Aquí demuestra que se divierte, y que no está comprometido con las armonías ni con nada, sino con su guitarra y con los sonidos que puede sacar de ella, sin distraerse con nada más. Y en ese sentido, es un buen trabajo.

 

 

 

Por Corvan 

 

Letras de El Traductor de Rock  

 

Members Area

Need Translation?

Recent Blog Entries

by Corvan | 4 comments
by Corvan | 2 comments

Recent Forum Posts

by Corvan 3 months ago
by Boncha 5 months ago
by marlaior 5 months ago

Lanza tus Gritos Aqui!

Newest Members

Geoglobe

VISITAS

Ayudanos a llegar a mas gente

Siguenos en FB

Paginas Amigas: