BACK (Spiders 1970)

Artista: Los Spiders (C)
a de Grabación: 1970
Fecha de Lanzamiento: 1970, Mex
Discográfica: RCA Camdem
Productor: ?
Calificación: 10 (MUST HAVE)

 

Era: Rock Hispanoamericano de los 70's

Subgénero: Rock Hispanoamericano de los 70's 

Mejor Canción: Now, o Back, o Love is the Way… Como saberlo?

Canciones: 1 Thought (a song); 2) Something I Heard (last night); 3) People Deceive; 4) On the Road; 5) Now; 6) It's You; 7) Back; 8) You Love Me; 9) I´m a Man; 10) Movin' Up; 11) Love is the Way; 12) Thought (prayer).

Ahhh, por fin pude conseguir este preciadísimo disco, no solo en MP3 remasterizado, sino también en acetato original de primera edición, gracias a un invaluable regalo de mi familia política!!!! Estamos ante uno de los mejores y más menospreciados discos de la escena del rock mexicano y me atrevo a decir incluso que es una cumbre del rock latinoamericano. Desafortunadamente, como muchos casos de las grandes bandas de los 70’s en todo Latinoamérica, poco nos ha llegado del legado de esta gran banda que son los Spiders y de este, su sin duda, su mejor disco.

Rememorando un poco, para 1969 los Spiders ya eran la banda más grande de occidente y así se metieron al estudio a grabar su primer EP, llamado “Back”, el cual sería una prueba (evidentemente exitosa) para lanzar posteriormente el LP completo. El resultado es simplemente magnífico: fue un éxito comercial no sólo en México, sino incluso en Europa, recibiendo un gran reconocimiento de la crítica y discos de oro por sus ventas. Así mismo, con este disco terminaron por abrirle las puertas a otras bandas tapatías, empezando por la Revolución de Emiliano Zapata, que pronto seguiría sus pasos, por lo que es un parteaguas del rock en México al inaugurar una brevísima época dorada del rock nacional.

El disco “Back” toma su base a partir del blues, pero con bastantes influencias psicodélicas aportadas por el sonido del teclado, proporcionando colores brillantes, psicodélicos y “optimistas” en el teclado, dando una luz a la música que contrasta con la oscuridad bluesera de la guitarra, bajo y voz. Algo más o menos entre los Animals y Los Doors. El estilo además tiene una carga fuerte de Hard Rock, muy depurada y sofisticada; es decir, el disco rockea, pero de una manera muy elegante, logrando un equilibrio muy sutil entre todos los estilos mencionados. En cuanto a influencias de Hard Rock habría que mencionar que el sonido más semejante es el de Deep Purple, con todo y el virtuosismo de esta banda pero quitando quizá el salvajismo y explosividad que tenían Blackmore y compañía.

Ya he mencionado también en el post sobre la generación de Avándaro sobre la soberbia voz de Tony Vierling. Profunda, intensa, dominando los tonos medios y bajos del blues, pero alcanzando también registros altísimos con una gran expresividad y pronunciación impecables. Esto es uno de los puntos por los que los Spiders destacan por encima de otras bandas mexicanas y latinas, ya que en otros casos la pronunciación del inglés no es perfecta y se escucha un poco “pocho”. Vierling lo domina con claridad como si fuera gringo, y por ello los Spiders pueden presumir de tener una calidad igual o superior al de muchas bandas norteamericanas.

Por su parte, el “Tucky” muestra desde ya su virtuosismo y creatividad en la guitarra, haciendo cambios de ritmo, agregando arañas, arpegios, riffs y arreglos aquí y allá, solos majestuosos, subiendo y bajando la intensidad de la canción a su gusto y permitiendo a su vez que Servando Ayala se destaque en teclados, todo esto con una técnica depuradísima y muy calculada, haciendo que los sonidos suenen limpios e intensos, pero no agresivos. El Tucky se echará al grupo en el siguiente disco de los Spiders ante la deserción de Servando, pero aquí se muestra igualmente talentoso e impresionante.

El dream team lo completan Manuel Olivera en el bajo y Enrique Chaurand en batería y percusiones, ambos haciendo un papel destacado con una base rítmica creativa e inteligente, que sin llegar al virtuosismo de los otros integrantes, si conforman una base muy sólida para voz, guitarra y teclados se adornen.

 

El disco inicia con "Thought (a Song)" que más que una rola es una pequeña intro que además sirve como una apertura conceptual para el disco, ya que cierra con una especie de “reprise” muy parecido. De manera que esta linda canción arpegiada, de apenas 35 segundos da pie a imaginar el resto del disco como un pensamiento, una abstracción, una idea dedicada que se cierra con el último track. No es un concepto muy impresionante hoy en día, pero no sé si alguna banda de esa época lo había intentado fuera de Inglaterra o USA. La rolita es linda, como ya dije, corta, sirve para darle unidad al disco e intenta burdamente convertirlo en una obra conceptual.

El disco entra de lleno ahora sí con "Something I Heard", una canción con un buen riff (que podría estar en cualquier disco de Guess Who), y que es un excelente ejemplo de la mezcla de estilos que maneja la banda, resaltando la elegancia y delicadeza con que construyen la canción. Al 35 hay un mini solo de guitarra para agarrar vuelo al próximo verso, pero nos sirve para ver la manera matemática con que el Tucky construye sus arreglos. Este solo se repite al 1:05 junto con el riff inicial, para dar pie a une gran solo de teclado por parte de Servando Ayala, que demuestra en esas épocas ser uno de los mejores tecladistas de México. Servando no sólo se discute con ese solo, sino que va creando sutiles atmósferas de fondo y arreglos de piano que visten toda la canción. Excelente rola para ir calentando motores, pero lo mejor aún está por venir.

La tercer canción es "People Deceive", que es un círculo que se repite con algunas variaciones, logrando un efecto de blues psicodélico progresivo. La intro no podía ser mas psyco, con un órgano haciendo un arpegio muy envolvente, que da la impresión de hacernos girar. La voz comienza grave, triste, mientras al fondo un tamboreo que demuestra la buena técnica de Enrique Chaurand va haciendo un lento fade in hasta entrar de lleno al fin al 1:20. La guitarra se incorpora también haciendo pequeños adornos blueseros de gran manufactura, pero que no intentan robar cámara a los teclados. La batería de Chaurand muestra grandes destellos a lo largo de la canción con pequeños redobles aquí y allá, y por su parte Olivera demuestra sus habilidades al bajo en el inicio de la coda al minuto 4, que va de menos a mas con unas escalas ascendentes al bajo y un teclado que remite mucho al de Deep Purple. Un trabajo en equipo equilibrado que da un aura oscura y depresiva, resultando una gran canción.

Seguimos con "On The Road", que podría sugerir por el título un Hard Rock salvaje, pero que resulta en una canción medio tropicosa, traviesa, pero muy poco sólida y seria, por lo que esta es la peor de este disco. La canción no es para sentarse a llorar, es un intento de reggae medio experimental... Pero se queda a medio camino y no es ni reggae ni Hard Rock ni nada, el estilo no es precisamente el que dominan y al final la canción es un buen intento que afortunadamente dura menos de minuto y medio, pero que desentona con el resto de las canciones que si están cuidadas hasta el más mínimo detalle.

La quinta canción ya es uno de los platos fuertes del álbum. "Now" es una canción multiparte, con constantes cambios y regresos, con solos por todos lados y una demostración de que los tipos manejaban armonías como maestros. Esta canción supera a muchas de bandas norteamericanas de la época. Empieza con un excelso riff de bajo y una intro de batería muy buena, para agarrar un gran ritmo, con algunos toques latinos pero sin la exageración del track anterior. Hasta el momento uno tiene la impresión de estar escuchando un material apócrifo muy bueno de Santana, pero al momento del coro al :40 cambian drásticamente las armonías, y junto con un pianito muy mono y la voz desesperada de Tony, la canción cambia drásticamente a una ternura y grandeza semejante a la que inspira “A Shade Of Pale” de Procol Harum. Al minuto hay otro giro, para hacer un puente feroz que deja solo al bajo para regresar a la secuencia inicial e iniciar otra vuelta. Al 2:20 hay un buen solo de órgano y la canción se vuelve una improvisación, un tanto frenada, pero aún así es deliciosa, hasta que Vierling retoma la primer secuencia a todo pulmón y esos puentes donde Chaurand se desbarata en solos de batería. Al 5:20 hay un solo de piano con algunos aires jazzeros, que junto a la sección rítmica, le dan unos toques de latin jazz, y así termina la canción en un buen fade out que luce demasiado temprano y nos deja con ganas de más a pesar de los casi 6 minutos.

"It’s You" es una balada basada en un círculo de teclado, que recuerda nuevamente al sonido de Procol Harum. Los arreglos melódicos que incorporan a la canción hacen que no se vuelva pesada, al contrario, esa escala descendente después de cada “it’s you” suena muy fresca y ad hoc para la canción. Las letras me gustan porque se trata de una canción de amor que no peca en lo meloso trillado, sino que están relativamente bien construidas sin ser tampoco una obra de arte. La canción es lenta, casi un vals, pero con suficientes variaciones en el círculo principal como para mantenernos bien atentos y volverla interesante en todo momento hasta ese clímax lento de la coda.

"Back" sin duda es la canción más famosa y representativa de los Spiders. Es prácticamente un círculo con algunas variantes, donde el teclado toma el rol principal con algunas incursiones precisas por parte de la guitarra. La canción tiene tintes psicodélicos por parte del teclado, haciendo una obra arpegiada perfecta, muy al estilo de “The House Of The Rising Sun” de la versión de los Animals, pero con un efecto más chillante y estroboscópico en los teclados. Este efecto desaparece en el puente instrumental para dejar que la guitarra del Tucky haga uno de los riffs más memorables, en base blues y con la guitarra limpia de efectos, pero cargada de fuerza. La batería aparentemente es sencilla, pero en conjunto crea esa magia que es capaz de volver inmortal una canción. El bajo en partes se contenta con ir marcando tonos, pero también brilla eventualmente con algunos arreglitos y en conjunto el bajo desempeña un papel fundamental aquí al crear una estructura muy sólida en la cual se sienta todo el resto de la instrumentación. En serio, puedo reconocer esa secuencia de bajo sin que lo acompañe otro instrumento… Tony por su parte, hace un gran papel con ese tono medio y cargado de sensibilidad. Junto con Hugo Rodríguez, Vierling podría ser el mejor vocalista que ha dado México, no exagero! Una rolototota, sin lugar a dudas.

"You Love Me" es otra canción movida, rockera, y con mucho carisma. El riff de guitarra esta vez es más sencillo, así como la estructura y la armonía de la rola, pero en general los músicos hacen una canción llena de energía sin ser incendiaria. Incluso podemos escuchar aquí al Tony más furioso del disco, con la voz ligeramente desgarrada, especialmente en el “I’ve been waiting so long…” El teclado es un poco menos imaginativo, pero igualmente resulta y la canción no decae ni se vuelve enfadosa, aunque si se nota un poco menos de trabajo que en el resto. Lo mejor es el solo de guitarra hacia el final de la rola.

"I’m A Man" es el noveno corte, donde los reflectores se lo lleva el Tucky con el papel principal de la guitarra. Servando toma un rol más bien discreto y deja que el Tucky haga un papel más que destacado, intercalando arpegios con un arreglo dulce en vibrato que va acompañando la voz en todo momento. La canción pues es dulce, melancólica y esto resalta con la voz melancólica y desolada de Tony, que curiosamente suena cargada de esperanza en los coros cuando canta “I’m a Man…” La estructura de la canción es perfecta, con cambios efectivos de tonos y ritmos. Al 2:30 la canción parece apagarse para prender de nuevo, esta vez con mucha más fuerza en una coda medio jazzera que dura demasiado poco a mi gusto, pero logra un buen efecto y una variante válida para quebrar el ritmo de balada de la canción.

"Moving Up" es otra canción en la que la base rítmica hace un sonido con tintes latinos. Sin embargo aquí la banda evita exagerar y muestra una dirección en este rocker. Me agrada sobre todo que el teclado y la guitarra se van contestando entre tiempos, en un dialogo que no es virtuoso, pero resulta interesante. La estructura de bajo por su parte me parece fantástica, uno de los mejores que realiza Manuel Olivera en este disco.

"Love is The Way" es otro de los momentos cumbres del disco, más cercana al progresivo y con fuertes influencias de Jethro Tull en un inicio, desde el uso de la flauta hasta la manera en que estructuran las multipartes con incorporaciones de Hard Rock. La primera parte es suave y cadente, con una flauta jugueteando y arrastrándonos con su dulce voz. Hacia el minuto 2, la canción se oscurece con el teclado y una nueva base de bajo, pero el coro nuevamente se ilumina con tonos mayores. Esta parte media luce interesante y “cute”, pero la canción poco a poco va tomando tintes progresivos en medio de una oscuridad cada vez mayor, de manera que al 4:15 inicia una tercera parte que esta vez nos remite a las grandes suites psicodélicas de Pink Floyd en sus años inmediatamente posteriores a Barret. La flauta y el teclado se van mezclando en una conversación medio desquiciada, con un bajo maravilloso y una sección de batería que va subiendo para dar pie al solo de guitarra, matemático, frío y puro como los del mismo Gilmour. Esta canción muestra una enormísima influencia de Floyd, y por momentos me parece que es una copia de alguna de las canciones del Atom o del Ummagumma, pero en realidad es totalmente original tomando sólo como base los indudables sonidos que los británicos hacían por esas fechas. La canción a mi me parece impresionante, y una muestra de que también de este lado se podía hacer buen progresivo.

El disco cierra con "Though (Prayer)", que viene siendo un reprise del primer track, con el mismo arpegio y una armónica desconsolada al igual que Tony. Ni este ni el primero se pueden considerar como canciones en sí, pero ya comentaba que sirven para redondear el disco y darle una sensación de una obra circular.

Enorme, enorme álbum. Vale la pena que al menos le den una escuchada y lo juzguen por ustedes mismos. A mi gusto merece un 10 sin objeción debido a lo delicado de su construcción, a la variedad de influencias que toman para crear un sonido muy propio y porque finalmente es un disco que marcó época en México, abrió las puertas a muchísimas bandas y aún hoy en día sigue influyendo en alguno que otro que se pone a buscar en el pasado. La fusión de blues, psicodelia, jazz y música latina que logran es maravillosa e irrepetible. Si acaso el único defecto es que en ocasiones, a pesar de mostrar su gran talento, el Tucky parece traer un freno de mano. En su intento por tocar con una guitarra limpia y hacer arreglos extremadamente precisos, se pierde un poco de espontaneidad y fuerza que hubieran podido darle mucha mayor proyección a esta obra, de por sí ya inmortal.

No sé si tengo el honor de hacer la primer reseña del disco Back de los Spiders. Sí sé que no encontrarán muchas además de esta en la red. Espero que, si no lo han escuchado, se den la oportunidad y juzguen ustedes mismos este gran LP. Si les gusta y les parece que vale la pena, traten de difundirlo en sus respectivos blogs, para que discos como este, que injustamente descansan en el semianonimato, puedan llegar a más oídos.

 

 

Por Corvan 

 

Members Area

Need Translation?

Recent Blog Entries

by Corvan | 4 comments
by Corvan | 2 comments

Recent Forum Posts

by Corvan 3 months ago
by Boncha 5 months ago
by marlaior 5 months ago

Lanza tus Gritos Aqui!

Newest Members

Geoglobe

VISITAS

Ayudanos a llegar a mas gente

Siguenos en FB

Paginas Amigas: