BADMOTORFINGER (Soundgarden, 1991)

Artista: Soundgarden (D+)

Fecha de Grabación: Mar-Abr del ‘91

Fecha de Lanzamiento: 8 de Octubre de 1991, USA

Discográfica: A&M

Productor: Terri Date & Soundgarden

Calificación: 9 (MUST HAVE)

                    

Era: Grunge (1989-???)

Subgénero:  Grunge (1989-1997)

Mejor Canción: Jesus Christ Pose o Slaves & Bulldozers

Canciones: 1) Rusty Cage; 2) Outshined; 3) Slaves & Bulldozers; 4) Jesus Christ Pose; 5) Face Pollution; 6) Somewhere; 7) Searching With My God Eye Closed; 8) Room Thousand Years Wide; 9) Mind Riot; 10) Drawing Flies; 11) Holy Water; 12) New Damage.

 

Había olvidado lo bueno que es este disco. Escuchándolo a fondo me di cuenta que el Badmotorfinger trae quizá varias de las mejores rolas de Soundgarden. Es el más oscuro, el más violento, Chris alcanza su cenit como vocalista, quizá el más completo no solo del Grunge, sino de los 90’s! Kim Thayil también alcanza su punto máximo como una máquina brutal de riffs. Ben Shepherd entró al grupo en lugar del bajista Jason Everman y en segundos logró una total compenetración con la batería de Matt Cameron, conformando una demoledora sección rítmica que luce en todo lo ancho y largo del disco.

Pareciera que lanzaron su arsenal más potente, y que lograron conjugar todas, TODAS las virtudes de las demás bandas de Grunge: La potente voz y registros altos de Kurt (superados por mucho), la poderosísima y dantesca guitarra de Jerry Cantrell, la magistral sección rítmica de Pearl Jam, la melodicidad de los STP… entre muchas cosas. De alguna manera, junto al Dirt, creo que el Badmotorfinger es el disco que mejor define el Grunge. Cada disco de Soundgarden tiene su peculiar sonido. El Ultramega OK es mas Punketo; el Louder más sabbathiano; y éste disco es más pesado y tendiente al metal. El Superunknown del ’94 es acaso un poco más refinado, más pulidito y ligero, tendiendo más al alternativo, su disco más exitoso en el aspecto comercial y quizá al que deben el status de banda de culto de los 90’s. Es este disco mejor o peor que el Superunknown? Dejémoslo en que es distinto. Debo decir que en general me gusta más esa aura apocalíptica y brutal de este álbum. El problema es que trae un par de rolitas repetitivas y con demasiada influencia Punk que evitan que el álbum sea perfecto. Aunque prefiero este mood oscurísimo a los matices más alternativos y ligeramente más comerciales del ’94.

Recordamos que Hiro Yamammoto, el bajista original de Soundgarden, renunció cuando comenzaron a despuntar con el Louder Than Love. El álbum estaba vendiendo bien, pero Hiro  estaba molesto porque le ponían demasiadas limitaciones en el aspecto creativo y decidió que prefería regresar a la Universidad y a la vida tranquila, dejando al grupo apenas un mes antes del inicio de la gira del Louder. Thayil diría que Jason Everman, quien entró como bajista para la gira, simplemente no encajó, ni musicalmente ni en lo personal, con el grupo. La única contribución de Jason a la banda sería su aparición el en EP Loudest Love en el que vienen varias rolas en vivo del LP.

Ben Shepherd ya había audicionado con Soundgarden cuando salió Hiro, pero le dijeron que no tocaba las rolas suficientemente bien y fue cuando entró Everman. Ben era fan de Soundgarden, pero lo cierto es que su fuerte era la guitarra, no el bajo. Incluso por esas fechas estuvo a punto de entrar a Nirvana como segundo guitarrista. Pero en vez de tirarse al drama porque su banda favorita no lo había contratado, agarró el bajo y no lo soltó hasta que dominó por completo las 4 cuerdas y todas las rolas de Soundgarden. Cuando Chris y Kim se dieron cuenta que Everman no funcionaría y terminaron las fechas programadas, le echaron un telefonazo a Ben y quedaron con el ojo cuadrado con la evolución que había tenido en tan poco tiempo. No sólo dominaba el bajo, sino que era capaz de agregar algunas técnicas y trucos que conocía como guitarrista para mejorar el sonido. Así quedó definida la formación clásica de Soundgarden.

Porqué es tan bueno el Badmotorfinger? A que se dio un brinco tan rápido respecto al Louder Than Love? Son varias razones. Shepherd se complementó de inmediato con la batería de Matt Cameron, conformando una sección rítmica aplastante. Ben se sintió cómodo en el grupo de inmediato, se ganó la confianza de los demás, y empezó a contribuir creativamente, con tan buenas ideas, que le fueron dando vía libre. Ben aparecería como coautor de dos rolas por las estupendas líneas de bajo, pero además tiene una rola con la música suya, y otra de su entera autoría, incluyendo letra. Ben le da un estilo más profundo, más elástico y creativo al bajeo de Soundgarden. Riffs pesados que se despegan de la línea de la guitarra y que por sí mismos aportan enormidades a las rolas, pero también puede hacer líneas más melódicas. Permite que Kim luzca más con la guitarra sin desacoplarse de la batería, lo cual es muy complicado. Todos son buenos, pero siempre es responsabilidad del bajista “aventar” la guitarra y el bajo y hacer que parezcan más instrumentos tocando en un trío instrumental. Y Ben lo logra.

Matt Cameron está convertido en un pulpo, y quizá este sea su mejor trabajo con la banda. Se las ingenia para dar un tremendo punch, manteniendo la intensidad y a la vez dando cohesión a las rolas. Puede llegar a ser rapidísimo como en “Jesus Christ Pose”, sin perder un ápice de precisión, y maneja los tiempos de manera perfecta. No es que en los anteriores discos no fuera bueno, pero en éste luce más, no sé si por lo mismo de que se encontró muy bien con Sheperd.

Kim Thayil está convertido en una bestia. Insisto en que en general, prefiero este disco al Superunknown, y eso es debido al sonido apocalíptico de la guitarra. Hay una sensación dantesca, de urgencia. Kim hace uso de una cantidad formidable de recursos, y por momentos parece imposible que sea una sola guitarra la que está haciendo esas erupciones volcánicas. Es una lástima esas dos rolas que evitan que este álbum sea perfecto. Pero los riffs de este disco son increíbles, algunos muy pesados, algunos más melódicos. Los requintos siempre son “Sui Géneris”, fuera de lo tradicional, no le teme a las disonancias si a final de cuentas aportan a las rolas. Pero en casi todas las canciones experimenta de una u otra forma; si no con los pedales, o pasando el sonido a través de un Leslie, es con diferentes afinaciones. En “Rusty Cage” la cuerda Mi aguda la afina en Si. En “Mind Riot” todas las cuerdas están afinadas en Do, por poner un par de ejemplos. Por ello es casi imposible igualar el sonido de su guitarra. Y si no es con esta experimentación, es con los tiempos, ya que no es de los que gusta hacer canciones enteramente en 4/4. Según Thayil, no por ser rebuscados o progsters, sino porque así les salen, casualidad, pues. Las rolas  son complejas, más de lo que aparentan, pero los 3 instrumentos coinciden por primera vez en un nivel enorme, se complementan unos a otros y se empujan para mayor lucimiento.

Pero el elemento distintivo de Soundgarden es la voz. El performance de Chris Cornell en sus primeros dos discos es bueno, notable, poderoso, pero crudo. Le faltaba madurar y pulirse un poco. Aquí ya lo ha hecho. Está a tope, alcanzando un rango vocal ridículo. Domina por completo ese potentísimo grito, que en los discos previos parecían más un distractor. Aquí se vuelve parte esencial. Lo que hace por ejemplo entre el 3:30 y el 4:00 de “Slaves & Bulldozers” es fuera de este mundo. Prácticamente es un solo de los gritos más agudos del Grunge, y cierra con tonos aún más altos! O En “Jesus Christ Pose” hay una parte en que está en un mano a mano con los tonos más agudos de la guitarra de Thayil!

En fin. El disco tendría muy buena recepción y MTV por fin los empezaría a tomar en cuenta. Alcanzó platino, aunque muchos dicen que ayudado por las olas causadas por el Nevermind y el Ten, del mismo año. Really? Yo creo que el disco se convertiría en el parteaguas del grupo por dos razones: Primero, porque Chris Cornell mejoró enormidades como vocalista y compositor; y Segundo, porque musicalmente la banda al fin alcanzó un equilibrio y un nivel descomunal.

 

El disco arranca con “Rusty Cage”, que de entrada es un resumen perfecto de lo que será el disco entero: Experimental, con cierta sensación de “rareza”, pero muy potente. La intro es fuera de este mundo, un lento crescendo con efectos raros de guitarra, muy agudos, que por momentos dan la impresión de estar grabados al revés. Este sonido lo logró Kim no sólo con la inusual afinación, sino al cambiar la posición del filtro del pedal de wah. Era la primera vez que lo hacía, pero el efecto es magnífico, algo ácido, psicodélico, pero sin perder la fuerza, en un ensayo para el efecto de “Black Hole Sun”. Al :20 tenemos un tremendo redoble y entra la sección rítmica como avalancha, con un bajeo profundo y poderoso, despegándose frecuentemente de la línea de guitarra. Chris entra también con un efecto extraño, un fade in raro, en el que pareciera que son unos 5 o 6 tipos cantando a un tiempo, sobreponiéndose o creando armonías en los estribillos: “But I'm gonna break, I'm gonna break myyyyyyyy, I'm gonna break my rusty cage… and run” tras el Segundo estribillo tenemos un solo… de Bajo!! Sheperd luce espectacular haciendo rápidos arreglos, y a esto es a lo que me refiero cuando de repente le da por usar el bajo como guitarra. Esta parte, desde el 2:10 hasta el magistral cambio de tiempo a ¾ y luego 2/4 al 2:50 es totalmente de Ben, con Kim siguiéndolo, pero es el bajo el encargado de crear ese efecto sabatthiano, apocalíptico, con algo de distorsión, si el oído no me falla. Cornell suena impresionante, alcanzando tonos altísimos con un fraseo muy rápido, y luego yéndose al otro extremo de su rango, en tonos bajísimos y casi susurrando las letras, jugando con las métricas para encajarlas en los difíciles cambios de ritmo. Cameron también enorme, recorriendo toda la batería y manejando con inteligencia dichos cambios. Tremendo abridor, que inicia una gran seguidilla en el álbum. Como curiosidad, en 1996, Johnny Cash haría un cover de este tema.

Sigue “Outshined” con un brutal riff en medio tiempo, más oscuro y potente aún, siguiendo ligeramente la escuela de Iommi. Chris lleva una excelente y pegajosa línea vocal, que va como subeybaja en los versos. Líricamente se nota ya también la evolución de Chris. Sin ser filosófico, sí logra metáforas para retratar de mejor manera esa angustia interna que tocan usualmente los grungeros: “I got up feeling so down, I got off being sold out, I've kept the movie Rolling, But the story's getting old now”. Ben espejea con el bajo la línea de guitarra, pero la mantiene con cierta distorsión cuando Kim se despega e imita la melodía vocal en los siguientes versos. Al minutop hay unos puentes con una secuencia más melódica de acordes y sin tanta distorsión, en el que la banda lanza a coro un “So now you know” y Cornell responde “Who gets mystified”, para luego entrar a un estribillo tóxico, aún más oscuro pero igualmente pegajoso, que remata con Chris gritando tres veces el título. Luego viene lo más cercano a un requinto y el siguiente verso es el que Thayil espejea con la guitarra para un tremendo efecto. Chris canta de tal forma que pareciera estar compitiendo con la guitarra a ver quién alcanza tonos más agudos. “I'm looking California,  And feeling Minnesota”, uno de los versos más famosos de la banda. Al 3:30 bajan la intensidad y la lira se queda sosteniendo la canción unos instantes hasta que inician un lento crescendo que culmina con los gritos de Chris en tonos imposibles, y luego a otro estribillo. En fin, una canción negra, potentísima pateatraseros, y que de alguna forma recuerda un poco la melodicidad y astucia de los Stone Temple Pilots, con el detalle de que los Californianos aun tardarían un año en lanzar su debut. Otra tremenda canción, quizá la más conocida en su momento de este disco.

Continuamos con “Slaves & Bulldozers”, aún más lenta pero más Apocalíptica. Si la memora no me falla, ésta es la canción más pesada de la banda, lo cual confirma que el poder no necesariamente está en la velocidad. Es una canción lenta, pero con un riff brutal, una batería que te tumba del asiento, y un performance vocal, que yo creo que Chris necesitó un mes de reposo después de grabarla. El riff combinado de guitarra y bajo es como un preludio al infierno, y Thayil no teme experimentar soplando en la guitarra para el efecto inicial, y luego hacer disonancias en la intro, saliéndose de la línea principal con un efecto de ácido sulfúrico. Si los 3 instrumentos alcanzan niveles infernales que ya quisieran el 99% de bandas de metal, Chris es quien crea clímax y erupciones con esa voz de lava. Es él quien va llevando la rola, dando intensidad, creando la tensión de forma excepcional. Esos puentes en los que repite “Now I know why you've been taken”, y parece que no va a poder mantenerse para el estribillo, pero en lugar de bajar, aumenta aún más y más el tono, alargando además las sílabas hasta el último átomo de oxígeno: “So bleEEEEEed your heart out, There's no more rides for free, Bleed yooooOOOour heart out, I said what's in it for… MEEEEEEEEEEEeeeeeEEE”. Este debe ser uno de los momentos cumbres del Grunge. No esperen. Recuerdan lo que decía en el Bleach de los horribles solos disonantes? Pues aquí Kim lo hace al 4:15, precisamente después del apocalíptico solo vocal de Chris. La cuestión es que aquí Thayil se las ingenia para que encaje con el mood de la rola, el caos suena perfectamente calculado. Después bajan la intensidad y Shepherd se queda llevando el oscuro riff de bajo, mientras Chris canta una octava más abajo, recuperándose y dándonos de paso un respiro. Luego aumenta una octava, comienza con el juego de tensión, y terminamos de nuevo con unos gritos descomunales y planchazos de guitarra que dejan con un sabor metálico mientras el feedback se desvanece. Las letras hablan de las dobles caras, de la hipocresía, con buenas imágenes y palabras afiladas. De las mejores rolas no sólo de este disco, sino de toda la discografía de la banda.

Sin bajar el ritmo al impresionantímo inicio del disco llegamos a “Jesus Christ Pose”, contrastando por su velocidad. Un beat tribal, casi un tamboereo, pero a una velocidad descomunal, como si fuera una batucada entera y no solo Matt Cameron. De hecho, así es como inició la composición, con Matt  improvisando un intrincadísimo patrón de batería al que se le fueron agregando los demás. Kim afinó su guitarra en un extraño Re, e inicia de nuevo con algunas disonancias y ruidos extraños que lentamente van cobrando forma para estallar en un Power Chord oscuro y casi industrial al :30 (no sé si de hecho es el bajo) intercalado con unas rápidas figuras en un agridulce agudo. Al minuto cambiamos a otro raudo riff, en el que se combinan bajo y guitarra para un efecto centrífugo, como de helicóptero, con el que entrará Chris. La Intro por sí misma es descomunal, negra, y me deja cierta sensación de paranoia abrumadora. La melodía vocal es buena, pegajosa, con esas pequeñas inflexiones que demuestran que Cornell está en su tope como vocalista. Por cierto, entra directamente al límite superior del su rango vocal, aumentando esa sensación de urgencia. Al minuto 2 tenemos un puente en el que eleva más el tono y se combina con una guitarra aguda que retumba como alarma: “Like I need to be SAVED!!!” en un despliegue técnico de Chris. Inmediatamente se va al estribillo repitiendo el título “In your Jesus Christ Pose”. La letra es muy interesante, atacando a toda la hipocresía en la iglesia (y no necesariamente sólo dentro de ella) de los que apuntan, juzgan y sermonean en nombre de Cristo, pero en el fondo manteniendo una asquerosa doble moral, o de gente que se ponen en el rol de falsos mártires. En los últimos versos canta en un tono grave, lejano y cavernoso, como si lo hiciera a través de un altavoz, para cerrar de nuevo en ese tono casi imposible con las épicas líneas “It wouldn't pain me more to bury you rich, Than to bury you poor, In your Jesus Christ pose” y cerramos con un rugido para Records Guinnes y el riff principal y disonancias nuevamente, como si Kim estuviera reventando con los dientes las cuerdas de su guitarra. Un impresionante despliegue de poder de inicio a fin. Mención especial para Cameron, quien seguramente debía acabar despedazado después de tocarla por el complejísimo patrón de batería que no da respiro. Pero todos están a tope, guitarra y bajo se conjugan también a la perfección en la elaboración de riffs. Y Cornell por su parte, podría ser la mejor y más complicada interpretación vocal de su vida. La rola fue el primer single del disco y empezó a tener una muy buena aceptación en MTV, hasta que la vanearon por su contenido religioso, y versos como “And would it pay you more to walk on wáter, Than to wear a crown of thorns”. Por supuesto, no les importaría un pepino transmitir a Kurt crucificado, otra seña de la doble moral de MTV precisamente, a quien posiblemente le quedó el saco.

El disco no podía mantenerse en tan descomunal nivel. Después del arranque perfecto, caemos en un bache conFace Pollution”. Es un tema muy crudo muy Punk y básico. Bueno, casi todo. La mayor parte es un riff rápido donde Chris inserta una de sus melodías más flojas. No es que no cante con intensidad, pero suena falto de creatividad contra las otras rolas. Pareciera como los New York Dolls mezclados con el Metallica del Kill ‘Em All. Luego viene un como puente en el que repiten demasiado el “But I don't feel like feeling”. Enseguida se van a lo que no estoy seguro si es el estribillo. Al parecer se dan cuenta de que la canción es muy simple e intentan volverla compleja. Pero compleja tipo Dream Theater, con un trillón de cambios distintos riffs, destiempos, mientras Chris grita el título. Las dos partes no encajan en los absoluto, y terminan por contrarrestarse. No chicos, no existe el Punk- Progresivo. Por más que se esfuercen. Lo bueno es que no llega a los 2:30. Pero rompe de fea forma la dinámica que llevaba el disco.

Sigue “Somewhere”, escrita enteramente por Ben. Y no lo hace mal. Es una canción lenta, pero sorpresivamente no es el bajo el instrumento que destaca, sino la guitarra que va llevando el liderazgo con arreglos, escalas y de repente espejeando la compleja melodía vocal. La canción lleva también un tiempo raro, de 6/4, lo que le da un una sensación perezosa y lenta. De hecho, es el inicio más raro del disco. Más que Intro, es Chris que empieza a recitar y de repente se nos vuelve loco hasta que lanza un grito, y luego entran todos a un tiempo con el ritmo, y Chris cantando más normal, en un tono medio repitiendo de forma entendible y melódica lo que escupió en los primeros instantes. Si tuviera una mejor intro creo que podría estar en las de rojo Tiene una buena melodía. Muy buena guitarra, que por momentos toma tintes orientales y psicodélicos. Al 2:30 tenemos un poderosísimo grito de Cornell y la rola se difumina con un solo de bajo, lento y con pedal. Pero en vez de terminar la rola, hacen un fade in y regresan con un beat más rápido, alargando innecesariamente la rola. Y hacen esto no una, sino dos veces, alargándose hasta el 4:20 y rematando con el feedback de guitarra y unas notas densas de bajo.

Luego está “Searching With My Good Eye Closed”, con una intro muy rara, no sé si nuevamente usando el wha invertido, o acelerando el tremo, que suena como un avispero enfurecido. Suena realmente extraño, aunado a esa especie de narración, “this is my good eye”, kla introducción a una vaca, un gallo, un chillido de puerco, “the devil says” y el fade in de un grito, hasta que entramos en ritmo. Uno esperaría que fuera mucho más rápida por la tensión que genera la Intro, pero el ritmo es semilento, con un riff MUY cool, armado de nuevo entre Kim y Ben. Matt va haciendo muy buenos fills y contribuyendo a armar tensión conforme Chris va subiendo tonos en ese “Is it on my side, Is it to the skyyyyyyyyyyyy”. Otra canción deliciosamente melódica. Luego Thayil se separa de la línea del riff, deja encargado del changarro a ben y se pone a hacer arañitas disonantes. Como ese sonido oxidado sienta tan bien a la rola? Al 3:20 tiene lo más cercano a un solo, intercalándose con un lejano Chris. Al 3:50 parece que va a terminar, pero repiten de un modo distinto el truco de la intro, creando tensión, diversos  Chrises cantan con distintos efectos,  hasta meternos de nuevo con un boost al 4:45 y el descomunal riff. La guitarra explota, Chris empieza a gritar en tonos cada vez más altos, y pareciera de nuevo una lucha a ver quién chilla más alto. Pero en el buen sentido. Es decir, me deja impresionado la mancuerna de poder que logran Cornell y Thayil cuando se lo proponen. Muy buena rola, sólo que ligeramente larga.

El inicio de “Room A Thousand Years Wide” siempre me toma desprevenido. Juraría que es Alice In Chains. Incluso cuando empieza a cantar Chris. Es hasta después de un rato que me doy cuenta que es Soundgarden. Pero no digo esto en sentido despectivo. Me encanta la rola, y ese aire Alicincheinesco no me parece un plagio, sino un homenaje, aunque lo más probable es que no lo hayan hecho con ese propósito, sino por casualidad. Por cierto, las letras son de Thayil y la música de Matt. Es de las pocas en las que Cornell tuvo poco o nada que ver. Por cierto, inicia cantando en uno de sus registros más bajos, para terminar gritando en unos agudos ridículos. El riff es muy cool, cierto, pero ya después de un rato se vuelve un tanto repetitivo, y realmente después de un rato no muestran mucha variedad. Ah! No! esperen, hay un solo de trompeta al final. Sí, un solo de trompeta en una canción Grunge que inició como rola de AIC! Uno de los mejores riffs de la banda, pero desperdiciado de alguna forma en una canción sin más recursos.

Afortunadamente sigue “Mind Riot” otro de los puntos fuertes del disco. Es mi imaginación o la primera parte de la intro suena vagamente a los Kings of Leon? Bueno evidentemente no fue Soundgarden quien lo pirateó. La intro cambia al :30 de este efecto medio country y lejano, a un riff un poco más rápido y con ese efecto ácido de la guitarra, y al :50 da un vuelco totalmente oscuro al integrarse el tamboreo de Matt y el bajo de Ben. Tenemos todos los ingredientes para que entre Cornell con la melodía aguda, pero oscura, como si estuviera invocando viejos dioses. Él mismo se contesta con overdubs para un efecto espectacular. La banda continúa haciendo cambios de tiempos, de riffs, de fraseo y melodías. No hay una explosión. Tampoco se pueda decir que sea una balada, por la tensión constante. No es atmosférica precisamente, pero te mantiene todo el tiempo atento a los detalles. Tiene cierto aire oriental, un punto entre “Kashmir” y “Rain Song” de Zep. Pero a la vez me recuerda la etapa solista de Chris.  La letra está fumadísima, no estoy seguro que tenga un sentido o si sea eso precisamente, una revuelta mental, aunque las imágenes que logra son interesantes. Es como un delicioso rompecabezas musical, uno que no necesariamente tiene una solución, pero que te mantiene intrigado, aún después de terminar.

“Drawing Flies” suena débil después de un tema como “Mind Riot”, que es todo un desafío. Ésta es más Punk, más básica y repetitiva. Tiene un buen riff, pero de nuevo la presencia de sax/trompeta siento que la debilita. Lo mejor acaso es la parte al 1:45 en el que Shepperd se queda sosteniendo con una formidable línea de bajo, hasta que entra de nuevo la guitarra con toda la distorsión y la trompeta atonal. La letra me gusta, logra buenas imágenes de esa angustia y negatividad de la generación X: “I share a cigarette with negativity, Sitting here like wet ashes, With X's in my eyes and drawing flies”. No es mala, pero no es de las destacadas.

Luego viene “Holy Water”, con otro buen riff, semilento y Chris cantando de forma un poco perezosa, en tono medio. Hasta que de la nada eleva una octava y empieza a cantar con esa voz privilegiada, preparando el coro. El estribillo es lo mejor, muy pegajoso,  muy melódico y muy blasfemo: “HEEEEEEEEEEEEEEY!!! Holy water is rusting me”. En realidad es otra durísima crítica a los que acribillan en nombre de la religión: “As I'm raped by Another monkey circus freak, Trying to take my Indignance away from me”. La guitarra y la voz se combinan particularmente bien aquí, complementándose y sonando secos ya filados en los versos, y muy melódicos en los estribillos. Thayil hace un solo de unos 12 segundos, alrededor del 1:40, con un efecto rarísimo, no estoy seguro si está grabado al revés, pero suena extrañamente bien. En fin, otra gran despliegue vocal y de artillería.

El disco cierra con “New Damage”. Es un riff descendente, lento, que de entrada hace un buen efecto, pero se vuelve demasiado repetitivo. Demasiado. Y si a eso le sumamos que Chris también suena falto de creatividad y nos ahoga con los "Get out before you drown", pues literalmente se vuelve asfixiante. Thayil usa el cierre para sonar más pesado y disonante que nunca. Desafortunadamente lo hace en mal momento. El disco es bueno, pero se va volviendo largo, muy largo, y evidentemente las mejores rolas están en la primera mitad. Por lo que agregar esta rola al final es verdaderamente una tortura. Chris grita como si lo estuvieran matando.

 

Creo que pudieron distribuir mejor el disco. O mejor aún, cortar el par de piezas prescindibles, incluyendo ese mal cierre de más de cinco minutos y medio sin pies ni cabeza. Pero salvo esos detalles, el disco es muy bueno, mostrando la constante evolución de Soundgarden de una banda cuasimetalera a una que terminó de moldear el Grunge, el más oscuro y pesado. La banda está en plena forma y la incorporación de Shepherd les benefició enormidades, impulsando tanto a Thayil, quien tuvo más libertad con la guitarra al tener quien se encargara de mantener las líneas, como a Cameron al tener al fin un apoyo de altura en la sección rítmica. Y Chris se vuela la barda. Es cierto que por momentos exagera, pero este y el Temple of the Dog (lanzado ese mismo 1991, casi lo olvidaba!) serían sus cúspides como vocalista. Aunque al Badmotorfinger no le fue mal en ventas y se le pudiera considerar el disco con el que la rompieron comercialmente, quedó opacado por el Superunknown, de sonidos más accesibles y alternativos. Habría que ver si el éxito del mismo no fue precisamente por la expectativa generada por éste. Cuál es mejor? No lo sé. El del ’94 quizá no tiene las dos fallas feas que tiene éste álbum, y trae “Black Hole Sun”… entonces porque sigo escuchando más seguido el Badmotorfinger?

 

A pesar de que no alcanza la calificación perfecta, me permitiré etiquetarlo como Must Have, como el documento fundamental del Grunge que es y como uno de los discos que hicieron del ’91 un año TRE-MEN-DO!!!

 

 

 

Por Corvan 

 

Members Area

Need Translation?

Recent Blog Entries

by Corvan | 18 comments
by Corvan | 2 comments

Recent Forum Posts

by Corvan 8 months ago
by Boncha 9 months ago
by marlaior 10 months ago

Lanza tus Gritos Aqui!

Newest Members

Geoglobe

VISITAS

Ayudanos a llegar a mas gente

Siguenos en FB

Paginas Amigas:

Oops! This site has expired.

If you are the site owner, please renew your premium subscription or contact support.