BOB MARLEY

“I am on the rock and then I check a stock

I have to run like a fugitive to save the life I live

gonna be Iron like a Lion in Zion”

 

“B”

Década Principal:

70's 

Eras Principales:

Reggae & Ska (1957-???)

Miembros Clave:

Bob Marley

Peter Tosh

Bunny Wailer

Canciones Clave:

No Woman No Cry, Iron Lion Zion, Could You Be Loved, Exodus, Is This Love, Three Little Birds, I Shot The Sheriff, One Love, Jammin’, Buffalo Soldier, Redemption Song, Stir It Up, Satisfy My Soul, Waiting In Vain, Get Up Stand Up, I Know A Place, Lively Up Yourself, So Much Trouble In The World, Sun Is Shinning, Turn your Lights Down Love, Rebel Music (3 O’Clock Roadblock), Positive Vibration, Want More.

 

Bob Marley es una figura tan grande que trascendió por mucho el ámbito del Reggae. Fue un músico con un mensaje social, político y espiritual tan fuerte que incluso trascendió el ámbito del Rock para volverse un icono cultural, símbolo del pacifismo y de la búsqueda de igualdad, que sigue tan fuerte hoy en día cono en los 70’s. Un amigo me dijo alguna vez que si Jesús hubiera sido Rockstar, no hubiera sido como Jesucristo Superestrella, sino como Bob Marley. Después de la carcajada sólo se me ocurrió contestar que dudaba que hubiera tenido tantos hijos regados como el buen Bob, pero esa broma es una buena muestra de la imagen y el poder que aún representa. Su influencia es gigantesca. No sólo fue determinante en la evolución y difusión del Ska-Rocksteady-Reggae, sino que es el centro de ese universo, una parada obligada, el rito de iniciación por el que debe pasar casi cualquier banda que se quiera dedicar al género. Ya lo mencioné, Bob Marley no es todo el Reggae, hay muchas más bandas muy buenas; ni siquiera es su creador por lo que no puede considerarse el Chuck Berry Rastafari, pero sin duda viene siendo un equivalente a los Beatles, el epicentro de un género que aún hoy día sigue cimbrándonos a los oyentes, influenciando a las bandas nuevas, generando toneladas de covers y tributos, y sonando sin cesar en la radio SIN cansarnos. Poca gente puede hacer eso a más de 30 años de haber muerto.

Bob Marley logró convertirse en la voz de su gente, el pueblo jamaiquino (y la gente del tercer mundo en realidad) y plasmar los sentimientos de dicha gente en sus letras. Ese fue un hecho único en la historia. Hasta entonces los músicos que clamaban justicia y hacían letras sociales estaban del “otro lado”, tenían Rolls Royce y mansiones, y de alguna forma no parecían ser del todo congruentes con lo que cantaban, verdad Lennon y Dylan? No digo que su mensaje no fuera sincero, pero definitivamente no lo sentían del mismo modo al no estar en la trinchera, al no ser parte de la minoría oprimida. Carlos Santana era otra superestrella y venía de México, pero jamás se interesó en politizar sus letras, y su accionar político fue mucho más discreto y privado, a través de donaciones y fundaciones. Fue Marley el primer “Rock Star del Tercer Mundo”, como muchos le llaman, en buscar una unidad, no sólo dentro de su país, sino entre las razas y los países. Muchas veces su mensaje en contra del racismo no era hacia los blancos, sino hacia su propia gente, aquéllos que resentidos aún clamaban por la supremacía negra. Su arma fue la música y su ejemplo. Marley siempre fue congruente con su mensaje. En cuanto pudo, regresó residir a su país, justo cuando la crisis en Jamaica se volvió incendiaria. Bien pudo quedarse en Inglaterra, o irse a vivir al Dakota en Nueva York. En lugar de ello, siguió viviendo como siempre y regaló miles o millones a gente que lo necesitaba, y no me refiero a amigos o familiares, sino a completos desconocidos que vivían en la desesperación. Por eso Marley aún es considerado una especie de Mesías en Jamaica. Y por esa convicción y sinceridad con la que cantaba, su música sigue sonando fresca, válida, con una resonancia impresionante.

Logró además perfeccionar el Reggae como pocos. El Reggae parece muy burdo a quienes no están (estamos) acostumbrados, y por ello a simple oída parece todo igual. Sin embargo Bob logró incluirle una cantidad increíble de detalles, que generalmente sólo el oído negro aprecia como debe (igual que el jazz y el blues, nos llevan siglos de ventaja). Los contrapuntos en ritmo, las complejas percusiones que más allá de la batería incluyen congas, bongós, etc, los arreglos de guitarra, los eventuales requintos, las secciones de metales que entran a hacer tremendos riffs cuando menos te lo esperas, la espiritualidad que transmiten los teclados, las texturas de las voces, los coros femeninos, y un montón de soniditos con instrumentación local que le dan un groove increíble a las canciones. Bob Marley nunca tuvo virtuosos en el sentido tradicional de la palabra. No tuvo un Clapton tocando sus canciones, al menos en SU banda. No tuvo un Bonham o un Billy Preston. Pero se rodeaba de gente muy capaz, que sabía hacer lo que tenía que hacer cuando lo tenía que hacer, y esa combinación traía generalmente canciones con un groove y una mística enormes. En eso consiste la magia del Reggae. Sus canciones nos van llevando en el ritmo, en las melodías vocales y en las repeticiones a un estado hipnótico, a una sensación cálida y confortante, y de verdad que no se necesita de la Ganja para volar con la música. Por otro lado, Bob es quizá el mejor creador de melodías vocales de la historia. Y no digo del Reggae, sino del Rock (tómala McCartney!). Es un maldito genio de la melodía, de los ganchos, de la modulación perfecta para que una canción suene desesperada, reconfortante, pesimista, pacificadora, o simplemente furiosa con apenas mínimas diferencias en la voz. Cuando quiere, hace un fraseo endiablado casi imposible de imitar, pero su melodía sigue siendo pegajosa. No tienes que escuchar mil veces el Legend para aprenderte sus canciones. Con una vez que lo hagas, vas a ubicar para siempre cualquier canción de Marley, la hayas escuchado con anterioridad o no. Ah! Entonces no es TAN genérico como creíamos!

Robert Nesta Marley nación el 6 de Febrero de 1945 en el pueblo de Nine Mile, Jamaica, hijo de Cedilla Broker, una joven jamaiquina de 18 años, y Normal Sinclair Marley, capitán de la marina británica. Esto es fundamental, ya que al ser mulato le ayudó a aprender a tomar las posturas de ambos lados y buscar una igualdad racial absoluta, sin el predominio blanco o negro. El mismo Bob diría que no era negro ni era blanco, sino humano. Contrario a lo que se piensa, su padre los apoyó bastante y estuvo al pendiente de él toda su vida. A fines de los 50’s, se mudó con su madre a Kingston buscando mejores oportunidades, y se establecieron en el barrio de Trenchtown. Ahí hizo amigos de su edad y conoció a Neville O’Rilley Livingstone, a quien apodaban Bunny y más tarde sería conocido como Bunny Wailer. Bunny fue quien le mostró las primeras canciones que venían de Estados Unidos de una emisora de Nueva Orleáns que transmitía rolas de  Ray Charles, Fats Domino, Curtis Mayfield y Brook Benton. También Bunny le mostró las primeras canciones de Rock & Roll que comenzaron a llegar a la isla. Aprendieron a  tocar la guitarra y a los 14 años, Bob abandonó la escuela para dedicarse de lleno a la música, junto con el cantante Joe Higgs, quien le enseñó a cantar. Con Joe, conocío a otro chico llamado Peter McIntosh, conocido como Peter Tosh. Para 1962, impresionó a un productor musical llamado Leslie Kong, con quien grabó sus primeros demos de Ska. Las canciones no pegaron en absoluto, pero la experiencia en el estudio semiprofesional convencieron al joven Bob de que quería ser cantante y músico, por lo que en 1963 formó su primer banda junto a sus amigos Peter Tosh y Bunny Wailer.

El primer nombre del grupo fue The Teenagers, que después cambiaría a The Wailing Rudeboys, The Wailing Wailers hasta quedar simplemente como The Wailers en 1966. Alvin Patterson fue su primer mentor y manager, por así decirlo. Tocaba los bongós y fue el primer contacto con un Rastafari y todo lo que representaba el movimiento. Patterson los presentó con el productor Clement Dodd, quien quedó impresionado con la manera en que tomaban canciones de sus ídolos estadounidenses y las transformaban en Ska, y a fines de 1963 lanzaron su primer sencillo, “Simmer Down”, una rolita original que se convirtió en un éxito en Jamaica.  Los Wailers se convertirían en el grupo favorito de Dodd, protegidos suyos, y con su apoyo grabaron un montón de sencillos, muchos de los cuales aparecen en el LP The Wailers, editado en 1965. A pesar del relativo éxito, el dinero no alcanzaba para la banda, que tenían que trabajar en otras cosas para subsistir. En 1966, su madre Cedilla se volvió a casar y se fue a Estados Unidos. Le envió el boleto de avión a su hijo, y prácticamente ya se estaba subiendo al avión cuando, como de película, conoció a Rita Anderson. El flechazo fue absoluto, canceló su viaje y se casó con ella en Febrero del ’66. Con todo y todo, tuvo que viajar a USA, incluyendo a su flamante esposa, ya que ahora tenía que ganarse la papa por dos, de modo que se instalaron en Delaware, donde trabajó en una ensambladora de Chrysler. En realidad Bob trabajó y ahorró para financiarse su verdadera vocación: La música. De modo que en Octubre, tras apenas 8 meses, volvió a hacer sus maletas y regresó a Kingston. En el periodo en que estuvo fuera, el emperador Haile Selassie de Etiopía, considerado representante de Jah en la tierra, había visitado la Isla, por lo que el movimiento Rastafari había explotado. Marley, que ya era un fuerte simpatizante gracias a las enseñanzas de Alvin Patterson, y aprovechando que su madre católica estaba ahora si muy lejos, adoptó la doctrina a principios del ’66. Reunió de nuevo a los Wailers y tras bronquearse con Clement Dodd, firmaron con Lee “Scratch” Perry, con quien grabaron otro montón de sencillos que después conformarían el album Keep On Skanking de 1967. En las nuevas grabaciones se comenzaría a filtrar la nueva ideología de Bob, y de paso se nota la evolución del grupo hacia el Rocksteady, ligeramente más lento que el Ska. Para muchos, el Keep On Skanking es el mejor disco de los Wailers. En 1968 abandonaron a Scratch por problemas sobre los derechos de grabación, pero a pesar de ello continuaron siendo amigos. Siendo de las bandas más importantes de Jamaica firmaron para JAD Records. Lee Perry se convirtió en su productor y pulió su sonido, además de que comenzó a proyectar una comercialización hacia Reino Unido. En 1968, de la mano de Perry, los Wailers grabaron varios de sus mejores temas, "Soul Rebel", "Duppy Conqueror", "400 Years" y "Small Axe", que se volvieron clásicos, pero además marcaron la pauta para esa nueva evolución de sonido que terminaría llamándose Reggae. Por estas fechas comenzaron también a escribirle canciones a Johnny Nash, quien ya tenía un nombre en Estados Unidos, y con quien “Stir It Up” se volvió un éxito en la tierra del Tío Sam.

Entre el ’70 y el ’71 grabaron los discos Soul Rebels y el Soul Revolution, con más influencia pop  debido al productor Jimmy Norman. La banda no estaba contenta con el sonido y no les gustó que la disquera editara los discos, ya que originalmente los veían como demos para buscar una distribuidora mayor, pero Norman insistía en suavizar el sonido del grupo para acercar el sonido de Bob al mercado estadounidense, que por esas fechas andaba embobado con Jimmy Cliff. A finales del ’71 Bob se fue de gira junto a Johnny Nash a Suecia, y durante su escala en Londres, Bob aprovechó para firmar un contrato con CBS. A mitad del ’72 se mudó con Peter, Bunny y Rita a Londres. Ahí conoció a Chris Blackwell, fundador de Island Records en Jamaica, una de las principales promotoras de Reggae. Chris no podía firmar a los Wailers en Inglaterra, pero se volvió su promotor y logró un arreglo para que Island los editara en Jamaica y CBS en Inglaterra. Con este arreglo consiguieron cierta libertad creativa para deslindarse de las influencias pop, y a la vez un 4,000 libras (el mayor presupuesto que jamás hubieran tenido) para grabar su siguiente disco. Los Wailers viajaron a Jamaica para grabar el Catch A Fire, lanzado en 1973, su primer disco mainstream y que les comenzó a traer el reconocimiento internacional, con temazos como “Concrete Jungle”, “Stirt It Up” y “Rock It Baby”. No fue un hit inmediato, pero el disco tuvo buenas críticas y comenzó a filtrar el sonido de los Wailers a Inglaterra y USA.

Los Wailers regresaron a Londres en Abril del ’73 para una gira de promoción. Tuvieron tanto éxito que les programaron un tour de 17 fechas en Estados Unidos. Bunny no fue porque detestó la gira inglesa y decía que andar de tour no era lo suyo. En el tour americano se supone que le iban a abrir a Sly & The Family Stone, que ya todos sabemos que era un grupo pionero en el Funk. Bueno la cuestión es que después de 4 fechas, Sly Stone mandó a los Wailers a volar porque eran mejor que ellos y la gente iba a ver a los Wailers y no al grupo principal!!!! Jajajajaja.  Ese mismo ’73 lanzaron el Burnin’, que traía rolotas como “I Shot The Sheriff” y “Get Up Syand Up”, además de nuevas versiones de temas viejos como "Duppy Conqueror", "For Instance", "Small Axe" y "Put It On". A un fulano llamado Eric Clapton le gustó la idea de matar al Sheriff y grabó la canción en 1974. Y como diría Kevin Arnolds: “Entonces, sucedió”. Los Wailers se convirtieron en estrellas mundiales y el Reggae se convirtió en La Próxima Cosa Grande.

Para mediados del ’74 Bob estaba metido de lleno en la grabación del siguiente disco. Por razones que ún se desconocen, Bunny Wailer y Peter Tosh salieron del grupo. Se dice que en buenos términos, y aun mantuvieron la amistad con Bob, pero muchos comentarios de Tosh, quien desde entonces también se volvió figura de culto independiente en Jamaica y es aún hoy considerado como el segundo más grande creador de Reggae de la historia, dejaban ver mucho resentimiento. Peter se volvería un protegido de Keith Richards, que se había vuelto un fanático del género, y Rolling Stones Records le ayudaría a lanzar su primer disco solista.

A pesar de que Bob era ahora prácticamente solista, continuó grabando bajo el nombre de Bob Marley & The Wailers. Integró a su banda a los hermanos Carlton y Aston Barret en bajo y batería y a las I-Threes en los coros, entre las que estaba su esposa Rita. Natty Dread, del ’75 sería su primer disco solista, ya con completo control creativo, y con temazos como "Talkin' Blues", "No Woman No Cry" (en una versión de estudio MUY distinta a la que conocemos en vivo), y "Rebel Music (3 o'clock Roadblock)". Rastaman Vibration del ’76 sería un trancazo en Estados Unidos, y su fama comenzó a convertirlo en una de las figuras más influyentes de Jamaica. Por esta época, el primer mininistro jamaiquino Michael Manley (de izquierda) organizó un concierto para la unidad de la isla que estaba en una profunda crisis política, económica y social. El concierto llamado Smile Jamaica tendría a Bob Marley como clímax. Dos días antes un grupo armado entró en la casa de Bob y lo hirieron a él y a su manager Don Taylor. Se dice que Edgard Saega, líder del partido conservador JPL, fue la cabeza detrás del intento de asesinato… y se dice también que teniéndolos a quemarropa, los asesinos no se atrevieron a matar a Marley y a su gente. Con todo, y el atentado llevó al grupo de Marley a esconderse, pero Bob se mantuvo firme, improvisó una banda y dio el concierto. Bob diría “La gente que está tratando que este mundo empeore no se toma un día de descanso, porqué habría de hacerlo yo”, frase que se ha agandallado infinidad de gente.

Marley se fue a las Bahamas a fines del ’76, más por su esposa Rita que por decisión propia. Ahí y en Londres grabó el excelso Exodus, quizá su mejor disco con rolas como "Exodus", “One Love”, "Waiting in Vain" y "Jammin". Kaya del ’78 lo confirmó como uno de los mejores artistas de los ’70's, y regresó a Jamaica para dar el concierto de la paz, en el cual el primer ministro Manley y un hipócrita Saega se dieron la mano en un acto de unidad para Jamaica. A fines del ’78 viajó a África por primera vez, enfocándose en Etiopía, cuna del movimiento Rastafari. Survival del ’79 sería un disco más pesimista y con mucha más carga política. Por estas fechas sufrió una caída jugando fútbol, que le causó un moretón en el pie. Después de un tiempo, como el moretón y el dolor no cedía, fue a revisarse y los médicos encontraron que era un melanoma, un cáncer ya con cierto avance. Se dice que la caída le provocó el cáncer, pero lo cierto es que simplemente fue la razón por la que se lo detectaron.

El Uprising de 1980, otra joya, sería su último disco, con clásicos como "Redemption Song" "Forever Loving Jah" y “Could You Be Loved”. Por sus creencias Rastafaris, Bob no permitió los agresivos tratamientos contra el cáncer, y en cambio optó por un tratamiento experimental basado en dietas. El tratamiento evidentemente falló. La salud de Bob se fue deteriorando, y a pesar de que los médicos le sugirieron amputarle la pierna, Bob se negó.  Aún se enfrascó en una gira Europea en 1981, y en Milán tocó para 100,000 personas, el más grande concierto registrado de los Wailers. Poco después empeoró y viajó a Alemania para otro tratamiento experimental, pero al no funcionar, voló nuevamente a Jamaica el Mayo. En pleno vuelo comenzó a colapsar y aterrizaron de emergencia en Miami para tratar de salvarle la vida. Antes de que su corazón se detuviera, le dijo a su hijo Ziggy, “Ni todo el dinero del mundo puede comprarte la vida”. Ya no lo pudieron sacar del paro. El 21 de Mayo recibió el más grande funeral que haya habido en Jamaica, dejando un legado de música, ritmo, y una manera de ver el mundo que pocas personas han podido transmitir de la misma manera, al menos no a través de la música.

El Leyend fue considerado el mejor y más representativo disco del Siglo XX. Tras mi molestia inicial porque no fuera el Abbey Road o algún recopilatorio de los Beatles, me fui dando cuenta de que por única vez, esas votaciones que generalmente dan a años luz de la realidad, habían dado en el clavo. A pesar de (o debido a) que el Legend es un recopilatorio de los mejores temas de Bob Marley y trae sin duda alguna sus mejores canciones, es un disco representativo de toda la humanidad, del Tercer Mundo, del oprimido, es a la vez un canto de esperanza, una joya que combina poesía con música, un canto de unidad a las razas y países... Debía ser un disco que representara a toda la humanidad, y sin duda, si tuviéramos que mandar al espacio una placa discográfica que hablara por todos nosotros, creo que sólo el Leyend tendría la etiqueta del disco más perfecto y representativo del mundo y el siglo XX.  

Esa combinación de ritmo, melodías y detalles con el poder lírico, es simplemente explosiva. Cuando un músico logra combinar de esta manera la forma con el fondo, simplemente alcanza la inmortalidad. Cierro con una frase de Jann Wenner, cuando Bob Marley fue incluido en el salón de la fama del Rock & Roll: “Fue un gran rockero de corazón, y un gran compositor. Trajo la fuerza lírica de Bob Dylan, el carisma de John Lennon y la esencia vocal de Smokey Robinson en una sola persona.”     

Para mi Bob Marley es tan grande, que considero que cuando murió, el 11 de Mayo de 1981, se llevó consigo la última esencia del Rock original. 

 

 

Por Corvan   

 

Members Area

Need Translation?

Recent Blog Entries

by Corvan | 18 comments
by Corvan | 2 comments

Recent Forum Posts

by Corvan 8 months ago
by Boncha 9 months ago
by marlaior 10 months ago

Lanza tus Gritos Aqui!

Newest Members

Geoglobe

VISITAS

Ayudanos a llegar a mas gente

Siguenos en FB

Paginas Amigas:

Oops! This site has expired.

If you are the site owner, please renew your premium subscription or contact support.