EL MAR NO CESA (Héroes Del Silencio, 1988)

Artista: Héroes Del Silencio (C+)
Fecha de Grabación: 1988
Fecha de Lanzamiento: Octubre de 1988, ESP
Discográfica: EMI
Productor: Gustavo Montesano y Roberto Durruti
Calificación: 8

 

 

Era: 80's Rock en Ñ Clásico

Subgénero: 80's Rock en Ñ Clásico

Mejor Canción: Héroe de Leyenda

Canciones: 1) Mar Adentro; 2) Hace Tiempo; 3) Fuente Esperanza; 4) No Más Lágrimas; 5) Olvidado; 6) La Lluvia Gris; 7) Flor Venenosa; 8) Agosto; 9) El Estanque; 10) La Visión de Vuestras Almas; 11) La Isla de las Iguanas; 12) …16; 13) Héroe de Leyenda.

 

Ah, un gran inicio por parte de Héroes! Sin duda alguna no es el mejor disco de la banda, pero es un trabajo bastante sólido, con fuerte carga de sonidos ochenteros, guitarras new waveras llenas de eco pero dotadas de potencia y maestría, y que iría forjando el camino para el par de discazos que le seguirían y que terminarían por colocar a Héroes del Silencio como una de las bandas más importantes e influyentes de Hispanoamérica.

El disco esta muy fechado en cuanto a producción. La ecualización de guitarras y batería sigue sonando ochenterísima hoy en día, pero es un trabajo notable si tomamos en cuenta la calidad de las canciones, la pulcritud y perfección de la guitarra de Valdivia, el trabajo vocal de Bunbury que aún se estaba puliendo pero era algo muy distinto a cualquier vocalista en español hasta entonces, y sobre todo, que en ésa época el rock-pop en español era bastante pobre, vacío y olvidable, y este no es el caso en absoluto.

Héroes siempre ha sido una gran mezcla de buenas armonías, algunos matices de pop, arpegios con influencia de New Wave, letras crípticas y nutridas de literatura, algunos riffs históricos y una potencia que a veces llega a acariciar el poder del metal. Esta mezcla evidentemente varía dependiendo de sus 4 discos de estudio, y aquí domina el pop así como en “El Espíritu del Vino” dominarán las guitarras potenciadas y cargadas de distorsionador con mucha más influencia del Hard Rock de los 70’s. Sin embargo es un gran comienzo y este disco fue fundamental para que la banda tomara confianza, perfeccionara su sonido a pasos gigantes y lograra posteriores discos ya con una gran madurez y un sonido muy particular y único, con influencias de otros grupos pero que hasta la fecha no ha sido igualado por ninguna otra banda.

En 1981 Enrique Ortiz de Landázuri Izarduy, mejor conocido hoy en día como Enrique Bunbury, ya estaba haciendo bandas en su escuela, la primera de ellas llamada Apocalipsis. Apenas tenía 14 años y era el guitarrista. Después estuvo en Rebel Waltz donde tocaba la batería y después entró a Proceso Entrópico, que no es una enfermedad sino el nombre da la banda con la que participó en algunos concursos alternando con Zumo de Vidrio, la banda de Juan de Valdivia. Enrique creía que su enorme talento estaba siendo tirado a la basura con Proceso Entrópico y por invitación de Juan se une a Zumo de Vidrio tocando el bajo en 1984, lo cual nos da una idea de su gran versatilidad como músico. Por esas fechas nacen algunas de las primeras composiciones, como “Héroe de Leyenda” y “La Lluvia Gris”. En el ’85, Pedro de Valdivia, hermano de Juan, decide abandonar la banda para dedicarse a sus estudios, por lo que entra Pedro Andreu en la batería. Poco después Enrique canta jugueteando “Heros” de Bowie e impresiona con su voz a los demás integrantes, por lo que corren a Javier Gallardo, hasta entonces vocalista de Zumo. Como Bunbury no se sentía cómodo cantando y tocando el bajo al mismo tiempo, éste decide dejar el instrumento para mejorar su performance vocal y reclutan a Joaquín Cardiel para encargarse de las 4 cuerdas… Y magia! Tenemos la formación de Héroes del Silencio!

El LP debut, “El Mar No Cesa” que tuvo un tremendo éxito en España, alcanzando platino y convirtiéndolos en el gran suceso del momento. Algunos idiotas incluso se atrevieron a decir que eran “Los Nuevos Hombres G”, aunque su estilo no tenía nada que ver, ya que los de Zaragoza pusieron distancia con “La Movida” superficial y frívola desde el principio, tocando temas profundos, intentando poesía críptica y haciendo arreglos mucho más complejos. Aunque le faltan años luz para ser un disco conceptual, el tema central del disco radica en su título. Casi todos los temas giran de alguna manera alrededor del mar. Enrique Bunbury diría: "En la mayoría de los textos salía el mar o el agua, pero nos dimos cuenta conforme salían las canciones. Yo me decía, que pesado te estas poniendo, pero llego un momento en que me pareció hasta bien esa obsesión con el mar, nos gusta el mar".

 

El álbum abre con “Mar Adentro”, una buena canción con un guitarreo vertiginoso, que contrasta con la cadencia de la armonía vocal y los bellos arreglos de piano que aparecen eventualmente. Se trata de una canción llena de energía que sirve muy bien para abrir el disco e introducirnos al universo de Héroes. Las letras parecen ser un resumen del disco y de lo que seguiría para la banda “Y por fin he encontrado el camino / Que ha de guiar mis pasos”, aunque el resto de la letra es más bien pesimista. El requinto del 1:37 es de buena manufactura. Valdivia no es un Hendrix, pero es bastante técnico y sabe tratar a su guitarra con soltura. Sus solos generalmente no son explosivos, y esta no es la excepción, pero son expresivos, calculados y en general encajan siempre a la perfección dentro de las rolas. La canción cierra con otro requinto que me parece que toma muchos elementos del primero pero me parece que luce más.

“Hace Tiempo” inicia con unos de esos riffs buenos de los que hablaba. La guitarra va haciendo arreglos aquí a lo largo de toda la canción, yendo detrás de la armonía vocal en parte haciendo arpegios y en parte algunas arañitas que adornan muy bien para después regresar a ese riff. No es una canción demoledora y la secuencia de tonos en general es algo repetitiva, pero creo que en general se logra un buen efecto. El requinto es muy básico, pero cargado de un efecto muy ácido que le da más fuerza a la rola hasta esa parte al 3:50 en que la canción se sostiene unos segundos sólo por la batería para arrancar de nuevo.

“Fuente Esperanza” es una canción mucho más ligera, más cercana al estilo New Wave por el punteo apagado de la guitarra y el uso de sintetizadores armando atmósferas. La canción es básicamente una balada sin mucha trascendencia y donde lo más rescatable es la intro de batería, pero tampoco es una canción mala.

“No Más Lágrimas” es un poco más movida, con una ambientación que inicia un tanto alegre y se va cargando de tonos menores y oscuros más acordes con la letra. De Valdivia no destaca mucho esta vez por dedicarse al punteo de su guitarra, salvo en el requinto. Lo más notable es el coro, que me parece que supera con mucho los versos y levanta la canción a pesar de ser breve. El puente ya hacia el final, donde Bunbury canta “No Puedo dormir con esas lágrimas” y el resto de la banda responde “Goteando encima de mi” me parece de lo más sentimentaloide y efectista, pero esa especie de diálogo está bien hecho y termina beneficiando a la canción.

“Olvidado” es otro de los puntos fuertes del álbum, la canción más rockera de esta entrega. Un gran inicio de la guitarra y con un ritmo más potente, las guitarras haciendo escalas en los coros, jugando con armónicos y haciendo efectos como de relámpago de vez en cuando. Bunbury se va notando más confiado en el aspecto vocal, llegando a un buen nivel en esta canción. El requinto, otra vez sin ser de Guitar Hero, resulta poderoso y sencillo. Ah, esas escalas que hace la guitarra en los coros, ya sé que ya las había mencionado, pero realmente es un efecto muy sencillo que suena demasiado bien aquí. Quizá ya hacia el final llega a cansar tanto “Olvidadoooooooooo” pero la verdad es que esta canción está cerca de la potencia que Héroes buscará en sus siguientes discos.

La sexta canción es “La Lluvia Gris” que me parece que peca de complaciente, desde el ritmo guitarrero y festivo, el uso de los tonos no sé. Me suena a lo que hacía Soda en su debut, pero esto es bastantes años después y este estilo debería estar superado. Ah cierto! esta es de las primeras composiciones, de las del ’84. Mhh… pero también lo es “Héroe de Leyenda” y no suena tan ridícula como esta. El “Whoooo ho HOOO HOO!” de los coros me resulta irritante cada vez que lo escucho. Lo único bueno es el efecto que se aprecia con audífonos con los platillos de la batería sonando en un oído y luego en otro. Al menos Valdivia se esfuerza un poco en el requinto, pero creo que ni eso rescata a esta canción de ser la peor del disco.

Afortunadamente viene después “Flor Venenosa” con otro gran riff y una de las letras mas oscuras, enigmáticas y mejor logradas del álbum. En el coro el buen efecto se cae un poco al inicio, pero luego se recompone con un Bunbury salvaje, rabioso… Al minuto 2 volvemos al riff inicial y de alguna manera se conecta de nuevo al coro sin pasar por los versos. Ya al 2:45 tenemos el solo de guitarra que es aún llevando el ritmo y donde la batería luce apocalíptica. Una buena canción que además se ha logrado colar entre los clásicos infaltables de la banda y donde vuelve a notarse ya cierta madurez.

“Agosto” es otra melodía muy popera. No es mala, pero no llega a estallar en ningún momento y parece repetir la fórmula de otras canciones del disco, sólo que esta vez el arpegio no funciona tan bien o es acaso que la melodía es muy débil y le falta explotar musicalmente a pesar de los esfuerzos de Enrique. Lástima porque las letras me parecen buenas, pero se pierden, y uno termina por no ponerles demasiado interés.

“El Estanque” tienen una intro espectacular, con la guitarra acústica de fondo sirviendo de base para un requinto muy emotivo y vibrante. Al 1:45 entran batería y bajo dándole fuerza ala base rítmica y fragmentos del arreglo inicial se convierten en un riff que se irá repitiendo. El aura delicada del principio continúa, pero ahora con algunas dosis de negrura y pesimismo, mientras que Bunbury luce cada segundo más desesperado y con mayor dominio de voz, cercano al estilo de cuando ya eran estrellas mundiales. Muy buena rola.

“La Visión de Vuestras Almas” es la décima rola, con un ritmo de batería muy bailable. La canción a pesar de tener muchas influencias pop logra un poco de oscuridad por el manejo de tonos. Héroes se irá oscureciendo cada vez más logrando hacer mejores canciones. Aquí logra ese efecto totalmente en sólo pocas canciones, pero este es un ejemplo de una rola que por momentos va muy bien y luego se vuelve un poco complaciente, siguiendo las tendencias de la época. Tampoco es que sea horrible, pero no la pondría precisamente como lo más representativo de Héroes. Lo más destacado es de nueva cuenta la letra, que trae bastante carga poética, aunque al final Bunbury parece estar haciendo fiesta con una canción tipo Olé Olé.

Viene luego una canción que podríamos considerar casi instrumental. “La Isla de las Iguanas” es otra de las rolas festivas que no se les da muy bien a la banda. Muchachos, ustedes no son Hombres G! No intenten hacer un “Visite Nuestro Bar”! Por momentos incluso se escuchan tintes de reggae. Por lo menos el riff de bajo al inicio me gusta bastante y la canción es un intento de multipartes. La primera es ese guitarreo hasta el segundo 40, luego viene un riff-requinto de guitarra con algunas variaciones hasta el minuto 1 donde regresan a lo del principio. Al 1:30 Enrique pierde piso, presuntamente con el tema de la canción y empieza a tararear ni más ni menos que como Ana Torroja. NOOOOOO! Enrique, NUNCA, NUNCA VUELVAS A HACER ESO!! Al 1:50 regresamos al riff de bajo y al principio de la canción que ya empieza a sonar tedioso. Otro Torrojazo (me imagino a Enrique bailando con un tul como Ana y me dan escalofríos). Al 2:50 comienza otra parte en que canta ahora sí “Mar-Iguana” en un juego de palabras muy obvio e infantil. La canción dura apenas 3:15, pero parece una eternidad. Se aprecia que traten de mezclar ritmos bailables con ondas medio experimentales, además de que tanto De Valdivia como Cardiel y Andreu se lucen con sus instrumentos, pero… Una especie de reggae-progresivo y el resultado es nefasto.

Viene luego “…16” de la que nunca he podido entender el título. Esta canción es la mejor de entre las bailables y ligeras. Tiene un buen ritmo, una gran construcción armónica, y a pesar de los arreglos ochenterísmos de la lira, logran crear en general una buena estructura musical para la excelente letra, donde Bunbury empieza en su peculiar tono medio para explotar en los coros. Los teclados ayudan con la atmósfera y le dan un aire intimista a pesar de que la batería va a todo velocidad con los contratiempos e con una tarola implacable. No es una obra de arte, pero me agrada bastante, y me parece perfecto el arreglo de la coda, que no es muy larga.

El disco cierra con una verdadera joyita. “Héroe de Leyenda” era sin duda la punta de lanza de este LP después del éxito que les produjo en el EP que abrió camino. Aquí tenemos conjugadas las dos cosas que mejor sabe hacer Juan, que es ese guitarreo desquiciado en el que parece estar haciendo requintos, así como esos riffs monumentales que sin darnos cuenta se convierten en arreglos haciendo arañas y figuras a lo largo de la rola. La canción inicia muy bien, el bajo es muy sólido y hace buenas escalas para conectar tonos. La batería inicia un poco tímida pero luego se acelera al acercarse al coro. La voz de Bunbury se nota muy inmadura aquí, afectada y sin encontrar todavía su estilo. Es el único detalle de esta canción, por lo demás es genial, y a pesar de ser posiblemente de las primeras en escribir y grabar, me parece ya de una banda grande y madura y está entre mis favoritas del grupo.

Muy buen inicio. Muy digno, fuerte por momentos y con la semilla de lo que vendría luego. Por supuesto que hay elementos pop, son los ochentas, por Dios! Pero a pesar de ser el disco más ligero y con más influencia pop por parte de estos Ibéricos (que se entiende, la “Movida Española” es esencialmente éste género, Mecano empezó peor), debemos reconocer que es material mucho mejor logrado que muchos de sus contemporáneos, a pesar de que aún están en una búsqueda de identidad a través de diferentes influencias. Incluso buscando el link me he sorprendido que este disco está sobre todo en blogs metaleros. Seguro que ya lo dije, Héroes por momentos acaricia la línea del metal, pero eso es a mi gusto en los siguientes discos. Anyway, no me sorprende tanto encontrar “El Mar No Cesa” entre los catálogos de metal. Creo que un 8 es justo en comparación de los dos monstruos que entregarían después: “Senderos de Traición” y “El Espíritu del Vino” joyas perfectas que fueron determinantes para definir el sonido de los 90’s en el mundo hispanohablante. Sin embargo, no se engañen por el 8, este es quizá uno de los 10 mejores discos del rock en Ñ durante la década de los 80’s, y sin duda, vale la pena tenerlo en la colección, además de que Bunbury se ve curísima de rubio en la portada.

 

 

Por Corvan 

 

Members Area

Need Translation?

Recent Blog Entries

by Corvan | 4 comments
by Corvan | 2 comments

Recent Forum Posts

by Corvan 3 months ago
by Boncha 5 months ago
by marlaior 5 months ago

Lanza tus Gritos Aqui!

Newest Members

Geoglobe

VISITAS

Ayudanos a llegar a mas gente

Siguenos en FB

Paginas Amigas: