EXTREMODURO

"Concreté la fecha de mi muerte con Satán.

Le engañé y ahora no hay quien me pare ya los pies"

 

                                                               

“D+”
 

Década Principal:

90', 00's

Eras Principales:

90's Rock En Ñ: La Era de Oro

00's Rock En Ñ: La Dispersión

Miembros Clave:

Roberto Iniesta, Robe: Voz, Guitarra 

Iñaki Antón: Guitarra 

Miguel Colino: Bajo 

JoséIgnacio Cantera: Batería

Canciones Clave:

Jesucristo García, So Payaso, Prometeo, Buscando Una Luna, La Hoguera, Pedrá, El Día De La Bestia, Extremaydura, De Acero, Si Te Vas..., Standby, Tu Corazón, Tango Suicida, Bribriblibli, Sucede, Decidí, Desidia, Quemando Tu Recuerdo, Puta, La Ley Innata, Golfa, Otra Inútil Canción Para La Paz, Dulce Introducción Al Caos

 

Si eres alguien que vive en España seguro que Extremoduro no necesitan mucha presentación para ti. Seguro que me hablarás de Jesucristo García y de So Payaso Y de El Día de la Bestia y demás pasiones arrabaleras. Pero si no vives en España cabe la posibilidad de que su nombre de no te diga nada y que necesitarás que alguien te guíe por este extrañísimo y siniestro paraje. Y es que paradójicamente Extremoduro obtuvieron de la marginalidad y del enfrentamiento con el sistema la clave para su éxito a nivel nacional, pero esa misma alergia a los cauces establecidos y a la promoción de sus discos -unido a su poco convencional e incomodante propuesta artística- les dificultó su difusión por mercados internacionales.  

Lo primero que hay que saber es que, básicamente y simplificando mucho, Extremoduro es Roberto Iniesta a quien todos conocemos como Robe. Él es el fundador de la banda, su vocalista, guitarrista, compositor, letrista y alma. Y durante mucho tiempo el único miembro permanente. Lo segundo que hay que saber es que su estilo es  un tanto peculiar. A la hora de describirlo lo fácil y recurrente es acudir al término "Rock Transgresivo" que ellos mismos acuñaron. Pero si hemos de utilizar un vocabulario común a todas las bandas, la cosa se complica. Habría que decir que Extremoduro toma elementos muy concretos de varios géneros. Ahí encontraremos la potencia del Hard Rock, la ira del Punk contra el sistema y contra todo lo que se mueva, la poesía honesta y mundana del Rock Urbano,... y también vemos Jazz, y Rock Sinfónico y Rock Progresivo e incluso salpicaduras del llamado Rock Andaluz...

Salvo canciones muy concretas, su música no es nada inmediata, precisa de varias escuchas para que el oído se acostumbre a la voz quebrada y al tono macarra de Robe, a su humor canalla, a su vocabulario desbordado de groserías descomunales y a sus continuas referencias a las drogas y al sexo. Referencias al sexo y a las drogas que unas veces se preocupan por disimulan con un trasfondo poético  y que otras veces (las más, sobre todo en los primeros discos) se presentan olvidadas de toda sutileza, despiadadamente explícitas y soeces.  

Robe fundó Extremoduro allá por 1987, y los comienzos fueron realmente difíciles. Sin recursos económicos ni perspectivas de futuro, para salir adelante tuvieron que tirar de ingenio y recurrir a una versión primitiva del crowdfunding, vendiendo vales canjeables por un futuro primer disco de la banda a los clientes de un bar. Las ventas de aquellos vales fueron suficientes para costearse la grabación de una maqueta que titularon Rock Transgresivo que llegó a las manos adecuadas y que les facilitó un primer contrato discográfico con un modestísimo sello llamado Avispa Music. Un contrato leonino que obligaba a la banda a correr con todos los gastos de las grabaciones y dejaba a Avispa únicamente a cargo de costear la distribución, pero las urgencias del momento obligaban a firmar cualquier cosa que surgiese. El primer disco de Extremoduro llegaría en 1989 y se llamaría Tú En Tu Casa, Nosotros En La Hoguera, con una producción muy deficiente y un sonido realmente terrible. A pesar de contar con un buen puñado de lo que hoy en día son grandes clásicos de la banda como La Hoguera, Romperás, Decidí, Extremaydura y, sobre todo, Jesucristo García, este disco no optaba más que a alcanzar cierta repercusión a nivel local. Y eso fue lo que sucedió.

Finalmente discrepancias a todos los niveles con Avispa -sobre todo económicas- llevó a Robe a romper su contrato y buscarse las habichuelas por otro lado. En seguida firmó con otro sello independiente, Área Recreativa con la que publicarían Somos Unos Animales, mejor producido que su antecesor, sin duda, pero con una tirada de apenas 10mil copias que se quedó muy corta respecto de la demanda. Lo cual cabreó, y mucho, a Robe que volvió a romper con la compañía.  

Pero Extremoduro siguió creciendo y el tercer contrato discográfico les llegó nada menos que de la mano de DRO, el sello independiente más importante del país que, además, en esa época se encontraba en pleno proceso de adquisición por parte de la todopoderosa Warner. ¡De rebote pasaban a formar parte de la nómina de una multinacional! Este momento de triunfo en lo artístico coincidió con la separación de Robe de su mujer y de sus hijos y con una época de excesos y gran descontrol al verse por fin con los bolsillos llenos. Fue el comienzo de una etapa caótica que quedo perfectamente reflejada en la oscuridad de Deltoya y en el desarraigo extremo de ¿Dónde Están Mis Amigos? Tercer y cuarto disco de la banda respectivamente. En este periodo se aprovechó los medios de los que ahora disponían para relanzar el álbum debut que les tenía tan descontentos. Se remezclaron las grabaciones de aquella primitiva maqueta que habían financiado con vales, regrabando algunas pistas y añadiendo varias canciones acústicas y, finalmente, rebautizando el plástico con el primitivo y ya definitivo Rock Transgresivo. También relanzaron Somos Unos Animales, pero aquí no hicieron falta cambios.  

Su siguiente vinilo, el difícil Pedrá, en realidad había sido grabado casi dos años antes para un proyecto paralelo de Robe pero DRO no aceptaba publicarlo si no era bajo el nombre de Extremoduro. Este disco sería una gran muestra de lo poco dispuestos que estaban a hacer concesiones a la Industria. Necesitados de pasar alguna canción por las principales radiofórmulas -paso imprescindible para entrar en las listas de ventas de un país abonado al seguidismo- publicaron un disco totalmente anticomercial, con una única canción de más de 30 minutos que es puro mestizaje. Aún así desde Warner insistieron en que la canción se pasase por Los 40 Principales. Veo que el señor Ian Anderson quiere decir algo... ¿No?... Bueno, entonces seguimos.  

Finamente las ideas y la vida de Robe se asentaron. En 1995 un tal Alex de la Iglesia triunfó en los cines con su primer largometraje: El Día de la Bestia cuya banda sonora incluía un tema homónimo de Extremoduro perteneciente a su próximo sexto LP: Agila. Agila fue el punto de inflexión. De pronto, encabezando las listas de ventas aparecía una banda que había renunciado a promocionar su obra a través de los canales acostumbrados y a la que los medios de comunicación habían ignorado. El triunfo de lo marginal. El principio del triunfo, en realidad, puesto que desde entonces cada uno de los cinco discos de Extremoduro posteriores al Agila han estado siempre arriba y ellos han pasado de banda de culto a banda de éxito que ha inspirado multitud de hijos bastardos por todo el territorio nacional.  

¿Y una vez alcanzada la cima qué cambió? Para empezar cambió el trato que recibían de los medios de comunicación. Los halagos ya no dejaron de llegar desde lugares que hasta ese momento les ignoraban y el desmedido ego de Robe nunca dejó de engordar. La banda además, ganó en estabilidad en cuanto a sus miembros, y poco a poco se acercaría a su formación definitiva (que alcanzaría en 2001 y que se mantiene hasta el día de hoy). También cambió el estilo de la banda, volviéndose más experimental y coqueteando cada vez más con el Rock Sinfónico y con el Progresivo. Su música quizás perdió frescura por el camino pero ganó en matices. Sin embargo, a pesa de la evidente e intencionada evolución, se han esforzado por mantener su imagen marginal y antisistémica lo cual tal vez suene menos convincente con los bolsillos rebosantes. Pero con actitud auténtica o impostada no cabe duda de que Extremoduro y su éxito improbable son ya un trozo de historia del Rock español. Le pese a quien le pese.

 
 
por marlaior

Members Area

Need Translation?

Recent Blog Entries

by Corvan | 15 comments
by Corvan | 2 comments

Recent Forum Posts

by Corvan 7 months ago
by Boncha 9 months ago
by marlaior 9 months ago

Lanza tus Gritos Aqui!

Newest Members

Geoglobe

VISITAS

Ayudanos a llegar a mas gente

Siguenos en FB

Paginas Amigas:

Oops! This site has expired.

If you are the site owner, please renew your premium subscription or contact support.