FOR YOUR LOVE (The Yardbirds, 1965)

Artista: The Yardbirds (C)
Fecha de Grabación: Ago ’64 – Abr ‘65
Fecha de Lanzamiento: 5 de Jul de 1965, UK
Discográfica: Epic
Productor: Giorgio Gomelski
Calificación: 8

 

 

Era: Rock & Roll II, Early Sixties (1960-1966)

Subgénero: La Invasión Inglesa

Mejor Canción: For Your Love o Heart Full of Soul

Canciones: 1) For Your Love; 2) I'm Not Talking; 3) Putty (In Your Hands); 4) I Ain't Got You; 5) Got To Hurry; 6) I Ain't Done Wrong; 7) I Wish You Would; 8) A Certain Girl; 9) Sweet Music; 10) Good Morning Little Schoolgirl; 11) My Girl Sloopy;

[BONUS TRACKS]: 12) Baby What's Wrong; 13) Boom Boom; 14) Honey In Your Hips; 15) Talkin' 'bout You; 16) I Wish You Would (long version); 17) A Certain Girl (alternate take); 18) Got To Hurry (take 4); 19) Sweet Music (take 4); 20) Heart Full Of Soul; 21) Steeled Blues; 22) Paff Bumm (German issue); 23) Questa Volta; 24) Paff Bumm (Italian issue).

 

Los Yardbirds tienen una discografía absolutamente caótica. En realidad, lo que se dice disco, disco, así de estudio, de meterse a la cabina a grabar con la idea de un LP y todo, solo tienen un par de álbums: Roger The Engineer y el Little Games. El debut es un disco en vivo: Five Live; luego vienen dos compilaciones de sencillos (entre ellos, éste) después los mencionados Roger, y Little Games, con la banda ya desmoronándose, y finalmente un bastardo en vivo: Live Yardbirds Featuring Jimmy Page, que lanzó la disquera sin el consentimiento de la banda a manera de venganza porque Led Zeppelin iba a arrancar con otra distribuidora. Todo esto es porque el grupo tenía muy poca visión comercial/empresarial. No había nadie que se tomara este control y tenían una absoluta dependencia en el aspecto musical de sus distintos guitarristas, pero no había un líder per se que se encargara de evitar las manipulaciones y saqueos que les hacían las disqueras coludidas con Gomelski, hasta que en 1966 Peter Grant se volvió su manager, coincidiendo con los 2 discos de estudio y su mejor época. Pero eran tan inocentes, que Peter Grant y el recién llegado Jimmy Page se quedaron con los derechos del nombre apenas a unos meses de haber llegado.

Ya me desvié hacia adelante! A lo que iba es que este disco no es “oficialmente” un álbum de estudio, sino un recopilatorio de sencillos editados en USA. Como la banda estaba preparando en ese entonces su primer viaje a USA, Giorgio Gomelski, su manager y productor, decidió aprovechar, juntar material y sacar una minita de oro. En realidad no es terrible en absoluto. El disco carece de unidad, por supuesto, pero recopila grandes canciones de la banda, y aquí tenemos ni más ni menos que la transición de Eric Clapton a Jeff Beck, a quien ya se le escucha en "I'm Not Talking", "I Ain't Done Wrong", y "My Girl Sloopy".

De hecho a Clapton no se le menciona en los créditos interiores del álbum, ni sale en la foto de la portada, ya que terminaron más bien mal en Marzo del ‘65, y esto ocasionó que mucho tiempo hubiera confusión sobre quién tocaba la guitarra en las canciones; aunque escuchando bien, se nota claramente la diferencia entre el blues de Clapton y el más experimental de Beck.

Así pues, de los 11 tracks originales del álbum, tenemos 3 que fueron sencillos de la era Clapton, otras 3 canciones que conformaban el primer EP con Beck, algunas canciones que no habían lanzado en absoluto. El relanzamiento tiene un montón de bonus tracks que habían estado escondidos, un par que por alguna extraña razón, sólo se habían lanzado en Alemania e Italia, junto con algunos demos, que terminan duplicando el tiempo del álbum, que aún así no es muy largo. Con Clapton, curiosamente, las canciones son cortas y los pocos solos que hay son breves. Aún no le daba por alardear, por lo que las canciones no pasan generalmente de los 3 minutos y el disco se va como agua. Como sea, este álbum es muy divertido y es una excelente muestra del sonido de la primer época de los Yardbirds.

Es difícil definir a los Yardbirds. Ellos mismos nunca se tomaron demasiado en serio y al final parece que incluso se avergonzaban de “ser” Yardbirds, excepto Jimmy Page, claro. Lo curioso es que era de las bandas que parecían tomarse más en serio su manera de tocar música. Quizá no fueran virtuosos (salvo la triada de guitarros), pero en general lucen muy sobrios tocando. Se les nota la energía, pero en ningún momento se vuelven un desborde de salvajismo como los Rolling Stones, o los Animals, o The Who. Parecen enfocarse más en tocar bien, y el mismo Keith Relf, luce a veces demasiado tímido para ser vocalista. No desafina una nota, pero no se le nota el carisma que sí desbordan Mick Jagger o Eric Burdon. Aún así no se les puede reprochar nada en absoluto, tocan casi por nota, y las tres guitarras líderes que tuvieron son sorprendentes en cada etapa. Quizá tuvieron al mejor guitarrista del mundo en su momento: Eric del ’62 al ’65; Jeff del ’65 al ’66, y Jimmy en el ’66 al ’67. Bueno, en esa época estaban Hendrix y Clapton en su mejor momento, pero me siguen, no?

 

El disco abre con “For Your Love” quizá la canción más emblemática de los Yardbirds, la más famosa, pero también la que orilló a Eric a renunciar al grupo por estarse volcando a un sonido más comercial y popero que el R&B puro que él prefería. Tampoco es que podamos rasgarnos las vestiduras por la salida de Eric de los Yardbirds: gracias a ello, pudimos escuchar a un hasta entonces desconocido Jeff Beck. Y por otro lado, Eric Clapton se iría con los Bluesbreakers y en poco más de un año estaría deleitando al universo entero con su verdadera capacidad en Cream. "For Your Love" fue escrita por Graham Gouldman, quien después formaría parte de 10cc en los 70’s. El tipo tenía un grupo de poca monta y escribió la canción basándose en el sonido Beatle. Su manager quedó tan impresionado que, de hecho, sugirió ofrecer la rola a los Beatles, así que fueron a una de sus presentaciones. La banda abridora eran los Yardbirds. Los Beatles para 1965 estaban grabando mayormente material propio, así que los mandaron a volar (incluso se dice que ni siquiera los recibieron) por lo que presentaron la rola a los Yardbirds, que quedaron impresionados. Evidentemente, el resto es historia. La canción es muy buena, es muy pop y las letras son absolutamente banales, pero es encantadora y pegajosa. De ese “pop inteligente” que estuvo lleno la mitad de los 60’s. Y por más que Clapton se esforzó en boicotearla, sus rasgueos tremolados con efecto de clavicordio le dan el toque exacto a la canción. La melodía vocal es quizá la mejor que cantará jamás Relf, y las armonías que entretejen en los coros, son quizá las más complejas que logre la banda jamás. Un clásico de la primera mitad de los 60’s y la canción que sacaría a los Yardbirds de tocar en tugurios de mala muerte.

Después está “I'm Not Talking”, que fue de las primeras con Jeff Beck en la guitarra líder. La canción es un original de Mose Allison, y ya rockea con bastante potencia para 1965, siguiendo un poco la potencia y el fuzz que imprimió su amiguísimo Jimmy Page a “You Really Got Me”, pero jugando con los feedbacks de la guitarra al estilo de Pete Townshend (como nota, Clapton le ofreció su puesto a Page, pero éste desistió porque le iba muy bien como $e$ioni$ta y les recomendó a su amigo Jeff Beck, desconocido por todos, para ocupar el puesto). Los requintos son de primer nivel para la época, salvajes, con harta distorsión, con una técnica depurada, y es perfecto como van a toda velocidad y de repente se paran todos para que Beck estire las cuerdas en un delicioso efecto. No está al tope de su capacidad, pero se le nota un estilo más experimental y salvaje, aunque aún en base blues. Lástima que Clapton tuviera más bien poca oportunidad de lucir en solos como éste.

Luego viene “Putty (In Your Hands)”, una divertida y casi inofensiva canción. Digo “casi” por ese intoxicante riff que hace Eric, y el soberbio bajeo de Paul Samwell-Smith en los puentes. Salvo eso, la canción es simple y pura diversión. Los chicos cumplen su papel, pero le falta esa aura amenazante que pudo haber tenido por ejemplo con los Animals. Aunque por supuesto, Burdon nunca habría dicho que es como plastilina en las manos de una chica.

"I Ain't Got You" es un R&B simple, compacto y muy bien ejecutado. Aquí se escuchan atisbos de solos de Eric al minuto 1, pero termina destacando más la armónica de Keith. Pero la canción muestra un buen trabajo grupal, con la voz sosteniendo por momentos la rola y luego esos remates pegajosos de todo el grupo.

Después está “Got To Hurry”, un instrumental que escribió el manager, Giorgio Gomelsky, bajo el pseudónimo de Rasputín. La cuestión es que Gomelski difícilmente sabía tocar la puerta, menos la guitarra, por lo que es difícil creer que él creó este riff, por más simple que sea. Así que posiblemente este instrumental sea ni más ni menos que la primer canción escrita por Eric Clapton sin ayuda alguna. Sin embargo, los solos son un poco flojos a comparación de “A Certain Girl”, y parece que Eric se queda a medio camino en su potencial. Aún así, siempre vale la pena escuchar los solos de Slowhand.

Enseguida está “I Ain't Done Wrong”, que escribió el mismo Keith Relf. La canción es muy básica, y definitivamente es Keith quien arma toda la rola con la marcada melodía vocal y los atisbos de armónica. Después de Keith, hay que seguir a Jim McCarty, que hace una gran labor en la batería para darle vida a esta canción, que, por lo demás, no tiene mucho. Tenemos a Jeff en la guitarra, pero no parece sentirse cómodo ni explota su potencial.

“I Wish You Would” de Billy Boy Arnold es otro R&B fiero y compacto, donde los Yardbirds se dan el lujo nuevamente de “esconder” la capacidad de su genial guitarrista. Lo bueno es que esta vez la armónica se lleva la canción y da cátedra de ejecución. A mi me parece demasiado buena como para ser el mismo Keith Relf, pero no viene nadie más en los créditos de este instrumento. En fin, la canción vale la pena por escuchar la armónica zumbando deliciosamente desde el primer instante, dialogando (y opacando ) a la guitarra de Manoslentas. Eso y la especie de “orgasmo musical” del 1:20 hace que la canción sea de las mejores.

En “A Certain Girl” Eric se acuerda de que es un mago de la guitarra. La canción es pegajosísima, quizá la otra cara del pop “inteligente” que representa “For Your Love”, pero es imposible sacarse la melodía y el riff y el ritmo y la manera en que el resto de la banda le contesta “I can’t tell ya…” y luego ese como “uhhhh…” de decepción. Diversión pura. Pero para darle vitaminas y hierro a este alimento sonoro hay que escuchar el solo de Clapton al minuto 1. Aquí es cuando nos damos cuenta que se trata de un Guitar Hero en ciernes, al que le llamarán “God” en unos cuantos meses. Salvaje, preciso, rápido, cargado de un fuzz incisivo y casi demasiado brutal para el 1964 en que fue grabado, éste es el Clapton que nos gustaría oír más seguido!

Después viene “Sweet Music”, una balada pop del estilo de “For Your Love”, pero más cursi y menos inteligente. Son los Yardbirds intentando sacudirse un poco su base de fans intelectuales y con harta sapiencia de blues, pero con pocos centavos en el pantalón, y en cambio conquistar a adolescentes gritonas, encopetadas y con papis ricos. Podría jurar que esta canción, más que “For Your Love” fue la que sacó a Eric del grupo. Aquí no sólo desperdician el talento de su guitarro, sino el de toda la banda. Siendo los Yardbirds uno de los grupos más inteligentes y fieles al R&B, esto se queda muy, pero muy lejos de su nivel y esencia. Tache!

“Good Morning Little Schoolgirl” es un rockanrolito también más comercial y en el mismo sentido light. Lo que lo salva es que es bastante más divertido, tiene una armónica entretenida, una buena armonía vocal y otro buen solo de Clapton al 1:20, que arranca sosteniendo un tono durante varios segundos de manera excepcional. Es curioso como se las arregla para destacar en las canciones menos esperadas, y en las que debiera brillar, el resto del grupo lo esconde. En fin, por eso los Yardbirds son un grupo de C que nunca alcanzó a explotar todo su potencial y Cream uno de B que revolucionó para siempre la manera de crear Rock.

El disco termina con “Girl Sloopy” que es la versión original de “Es Lupe”, canción harta conocida en México por la versión de los Teen Tops. La canción es divertida, y la guitarra de Beck, nuevamente es desaprovechada en pos de una rola comercial y mas del estilo de los Isley Brothers. Pero hay toneladas de diversión, suben la intensidad, luego bajan la rola casi al silencio, hacen terceras voces, luego esa escalada tipo “Twist & Shout” y todo es realmente diversión inofensiva. Demasiado inofensiva. Y voy de nuevo al desperdicio del talento de los YB con rolas como esta cuando eran capaces de hacer un R&B perfecto. Al menos la banda se nota un poco más salvaje y en ambiente fiestero, pero es una prueba de que ni ellos se tomaban demasiado en serio. Tristemente.

 

Luego están los Bonus Tracks de la reedición en CD, que afortunadamente dan más tiempo. Hay cosas muy buenas y cosas nefastas, así que no se puede decir que afecten a la calificación del disco…

“Baby What’s Wrong” es una vieja grabación que data del ’63, en la que aparece el primerísimo guitarrista del grupo, Andrew Topham, tocando la guitarra líder. No es particularmente impresionante.

“Boom Boom” está muy bien ejecutada y todo, es casi de los puntos fuertes, pero no tiene nada que ver con la oscuridad amenazante que le dieron los Stones o los Animals. Ni siquiera la que le da el mismo John Lee Hooker. Otra prueba de que el grupo siempre tocaba al borde, pero le faltaba ese filo para convertirse en una banda excepcional y de primer nivel.

“Honey In Your Hips” es otra original de Relf, quizá lo mejor que escribió en su vida (al menos tiene melodía) con un mejor trabajo de Clapton en los solos y los remates, y con una escala maravillosa y jazzerona de Samwell-Smith. Es de los grandes aciertos de los Bonus.

“Talkin' 'bout You” es un buen rockanrolito, con un buen solo y un ambientazo, pero insustancial por lo demás.

Después vienen versiones alternativas de “I Wish You Would” en una versión más larga y donde improvisan más y de mejor manera, oyéndose a la banda más suelta, “A Certain Girl”, “Got To Hurry” (con un amplificador mucho más distorsionado) y “Sweet Music” que no aporta (o mejora) mucho al original.

“Heart Full of Soul” merece mención aparte. Ésta es la versión en demo en la que Beck toca un sitar en vez de guitarra, pero a mi me parece más auténtico que la versión de guitarra que salió en sencillo un poco después, a pesar de que el sonido era muy similar. La canción está escrita que el mismo tipo de “For Your Love” y es igualmente rítmica, pero inteligente y refinada. La canción tuvo éxito en su versión de single con guitarra, pero me sigue pareciendo que fue de las canciones subestimadas de los 60’s. Como curiosidad, ésta fue la “revancha sin querer” de Clapton, ya que Eric no fue tomado en cuenta en los créditos ni en la portada del LP, pero en este sencillo él aparece por error de la disquera como guitarrista y en la portada, aunque fue Beck quien la interpretó.

“Steeled Blues” es una canción instrumental de Beck, en donde escuchamos su depurada técnica con el slide, aunque es un blues genérico. Keith hace también algunos buenos arreglos de armónica.

“Paff Bumm” es absolutamente abominable. Fue un sencillo solamente lanzado en Alemania del mismo tipo que “Sweet Music”, con base en un piano repetitivo y olvidable. Los Yardbirds no combinan con azúcar.

“Questa Volta” es todavía peor. Si Keith apenas puede con el inglés, escucharlo en italiano es una tortura. Y de nuevo: Lo de los Yardbirds no son los teclados, son una institución en la guitarra… porque se afanan en boicotearse a si mismos??? Horrible. HORRIBLE!! Esta versión es ya en 1966 para el festival de San Remo, por lo que Eric debió haberse carcajeado hasta el cansancio ya con los nombres de Jack y Ginger en la mente cuando escuchó esta versión.

Finalmente, no contentos con “Paff Bumm” en alemán, la lanzaron también para el mercado italiano… ni siquiera me voy a molestar.

 

Ahrg! Es una tristeza que los mismos Yardbirds hayan desaprovechado su talento así. Por eso sus enormes guitarristas salían corriendo. Aún así, el disco vale la pena por escuchar la transición de la era Clapton a la era Beck y por los breves pero grandes momentos de guitarra del disco. En serio. Hay fragmentos que no parecen que sean de 1965, adelantados a su tiempo y ya dando atisbos de los gigantes que se convertirían este par unos 2 o 3 años después. En fin, es un disco que da cuenta de la evolución de la banda y de sus guitarros Por su puesto que todo el trabajo se verá reflejado en el siguiente álbum, mucho más maduro y con un Jeff Beck convertido en una máquina, pero ésta vale la pena para todos los fans de Eric, de Beck o simplemente de la buena guitarra, para saber de donde salieron estos tipos.

 

 

Por Corvan 

 

Members Area

Need Translation?

Recent Blog Entries

by Corvan | 29 comments
by Corvan | 2 comments

Recent Forum Posts

by Corvan 9 months ago
by Boncha 11 months ago
by marlaior 11 months ago

Lanza tus Gritos Aqui!

Newest Members

Geoglobe

VISITAS

Ayudanos a llegar a mas gente

Siguenos en FB

Paginas Amigas:

Oops! This site has expired.

If you are the site owner, please renew your premium subscription or contact support.