HAVING A RAVE UP (The Yardbirds, 1965)

Artista: The Yardbirds (C)

Fecha de Grabación: Mar ’64 - Sep ‘65

Fecha de Lanzamiento: 20 de Noviembre de 1965, USA

Discográfica: Epic

Productor: Giorgio Gomelsky

Calificación: 9 (MUST HAVE)

                 

 

Era: Rock & Roll II, Early Sixties (1960-1966)

Subgénero: La Invasión Inglesa

Mejor Canción: Heart Full Of Soul o Mr You're A Better Man Than I  o Still I’m Sad

Canciones: 1) Mr You're A Better Man Than I; 2) Evil Hearted You; 3) I'm A Man; 4) Still I'm Sad; 5) Heart Full Of Soul; 6) Train Kept A-Rollin'; 7) Smokestack Lightning; 8) Respectable; 9) I'm A Man; 10) Here 'Tis;
BONUS TRACKS: 11) Shapes Of Things; 12) New York City Blues; 13) Jeff's Blues; 14) Someone To Love (part 1); 15) Someone To Love (part 2); 16) Like Jimmy Reed Again; 17) Chris Number; 18) What Do You Want; 19) Here 'Tis; 20) Here 'Tis (version for RSG); 21) Stroll On.


Uff! Este es un discazo, y contiende con el Rubber Soul a uno de los mejores del ’65. El problema es que no es un disco en forma. Para esas fechas los Yardbirds aún o habían tomado la seguridad necesaria para un LP en forma. El disco debut en vivo, Five Live, los había puesto como una de las bandas líderes de R&B en el Reino Unido. El For Your Love, que era más bien un compilatorio de sencillos lanzado a mediados del ’65, les comenzó a dar presencia en USA. Y la filial estadounidense comenzó a presionarlos a finales de año para que lanzaran por fin un disco, pero los Yardbirds siempre fueron una banda conflictiva, que nunca se tomaron demasiado en serio su propio rol en el Rock, y además con una rotación de guitarras que, aunque les permitió ser un semillero impresionante de virtuosos, también los limitaba en cuanto a estabilidad y un estilo definido.

Para estas fechas, Clapton ya había salido de la banda por conflictos con el resto y porque deseaba seguir más allegado al blues, mientras los demás buscaban más experimentación hacia el Pop y otros géneros. Ya desde el For Your Love, su amigo Jeff Beck lo había sustituido como guitarra líder, y mientras Clapton regresaba al blues con John Mayall, con esta entrega estaba claro que Jeff Beck competía únicamente con Pete Townshed en cuanto a creatividad, experimentación y potencia. Y Pete francamente aún no maduraba del todo, le faltaba aún para explotar como guitarrista, de modo que debo coincidir con Starostin en que Beck era el tipo más potente y el que llevaba la pauta hasta que Clapton explotó con Cream y Hendrix con su Experience.

El detalle, como digo, es que este es un compilatorio porque la subsidiaria americana se desesperó y quería tener un disco de los Yardbirds antes de Navidad. De modo que tomó en la primer cara los sencillos que habían lanzado ese 1965 en Inglaterra, y los cuales forman uno de los Lados A más perfectos, experimentales y oscuros de la primera mitad de los 60’s. Si hubieran agregado más material por el estilo, o sólo el par de temas en rojo de los bonus, podríamos darle la calificación perfecta. Estos seis tracks representan un sonido revolucionario y de avanzada para ser 1965. No está totalmente alejado del blues, pero meten una cantidad de matices y texturas sorprendentes para la fecha, y ciertamente huelen ya a prepsicodelia. Guitarras agudas, sitares, atmósferas orientales, cantos gregorianos, efectos de tren con armónica… en fin, La banda luce más compenetrada que nunca, y todos en un nivel de madurez tremendo gracias a que era una de las bandas que más presentaciones en vivo hacía. Keith Relf nunca sonó mejor, y a pesar de que no tiene una voz divina, esta vez todo lo hace perfecto, suena potente, inspirado, furioso a veces, sombrío en otras, y sabe imprimirle a cada rola la personalidad necesaria para llevarla a la estratósfera. La batería luce también impresionante, con Jim McCarty desbaratándose y tratando de ser innovador para la época. No es Keith Moon, pero hay que seguirlo y notar la manera en que impulsa cada canción con las baquetas, redobles y fills. Paul Samwell-Smith también suena gigantesco al bajo por momentos, escuchen la sección media de “Evil Hearted You” en la que prácticamente está haciendo un solo complejísimo mientras lleva el ritmo junto a la batería. Chris Dreja no deja de ser un gran aporte, no sólo en la guitarra, sino llevando buena parte del peso compositivo. Y Beck… bueno, lo que hace aquí es fuera de este mundo. Insisto, para ser 1965 exprime cada posible nota de su guitarra y lo hace como un verdadero mago y virtuoso. Requintos explosivos y riffs de primer nivel, y quizá su mejor momento creativo. Después vendrá el Truth y el Beck-Ola, pero aquí y Roger The Engineer son sus verdaderas contribuciones a la revolución de la guitarra, y constituyen el eslabón perdido entre los requintos simples y cortos de inicios de los 60’s, y las explosiones psicodélicas que vendrían de los grandes virtuosos a partir de la segunda mitad de la década. Es imposible imaginar a Hendrix haciendo el Are You Experienced sin este disco como referencia. Ni a Clapton alejándose por primera vez del Blues puro y comenzando la experimentación que lo llevaría a donde está si este disco no hubiese constituido una cima a alcanzar.

El detalle es que es sólo una cara. Y son sencillos lanzados previamente, lo cual ya me he hartado de decir, lo considero algo tramposo. Aunque en defensa de la banda, ellos no estaban muy de acuerdo con esta recopilación. Además la cara B son canciones más viejas, en su mayoría tomadas del Five Live que no fue editado en USA o que en su momento tuvo prácticamente nulo impacto. Aquí aparece Eric Clapton  con “Smokestack Lightnin”, “Here 'Tis”, “Respectable” y una versión en vivo de “I’m A Man” que luce interesante para comparar con la de estudio del lado A, a cargo de Beck. A pesar del virtuosismo de Eric, estas tomas ya tienen algún tiempo, ya las conocemos del Five Live y Eric luce en franca desventaja.

La reedición en CD agrega 10 bonus tracks, muchos son instrumentales, bluesesitos y rockanrolitos inacabados que pudieran prometer, pero no parecen terminados. Sin embargo están “Shapes of Things”, que fue otro de sus sencillos más representativos, “Someone To Love (part 1)” que es un jam de impresionantísimo nivel instrumental, y finalmente “Stroll On”, que fue una grabación alternativa de “Train Kept A-Rollin'” de finales del ’66, cuando Beck estaba por salir del grupo y ya estaba Jimmy Page en segunda guitarra listo para el relevo. Por lo que es de esas extrañas tomas en que los podemos escuchar tocando juntos en los YB, dándole una tremendísima potencia al a canción, a un nivel Proto Led.

El Having a Rave Up es pues algo tramposo y es por eso que no puedo considerarlo por encima del Rubber Soul, pero no tiene desperdicio, y casi alcanza la perfección. En la edición original tenemos 6 rolas monumentales y pateatraseros, en los bonus tenemos buenos jams y quizá la primer muestra de protometal de la historia, y esta inclusión permite tener en un solo disco a los 3 guitarros virtuosos de la banda, mostrando cada cual su estilo: La pulcritud de Clapton, la experimentación de Beck, y la explosividad de Page.

El disco arranca con “Mr. Yu’re a Better Man Than I”, un rocker oscuro y denso, con sorprendentes crescendos y un manejo de tensión increíble. Arranca lento, llevado por el cadente bajeo de Paul Samwell-Smith, que no es demasiado complejo, pero es creativo y con destiempos y se echa encima la canción. Las guitarras van dejando caer lentas notas y la batería marca un tiempo siniestro. Keith canta en un tono lento y casi confidencial, con un exelente melodía. Jamás sonó tan bien vocalmente, destilando un aire indignado acorde a la letra, sonando emotivo, y sobre todo, sincero. Van creando tensión lentamente hasta que entramos al precoro donde comienzan a acelerar “Can you see a bad man…” hasta que explotan magistralmente en el estribillo, combinando un clímax instrumental con una perfecta armonía de varias voces repitiendo el título de manera intoxicante, acusadora, y pegajosísima. Al 1:30 tenemos el requinto, en el que inician lentos, con las sección rítmica acelerándose poco a poco, en un manejo brutal de tensión mientras las exquisitas notas se van haciendo más agudas, para luego bajar de intensidad todos a la vez. Noten por favor la perfección del arreglo. Es oscuro, con cierto delay y feedback que le dan ya un efecto psicodélico, con un Beck inspiradísimo tomándose su tiempo entre nota y nota para hacer un enorme solo. En serio, hoy puede no sorprender a muchos, pero era 1965! La guitarra nunca había sonado así, y si este no es un presagio de los sonidos de Hendrix entonces debo dejar de escribir reseñas. La letra es punto y aparte. Es una muestra de que la influencia de Dylan se estaba filtrando en todas las bandas de Rock, o al menos las que llegaron a la grandeza. A principios de año todoas las bandas estaban aún cantando de chicas y coches. Esta es una canción contra el racismo y prejuicios contra las minorías!!! Nop sólo eso, sinoq ue está endiabladamente bien escrita: “Can you judge a man by the man, by the way wears his hear? Can yuo read his man by the clothes that he wears?” y el irónico estribillo, acusatorio, incisivo como cuchillo. Al final otro verso para irse de espaldas: “Say the color of his skin, is the color of his soul”?!!! Uffff!!!!!!! Junto con “Satisfaction”, debe ser de las rolas con más carga social de ese año, fuera del Folk. Enorme, tremenda canción por donde se le vea.

Luego está “Evil Hearted You”, que inicia con unos guitarrazos frenéticos y llenos de delay para una intro de unos diez segundos, tras lo cual la canción agarra ritmo. Pero mantiene el tono oscuro, amenazante, sin perder melodicidad. No sé si los Animals habían logrado estas combinaciones a estas alturas, se me ocurren apenas algunas rolas de los Stones. La canción es magnífica, nuevamente con el bajo llevando la batuta. Dreja hace coros fantasmagóricos al fondo y el resto se va agregando en una especie de aullido que vea creando tensión hasta que llegan a un silencio y explotan con el estribillo. En esta parte se aceleran muchísimo, Macarty hace un frénetico ritmo jazzy, Beck unas estupendas arañitas y Samwell-Smith un bajeo a toda velocidad que parece más bien un solo muy meticuloso y a toda velocidad que no le pide nada a los complejos bajeos de Entwhistle por esas fechas. Al 1:30 viene el solo de Beck, lento y cadente, con cierta influencia surf y western que resulta exquisita, y a la vez distinto a cualquier requinto hasta entonces. Toda la canción tiene un aire magnifiscente, oscuro, maligno, que le hace honor a su título.

Continuamos con “I'm A Man”, con más influencia del R&B inicial de los Yardbirds. De hecho, la habían grabado ya con Clapton en el Five Live, la cual incluso aparece en el Lado B. Pero esta versión de estudio es mucho más profesional, y es cuando uno se da cuenta de que Gomelsky también ha mejorado como productor. Aquí mantienen ese rimo machacón y la armónica sigue siendo la figura clave, pero los sonidos están mucho más definidos, la banda luce más segura y compenetrada, sobre todo al momento d elas explosiones (sigan la sección rítmica)… y hay de hecho solos de guitarra. Mientras que en el Five Live Clapton casi luce desapercibido, aquí Beck se discute con un tremendo requinto al 1:30 en la que hace un duelazo de armónica en la que se enlazan por instantes, y en otros cada cual va por su lado emulando los sonidos de la locomotora mientras la banda acelera y acelera imitando al tren tomando una rapidez asombrosa, hasta el fastuoso, y a mi gusto, precipitado cierre de la rola al 2:30. Beck usa aquí una técnica de Scratch-Picking para hacer un efecto percusivo con su guitarra. Nos pudieron dar al menos otros 30 segundos de este clímax! Cierto el primer minuto y medio cambia apenas sin contar la producción, pero el último es absolutamente celestial y eleva enormidades el nivel de la canción.

Después llega “Still I’m Sad”, otra de las grandes joyas del disco. En qué punto de 1965 se le ocurre a una banda de R&B hacer una canción con tintes orientales, tremendamente oscura, y con unos coros solemnes y aplastantes que parecen gregorianos? Really? Es una verdadera pena que los Yardbirds no mantuvieran demasiado tiempo este nivel y que a menos de un año del lanzamiento de este disco estuvieran ya colapsando. La verdad es que esta canción bien pudo ser del ’67, está absolutamente adelantada a su tiempo. Una melodía hipnótica, con cambios melódicos soberbios,  un guitarreo gentil, el triángulo tintineando eventualmente, Beck espejeando con guitarra la línea melódica, todo funciona! Pero los coros, los coros majestuosos como mantras son los que hacen esta canción absolutamente negra y sobrecogedora, y me parece un preludio a la atmósfera que poco tiempo después intentarían los Stones con “Paint It Black”. La letra es tremenda, tan oscura como la instrumentación. Lo curioso es que tiene una impresionante carga de palabras que pocos meses después se usarían en la imaginería hippie: Stars, Kiss, Tears, Wind, Summer Blow, Flowers, Rain… Es una canción en la que se adelanta año y medio al Verano del Amor para usar metáforas absolutamente negras. Tremenda e hipnótica.

Sigue “Heart Full of Soul”, quizá la canción más conocida de los Yardbirds junto con “For Your Love”. Beck carga su guitarra con todo el fuzz posible para el riff principal, incisivo y potente. Tras él Relf inicia los versos con una gran melodía en los tonos bajos que tan bien domina. Las guitarras rítmicas dan una sensación espídica y los coros de los demás hacen que se alarguen las últimas sílabas de forma magistral.  Al minuto viene el solo, con ligera distorsión y siguiendo la melodía vocal, para después ligarse al estribillo. Es en realidad muy simple, pero muy dinámica, y nuevamente las melodías, los coros y arreglos de las guitarras, dan una sensación de que está uno o dos años adelantada. La letra es también de desencanto por un abandono, con la voz por momentos casi desesperada. Relf no es muy expresivo, ni alcanza tonos muy altos, pero hasta aquí las rolas le sientan de maravilla. Esta es otra de las canciones escritas por Graham Gouldman, a quien no le fue muy bien en los 60’s, pero en los 70’s triunfaría como miembro de 10cc (“Evil Hearted You” también es de su autoría, se me pasó decirlo). Ya había una grabación previa de esta rola con Beck tocando la parte de guitarra en sitar. Luce más estroboscópica y en lo personal me gusta más, pero al final fue descartada, y apareció en los Bonus Tracks del For Your Love en su reedición de CD, aunque hubiera quedado mejor aquí para compararla. Si hacemos cálculos, el sencillo salió en Julio del ’65 y la versión de Sitar debe ser por esa época. El Rubber Soul fue lanzado en Diciembre, con la que Harrison se llevó el crédito de la primer canción de Rock con Sitar en “Norwegian Wood”. Sólo especulo. En fin, muy rítmica, pegajosa, bien construida y un clasicazo atemporal.

El espectacular lado A cierra con “Train Kept A-Rollin'”, otra de las rolas que se hicieron inmortales con los Yardbirds. Es un blues escrito en 1951 por Tiny Bradshaw y Howard Kay. Los Yardbirds le dan un trato brutal, haciendo un R&B salvaje y colosal, lleno de un poder inusitado para la época y sólo comparable con el que tenía The Who. Lo increíble de la canción es cómo se las ingenia Beck para hacer chillar su guitarra como locomotora. La sección rítmica además luce impresionante, haciendo Samwell-Smith una línea de bajo simple pero pegajosísima. Además hacen oberdubs para agregar más voces de Keith y por momentos suenan como 5 o 6 Relfs al mismo tiempo. En este disco hay muchos, pero muchos trucos que los Doors usarán y perfeccionarán, jeje. En los fragmentos instrumentales suenan magníficos, empalmando guitarra y armónica para emular el silbido del tren, mientras Jim Macarty redobla como ferrocarril y crea tensión para generar las explosiones y el regreso al ritmo. El requinto al minuto 2 es incendiario, bluesero, rápido, preciso… perfecto. Los Yardbirds suenan aquí como una potentísima máquina bien engrasada y arrasando todo a su paso. La versión de Aerosmith del ’74 intenta ser más apegada a la original, pero a comparación de ésta, parecen niños de kínder. En verdad que había pocas cosas tan potentes en 1965. Lo sobresaliente es que no deja de tener un fuerte espíritu de Rythm & Blues.


La segunda cara del disco original son rolas tomadas del Five Live y aparece Clapton en la guitarra líder. No me las voy a saltar, pero básicamente transcribo lo que ya había escrito de ellas. Inicia con “Smokestack Lighting” de Howlin’ Wolf, donde Clapton ya hace algunos arreglillos que dan más brillo a la canción y la banda suena de nuevo arrasadora, lenta, cadente, sin ese filo de los Stones cuando hace este tipo de rolas, es decir, no suenan amenazantes, pero la combinación suena potente por todos lados. Y ese duelo de armónica y guitarra en el solo de la sección media es delicioso. El jam se alarga hasta casi 5 minutos y medio, que es una verdadera eternidad para la época, pero no se siente una banda repetitiva ganando tiempo, sino que exprime bien  cada segundo de la canción. Para los que no conocían los primeros años d elos YB, debió ser una grata sorpresa.

Enseguida viene “Respectable” de los Isley Brothers, en la que Clapton le da un punch tremendo al ambiente festivo de la canción. Como muchas de los Isley, la canción es un carnaval que te pone de buen humor y te pone a tararear y mover un pie aunque en tu vida la hayas escuchado. Al 1:35 Eric se lanza un solo furioso y velocísimo. Su cualidad desde ya es nunca copiar los solos de las canciones originales, sino agregarle su propio estilo y creatividad, y aquí lo hace con una velocidad que contradice su mote. A mitad de la canción Relf comienza a cantar “Hompty Dumpty Sat on A Wall” de una manera muy inocente y divertida, aumentando el tono irreverente y desenfadado, para después meternos de lleno a una rabiosa coda que va a la velocidad de la luz.

Después está “I’m A Man”, que nos permite comparar esta versión de Clapton con la de Beck en la cara A. Me parece que la banda se pierde en este jam destinado al lucimiento de Keith. Y se luce, pero sonaría mejor si alternara otra vez con Clapton, No me molestaría en absoluto que repitieran esa alternancia de solos en todas las canciones, al contrario. Pero aquí, a pesar de la intensidad que alcanzan por momentos, no es más que un jam para vestir la armónica. Ah! Y el bajo! Aquí otra vez hay que seguir el tremendo bajeo! Clapton sale muy mal parado respecto a lo que hace Beck en la versión de estudio, y me pregunto si no la agregaron específicamente con ese fin. Aún así, no hay que olvidar que fue grabada a inicios del ’64.

El Having A Rave Up (igual que Five Live) cierra con “Here ‘Tis”, también de Bo. Una canción muy boba con un Clapton muy reprimido haciendo simplemente un guitarreo mientras los “who hooo hoooo” se repiten infinitamente. A fin de cuentas es divertida y no es ofensiva, pero siento que hubieran podido hacer una mejor selección para terminar, ya que aporta poco. Lo interesante viene al 2:50 donde Clapton y Samwell-Smith hacen por breves instantes un dialogo entre guitarra y bajo, pero enseguida se vuelve un jam sin sentido y exageradamente largo.

Después vienen los Bonus Tracks.

“Shapes of Things” es otra de las canciones mayúsculas del grupo. Fue lanzada como sencillo a inicios del ’66. Lleva un ritmo marcial, pero es muy alegre y desenfadada, ajena al aire casi lúgubre del álbum. Mientars la banda va con ese aire marchoso, simple y carnavalesco, Beck añade unos espectaculares guitarrazos llenos de fuzz que le dan un aire psicodélico. De hecho ya ésta rola se puede considerar dentro de. Los platillazos también contribuyen a ese aire hippioso, junto con las letras más optimistas y pseudofilosóficas. Al 1:30 tenemos un falso final, la rola queda como en puntos suspensivos un instante sólo para reactivarse con aún más potencia con un solo estroboscópico y  magnífico, con efectos extrañísimos que parecieran grabados al revés, y que sin duda influenció a Harrison que en esos momentos grababa el Revolver. Melódica, pegajosa, experimental, hippiosa, letra decente… Qué más podemos pedir? Otra de las rolas grandes no sólo del grupo, sino de los 60’s. No por nada tiene tantos covers, pero francamente, ninguno ha superado al original.

Sigue “New York City” que es un blues tremendo, al más puro estilo de la escuela de Chicago. No me alargo demasiado, simplemente es de buena calidad aunque a algunos les parece aburrido y genérico. A mi no. Incluso encuentro ciertas reminiscencias con “Since I’ve Been Loving You”, al menos en la intro. A poco no se van con la finta y esperan que empiece el “Working from seven… to eleven every night…”???

El “Jeff Blues” es otra cátedra instrumental de Beck, en la que se luce con la guitarra. Me gustaría que requinteara más en lugar de entretenerse tanto con el chugga-chugga, pero es un demo “The Nazz Are Blue”, que saldría en el Roger The ENgineer, ya con letras, y por eso aquí quedan bastantes espacios vacíos. Pero el requinto del 1:15 es de buena calidad, también presagiando a Hendrix, al menos en los efectos, y me gusta más cómo queda la parte instrumental que en la versión definitiva.

Luego “Someone To Love”, que es también un demo que después se convertirá en “Lost Woman”. De hecho,e ste demo no le pide nada a la definitiva, y la sección instrumental es muy buena, con Jim luciéndose en la batería, haciendo una especie de solo con ritmo que presagia “Toad” y “Moby Dick”.

“Someone To Love (Part 2)” tiene un requinto más estroboscópico y experimental, y la guitarra luce mucho más que la batería, aunque por momentos suena más jam.

“Like Jimmy Reed Again” es otro demo con base en blues. Interesante, pero a pesar del buen trabajo de guitarra creo que estos temas de blues más puro le sentaban más a Clapton.

“Chris Number” es más garaje, con más fuzz, un ritmo juguetón y cambios de ritmo.

“What Do You Want”  tiene una bacteria jazzera al inicio y luego es un rocker intrépido. También un buen riff y una gran labor de la sección rítmica, que no dan un solo respiro.

Luego dos versiones de “Here ‘Tis” que ya me parecen excesivas considerando que hay dos en el disco original. La primera es instrumental, supongo que con Beck, con un trabajo más elaborado de guitarra. La segunda es cantada y tiene una curiosa sección media con una especie de solo con las cuerdas sofocadas.

Los Bonus cierran con “Stroll On” que es una versión brutal de “Train Kept A-Rollin'”. Si la versión de estudio parece descomunal, esta es apocalptica. Esta es de las pocas tomas grabadas durante la transición en la que salía Beck y Jimmy Page se agregó como segundo guitarro. Por lo que las guitarras suenan incendiatrias, potentísimas, alternándose para hacer el riff más oscuro y pesado mientras el otro requintea, o por momentos incluso explotando a la vez. No sé si fue la primera vez en que técnicamente había dos guitarras líderes. La versión es brutal, con tanta energía y distorsión que bien se podría considerar protometal. No por nada “Train Kept A-Rollin'” fue la primer rola que Page puso a tocar a su nueva banda, Led Zeppelin, y la mantuvieron en su repertorio en sus primeras presentaciones. Nomás por ésta y por “Shapes of Things” valen la pena los bonus.


En fin, un gran disco, verdaderamente sorprendente para ser fines del ’65, y mucho más revolucionario de lo que parece a simple oída. Los Yardbirds están en su mejor momento instrumental, vocal y lírico, con Jeff Beck inspiradísimo y jalando al grupo hacia una gran creatividad. Y no hay rellenos! La cuestión, como digo, es que es un tanto tramposo. Si tomamos sólo la edición original, las 6 primeras rolas son mayúsculas, e incluso le podemos justificar que hayan sido singles, pero el lado B ya estaba en otro disco, y me parece que si no tenían material para completar un LP, bien pudieron esperar unos meses. Sí, ya sé fue decisión de la disquera, pero aún así. Y si tomamos en cuenta los Bonus, hay dos o tres de gran calidad, pero era imposible agregarlos al LP porque fueron escritos y grabados después del lanzamiento del disco. El resto son demos que después conformarían el Roger The Engineer o temas que estaban trabajando y no cuajaron, por lo que ni de un modo o de otro puedo dar la calificación perfecta.
Pero eso sí, se acerca, y mucho. Viéndolo bien, este es el mejor disco para empezar a descubrir a los Yardbirds. Es como un resumen de su historia, desde los inicios con Clapton, la explosión creativa y psicodélica de Beck, hasta la época en que la banda colapsaba y quedaba en manos de Jimmy Page. No es un 10 perfecto, pero me voy a permitir ponerle la etiqueta de Must Have.


 

Por Corvan 

 

 

 

 

Members Area

Need Translation?

Recent Blog Entries

by Corvan | 29 comments
by Corvan | 2 comments

Recent Forum Posts

by Corvan 9 months ago
by Boncha 11 months ago
by marlaior 11 months ago

Lanza tus Gritos Aqui!

Newest Members

Geoglobe

VISITAS

Ayudanos a llegar a mas gente

Siguenos en FB

Paginas Amigas:

Oops! This site has expired.

If you are the site owner, please renew your premium subscription or contact support.