JETHRO TULL

Nothing is easy.

Though time gets you worrying

my friend, it's o.k.

Just take your life easy

and stop all that hurrying,

be happy my way.

 

                                        

"C"

Década Principal:

70's 

Eras Principales:

Progresivo (1968-???)

Miembros Clave:

Ian Anderson: Voz, Flauta

Martin Barre: Guitarra

Canciones Clave:

Beggar’s Farm, A Song For Jeffrey, Serenate To a Cuckoo, A New Day Yesterday, Nothing Is Easy, Bouree, Look Into The Sun, Fat Man, We Use To Know, Teacher, To Cry You A Song, Aqualung, Cross-Eyed Mary, My God, Locomotive Breath, Thick As A Brick, A Passion Play, Bungle In The Jungle, Too Old to Rock'n'Roll: Too Young to Die, Songs From The Wood, The Whistler, Heavy Horses, Elegy, Broadsword, Fallen on Hard Times, Critique Oblique

 

¿Jethro Tull? ¿Esa no es la banda del tipo andrajoso aquel que tocaba la flauta sobre una sola pierna? Los de Aqualung y Thick As A Brick, ¿verdad?

Pues si. Esos mismos.

 

Cabe la posibilidad de que Jethro Tull sea la más desconocida de entre todas las bandas mundialmente célebres del planeta. Si a cada aficionado del Rock clásico se le pidiese una lista con las 100 bandas más importantes de todos los tiempos todos o casi todos y más arriba o más debajo de esa lista escribirían el nombre de Jethro Tull. Y, sin embargo, la gran mayoría tendría problemas para completar un simple Top Ten. Aqualung (claro), Thick As A Brick (versión 5 minutos, por supuesto), Locomotive Breath, ¡ah, si! My God y… ¿cómo se llamaba aquella? –Seguramente se refiera a Bourée o a A New Day Yesterday-. Y ahí se acaba lo que la inmensa mayoría conoce (o ha oído nombrar) de J-Tull.

Con esta intro doy comienzo a una serie de reseñas con el objetivo personal tanto de corregir una de las ausencias más destacadas  -en mi más que discutible opinión- en la Caverna como de descubrir (re-descubrir) a la gente una banda compleja y totalmente diferente a todas las demás pero mucho más accesible de lo que se tiende a creer.

 

Luego de varios proyectos musicales bajo nombres como The Blades o The John Evan Band con poco o ningún éxito, los Tull surgieron como tales en medio del máximo apogeo del LSD, con el mainstream enarbolando orgulloso la bandera del hipismo, dictando amor libre, colores mutantes y descomposición de sonidos. Pesos pesados (como Beatles, Rolling, Cream, Who, Jefferson Airplane…), en mayor o menor medida y con desigual fortuna, se dejaban llevar por la corriente psicodélica del momento. Los grandes debutantes (Pink Floyd, Hendrix, Doors, Janis,…) aprovecharon para subirse al barco en el momento adecuado. La apuesta de los J-Tull fue la contraria: Barroquismo ecléctico a base de una puesta en escena casi dickensiana y una sesuda –y, en ocasiones, sobreproducida- fusión de Jazz, Blues, Folk, música victoriana y todo lo que pasase por la cabeza de un animal mediático llamado Ian Anderson. 

Y así nos encontramos con This Was, un buen debut discográfico en el que sólo sobra algún que otro soporífero momento de lucimiento personal y en el que, a pesar de la gran fusión de estilos del disco, el Blues es el gran dominador del sonido; algo en lo que tuvo muchísimo que ver el guitarrista Mick Abrahams. Pero Ian Anderson, déspota y colérico como pocos, no estaba dispuesto a ceder el más mínimo terreno en la labor creativa y luego de una discusión Abrahams abandonó la banda, siendo reemplazado por Martin Barre (amigo personal de Anderson y el único de los innumerables miembros de J-Tull que han resistido su difícil carácter). Esperen, en realidad no fue exactamente así: Entre Abrahams y Barre, durante 10 días (¡DIEZ DÍAS!) la plaza de guitarrista la ocupó Tony Iommi (si, ESE Tony Iommi). En ese ínfimo periodo de tiempo Iommi tuvo tiempo de aparecer en la primera imagen televisiva de Jethro Tull, en el Rock And Roll Circus de los Rolling Stones. Luego Iommi dijo no sentirse cómodo en la banda y regresó a Earth (quienes más tarde pasarían a ser conocidos como Black Sabbath) y ahí fue cuando Anderson llamó a su amigo Barre.

Y si el debut discográfico fue bueno la continuación fue gloriosa con los legendarios Stand Up, Aqualung y Thick As A Brick casi seguidos (en medio de estos también publicaron Benefit, que sin ser un borrón si que supuso un bajón en el nivel que los Tull venían mostrando). Con esta apoteósica serie Jethro Tull conquistó el mercado americano y se ganó su espacio en el Olimpo de los dioses progresivos. En ese momento un Ian Anderson envanecido por tanto halago y convencido de poseer la piedra filosofal con su privilegiada creatividad, trató de repetir la fórmula del éxito de Thick As A Brick llevándola hasta el exceso en A Passion Play. ¿Resultado? Nuevo éxito comercial en USA y críticas feroces por todas partes. Anderson, tan peculiar como es él y tan poco acostumbrado como estaba a leer opiniones desfavorables, se cabreó con el mundo y desapareció de la escena por un tiempo. Su manager llegó a decir que J-Tull no volvería a tocar (puro marketing). Pero al año siguiente publicaron War Child, en principio pensado como banda sonora de un fallido proyecto cinematográfico que les sirvió para recuperar el favor de la crítica (¿quién se atrevía a decirle “MAL” dos veces seguidas a Anderson?) y obtener un otro éxito comercial más en USA para la colección.

De aquí al final de la década  Jethro Tull mostró un buen nivel, con muchos momentos antológicos y con algún que otro borrón por medio debido al riesgo que escondía la enfermiza obsesión de Anderson por la continua innovación. En el 79 Jethro vivió la amarga experiencia de la muerte de uno de sus miembros, John Glascock, quien se encargaba del bajo desde 4 años atrás. Problemas cardíacos, vida llena de excesos y oídos sordos a las advertencias. El final parecía casi previsible.

Los años 80 fueron muy duros para Jethro Tull. Bueno, para Jethro Tull y para la inmensa mayoría de la vieja guardia rockera que en pocos casos supo adaptarse y encontrar su lugar en la década más casposa y hortera de la historia (disculpas por mi pulla personal y gratuita). El caso es que en esta época los errores (y los horrores) superaron por mucho –muchísimo- a los aciertos (aunque de estos también hubo unos cuantos) y las terribles palabras “Apatía” e “Irrelevancia” pasaron a formar parte del Universo Tull.

 

Actualmente Jethro Tull es una de las bandas de Rock más longevas del planeta. De vez en cuando publican algún disco (ya han alcanzado la veintena) y se embarcan en una gira nostálgica por todo el mundo recordando los viejos tiempos… los buenos tiempos.

 

 

Por Marlaior 

 

 

Members Area

Need Translation?

Recent Blog Entries

by Corvan | 4 comments
by Corvan | 2 comments

Recent Forum Posts

by Corvan 4 months ago
by Boncha 5 months ago
by marlaior 6 months ago

Lanza tus Gritos Aqui!

Newest Members

Geoglobe

VISITAS

Ayudanos a llegar a mas gente

Siguenos en FB

Paginas Amigas: