RAYO DE METAL PESADO: HEAVY METAL

 

Años: 1970 - ???

 

Llegamos al turno de uno de los géneros más longevos, intrincados y sin duda el más potente que ha surgido a la fecha. La advertencia que lanzo es que no soy un fan de hueso colorado del género, soy seguidor apenas de algunas bandas, sobre todo de las del periodo clásico de los 70’s, algo de Trash y de Prog Metal. Así que no esperen un análisis demasiado a fondo, ni alarde de nombres de bandas que desconozco por completo. Muchas bandas, sobre todo las más recientes, las conozco sólo por un puñado de canciones, por lo que tengo nociones, pero no me considero experto ni pretendo hacerme pasar por tal. Aún así tenemos material de sobra con este interesantísimo género que ha tenido sus altas y sus bajas, pero de alguna manera ha logrado mantenerse vivo durante casi 40 años ya. Así que empecemos con este repaso de la historia del Heavy Metal.

Retomando la historia de nuestro querido Rock, todo adolescentoso y vuelto loco por todas las drogas que se metió en la Era Psicodélica, nos habíamos quedado en que durante la Era Plateada desarrolló un trastorno de identidad múltiple que degeneró en el salvaje Hard Rock por un lado y en el Progresivo por otro. El Heavy Metal, o Metal pa los compas, fue también resultado de estos problemas de identidad, aunque se desarrolló de manera un tanto separada a los mencionados. Es decir, el Prog y el Hard Rock eran como el Dr. Jekyll y Mr. Hyde, opuestos, pero siempre paralelos, desde su nacimiento tímido alrededor del ’68 hasta su ocaso y declive alrededor del ’76, aunque ambos se mantuvieron después de dichas fechas a mucho menor nivel.

El Metal se cocinó aparte, derivado de una subpersonalidad del Hard Rock, y como tal es también un género nocturno, pero mucho más agresivo y salvaje, llevando a los extremos las características del Hard Rock del que surge, guitarras más distorsionadas, amplificadores y pedales que se modificaron para hacer el sonido de las guitarras más potentes y sucios; baterías más grandes, con dobles bombos, con un sonido más profundo y que permitían una mayor velocidad a los pies, mientras que los batacos desarrollaban una velocidad de muñecas que nunca antes se había visto, con la cantidad de tambores y platillos; el bajo se distorsionó por primera vez, mientras que las voces se hicieron primero mucho más agudas (muchos de los romprecristales pertenecen a este género) para después volverse graves, densas, guturales, tratando de alcanzar ese “color negro” de voz.

Pero vamos por partes. Es muy complicado ponerle fecha al nacimiento del Metal porque para empezar es muy difícil definirlo. La línea que lo separa del Hard Rock a veces es muy, pero muy tenue. Hasta el momento no se han podido poner de acuerdo en una definición concreta, y así tenemos que para muchos “Wild Thing” de los Troggs es Metal, lo cual lo llevaría a ser la primera de la historia, o que el poderosísimo riff de “Purple Haze” de Hendrix ya tiene elementos para ser considerado, o incluso dicen que “Helter Skelter” de los Beatles inaugura el género. La verdad es que con tantos géneros y subgéneros es imposible ponerse de acuerdo. La discusión más encarnizada sobre el nacimiento básicamente está entre el disco debut de Black Sabbath y el de Led Zeppelin. Mi postura es que Led Zeppelin NO es metal, sino el máximo exponente del Hard Rock, que por momentos tomó elementos de Metal cuando comenzó a definirse como género aparte, y muchas de sus canciones son TAN potentes que los metaleros más puristas no tienen empacho en reconocerlas como parte de. Si bien no considero a Led Zeppelin como padre del Metal, no puedo negar que al menos fue su padrino, al aportar muchos elementos, características y sonidos que después retomarían muchas bandas metaleras, por lo que acepto el mote más típico que le dan como “Padrino” del Metal, en uno de los casos de influencias más curiosos de la historia del Rock.

Mi opinión es que el Heavy Metal se inaugura con el álbum homónimo de Black Sabbath ya que este es el primer disco que capta en su totalidad esa atmósfera, más fúnebre, mastodóntica, lenta y misteriosa de lo que se había hecho hasta entonces. Oír este disco era el equivalente a ver una película de terror, y en esencia, esa podría ser la definición del Metal: causar la misma atmósfera y provocar la misma adrenalina y angustia de una “horror movie”. En 1970 este disco significó un parteaguas cargado de dinamita… Y no sólo eso, sino que lo hizo con gran calidad y logró un éxito absoluto en los charts. Por lo que si no se inventó propiamente el Metal con esta placa, sí señaló el camino que habría de seguir desde entonces, y eso lo vuelve un disco revolucionario y tremendamente influyente en la historia del Rock.

Black Sabbath en sus inicios venía haciendo bajo el nombre de Earth una música más tendiente al Hard Rock, al estilo de Cream. En Agosto de 1969, en plena gira por el Reino Unido, se dieron cuenta de que ya había otra banda con el nombre “Earth”, por lo que se vieron obligados a buscar uno nuevo. Geezer Butler fue quien vino con la idea, ya que enfrente del hotel donde se quedaban había un cine donde estaban pasando la película de horror “Black Sabbath” de 1963 de Boris Karloff. Butler y Iommi eran fans de esas películas de terror, y después de verla en dicho cine se preguntaron porqué si ver ese tipo de filmes causaba tanto estrés y terror, la gente hacía filas para verlas. Así, no sólo decidieron el nuevo nombre, sino la nueva dirección, tratando de hacer una música “paralela” a esos filmes, con riffs, notas y letras cargadas de oscuridad. “Black Sabbath” sería la primer canción compuesta en este tenor, inspirada en el trabajo de ocultismo de Dennis Wheatley y en un sueño que tuvo Butler sobre una “figura negra, misteriosa y terrorífica” parada al lado de su cama. Tras lograr quedar complacidos con esta primera canción, se dieron a la tarea de realizar nuevas composiciones con este nuevo sonido, el cual pulieron y comenzaron a perfeccionar a fines de 1969. El resto es historia. Nuestro Rock, ya no tan pequeño y ya mostrando disociación de personalidad, tomó en la locura de Ozzy Osbourne y en la guitarra de Tony Iommy la fuerza para darle un giro a la potencia y virtuosismo del Hard Rock y llevarla a nuevos extremos, por lo que podemos darle como fecha de nacimiento el 13 de Febrero de 1970, día en que salió a la venta el disco homónimo de Black Sabbath. A fines del mismo año lanzarían el LP Paranoid que los consagraría de manera definitiva, con el uso del tritono, conocido como "el Intervalo del Diablo" por parte de Iommi y un ritmo como de máquinas prensadoras de metal de Birmingham, que le dieron un sonido pesado y denso, tan característico, que pronto otras bandas intentarían copiar. “N.I.B”, “Paranoid” y “Iron Man” son las rolas que, sin objeción alguna, están consideradas como las primeras de Heavy Metal. Con estos discos, Iommi inicia una búsqueda de sonidos cada vez más alejados del Blues, lo cual también constituye una diferencia importante con el Hard Rock. Para mediados de la década, el Heavy habrá depurado casi todas las influencias en la base, tonos y secuencias derivadas del Blues.

Por 1970 se terminaba el sueño hippie. El Hard Rock se mostró un poco comprometido en temas sociales, raciales y políticos, aunque en mucho menor grado. El Metal lo dejó casi por completo, enfocándose a temas de terror, fantasía, ocultismo, violencia, muerte, etc. aunque aún con una fuerte carga de rebeldía contra el sistema por la naturaleza misma de los sonidos. Ese año, mientras Sabbath saltaba al superestrellato, Judas Priest sufría también en Birmingham para mantenerse con vida a pesar de constantes cambios de alineaciones, pero buscando un sonido muy pesado. Mientras tanto, Deep Purple había sacado al vocalista Rod Evans y lo habían reemplazado con Ian Gillian, con una voz mucho más potente formando la "Mark II", con Ian Gillan (voz), Ritchie Blackmore (guitarra), Jon Lord (teclados), Ian Paice (batería) y Roger Glover (bajo), la alineación más exitosa y emblemática de Deep Purple. Lanzan ese año el In Rock, que los consolida como una de las bandas de Hard Rock más potentes y sólidas, y da comienzo a la búsqueda de un sonido más fuerte y crudo que se consolidaría en el magistral Machine Head del ’72, que muchos ya consideran como Metal. Rolas como “Smoke On The Water”, “Highway Star”, o “Lazy” son himnos absolutos que se debaten en la delgada línea que separa estos géneros. Posteriormente, con la salida de Gillian y Glover en 1973 y el inicio de la Mark III, el sonido de Deep Purple pierde su acercamiento al Metal, sobre todo después de la posterior salida de Blackmore.

En el ’73 Queen hace su aparición en escena con su disco homónimo. A pesar de que Queen no es precisamente una banda de Metal, sino que generalmente se le contempla en el Rock ópera y después en el pop, muchas de sus canciones iniciales tienen una potencia enormísima, que sin problema alguno podrían ser consideradas piezas de Heavy Metal. En el primer álbum destaca “Keep Yourself Alive”, con sonidos incluso más pesados que los de Purple. En el Queen II del ’74 aparece “Oggre Battle” y en Sheer Heart Attack del mismo año sale “Stone Cold Crazy”, un Metal rapidísimo que presume ser la primera pieza de Trash, y que inspiraría a Metallica a buscar su sonido característico a inicios de los 80’s, según el mismo Hetfield.

El mismo año, Rob Halford entra como vocalista de Judas Priest, que había tenido una serie interminable de cambios y fracasos, y que incluso llevaban ya bastante tiempo sin vocalista, desde que el fundador Al Atkins desertara. Poco después ingresa Glenn Tipton en la guitarra y John Ellis en batería para inyectarle aún más potencia y comenzar a preparar su primer álbum el Rocka Rolla, lanzado en 1974. El disco, a pesar de que aún contiene algunas influencias de Zeppelin (la banda incluso manejaba un vestuario similar) es el primero en ser considerado totalmente Metal. En 1976 lanzan su segundo LP, el Sad Wings of Destiny, que tuvo mucho mayor éxito que el debut, y además consolidó el sonido metálico del grupo. En el ’77, el Sin After Sin los lanza de manera definitiva al estrellato, mandando al Metal a los primeros planos musicales mientras el Hard Rock ya se mostraba en franca decadencia. En este disco además, Halford haría una alusión directa a su homosexualidad en el tema del mismo nombre, y la banda ya usaba la vestimenta característica de chaquetas de cuero, cadenas, guantes negros y piezas de metal, que se volvería en la imagen sado-maso, típica de las bandas del género. Así pues, ante el declive del Prog y el Hard Rock, la gente que no se conformaba con la superficialidad del pop y la música disco, o que no le gustaba la simpleza del Punk, tuvo que refugiarse en las bandas de Metal que comenzaban a multiplicarse, aún de manera underground.

Por esas fechas comienzan a resquebrajarse las bandas iniciadoras. Blackmore salió de Deep Purple para formar Rainbow en 1975 junto a Ronnie James Dio, pero en el ‘79 Black Sabbath en plena crisis creativa y originada por la inestabilidad mental y profesional de Ozzy, decide correr a Osbourne y es reemplazado precisamente por Dio. Ozzy iniciaría en el 80 una exitosa carrera solista. Deep Purple mientras tanto se iba a sonidos más funk y comerciales y terminaba fracturándose en 1976 para dividirse en Rainbow, Whitesnake, Ian Gillian Band, y Gary Moore Band. La reagrupación con la Mark II se dio hasta 1986, pero ya sin la misma fuerza.

En Australia, AC/DC causaba revuelo con la potencia de sus riffs, la desgarradora voz de Bon Scott y el virtuosismo de Angus Young con una incendiaria guitarra. AC/DC siempre perteneció al Hard Rock, y ello fue confirmado por el mismo Angus, que en una entrevista afirmó que jamás había hecho una nota de Metal. Sin embargo, fue una banda muy potente, cuyo sonido duro influyó para que el Metal comenzara cobrar más fuerza a fines de la década, sobre todo tras el Highway To Hell de 1979 que los lanza al estrellato a nivel mundial. En 1980, después de la muerte de Bon por broncoaspiración (tan de moda en ese año), se incorpora Brian Johnson para uno de los regresos más impresionantes tras la pérdida del frontman, el disco Back in Black de 1980. Ozzy Osbourne lanzó en 1980 su primer disco solista, el magnífico “Blizzard of Ozz” que de la mano del guitarro Randy Rhoads, le confirmó el mote de “padre del metal”. Rhoads murió en 1982 en un estupidísimo accidente de avioneta.

A fines de los 70’s, con la decadencia de los grupos iniciadores o que más influenciaron al Metal, Geoff Barton, de la revista “Sounds”, bautiza a los nuevos grupos del movimiento como "New Wave of British Heavy Metal" (NWOBHM), entre los que están Motorhead, liderada por el bajista Lemmy Kilmister; Iron Maiden, fundado por otro bajista, Steve Harris; y Venom, entre los que comenzaron a sobresalir. Estas bandas recrudecieron el alejamiento con el blues, aumentaron las distorsiones, tomaron influencias de la imagen de Judas Priest (que para entonces era el modelo a seguir), e hicieron el sonido más duro posible. Y comenzaron a cosechar éxitos en las listas de popularidad, logrando colocar varios temas entre los más escuchados. Al ser un género ahora sí, inventado por los británicos, la primer banda estadounidense en comenzar a destacar son los angelinos Van Halen, con el virtuosismo de Eddie y Alex, aunque coqueteando a veces con el Hard Rock.

En LA, aprovechando el éxito de Van Halen, varias bandas se agruparon en el circuito de Sunset Strip. Estas bandas tenían algunas características en común, tales como tener un sonido derivado del NWOBHM, pero incorporando elementos del Glam de David Bowie, Kiss y Alice Cooper. Así, bandas como Motley Crue, Ratt, Quiet Riot en LA y Twisted Sister en NY, tomaron algunos detalles del sonido Glam, pero sobre todo, la imagen, haciendo shows teatrales con pirotecnia y efectos especiales, usando ropas extravagantes, pelucas, maquillaje, etc, ocupándose más por su imagen que por hacer verdadero rock.

Por la influencia del NWOBHM, en 1980 comienza a gestarse una nueva corriente en California, llamada inicialmente “Bay Area Trash Metal”. Tomando influencia de las rolas rapidísimas de Queen que mencionamos, algunas bandas buscaron acelerar al máximo los tiempos, aumentaron la distorsión de guitarras y bajos, añadieron bombos, tambores y platillos hasta armar baterías descomunales, adquirieron una técnica velocísima en requintos de guitarra y solos de bajo gracias a influencia de los “Guitar Heros” surgidos a fines de los 70’s, como Satriani y Malmsteem, y usaron técnicas de scratching con sus púas. Así surgieron los “Grandes Cuatro del Trash”: Metallica, formada originalmente por James Hetfield, Lars Ulrich, Cliff Burton y Dave Mustaine. Dave fue expulsado de la banda antes de grabar el disco debut y fue sustituido por Kirk Hammet. Mustaine por su parte, no se conformó y fundó Megadeth. Las otras bandas que completan los “Big Four” son Anthrax y Slayer. El movimiento de Trash se comenzó a mover lentamente y de manera underground en el circuito universitario californiano, pero ganando cada vez más y más adeptos. A mi muy particular punto de vista, los discos de Trash de estas bandas durante los 80’s fueron la mayor revolución y el punto más alto en la evolución del Metal en los 40 años que lleva existiendo, pero insisto, no soy un experto en el tema.

La naciente MTV se vio forzada a ceder pequeños espacios para los videos de las bandas dedicadas al Glam Metal, y se convirtió en el principal método de difusión, siendo capaz de mandar a un artista a la fama de la noche a la mañana. Literalmente podemos decir que “Video Killed The Radio Star”. Por cierto, los grupos de Trash se movían en un nivel mucho más subterráneo y en la época inicial no tuvieron difusión por TV. Sin embargo, las estaciones universitarias e independientes que se dedicaban totalmente a éste género se multiplicaron de forma asombrosa por todo USA y las disqueras comenzaron a inyectarle cada vez más dinero a sus respectivas bandas.

Para 1983 ya era innegable un boom de Metal en Estados Unidos, que se había resistido desde los 70’s. Surgieron otras bandas del Glam Metal, como Bon Jovi y Poison, aunque yo prefiero llamarlos Pop Metal, más preocupados por su imagen y por conseguir la mayor cantidad de dólares y chicas posibles a través de canciones melosas y power ballads desabridas y una actitud de macho-man que la neta, no les quedaba con esa imagen afeminada. Sin embargo fue una fórmula comercial, más que musical, y funcionó como tal. El Glam Metal o Pop Metal ochentero o Hair Metal (como lo llamaban despectivamente los trasheros), a pesar de ser aberrante, generó millones de dólares y masificó el género en la radio comercial y en MTV.

Para 1986-1987 las bandas de Trash ya tenían millones de fans, y lanzaron algunos de sus mejores discos, como el Master of the Puppets y …And Justice for All de Metallica; el Reign In Blood de Slayer y el Peace Sells de Megadeth, alcanzando oros y platinos, logrando por primera vez que este agresivo género acaparara los reflectores a nivel mundial.

Por estas fechas surge Guns N’ Roses, una banda lidereada por Axl Rose en la voz y el talentoso (tenemos que reconocerlo) Slash en la guitarra. A pesar de que el grupo se enfoca más al Hard Rock, retomando muchos elementos que usara Zeppelin 10 años antes y que en la guitarra de Slash hay bastantes elementos de Blues, Guns estuvo considerado como una especie de puente entre el Glam Metal y el Trash. Sin ser música hueca, sino bien pensada y estructurada, su imagen sí era más cercana a la de las bandas Glam, pero con una actitud más desafiante y agresiva, cercana a las de Trash. De cualquier modo, su sonido es único y no pertenece a ninguno de los dos géneros, pero el Appetite for Destruction del ’87, por su potencia, fue considerado como parte de ese boom de Heavy Metal.

El Pop Metal comenzó a desinflarse a inicios de los 90’s. En el ’91 Metallica toca el cielo con su disco homónimo, más conocido como el “Black Album”, en el que invirtieron cientos de horas en estudio y producción para hacer temas poderosos, pero a la vez ligeramente más accesibles a públicos ajenos al Trash. Y les resultó, vendiendo trillones de placas, llegando al #1 de Billboard, decidiéndose a grabar por primera vez un video para MTV y masificando absolutamente el Metal. Metallica por algun tiempo fue la banda más importante del planeta. Este es un caso curioso para mí, ya que aunque acepto que el Black Album NO es el mejor de la discografía de Metallica en un sentido musical, es el que más me gusta y escucho de ellos. Desgraciadamente no pudieron mantener ese balance y en aras de obtener un mayor público, los restantes trabajos durante los 90’s se volvieron débiles y alejados del sonido virtuoso de los 80’s, incluso cortándose el pelo para una imagen mas pulcra.

En el ’92 Megadeth seguiría los pasos del éxito con el Countdown To Extinction, alcanzando el #2, Anthrax, Slayer, Sepultura, Pantera y Testament también colocan álbumes entre los primeros 10. El Trash salió totalmente del hoyo underground y se masificó, pateándole el trasero a muchas de las bandas de Pop Metal que no soportaron la transición hacia los 90’s y terminaron por colapsar o desvanecerse en los charts. Sin embargo, después del momento de gloria del Trash, muchas de las bandas continuaron con ese giro más comercial y excedieron la barrera, alejándose del virtuosismo y de su público original. Hacia el 94-95 muchos afirmaban que el Metal estaba muerto… con algo de razón.

Posterior al sofocamiento del Trash por las tendencias más comerciales y la extinción del Glam debido a que los 90’s no toleraban payasos, en los 90’s el género comenzó a mezclarse y dividirse, y a influir en otros géneros. Así surgió el llamado Alternative Metal. La primera a la que se le dio el mote fue a Jane’s Addiction, pero hubo muchas otras bandas como, System of a Down, y Rage Against the Machine, Primus, Tool, Faith No More y White Zombie a las que se les encasillo en este subgénero y que hicieron muy buen material.

El Grunge se cocinó aparte, tomando más elementos del Punk que del Metal, pero muchos lo consideran un subgénero de este último, o al menos muchos consideran que Alice In Chains también entraría al Alternative Metal. Para mí es el exponente del Grunge más puro, pero igual hacemos la mención.

A mediados de los 90’s, después del declive de los maestros ochenteros, surge una nueva generación que mezcla elementos de Trash y de hip hop, dando origen al Nu Metal, que es casi peor que el Glam. Así surgieron bandas como Limp Bizkit, Papa Roach, Linkin Park, Slipknot, Deftones, y Korn, dirigido a un público adolescentoso e idiotizado influenciado por MTV.

Por último, el Metal progresivo surgió desde los 80’s con bandas que fusionaron las intrincadas estructuras de King Crimson y Rush, haciendo discos conceptuales o en partes, con canciones divididas en movimientos y eso, pero añadieron algunas características del Metal, potencializando y creando esta fusión bastante interesante. Las bandas más representativas fueron Queensryche, Symphony X y Dream theater, que es a la que he seguido más de cerca y me parece la mayor conjunción de virtuosos de todos los tiempos. Espero pronto empezar a reseñar los discos de esta tremenda banda.

Y pues básicamente. El Metal se secó a mitad de los 90’s, pero se ha bifurcado y dividido en corrientes y géneros que lo mantienen vivo. Además el espectacular regreso de Metallica el 2008 con su Death Magnetic, reivindicó trabajos desastrosos como los Loads y el St. Anger y recuperó al público trashero que se había sentido traicionado, regresando al Trash a los primeros planos. De los géneros surgidos, realmente no conozco muchos y no puedo profundizar. En las listas de “The Best of…” muchos de los mencionados son virtuosos en sus instrumentos o en voz de Heavy Metal en cualquiera de sus vertientes, pero por lo mismo, muchas veces hay grupos que ni siquiera sabía que existían y me exigen incluir nombres como si fuera mi obligación saberlo todo. Y pues no. Las sugerencias se aceptan y así he descubierto sorpresas muy gratas, pero este no es un blog de Metal, sino de Rock.

 

Ya para terminar este recuento, agrego una lista de algunos subgéneros y algunos de sus exponentes más conocidos:

Trash Metal: Metallica, Megadeth, Anthrax, Slayer, Anthrax, Sepultura.

Death Metal: Deicide, Morbid Angel, Death y Obituary.

Black Metal: Venom, Hellhammer, Bathory y Darkthrone.

Doom Metal: Saint Vitus, The Obsessed y Candlemass.

Power Metal: Yngwe Malmsteen, Helloween, Manowar, Stratovarius y Dragonforce.

Power Metal Sinfónico: Kamelot, Rhapsody of Fire, Nightwish y Sonata Arctica.

Metal Progresivo: Dream Theater , Queensrÿche, Fates Warning y Symphony X.

Folk Metal: Mägo de Oz, Korpiklaani, Folkearth y Moonsorrow.

Metal Gótico: Lacrimosa, Therion, Haggard, Tristania, Theatre of Tragedy.

Metal Alternativo: janes Addiction, Pantera, White Zombie, System of a Down, Faith

No More Primus, Tool y Rage Against the Machine.

Metal Industrial: Rammstein, Ministry, White Zombie, Marilyn Manson, Nine Inch Nails, Fear Factory.

Groove Metal: Pantera, White Zombie y Machine Head.

Nu Metal: Wahhhck!

 

 

Por Corvan  

 

Members Area

Need Translation?

Recent Blog Entries

by Corvan | 27 comments
by Corvan | 2 comments

Recent Forum Posts

by Corvan 8 months ago
by Boncha 10 months ago
by marlaior 10 months ago

Lanza tus Gritos Aqui!

Newest Members

Geoglobe

VISITAS

Ayudanos a llegar a mas gente

Siguenos en FB

Paginas Amigas:

Oops! This site has expired.

If you are the site owner, please renew your premium subscription or contact support.