NUEVAS RUTAS DEL SONIDO (Los Spiders, 1973)

Artista: Los Spiders (C)
Fecha de Grabación: 1972 - 73
Fecha de Lanzamiento: 1973, MEX
Discográfica: RCA Victor
Productor: ?
Calificación: 10

 

Era: Rock Hispanoamericano de los 70's

Subgénero: Rock Hispanoamericano de los 70's 

Mejor Canción: I’m A Man o Just One Of Those Days

Canciones: 1) You Are The People (Help Yourself); 2) Just One Of Those Days; 3) Are You Sure (You Got Me); 4) Won’t Be Comin’ Home Tonight; 5) Without My Lady (I’m Feeling Bad); 6) What You Feel; 7) Past Pages; 8) I’m So Glad; 9) For You; 10) Good Bye (See You Soon); 11) I’m A Man; 12) Movin’ Up.

 

Este es el segundo discode los Spiders, lanzado en 1973, siguiendo con la tendencia de un rock muy fino, perfectamente estructurado, con mucha tendencia al blues y donde la guitarra cobra un papel más preponderante que en el debut. De hecho, mucho tiempo creí que para este disco Servando Ayala ya no tocaba más con Los Spiders, ya que aparece en el segundo disco de La Revolución de Emiliano Zapata, y el teclado luce además bastante más discreto en este disco a comparación del primero. Pero al parecer estaba equivocado, y todo indica que Servando estaba colaborando de manera paralela con las dos más grandes bandas de rock mexicano en los 70’s, los Spiders y la Revo. Lo que sí es que su participación aquí no es tan dominante como el debut, ya sea por su labor compartida o porque el Tucky comenzó a depurar su excelsa técnica a la guitarra, la cual le permite echarse al hombro todo el disco con una magistral elaboración de riffs, arreglos y requintos que lo colocan con este disco como uno de los grandes guitarros mexicanos de la historia.

Les voy a comentar una curiosidad que fue lo que me trajo a reseñar este segundo disco. Vivo en un edificio de departamentos en una colonia de Guadalajara llamada la Calma. En el edificio frente al mío, vive un baterista que ya debe pasar los 60 años. De repente me salgo al balcón a escucharlo mientras me fumo un cigarro. Usualmente se junta con unos tipos que tocan jazz o practica el solo. El caso es que hace unas semanas empezaron a llegar a su departamento otros músicos, no los usuales. Un día me quedé escuchando, me alcanzaba a llegar el rumor de una canción familiar… “Nooo!” me dije a mi mismo. “Sí!” me contesté, también a mí mismo; era “Back” de los Spiders, en la versión del disco original, es decir, con todo y teclado. Al día siguiente fui por mi hijo a la guardería y de regreso forzosamente pasamos frente a ese edificio. Ya estaban ensayando y se escuchaban mucho más claro. Más rolas clásicas de los Spiders, Estaban tocando “A Wither Shade Of Pale”, pero en la versión que hicieran ellos, totalmente diferente a la de Procol Harum. No sólo eso, sino que al escucharlos más cerca, pude apreciar que el tipo que cantaba, lo hacía igual, idéntico a Tony Vierling, con la misma tesitura de voz y las mismas inflexiones. Qué chance hay de que esto ocurra? Llegando a mi depa con mi hijo, me salí al balcón a seguir escuchando y era todo el repertorio clásico: “Run Run, “I’m A Man”, “People Deceive”, “I’m So Glad”, incluso la versión a pura guitarra de “Back”… Estuvieron ensayando un par de semanas con este fanático aferrado en el balcón, emocionado y aplaudiendo lo más fuerte posible cada que terminaban un buen tema. Seguro me escucharon. La duda es: Qué posibilidad hay de que exista una banda tributo a los Spiders, con un vocalista de la misma calidad de Tony Vierling, prácticamente un clon? Y la otra es: Qué posibilidad hay de que los Spiders se hayan reunido a ensayar precisamente frente a uno de los 20 o 30 fans que les quedan en el mundo? Ya no los he escuchado, pero es de esos detalles que no te quedan sino sonreír. Y agradecer… De ello saqué varias formidables líneas de bajo como “Run Run” y se me ocurrió prepararles reseña para estas fechas.

Pero regresemos al Nuevas Rutas Del Sonido. El disco es muy bueno, sigue siendo elegante y se cuidaron hasta los más mínimos detalles. La banda muestra consistencia con su gigantesco debut, a deferencia de La Revo que un año antes habían dado señales de sonidos ligeramente más comerciales y retrocedieron bastante respecto a su debut. Los Spiders jamás traicionaron su sonido. Sin dejar su base blues, siempre buscaron expandirse, y aquí dejan un poco los sonidos psicodélicos para ahondar un poco en el Hard Rock y podemos encontrar incluso algunos matices progresivos, o ritmos juguetones, más latinos. En fin, el disco es de muy buena calidad, pero ligeramente inferior al Back de 1970. Quizá con menos punch, y señal de eso es que las mejores canciones son hermosísimas baladas que ya quisieran haber grabado las vacas sagradas anglosajonas. Los rockers son buenos, con buen nivel de energía, pero dan la impresión de que les falta estallar por completo, que están a punto… Sin embargo otra ventaja de este disco sobre su predecesor es que no hay ningún relleno ni canción que se note fuera de lugar, a diferencia de “On The Road” del debut. Las canciones en que la banda se decide a matizar un poco con sonidos más latinos, las realizan con mayor éxito y sin sonar forzados.

Técnicamente los Spiders están a tope. Desde Tony, dando muestras de su tremendo dominio vocal, pero esta vez incorporando sonidos desgarrados de su voz, tipo John Kay de Steppenwolf. Manuel Olvera también luce impresionante, haciendo escalas y líneas tremendas al bajo, que por momentos eclipsa los demás instrumentos. Enrique Chaurand luce incansable con los platillos, metiendo redobles y remates hasta en las canciones más tranquilas. Servando Ayala no luce dominador como el debut, pero sus arreglos son muy finos y sobrios, y visten muy bien las canciones, permitiendo el lucimiento de la guitarra. Y el Tucky, ya comentamos, está en su mejor nivel y suena colosal, capaz de darle pelea a los mejores guitarristas del mundo de 1973, creativo y con una gran técnica.

 

El disco abre con “You Are The People”, un rocker denso, lento y pesado, con la guitarra distrorsionada que va haciendo una excelente conversación con la voz. La intro es tremenda, y la banda crea una gran tensión desde el primer instante, dando la idea de que van a estallar en un ritmo colosal. Pero el ritmo es semilento, juguetón con un fraseo rápido de Vierling, pero con los demás instrumentos creando una atmósfera lenta, oleosa, que nunca estalla del todo. Y a esto es a lo que me refiero cuando digo que les falta soltarse y dejar explotar las rolas. Se agradece que no sean una mala copia de Zeppelin, y también que no se hayan vuelto complacientes, pero parece que le falta apenas el toque final. La canción no es mala, pero se siente repetitiva y sin muchas variantes. Lo bueno es que Tony canta con ese toque desgarrado en la voz y tenemos unos requintos de primer nivel por parte del Tucky que alcanzan a rescatar la canción.

Afortunadamente luego viene un rolononón de antología. “Just One Of Those Days” es una canción que, si te agarra en un mal momento, te terminas cortando las venas. Se trata de una bellísima balada con muchas bases de blues y una musicalización casi mínima. La batería y guitarra apenas van acompañando mientras que entre Vierling y el Tucky van creando un llanto desesperado a guitarra y voz. Una letra desgarradora de la mano con una interpretación vocal inolvidable, desesperada, angustiada, que se escucha verdaderamente confusa y rota: “Don’t walk away when you should stay, Trading to make yourself look Strong…” no es propiamente una ruptura, sino una canción introspectiva, que un buen día, o mejor dicho, un mal día se da cuenta de que no tiene nada y ha desperdiciado su vida. La guitarra es magnífica, y Reynaldo Díaz “El Tucky” da una cátedra, haciendo arreglos refinados, cargados de blues, de gran manufactura, tristísimos y que van muy de la mano con lo que canta Tony. Lo único es que por momentos la guitarra suena más que la voz y distrae un poco. Por lo demás es una canción que en su majestuosa simpleza, en uno de esos días te puede romper el corazón y arrancar una lágrima…

Con "Are You Sure (You Got Me)" la banda da un giro mucho más alegre y movido. Desde el primer instante se nota un aura mucho más desenfadada. El bajo es muy juguetón y es el que va llevando la canción en ese ambiente festivo y desmadroso. Entre las letras, la armonía vocal a doble voz y ese estilo medio funky, medio R&B me recuerdan un poco a los Rolling Stones de inicios de los 60’s. Hacia el 1:05 hay un excelente solo de guitarra, con un efecto de fuzz muy vibrante, para que después regrese esa armonía vocal agridulce, pero divertida. Buena canción sin ser gigantesca.

Después llega “Won’t Be Comin’ Home Tonight”, con la que regresan a un ritmo lento, más bluesero, y retoman ese aura majestuosa y delicada. El bajeo a construyendo una línea amarga y oscura sobre la cual la guitarra forma un riff melancólico y cargado de delay. Pero es el bajo el que nuevamente va llevando a todos los demás. Tony hace esa voz desgarrada y desolada “Ehhh, What have you done…”, creando tensión y haciendo las variaciones necesarias con la simple voz para que la canción no se asfixie, sino que vaya con la tensión suficiente para tenernos al borde todo el tiempo. La primera parte termina al minuto 2, y cuando parece que ya ha terminado, escuchamos un guitarreo muy rítmico, una guitarra aguijoneando con fuzz y un tremendo redoble de batería paseando por todos los tambores. La canción explota ahora sí al 2:50, y por momentos parece que todos los instrumentos están haciendo un solo al mismo tiempo, incluso el mismo Tony, ya que se escuchan dos líneas distintas de guitarra! Esta llamarada dura hasta el 3:10 cuando retoman la estructura inicial, lenta, amarga y dramática. Parece que enjaretaron una canción totalmente distinta y desquiciada a la mitad de un blues, pero me gusta cómo sale el experimento y al final me parece que es otra de las que destacan.

Enseguida está “Without My Lady (I’m Feeling Bad)”, una canción muy juguetona, más campirana, en la que la banda se divierte enormidades a pesar del título. La canción es mucho más luminosa, con cambios de ritmo espectaculares con esos puentes entre verso y verso en los que primero el bajo abarca todo con una línea elástica y amenazante y luego los instrumentos casi se apagan para que Vierling haga un delicioso falseto: “I’m feeling lonely, you know I’m tired and scared, of what tomorrow may bring” mientras que los instrumentos van creando tensión al fondo para estallar en un breve solo y regresar a los versos. Por cierto, me encanta el bajo en esta parta y me recuerda ligeramente a “Black Is Black” de los Bravos. Una gran canción en la que todos hacen una gran labor de equipo.

A continuación tenemos “What You Feel”, con un ritmo mucho más latino, muy a lo Santana. Pero a pesar de que la sección rítmica van haciendo un sonido más bailable, la guitarra sigue sangrando blues por todas sus cuerdas y es a ella a quien hay que seguir. Buena rola a secas por la labor del Tucky, aunque no es de las más sobresalientes y es de las que parece que les falta una explosión definitiva para lucir terminada.

“Past Pages” tampoco es deslumbrante. La voz suena muy lejana y es quizá la más débil de las baladas del disco. La guitarra es nuevamente la que viene a darle frescura con los arreglos y arañitas que va desperdigando y con un solo muy a la Gilmour alrededor del minuto 4, para una coda en crescendo donde el grupo por fin suena bien.

La siguiente es “I’m So Glad” que no tiene nada que ver con la de Cream. Es una balada original de los Spiders, donde Vierling de nuevo suena tremendamente dolido en un principio para crear un engaño y de pronto venir con un cambio de ritmo más festivo y salirnos conque siempre no y que está muy contento con un delicioso coro que nos toma de sorpresa por el buen contraste. Los cambios de ritmo y de mood funcionan muy bien y la canción es entretenida y logra un efecto perfecto con esos arrancones y parones. Sigan al bajo en la coda, con unas líneas espectaculares, mientras el Tucky requintea como loco hacia el final.

Luego está “For You”, con una de las pocas pero sentidas participaciones de Servando Ayala al teclado. En esta balada cambian la base blues para hacer una canción más barroca, con un piano exquisito, que junto a los arpegios delicados de la guitarra logran crear una atmósfera antigua, medieval, nostálgica. La voz de Vierling también aporta en este efecto, cantando por momentos solo, pero a ratos agregándose en varias capas, cargadas de eco y sonando cavernoso y lejano. Letras también muy finas, una balada de amor en la que pide una segunda oportunidad, cargada de melancolía. Los pequeños solos de piano, con notas más agudas son simplemente encantadores, muestra de que Servando aparece poco, pero se nota cuando lo hace. Una gran canción, de las mejores del disco, alejándose de la zona de comfort de los Spiders, tomando ciertas influencias de “Lady Jane” de los Stones y con algunos matices de Procol Harum, pero haciendo una canción original de gran nivel, que igual que “Just One Of Those Days”, está para cortarse las venas.

“Good Bye (See You Soon)” tiene gran labor de bajo, hacienda ese riff descendente durante los versos y luego jugueteando y dando más luminosidad durante los coros. El Tucky esta ocasión se hace cargo de la armónica. No es un virtuoso como en la guitarra, pero se defiende bien. La canción está mona, aunque al final es ligeramente repetitiva y desnuda los viejos trucos de los Spiders.

Afortunadamente viene “I’m A Man”, una enorme canción, en la que de nuevo Vierling y el Tucky hacen una mancuerna gigantezca. Servando también participa discretamente en el teclado, construyendo atmósferas. La guitarra de acompañamiento inicia con unos arpegios oscuros, siniestros, casi amenazantes, mientras la guitarra líder hace arreglos con un sonido cristalino y puro, dando brillantez a los versos. Vierling esta vez no se esfuerza demasiado, ya que la canción no lo requiere, pero no deja de sonar emocional, esperanzado, casi feliz. El teclado por momentos tiene efectos psicodélicos, pero en los puentes incorpora un piano que agrega más drama. Una canción sencilla, pero que viene a confirmar quienes son lso virtuosos en la banda, y que para los Spiders, menos es más, al menos en este disco. Al 2:30 la canción se apaga, se escucha un redoble de batería y el grupo entra con una coda más movida, de unos segundos apenas. Me hubiera gustado que la alargaran e hicieran un duelo de guitarra y teclado para terminar de redondear la canción, pero apenas es un conato de explosión. Aún así la canción es excelsa y deja un muy buen sabor de boca.

Finalmente tenemos “Movin’ Up”, en la que también se agrega un teclado locuaz y juguetón, creando un riff muy viajado en conjunto con la guitarra. La canción está divertida, tiene matices latinos, pero también de Hard Rock, algunas influencias de la Mark I de Deep Purple y en general buena vibra, aunque de nuevo, parece que le falta una explosión definitiva. Un buen cierre de álbum.

 

En fin, otro buen disco. Los Spiders son muy buenos creando tensión, pero rara vez la hacen estallar, y ese creo que es su único defecto. Aún así el disco es muy consistente, con ritmos y estados de ánimo variados. Tiene algunas joyitas inmortales que estoy seguro, les van a crear adicción si no las han escuchado. El Nuevas Rutas del Sonido no tiene ninguna canción como “Back” de su disco debut, y quizá por ello no tuvo tanto éxito comercial. A mí me parece que las canciones en rojo tienen un nivel tremendo, algunas cosas arriesgadas, aunque otras canciones muy promedio. El nivel es consistente con el debut, y yo creo que Los Spiders confirman con este disco que son uno de los pilares del Rock Mexicano, uno de los mejores grupos que ha dado el país. Si el álbum no alcanzó el éxito y los Spiders no se consagraron como banda me parece que no fue porque no lo merecieran, sino por la represión y asfixia que sufrió el movimiento después del concierto de Avándaro, donde por cierto, los Spiders fueron los grandes ausentes.

De cualquier forma, una gran recomendación que hago a ustedes desde La Caverna en este mes dedicado a álbums mexicanos por la celebración del Bicentenario. Quizá sea una de las 20 personas sobre la faz de la tierra que se atreva a decir que Los Spiders son uno de los mejores grupos de México, pero eso es porque posiblemente sea una de las 20 personas sobre la faz de la tierra que aún los conoce. Y que los escucha recargado en el balcón de su casa de tarde en tarde…

Pero tomen el riesgo. Quien quita y me terminan dando la razón.

 

 

Por Corvan 

 

Members Area

Need Translation?

Recent Blog Entries

by Corvan | 4 comments
by Corvan | 2 comments

Recent Forum Posts

by Corvan 5 months ago
by Boncha 7 months ago
by marlaior 7 months ago

Lanza tus Gritos Aqui!

Newest Members

Geoglobe

VISITAS

Ayudanos a llegar a mas gente

Siguenos en FB

Paginas Amigas:

Oops! This site has expired.

If you are the site owner, please renew your premium subscription or contact support.