PEARL (Janis Joplin, 1971)

                 

Artista: Janis Joplin (C)
Fecha de Grabación: Sep -  Oct del  ‘70
Fecha de Lanzamiento: 11 de Enero de 1971, USA
Discográfica: Columbia
Productor: Paul A. Rotchild
Calificación: 9

                      

Era: La Psicodelia (1966-1969)

Subgénero: La Psicodelia 

Mejor Canción: Cry Baby

Canciones: 1) Move Over; 2) Cry Baby; 3) A Woman Left Lonely; 4) Half Moon; 5) Buried Alive In The Blues; 6) My Baby; 7) Me And Bobby McGee; 8) Mercedes Benz; 9) Trust Me; 10) Get It While You Can.

Bonus Tracks: 11) Tell Mama; 12) Little Girl Blue; 13) Try (Just A Little Bit Harder); 14) Cry Baby.

 

 

Tras las críticas que Janis recibió por el Kozmic Blues, se decidió a armar una nueva banda con la que comenzó a girar en la Primavera del ’70. Sam Andrew había dejado la Kozmic Blues Band para rearmar los Big Brother a inicios del ’70, e incluso le ofreció a Janis regresar a la vieja banda, pero ella se negó. En Febrero Janis se tomó unas vacaciones en Brasil para desintoxicarse de las drogas. Ahí conoció a George Niehaus, otro vacacionista estadounidense del que se enamoró perdidamente. George la ayudó en su recuperación, él mismo no estaba metido en drogas, pasaron juntos el Carnaval en Río y Janis se veía más feliz que nunca. Así, recargada y energetizada, formó a su regreso The Full Tilt Boogie Band, que era una banda muchísimo más profesional que la Kozmic Blues Band, conformada por músicos cesionistas más hechos: John Till en la guitarra, Brad Campbell al bajo,  Richard Bell al piano, Ken Pearson al órgano y Clark Pierson en la batería. Eran sesionistas pero con bastante más recorrido y más cercanos al sonido que Janis buscaba. Con ellos giró a principios del ’70 callando bocas a los críticos y encabezando los principales festivales tras la decepción de su actuación en Woodstock. Esta vez quería que la banda se compenetrara, por lo que no tenía prisa en lanzar un disco, a pesar de que Columbia la urgía. La Perla se dio gusto haciendo lo que mejor sabía hacer: dar conciertos en el área de San Francisco. Así la banda se compenetró y para el verano quedó lista para entrar al estudio a grabar el nuevo material. Sin embargo en el verano George la mandó a volar cuando Joplin regresó a la heroína y descubrió por sí mismo que ella le ponía el cuerno con Peggy Caserta. Janis no se recuperaría jamás de esta ruptura.

Joplin había regresado a la heroína en Abril del ’70. Peggy Caserta diría después que habían acordado no verse más porque juntas se volvían junkies empedernidas, pero después del regreso de Janis de Brasil, coincidieron en un hotel y volvieron a la heroína. Después de que George Niehaus la dejó, comenzó a abusar más del alcohol y la heroína. Por esas fechas comenzó también a usar estolas y plumas en sus conciertos.

Janis y su nueva banda se metieron a grabar este disco el 5 de Septiembre de 1970 en los estudios Sunset Sound de California. En vez de arriesgarse a que Gabriel Meckler le volviera a arruinar el estilo, esta vez se trajo a Paul Rotchild en la producción, una persona que ya estaba probada al ser el productor de cabecera de los Doors. Así, Janis se había rodeado de gente superprofesional para hacer este álbum, con el que pretendía demostrar que estaba lista y madura para ser una mujer independiente de los Big Brothers tras las críticas del Kozmic Blues y Woodstock. Se había dado el tiempo, lucía más serena y alegre, había preparado a su banda, tenía buenas canciones. Todo se había dado, excepto una cosa… el destino no le permitiría terminarlo.

A pesar de que por dentro estaba destruida y que por el abuso de drogas a veces llegaba tardísimo a las sesiones o de plano no se aparecía, el disco comenzó a fluir bien. Por fuera, Janis aparentaba estar alegre y confiada, había unión en la banda, el productor entendía el sonido que debía darle y en general todos parecían apuntar hacia la misma dirección. Janis se zambulló en el Pearl para exorcizar sus demonios. El Pearl terminaría siendo de sus mejores discos, con un sonido más pulido y direccionado. El Cheap Thrills es su obra cumbre, pero el sonido es menos refinado. Particularmente me gusta más la energía del Cheap Thrills, pero en el Pearl se nota ya cierta madurez en la voz y el sonido general. Cierto, se extraña una “Summertime” o “Ball & Chain” o una “Maybe”, pero tenemos “Cry Baby” en lo que sería el canto de cisne de Janis, su última canción a corazón abierto. Move Over es otra rola excelente, más movida, y de la autoría de Janis. “Me & Bobby McGee” y “Mercedes Benz” son canciones icónicas de su repertorio, que muestran su madurez, ya que ninguna de ellas hubiera cuadrado al sonido de Janis en el ‘67. En general muestra un tremendo nivel vocal, alejándose un poco del Blues de la Big Brother y del Soul de la Kozmic Blues,  para cercarse un poco más al pop, en un estilo más fresco, suelto, alegre. Menos drama y más vida, parecía decir, irónicamente. 

La última grabación de Janis fue “Mercedes Benz”, el Jueves 1º de Octubre de 1970. Ese día estaba de buen humor y aprovechó para grabarle una felicitación de cumpleaños a John Lennon, que cumplía 30 el 9 de Octubre. Enviaron la cinta esperando que llegara a tiempo. El Sábado 3 fue al estudio a escuchar la pista instrumental de “Buried Alive In The Blues” a la cual agregaría la pista vocal al día siguiente. Durante las sesiones se peleó por teléfono con un amigo, quien estaba usando la mesa de billar de su casa sin permiso después de haberla dejado plantada el día anterior. Estaba molesta en lo personal, pero contenta con sus músicos por el avance del álbum, por lo que se fue por la noche a celebrar a un bar con varios de ellos. En la madrugada, les dio ride en su auto a Ken Pearsons y a un fan que se había unido a la juerga, los dejó en sus respectivas casas y regresó sola a la suya. Fueron los últimos en ver su agridulce sonrisa.

Cuando no se presentó a la sesión de grabación del domingo, Paul Rotchild se puso nervioso. Generalmente se enfurecía por la falta de seriedad de Janis, pero esa ocasión tuvo un mal presentimiento, así que mandó al road manager John Cooke a buscarla. Cooke encontró el cuerpo de Janis tendido en el suelo, a un lado de su cama. Oficialmente fue sobredosis de heroína. Se supone que fue una muerte accidental, ya que muchos clientes del dealer de Janis murieron esa semana, aparentemente porque era una droga más potente que la que usualmente usaban. Además había bebido alcohol. John Lennon recibió la cinta de felicitación después de que la noticia de la muerte de Janis se había dado a conocer. Casi muere del susto. 

Janis Joplin fue cremada y sus cenizas se esparcieron en el Océano Pacífico. El funeral fue privado, y solo asistieron sus padres y una tía. Murió sola, y fue enterrada sola, como había vivido, dejando un legado de apenas 3 discos de estudio y un montón de grabaciones. Rotchild decidió que la mejor manera de honrarla sería continuar con el disco. Dejaron “Buried Alive In The Blues” sin voz, a manera de una siniestra coincidencia, o tributo. A “Mercedes Benz” ya no se le agregó música y la dejaron a capella. El disco se lanzó en Enero de 1971 y de inmediato se convirtió en un gigantesco hit, durando 9 semanas en los primeros lugares. A la fecha, Janis sigue siendo junto con Jimi, los únicos artistas en ser inducidos al Salón de la Fama del Rock con apenas 4 discos de estudio (aunque uno de los de Jimi es doble). Con apenas 4 discos cambiaron para siempre el Rock.  

  

El disco abre con “Move Over”, un poderoso rocker con un beat impresionante, que te engancha desde el primer instante con ese fascinante diálogo entre la guitarra de Till y la gran voz de Joplin. Esta es una de las dos originales del disco. La otra es “Mercedes Benz” por lo que nos damos cuenta de que, de haber seguido, Janis pudo convertirse en una buena compositora. La canción es energía pura, con guitarra y voz en plan protagónico, pero la batería y el bajo se combinan también para una sección rítmica que no da tregua. El órgano crea destellos, y posteriormente una muralla sónica exquisita al fondo cuando la rola por fin estalla al minuto, con todo y panderos. Al 1:30 el piano da pie al solo de guitarra que inicia espejeando la voz pero luego se despega y hace memorables figuras. La voz es poderosa. No se trata propiamente de un blues, Janis no se nota dolorida, sino disfrutando el cantar a pesar de que las letras son de desamor (a George o a Peggy???) y que pretende sonar furiosa contra su acosador (a) al que le pide que lo supere y se aleje. Un gran performance vocal y una canción en la que la banda da muestra de un sonido más pulido y profesional, pero no por ello más blando.

Luego tenemos “Cry Baby”, una gran canción, más emocional, más bluesera y donde vuelve a dar una cátedra con el manejo de voz. Lo que hace Janis en esta rola es impresionante, y demuestra que estaba mejorando vocalmente al ser capaz de ir a esos susurros al los desgarradores gritos del coro prácticamente sin preludios. Ella dirige al grupo entero, con su voz marca pauta e intensidad, lleva las explosiones, maneja los tiempos, y contagia una emotividad abrumadora. La manera en que arranca, con la banda dando el tono y haciendo ese “AhhhhhhhhhhhhHHHHHH… BABY!!!” es uno de los momentos más preciados del Rock, acelerando de 0 a 190 kms por hora en 3 segundos, para después bajar casi a 0 de nuevo con ese fraseo fuerte. La música le sienta de maravillas, con la guitarra haciendo notables arpegios, el órgano haciendo maravillas en los coros, y las escalas de piano hacia el final, que sirven para darle más dramatismo al tema. Es increíble como todos van siguiendo la batuta de Janis, con atmósferas serenas, para luego crear esas erupciones en los coros, siempre acorde a la intensidad de la voz. Y debo insistir en que la interpretación vocal de Janis es de antología. Cierto que no es una canción como “Summertime” o “Maybe” que te deja con el corazón desgarrado, pero sigue siendo suficientemente emotiva para ser cautivante y una de las mejores de la corta discografía de Janis. 

Después tenemos “A Woman Left Lonely”, una balada que inicia muy delicada, con piana y una Janis cantando en apenas un susurro. Nuevamente es ella quien va subiendo la intensidad junto con el teclado, que hace una labor sobresaliente. Quizá la melodía no me fascine mucho, es un poco demasiado pop para mi gusto, pero a pesar de ello La Perla hace una buena labor vocal. Con la letra y leyendo el trasfondo del álbum, podemos entender porqué Janis la escogió. Un canto a la pesadísima soledad en que se encontraba. No es de mis favoritas, pero al menos es bastante mejor que las canciones flojas o promedio de los discos previos.

Con “Half Moon” Janis trata de sonar más alegre. Es una canción con algo de Funk, un gran ritmo, guitarreos , destellos sónicos, cambios de ritmo. Todo logra una buena combinación en la que tenemos una Janis más liberada, más feliz, más dinámica. Me gusta en particular esas partes al final del estribillo en que canta “Your love brings life to me” y el piano se queda tintineando de manera muy confidencial. Al 1:40 tenemos otro buen requinto de Till, aunque se sigue echando de menos el encantador desparpajo de la Big Brother. 

Seguimos con “Buried Alive In The Blues”. Qué irónico! Este es el último tema al que Janis agregaría su voz, precisamente el día en que murió. La música es muy buena, muy rocker, con toque funk, una guitarra cargada de buzz haciendo un buen riff zumbante. Un tema muy alegre y fuerte que pudo ser de los protagónicos con la gran voz de la Perla. Desgraciadamente, un tema de Janis sin Janis es ehrrrr… esto.  Rotchild decidió incluirla en el disco a manera de homenaje, ya que ella misma había dado su visto bueno un día antes de morir. 

Luego está “My Baby”. Es un buen tema, también con la voz a gran nivel,  pero no sé. Es como volver a oír “Cry Baby” pero en una versión disminuida e innecesaria. Me gusta la labor del piano, con esas escalas ascendentes entre los versos. El requinto es un poco tosco. Insisto, no es mala, pero no deja de rondarle esa sensación de Deja Vú y al final se vuelve repetitiva y cansona. 

Después tenemos “Me & Bobby McGee”. Les seré honesto: le he ido tomando aprecio a esta canción, al principio se me hacía insoportable. Poco a poco le he encontrado el encanto, pero creo que lo que más me chocaba era que es una canción muy fuera del estilo de Janis. A ella le sienta muy bien el Blues, el Soul, el Góspel, el Pop… pero el country? Bueno, esta es una canción que siempre me toma de sorpresa. Original de Kris Kristofferson, el valor de la canción esta vez es enteramente de Janis. La banda no luce mal, pero parece estar siempre en un segundo plano, dejando que Janis se luzca y nos enganche con su maravillosa voz. Bueno, hacia el final hay un jam instrumental en el que se van alternando solos de piano, órgano y guitarra, pero en sí toda la canción es Joplin, jugando con la melodía y haciendo otra de sus más memorables interpretaciones vocales. Esta otra también pudo quedar a capella y hubiera seguido siendo buena.

Viene ahora “Mercedes Benz”, que quedó sin terminar. La música se agregaría después, pero Rotchild decidió dejarla a capella, a manera de homenaje. Y la verdad es que no necesita más nada. La banda le sirve simplemente de metrónomo, pero ella se basta con su voz para hacer una canción impresionante, que engancha, muy buena melodía vocal, mucho feeling y una letra deliciosamente irónica, y me encanta cuando no invita con ese “Everybody!”. Cabe mencionar que fue escrita por ella misma. Dura apenas 1:45, pero es muestra de la joya que tenía esta mujer en su garganta y la energía que puede crear por sí misma.

“Trust Me” es una balada muy cute, cálida, con esos vaivenes de la guitarra que parecen muy íntimos. Los estribillos son ligeramente más intensos,  pero sin ser explosivos ni exigirle demasiado a Janis, que suena despreocupada y divirtiéndose, con canciones más ligeras pero que le sientan bien. Hay algo que no le siente bien a esta mujer??? Buena rola, con un buen arreglo de guitarra, pero al que le sigue faltando un momento orgásmico.    

El disco original cierra con “Get It While You Can”, otra buena balada. El problema es ese “otra”. Creo que ese exceso de baladas es lo que hace que este disco no sea perfecto, o se sienta inferior al Cheap Thrills a pesar de que se rodea de mejores músicos. Faltan esos momentos de erupción total como “Ball & Chain”. En este caso la canción es buena, la interpretación de Janis, incluso sonando promedio para ella, resulta superior al 99% del resto de los mortales. El requinto al 1:55 es simple pero muy emotivo, muy bluesero. No es mala, pero falta esa chispa de los primeros discos.  

 

La reedición del álbum trajo consigo cuatro temas en vivo: “Tell Mama”, “Little Girl Blue”, “Try (Just A Little Bit Harder)” y “Cry Baby”. Fueron grabadas en el Festival Express Tour el 4 de Julio de 1970. Son pequeñas muestras de la banda en vivo, compenetrándose y tratando de seguirle el ritmo a esta mujer, que a media canción es capaz de ponerse a dar un speech de cuando tenía 17 años. Impredecible, cautivante, llena de energía y con una voz de oro. Con todo y no me parece que sean de las mejores tomas en vivo de Janis, pero sirven para completar un disco que quedó un poco corto por obvias razones.

 

En fin, el Pearl es eso, la Perla mostrándose como es, como en la portada: con su sonrisa de oreja a oreja, su peluca rosa, su vaso con algún trago en la mano y su humanidad psicodélica recostada sobre un sillón victoriano. Eso y sus ojos infinitamente tristes. La portada es un fiel reflejo de un disco en el que Janis pretende exorcizar demonios, dejar atrás las dependencias emocionales, seguir adelante, sonar fresca y alegre… pero por dentro se está consumiendo. Algunas notas de su voz dan indicios. Algunas letras de canciones que escogió. No es furia lo que suena en este álbum, no es tristeza, es una insoportable soledad. No digo que se haya suicidado, todo indica que no fue a propósito, pero quién sabe cuánto más hubiera podido seguir Janis así.

Un disco póstumo después de todo. A pesar de sus fallas, es un disco con identidad propia, mucho más fuerte que el Kozmic Blues y mejor también que el debut de los Big Brother. Es una lástima que la vida y la voz de Janis se haya cortado tan pronto. Pero después de todo nos dejó una enorme herencia. Apenas 4 discos de estudio, pero con una resonancia tan fuerte, que nos siguen hablando, conmoviendo y maravillando, y cuya voz difícilmente será superada en muchos, muchos años. Con esto cerramos la corta pero inmortal discografía de Janis Joplin, La Perla.   

 

 

Por Corvan 

 

 

 Letras de El Traductor de Rock

Members Area

Need Translation?

Recent Blog Entries

by Corvan | 29 comments
by Corvan | 2 comments

Recent Forum Posts

by Corvan 9 months ago
by Boncha 11 months ago
by marlaior 11 months ago

Lanza tus Gritos Aqui!

Newest Members

Geoglobe

VISITAS

Ayudanos a llegar a mas gente

Siguenos en FB

Paginas Amigas:

Oops! This site has expired.

If you are the site owner, please renew your premium subscription or contact support.