PIANO BAR (Charly García, 1984)

Artista: Charly García (B).

Fecha de Grabación: 1984.

Fecha de Lanzamiento: 22 de Noviembre de 1984 (Arg)

Discografica: Arriola

Productor: Charly García

Calificación: 10 (DISCO ICÓNICO)

          

 

Era: Rock en Ñ Clásico

Subgénero: 80s Rock en Ñ Clásico

Mejor Canción: Piano Bar

Canciones 1) Demoliendo Hoteles; 2) Promesas Sobre el Bidet; 3) Raros Peinados Nuevos; 4) Piano Bar; 5) No Te Animas a Despegar; 6) No se va a Llamar Mi Amor; 7) Tuve tu Amor; 8) Rap del Exilio; 9) Cerca de la Revolución; 10) Total Interferencia.

 

Musicalmente para el Rock Argentino la década del 80’s fue la más productiva en cuestión de bandas. Aquí se germina la futura explosión Latina de algunos de sus referentes (Soda Stereo, Fito Páez, Calamaro), aparecerían mártires que no pudieron continuar (Los Abuelos de la Nada, Sumo, Virus), o mitos de un Underground muy rico que no pararía de germinar bandas constantemente (Patricio rey y Sus redonditos de Ricota, Los Violadores, Los Fabulosos Cadillacs). Una pequeña consecuencia positiva de la censura de la dictadura, cuya tapadera de bandas ayudó para una futura implosión cultural en Buenos Aires. Con la vuelta de la democracia, llamada esta etapa histórica del país como "Primavera Alfonsinista" por la asunción del presidente electo democráticamente Raúl Alfonsín luego de tanta cúpula militar, se  daría la oportunidad a la apertura de nuevas ideas culturales. Estos "nuevos trapos" se perciben muy bien en el inicio de los primeros dos discos de Charly solista. Ya para su tercer lanzamiento, sin embargo, abandonaría el lado más combativo y melancólico; Charly se pondría a disfrutar de esta fiesta respondiendo a los que lo tildaban de triste. Piano Bar es una síntesis de todo este momento Histórico/Cultural, y a diferencia de la tragicomedia de Clics Modernos, tenemos a un García ya más autobiográfico para disfrutar de esta fiesta, consecuencia tanto de la libertad de la época, como su libertinaje… También nace la Noche como nueva movida cultural, y nace finalmente el Charly García Rockstar.

No es un detalle menor esto, ya que esta versión de la personalidad de Charly sería la más recordada y exaltada en un futuro por él mismo, convirtiéndose muchos años más tarde en víctima de su ego, siendo una especie de “Maradona del Rock”, ósea un genio como músico pero una persona incontrolable tanto como para los medios de comunicación, como para su propio entorno. Si bien en esta época estará lejos de los grandes escándalos mediáticos, es luego de este disco en el que Charly  se empezaría a meter de lleno en las drogas duras y formar lo que sería años más tarde a un Rockstar escandaloso, cosa que incluso afectaría  para bien o para mal (más para mal) su capacidad como compositor.

El resultado es tan autobiográfico como crudo. Los tiempos de criticar a la dictadura habían pasado,  García saca otra radiografía, la de él mismo y el mundo que lo rodea, la de la escena a la que pertenece y los nuevos tiempos que invaden el Rock Nacional. Como dije es una síntesis de la nueva vida nocturna surgida post Dictadura. En cuanto a sonido, es un disco en plenos 80’s, ya hablamos de la gran influencia que Charly tenia de Prince, muy notoria en Clics Modernos. La diferencia radica en los ritmos, más crudos y directos, con otro manejo de sus armonías, mientras que en su anterior disco podríamos ver acordes más típicos de un Jazz más complejo, en Piano Bar, sería más crudo en partes. Veremos una influencia del New Wave más notoria, la  consecuencia de todo resumen a un Charly García más crudo y eléctrico que haya existido hasta la fecha.

El gran quiebre con su anterior trabajo es la forma de producirlo. Si en su anterior disco puso la fría secuencia de ritmos a manos de producciones de alto costo, en Piano Bar hace todo lo contrario: saldría a reclutar lo mejor de la escena emergente local para encerrarse en un garaje y tener banda propia. Este sería su modus operandi por un buen tiempo para formar sus grupos, en el caso de Piano Bar tendría un gran acierto en reclutar a toda una banda, es así que recluta al trio G.I.T., que ya tenían gran renombre en los 80’s y seria uno de los grupos más famosos de la época, con bastantes hits radiales, y a los que Charly justamente le produjo su primer disco. Ya con grupo armado, Charly por primera vez como solista tendría un sonido mas "crudo" y algo Punk. El grupo lo completa mirando para otra escena, particularmente la Rosarina, Charly tendría una de sus mejores ideas reclutando a un Joven Fito Páez, quien recién empezaba con su carrera. Esta unión fue realmente trascendente para Fito, quien siendo gran fanático de Charly desde su niñez cumpliría, uno de sus sueños y marcaría claramente su futuro como compositor. La alianza con Fito sería un elemento clave para Charly quien podría dejarle las teclas al Rosarino para encargarse nada más que de la composición, ya desprendiéndose de su Piano de a poco para constantemente cambiar.

No está de más mencionar que Charly para le época era una especie de gran titiritero para todo el Rock Argentino. Esta vez ya desde un lado mainstream, que apadrino a la mayoría de los grupos simil New Wave que fueron saliendo. No solo con el ejemplo de GIT y Fito, sino que produciendo a los músicos emergentes más importantes de la década en Buenos Aires; tal es el caso de  un joven Andrés Calamaro con  quien colabora en sus primeros discos; produce y compone casi todo el debut de Fabiana Cantilo. También produce el debut de Los Twist y de Los Abuelos de la Nada, e incluso se ofreció a producir a Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, pero éstos lo rechazaron. Además de seguir colaborando con viejas glorias en los respectivos discos de los 80’s de David Lebón, Leon Gieco y Nito Mestre, a la par empezaría una larga amistad con Mercedes Sosa, con colaboraciones en vivo incluidas, arriesgándose un poco al Folklore. En todo caso los pergaminos de Charly eran bastos para seguir moviendo el engranaje del Rock Argentino y claramente ya el círculo de artistas que fue generando, dio vida a esta nueva vida nocturna de Buenos Aires.

 

El disco arranca con la salvaje Demoliendo Hoteles ya con un beat muy marcado y el bajo mas New Wave que se podía escuchar en Argentina para la época. La estructura del track es simple, básicamente es un tema Punk con influencias New Wave. Aquí Charly ya canta con un estilo más sucio en el buen sentido, el constante bajo y las pocas pero precisas interpretaciones de guitarra y teclados son magistrales. En el mismo tema, que tan solo dura 2 minutos, podemos ver resumido muy bien el mercado Mainstream de los ochentas: podemos detectar cosas de The Romantics, The Police, Prince y un gran etc. Al mismo tiempo el salvajismo de García, pregona su nuevo libertinaje, la letra es una genialidad del mejor García, una especie de manifiesto Post Dictadura. Algunas líneas son emblemáticas y son tan salvajes como todo el track, que automáticamente se convirtió en un clásico de su discografía.

Continua Promesas Sobre el Bidét, un tema un poco más lento, otra vez con un bajo muy, muy pero muy ochentas, casi hipnótico que sirve de intro, mezclado con sintetizadores y algunos arpegio. Está todo hecho para el llanto de Charly, el puente con el que empieza “A veces estoy tan bien, estoy tan Down” daría pie para que el track se envuelva en una oscuridad increíble. Como dije, ésta todo preparado para el llanto de Charly, quien en la letra se queja de una relación pasada que sucumbió ante los vicios de la noche. Otra vez la figura Post Dictadura del “reviente” nocturno. Como el titulo indica escatológicamente al parecer una mujer vomitando en el bidét es la que le hace promesas a Charly, el final desgarrador entre arpegios de Teclados y los “De acuerdo!!!!” de Charly la convierten en otra de las joyas del disco.

 

Continúa otro Hit de Charly, Raros Peinados Nuevos. Esta vez el Arpegio del sintetizador es el gran protagonista. Le siguen una robótica batería y bajo. Los pequeños matices los marcan unas pequeñas guitarras de fondo y los orientales sintetizadores. El track es hipnótico por donde se lo mire, ante la desfachatez de Charly que mezcla su carisma: “y si vas a la derecha y cambiás hacia la izquierda, adelante, es mejor que estarse quiero, es mejor que ser un vigilante”. Con otra declaración de Principios “Ya no quiero criticar, solo quiero ser un enfermero”, otra vez el muestrario de frases aquí es increíble.

Continúa Piano Bar, un track en mi opinión un poco menos preciado en comparación a los otros del disc. Aquí ya vuelve un poco el Charly más progresivo de los 70’s, pero con los recursos de la época. Arranca con una intro de piano bastante alegre, con los misteriosos bajos y un enigmático Charly. El track va sumando sonidos de a poco, ya en el segundo verso se le suman más sintetizadores, para luego hacer un puente entre los bajos y el piano, y que al final se sume la banda. Luego el silencio y otra gran frase de Charly “Las chicas tienen un lugar donde viven esas cosas que asombran, los Chicos tienen un lugar donde ir a conversar”. El track ya explota con un riff de guitarra bien Funky, que se va envolviendo de a poco en todo el ritmo y la melancolía de Charly. El puente de vuelta, esta vez con un solo de guitarra salvaje, entre la melancolía de García, como si Prince hubiera nacido en Buenos Aires y hubiera absorbido influencia Tanguera. Termina la explosión  con el piano del principio, y vuelve a envolverse con la banda. En mi opinión, el mejor tema del disco, una especie de fusión entre el Viejo Charly de los 70’s con este de los 80’s. Una delgada línea entre Prince y Gardel.

Sigue No te Animás A Despegar, un track más lento y atmosférico, con cierta influencia Ambient, devenida seguramente de algún grupo New Wave electropop que haya escuchado Charly. El track es un teclado con sonidos de cuerdas, en las que un pesado bajo se envuelve entre la voz de Charly y una genial guitarra de casi 2 minutos, que juega con todo el ambiente instrumental. Si bien tengo que reconocer que éste track está un poco debajo que los anteriores, no se encontraban este tipo de canciones en el Rock Argentino para ese entonces, siendo toda una novedad.

Llega No se Va a Llamar Mi Amor, un tema más guitarrero y movido, en mi opinión uno de los más flojos del disco que igualmente la voz de Charly luce genial. El problema tal vez radica en la poca experimentación sonora del track, lo cual lo hace bastante simple. Recién en el final se encuentran aquellos sintetizadores que sorprenden al principio del disco.

Continúa Tuve Tu Amor, otra vez con el arpegiador como estandarte. Empezando de forma tranquila, nos cuenta una historia de algunos personajes. El track sigue la misma senda hipnótica que Raros Peinados Nuevos, aunque aquí cambia más contenido por la banda en sí, ya que para el segundo verso se suman las guitarras, y hasta el slap de un bajo. Al iniciar éste, la armonía se mantiene ya con una distorsionada guitarra como arpegio, para finalizar el track como se inició.

Sigue Rap del Exilio, al igual que Piano Bar, otra vez mezcla la Argentinidad, con el R&B al mejor estilo Prince. Un hit hat mas Jazzero, saxos incluidos, y la guitarra bien Funky, mientras que las coristas imitan el sonido del sintetizado. El bizarro relato es otra genialidad de García, demostrando, por qué no, una influencia muy notoria de Frank Zappa en la humorada de la letra.

Continúa Cerca de la Revolución, otro clásico de este disco, con un potente riff, que se suma a sintetizadores, da como resultado un oscuro Rock & Roll, que se fusiona muy bien con sus recursos New Wave. Si alguno duda de Charly como productor, con solo escuchar detalles de esta canción se dará cuenta que tenía muy claro el concepto sonoro de los ochentas. Un ejemplo son los estribillos con las guitarras llenas de efectos de Chorus, y un bajo que se envuelve con el riff. En el primer solo uno de piano magistral, y al final  luego del último Verso-Estribillo, un solo bien rockero, dando una fusión que ningún grupo estadounidense lograría tan contundentemente como Charly. Claro está, él es un rockero por naturaleza, a diferencia de la infinidad de grupos One Hit Wonders que salían en ese momento.

El último track, Total Interferencia, es una suave balada, con influencia casi industrial, en el que Charly se desenvuelve con un riff de piano mezclándose con un sintetizador de aires Post Punk. La intro es magistral, Charly se relataría a si mismo entre el sintetizador y la sección rítmica: “Tiene manos de Marfil, y Teclados de Taiwán, un chico conectado con la ciencia”. Para el final vuelve la intro, y todo finaliza entre sintetizadores, solos de piano y guitarra. El track es una genialidad por los arreglos, realmente novedosos para la época no solo para el mercado latino, mezclando sus recursos clásicos en el piano con unos sintetizadores más experimentales.

 

Uno de los discos más honestos que han salido en los 80’s y eso ya es mucho. Charly te relata el día y la noche desde la noche misma. Piano Bar sería uno de los últimos grandes discos de Charly, además de uno de los más grandes de los 80’s en lo que respecta a Rock Latino, más complaciente que los anteriores trabajos y menos experimental, al mismo tiempo más directo y contemporáneo. Finaliza totalmente su transformación al New Wave, sin abusar de él sino que fusionando y creando cosas realmente originales, y dando un punto muy alto en su vida como compositor, tal vez uno de sus últimos puntos más altos…

 

 

Por Homer

 

Members Area

Need Translation?

Recent Blog Entries

by Corvan | 15 comments
by Corvan | 2 comments

Recent Forum Posts

by Corvan 7 months ago
by Boncha 9 months ago
by marlaior 9 months ago

Lanza tus Gritos Aqui!

Newest Members

Geoglobe

VISITAS

Ayudanos a llegar a mas gente

Siguenos en FB

Paginas Amigas:

Oops! This site has expired.

If you are the site owner, please renew your premium subscription or contact support.