La Era Plateada del Rock 2: Progresivo

Años: 1969 - 1976

 

Vamos con la segunda parte de esta fascinante Era Plateada, pero para poder definirla tenemos que retroceder hasta el Verano de 1967. Sucede que, como resultado de tanta droga que se metió nuestro querido Rock en medio de la efervescencia hippie, el pobre quedó con un serio problema de personalidad. Imagínense a Syd Barret con sus noveles Pink Floyd en algún show de TV, en los que cuando estaban grabando, Syd se quedaba estático, o hacía alguna barbaridad, y cuando apagaban las cámaras para regañarlo tocaba como nunca en su vida… Pues algo así le ocurrió al Rock. Alrededor de 1968, tras la enésima sobredosis, los doctores le identificaron indicios de trastornos de identidad múltiple, y lejos de tratarse el padecimiento, tomar los medicamentos y dejar las drogas, el Rock siguió aumentando los excesos que fueron incrementando este estado neurálgico... Gracias al cielo. Así, por las noches salía en su Harley, con chamarra de cuero, un cuero de vieja y lentes oscuros a hacer desmanes, con la música de Deep Purple, Steppenwolf y Guess Who entre otros, como ya detallamos en la primera parte correspondiente al Blues, Hard Rock y Raíces. Poco después ese gusto por la noche y por la violencia se recrudecería y el sonido se volvería más rápido, más oscuro más potente, dando nacimiento al metal; pero ya analizaremos por separado esta era.

 

La cuestión es que mientras de noche nuestro querido Rock desarrollaba el gusto por la velocidad, sonidos agresivos, distorsión y solos incendiarios, por el día comenzó a desarrollar otra faceta, igualmente fascinante. Todo surgiría a partir de la psicodelia, en la que algunas bandas comenzaron a experimentar con rock sinfónico. Aún no se creaban esas largas suites sinfónicas, sino que eran más bien orquestaciones que adornaban las canciones, tales como “Ruby Tuesday” y “Eleanor Rigby”. Después surgieron bandas que redondearon la idea y comenzaron a añadir elementos de música clásica con un papel más protagónico, no como un simple fondo. Así Moody Blues lanzó en 1968 “Nights In White Satin”, con una orquestación magistral como nunca antes se había visto en el Rock. Procol Harum por su parte, no solía incluir la totalidad de una orquesta, generalmente usaba teclados y piano (los dos a un tiempo) para crear sonidos barrocos, y con arreglos fuertemente influenciados por la música clásica, como “Repent Walpurgis”, “A Whiter Shade of Pale”, “Salty Dog” o “Homburg”. El rock sinfónico es más un recurso que se ha utilizado incluso en el metal (válgame hasta el Tri de Alex Lora lo usó) que un género per se; sin embargo influyó en que varios músicos comenzaran a darle un trato al Rock de la misma manera que a la música clásica, con la misma seriedad, y muchos incluso estudiaron métodos de composición antiguos, armonías, entraron a conservatorios y se dieron cuenta de la infinidad de posibilidades que tenía el Rock si lo sacaban de la sencillez en que había estado atrapado hasta entonces.

 

El Folk no se asocia con el Progresivo por la sencillez de su musicalización, generalmente con guitarra acústica y arreglos no muy rebuscados. Sin embargo el aporte que dio al naciente género fue en aspecto lírico, ya que el Folk siempre estuvo más ocupado en crear letras con sustancia, muchas veces cargadas de contenido social, a veces letras crípticas, pero generalmente cargadas de una gran belleza poética. El progresivo intentó seguir esa misma línea, alejándose de temas simples, buscando complejidad en las historias narradas, comprometiendo al escucha, haciendo fuertes críticas en ocasiones o incluso tomando un tema central para las composiciones de todo un álbum. Los discos conceptuales no son exclusivos del Progresivo. Lo habían utilizado los Beatles tibiamente con el Sgt Peppers, Moody Blues en su Days of Future Passed, o el Sell Out de The Who, que después llevaron la idea al extremo para crear el gran Rock Ópera, Tommy. Sin embargo posteriormente las bandas progresivas usarían mucho este elemento para hacer discos alrededor de un mismo tema, como el Dark Side Of The Moon de Pink Floyd, el Tales of Topographic Oceans de Yes, el Thick As A Brick de Jethro Tull o el Lamb Lies Down on Broadway de Genesis, por mencionar algunos.

 

Desde la trinchera del Hard Rock, también hubo músicos que hicieron su aporte, seña de que a pesar de que el género aún no nacía del todo, las dos grandes corrientes que se empezaban a formar en el ’68 – ’69 no estaban peleadas. Se trata de Jeff Beck, que en su debut Truth lanzó el Beck’s Bolero. Como su nombre indica, la canción estaba basada en el Bolero de Ravel con instrumentación de Rock y hasta con Jones y Page participando, pero respetando el formato clásico de la original, y totalmente instrumental. Finalmente, otra de las influencias al género fueron los músicos de Avant Garde de mediados de los 60’s, que con intrincadas experimentaciones trataron de llevar a la música a nuevas fronteras, tales como los Velvet Underground, Frank Zappa y los Mothers of Invention o el grupo-taller United States of America.

Así, para sorpresa de todos, mientras Rock se reventaba en fiestas salvajes por la noche casi hasta casi matarse en la madrugada con la música salvaje, el sexo y las motos, durante el día se ponía lentes, hacía pose de intelectual, se recogía el pelo en una pulcra colita, recitaba poesía de Bukowski, mencionaba las posibilidades de crear un cannon a 18 guitarras y 13 instrumentos creados por él mismo para una suite polifónica con ambientación Shakesperiana, y fumaba de su pipa (por supuesto, cargada de mota, pero sin reconocerlo) haciendo aritos en el aire.

 

Como la inmensa mayoría de los géneros, es difícil definir al progresivo. Usualmente un género no se percibe como tal desde su mismo nacimiento, sino cuando han pasado algunos años y ya hay una corriente con rasgos comunes a la que se le puede poner una etiqueta. La idea más generalizada es que se trata de música que va haciendo un cambio gradual partiendo de un sonido minimalista, ya sea acústico, folk, medieval, hacia una musicalización más compleja, utilizando en ocasiones los mismos riffs, pero agregando instrumentación enriquecida, acelerando los tiempos y creando explosiones con instrumentos eléctricos, y en ocasiones con figuras de jazz y blues. Así pues, se trata de una “progresión” de una o más figuras sobre las cuales se va trabajando la canción, haciéndola cada vez más rica y compleja, y en muchas ocasiones usando el recurso de movimientos de la música clásica, creando canciones en forma de “suite”. Estas piezas se caracterizan por ser bastante largas, rompiendo por mucho la barrera de los 5 minutos y en no pocas ocasiones se extienden por más de 20. Esto permite que los músicos hagan extensas improvisaciones, que las canciones estén llenas de solos, y que los músicos desarrollen un virtuosismo instrumental que los lleva a demostrar sus habilidades en sus respectivos instrumentos, atreviéndose a experimentar con instrumentos viejísimos y ya fuera de uso o en cambio tomando los últimos adelantos de la tecnología en sintetizadores e instrumentos y efectos de su propia creación. Muchas veces el aspecto melódico queda en segundo plano, se preocupan más por el fondo que por la forma, y esto llevó a que el género no fuera precisamente comercial, no era fácil que se colocaran canciones en la radio o que sencillos ocuparan los primeros puestos, aunque el progresivo cobró una enorme fuerza en la primera mitad de los 70’s y los LP’s si lograron gran éxito de ventas entre los fans.

 

Otra cuestión es la teatralidad en las presentaciones en vivo. Por diversas cuestiones, ya sea por el mismo carácter de los integrantes, más retraído que el de los hardrockeros y metaleros, o por la concentración que debían de tener para sus ejecuciones, o por X o Y, los músicos rara vez mostraban explosividad y expresividad sobre el escenario. Me refiero mas bien a andar brincando de un lado a otro a la Daltrey o a la Jagger o a la Plant. De tal manera que músicos como Pink Floyd comenzaron a utilizar juegos de luces, pirotecnia, pantallas y demás para llamar la atención del público y complementar la música que interpretaban en escenario. Las bandas de progresivo fueron tomando estos elementos y haciéndolos cada vez más costosos y complejos, utilizando lo último en tecnología conforme iban alcanzando éxito y recursos, por lo que sus espectáculos se convertían en un verdadero show de luces, láser, pantallas gigantes con animaciones, explosiones, baterías flotando sobre el público etc. Muchas veces incluso se disfrazaban o escenificaban el concepto del disco que estaban presentando, como Genesis con el Foxtrot, y llevado al extremo de los extremos por los mismos Floyd con The Wall, siendo un espectáculo tan caro para demostrar la alienación y separación de la banda con su público, que el grupo terminó perdiendo dinero en esa gira a pesar de tener los estadios llenos. Por supuesto que todos estos no son elementos exclusivos del Progresivo, pero en conjunto mas o menos logran dar una idea del género.

 

Igual de difícil es definir la fecha en que nació. La transición lenta, lentísima del Pink Floyd del psicodélico al progresivo no permite identificar plenamente el cambio. A mi gusto el sonido maduro de la banda comienza a verse hasta el Obscured by Clouds y el Meddle, pero ya anteriormente habían trabajado progresiones y suites largas con distintos pasajes o movimientos.

 

Casi todos coinciden en señalar el In The Court Of The Crimson King, de King Crimson como el primer disco netamente progresivo, y por ende, el 10 de Octubre del 1969 sería la fecha de nacimiento oficial del género. El grupo había sido formado en 1968 por el guitarrista Robert Fripp y el baterista Michael Giles, añadiendo a Greg Lake en el bajo y voz, a Peter Seinfield de letrista y a Ian McDonald en arreglos musicales. El disco debut es una joya, con una ambientación oscura, con mucha improvisación, tintes de acid jazz, inclusión de efectos que eran grabados por primera vez, y cortes de larga duración e incluso fragmentos de canciones con título propio. Tras el éxito del disco, Giles y McDonald abandonaron la banda por diferencias personales, y Robert Fripp se adueñaría de la dirección. De hecho, con los constantes cambios de alineación, Fripp sería el único factor común en la longeva vida de King Crimson, señalando que es un taller y un modo de hacer música más que una banda en sí. In The Court of the Crimson King sería un álbum decisivo, ya que influyó en numerosas bandas que se dieron cuenta de las inmensas posibilidades de experimentación con la música, y aún hoy día sigue siendo señalado como “de culto” y como una referencia obligada para las noveles bandas prog. Fripp, Lake y Seinfield grabarían en 1970 In The Wake of Poseidon, segundo disco bajo el nombre de King Crimson, pero Greg Lake abandonaría la banda ese mismo año por diferencias con Fripp y se uniría a Keith Emerson y Carl Palmer para formar el trío Emerson, Lake & Palmer, o ELP pa los compas.

 

Keith Emerson ya era un tecladista sobresaliente en The Nice y coincidieron en una gira con los Crimson, ambas bandas en plena crisis. La química entre Lake y Emerson fue inmediata en un palomazo durante las pruebas de sonido, por lo que se decidieron a abandonar a sus respectivos grupos. Originalmente le ofrecieron la batería a Mitch Mitchell, que en ese entonces estaba aún con Jimmi Hendrix. Mitch desistió, pero le avisó de la nueva banda a Hendrix, que estaba buscando nuevos horizontes musicales ya que sentía que The Experience lo limitaba mucho. Carl Palmer terminaría integrándose a la batería. Jimmi se incorporaría al combo tentativamente después del festival de la isla de Wight ya que ambos tenían compromisos previos, pero cuando estaba por unirse al trío como guitarrista para hacer un supergrupo llamado HELP, fue encontrado muerto y el proyecto nunca se concretó, dejándonos una de las grandes interrogantes de la historia del Rock: Cómo se hubiera escuchado este supergrupo con la tremenda guitarra de Hendrix? O mejor dicho, Cómo se habría escuchado Hendrix con semejantes virtuosos a su alrededor? El disco homónimo de Emerson, Lake & Palmer saldría en noviembre del ’70 y fue un suceso en ventas gracias a “Lucky Man” con un sonido más accesible. Varios de los demás cortes estaban basados en canciones de música clásica. La gira fue espectacular y llamó poderosamente la atención del público por lo que ELP se convirtió en una poderosa banda y lideró el movimiento progresivo. El segundo disco, Tarkus de 1971, sería un disco conceptual más difícil, con sonidos elaborados y la cara uno con una enorme suite de varios movimientos. A pesar de ello, el disco logró alcanzar el primer lugar; con el tercer álbum, el Trilogy, el grupo se consagró y el Progresivo alcanzó un boom mundial.

 

Genesis había sido formado también en Inglaterra por Peter Gabriel, Tony Banks, Anthony Phillips, Chris Stewart y Mike Rutherford. Su nombre original en 1968 era “From Genesis to Revelations” (del Génesis al Apocalipsis) y bajo ese título lanzaron su primer disco, ya con sonidos arriesgados, aunque inmaduro para el sonido posterior de la banda. Después del lanzamiento del Trespass, su segundo disco, ingresaría Phil Collins en la batería y Steve Hacket en la guitarra, que aportarían para dar un estilo más definido y maduro, que se percibe ya en el álbum Nursery Crime de 1971, con el que comenzaron a llamar la atención por la complejidad musical y por la teatralidad de sus presentaciones en vivo, con cambios de escenario y vestuario y la enorme personalidad de Peter Gabriel como frontman. Esta época estaría cargada de una gran creatividad y la consagración vendría con el Foxtrot, en 1972, destacándose además por su meticulosidad lírica, que sería una de las características de Gabriel en su época con la banda y ya como solista. En el ’73 lanzarían Selling England by the Pound, que muchos consideran el mejor disco de toda la historia, con una letra ácida y cuidada hasta el último detalle, así como la magnífica instrumentalización, haciendo de este un disco absoluto y redondo. Como curiosidad, en éste LP Phil Collins participaría por primera vez en el rol de cantante con “More Fool Me”. En 1973 el Progresivo ya era amo y señor de la escena musical ante el retroceso del Hard Rock.

 

Yes inició también en 1968. También en Inglaterra. Y también sufrió cambios de alineación antes de afianzarse. El vocalista Jon Anderson conoció al bajista Chris Squire en un bar y se dieron cuenta de que tenían ideas experimentales semejantes en el ámbito musical. Contrataron a Peter Banks en la guitarra, a Bill Bruford en la batería y a Tony Kaye en los teclados para la primer alineación. En el ’69 lanzaron su debut homónimo, con un éxito de ventas muy discreto, pero con aclamaciones por la crítica. El disco tenía un par de covers de CSN y los Beatles, pero también temas propios con un estilo melódico, a veces más tendiente al pop, pero también con notables influencias jazz y experimentales, por lo que sonaban más crudos que Genesis, pero menos electrónicos que Pink Floyd. En el segundo disco, Time And A Word, incorporan una orquesta con bastantes toques de Stravisnki, con lo cual las guitarras pierden protagonismo y Banks abandona la banda, siendo reemplazado por Steve Howe. Con la notable aportación de Howe al sonido de la banda, lanzan en el ’71 The Yes Album, que los consagraría a nivel mundial por los temas épicos y por la maestría en ejecución de todos sus integrantes. Tras la gira mundial, Squire y Anderson trataron de darle un giro más ambiciosa a la banda, a lo que el tecladista Tony Kaye estaba rejego, incluso evitando cambiar su Hammond por modernos sintetizadores, por lo que salió de la formación y se integró Rick Wakerman tras la insistencia de Jon y Chris. Con él se dio la formación más virtuosa de Yes, y lanzaron el Fragile a fines del ’71, una obra de arte en cuanto a ejecución instrumental, y se consagraron definitivamente en el nuevo estilo con el Close to the Edge, tras el cual Bruford abandonaría para irse a King Crimson, y tomando su lugar Alan White.

 

Rush se formó en Ontario Canadá en 1968 (Eureka, no son británicos!!!) por Alex Lifeson (guitarra), John Rutsey (batería) y Jeff Jones (bajo). Tras varios cambios, la alineación lanzaron su disco debut en el ’74 con poco éxito y la alineación más conocida quedó conformada en el ’76 junto a Lifeson, con Geddy Lee en teclados y bajo y Neil Peart en la batería, y es considerado por muchos como la banda más virtuosa de la historia por los tremendísimos niveles de ejecución de cada integrante y por lo ambicioso de sus obras de fines de los 70’s como el 2112.

 

Finalmente, de los que quiero mencionar en esta gran primer oleada de progresivo, está Pink Floyd. Esta banda es punto y aparte, ya que en sus inicios, lidereados por Syd Barret, fueron una banda más enfocada al psicodélico y al surf astral. Tras la salida de Barret por locura y su reemplazo por David Gilmour, la banda ganó en ejecución (y lucidez) pero perdió rumbo durante un buen tiempo, haciendo discos con canciones largas en forma de suite que ya son considerados como prog por muchos. A mi me parece que en esta época post-Barret anduvieron deambulando con diferentes ideas, sin llegar a cuajar del todo una, y no sería hasta cuando Roger Waters se echa a los hombros la dirección de la banda y Gilmour termina de afilar ese estilo matemático de la guitarra cuando la banda entra en terrenos progresivos, desde el Meddle, pasando por el Dark Side of The Moon (considerado por muchos (no por mi) como el momento cumbre de la historia del Rock) el Wish You Were Here, el Animals, o el The Wall, ya en los 80’s. Con el super éxito del Dark Side of the Moon, en 1973, el status de la banda se volvería casi mítico y de alguna manera tomaría el papel de banda dominante que poco a poco iba dejando Led Zeppelin. 1973 sería un año cumbre para el progresivo, un año que estuvo dominado por las bandas del género que ya era reconocido como tal, y que presentaron algunos de sus mejores trabajos. ELP lanzaría el apocalíptico Brain Salad Surgery, Genesis su Selling England by the Puond, Yes el disco doble y conceptual Tales of Topograpghic Oceans y King Crimson editaba el Larks’ Tongues in Aspic, ya con Bruford.

 

El 74-75 sería una época para recoger lo cosechado durante varios años, y las bandas de progresivo se mantuvieron a la moda y en el gusto. Fue una época de sonidos experimentales, de romper barreras, mejores solos de batería, bajo, guitarra y teclado, y cada vez más extensos, además de las impactantes giras mundiales llenas de efectos especiales. Además de las bandas mencionadas, podríamos mencionar como bandas “menores” de progresivo a Supertramp, Jethro Tull, Pendragon, Alan Parson’s Project y The Soft Machine entre los que se me vienen a la mente.

 

Entre el ’75 y ’76 algo pasó en el mundo que de le noche a la mañana, este poderoso género que se antojaba para mucho rato, pasó de moda tan pronto como la alcanzó. EN parte por el cansancio del público que se hartó de música intelectual, solos enormísmos, estructuras complejísimas, temas rebuscadísmas y demás; parte el florecimiento del disco y el punk, ambos géneros como una especie de contraataque precisamente al progresivo, uno superficial y frívolo, otro tratando de regresar al rock de garage de tres tonos, al sonido más básico del rock; y finalmente por los problemas internos, cambios de integrantes y fracturas de las mismas bandas.

 

ELP tuvo tensiones internas tras la gira del Brain Salad Surgery que les representó un parón de más de 3 años. En el ’77 regresaron con el disco Works Vol. 1 que significó un retroceso en el sonido del grupo y traslució un agotamiento creativo. Tras el nefasto Works Vol. 2 el trío se separó.

 

Durante 1974 King Crimson también tuvo notables fricciones que hicieron que incluso Fripp, el mismísmimo Fripp!! Considerara renunciar. Finalmente lanzaron el disco Red en 1975 y Robert se dio cuenta que él era King Crimson por lo que decidió dar por terminada la banda o el proyecto sin siquiera hacer gira para promocionar el álbum.

Rick Wakerman también salió de Yes en el ’74, siendo reemplazado por Patrick Moraz, por lo que la banda pierde parte de su brillo, y a pesar del regreso de Wakerman en el ’77, Yes no alcanzaría las cumbres que ya había logrado.

 

Genesis también sufría la partida de Peter Gabriel, que había tenido roces con los demás miembros y decidió iniciar una carrera solista. Por su parte Phil Collins tomó el rol de vocalista principal y Bill Bruford se integró al grupo como baterista. EL sonido de la banda paulatinamente se iría haciendo más comercial y alejado de la maestría progresiva que tuvieron bajo la batuta de Gabriel. Lograrían un mayor éxito comercial, pero muchos de sus antiguos fans repudiaron el nuevo sonido.

 

Pink Floyd, por el contrario, tendría sus mejores años a partir del ’75, con los discos mas arriesgados, experimentales y perfectos de su discografía. El Wish You Were Here, y el Animals, uno un réquiem (hipócrita) dedicado a Syd Barret, y el segundo una obra maestra conceptual basada el en libro “La Granja”. Tras este disco, la banda estaba fracturada por la dictadura impuesta por Waters. Grabarían The Wall, disco doble donde ya se notan las grietas y baja la calidad musical y conceptual. Y aún grabarían el Final Cut, más como banda de soporte de Roger que como una banda real, y tras el disco, habría una disputa legal por el nombre que culminaría con la expulsión de Waters de la banda, tomando Gilmour el rol de líder.

 

Así pues, la época gloriosa del progresivo se puede decir que comprende de 1969 a 1976, aunque no murió del todo tras esta fecha. Aún varias bandas, incluyendo a Pink Floyd siguieron cosechando enormes éxitos hasta los 90’s. En los ’80 el sonido sintetizado terminaría por enterrar al género, aunque hubo algunos regresos, como el de King Crimson, o el de ELP (sustituyendo a Palmer por Cozy Powell). Yes y Rush siguieron deambulando, aunque sin la maestría de sus primeras obras. En los 90’s surgiría una nueva oleada de prog con bastante aceptación, entre los que destacan Tool, Dream Theater y muchos consideramos incluso a Muse. Sin embargo, nunca se recuperó ese estallido de creatividad que significó la primera mitad de los ‘70s.

Tras el ’76 nuestro querido Rock se había cocido el cerebro con tanta intelectualidad por un lado y por el salvajismo nocturno por otro. Sólo deseaba rebeldía. Deseaba volver a lo básico, olvidarse de los solos virtuosos y la parafernalia de los conciertos de estadio. Ya había vivido todo y dado todo lo que podía dar. Solo faltaba una cosa: Anarquía! Deseaba morir joven…

 

Por Corvan  

 

Members Area

Need Translation?

Recent Blog Entries

by Corvan | 4 comments
by Corvan | 2 comments

Recent Forum Posts

by Corvan 5 months ago
by Boncha 7 months ago
by marlaior 7 months ago

Lanza tus Gritos Aqui!

Newest Members

Geoglobe

VISITAS

Ayudanos a llegar a mas gente

Siguenos en FB

Paginas Amigas:

Oops! This site has expired.

If you are the site owner, please renew your premium subscription or contact support.