QUEEN (Album, 1973)

Artista: Queen (C+)
Fecha de Grabación: 1971-72
Fecha de Lanzamiento: Julio 13 de 1973, UK
Discográfica: EMI, Parlophone
Productor: John Anthony, Roy Thomas Baker, Queen
Calificación: 9

 

 

Era: La Gran Transición (1970-1980+)

Género: Progresivo 

Mejor Canción: Keep Yourself Alive o Liar

Canciones: 1) Keep Yourself Alive; 2) Doing All Right; 3) Great King Rat; 4) My Fairy King; 5) Liar; 6) The Night Comes Down; 7) Modern Times Rock 'N' Roll; 8) Son And Daughter; 9) Jesus; 10) Seven Seas Of Rhye.

 

Queen se formó en 1968 por un llamado que hizo el joven guitarrista Brian May en un periódico escolar, buscando gente para una banda tipo Cream al que respondieron el bajista Tim Staffel y el baterista Roger Taylor, llamando a este primer grupo “Smile”. En 1969 la banda pudo firmar contrato con “Mercury Records” que no tienen nada que ver con Freddie, y de esta manera comenzaron a grabar en los “Trident Studios”. Staffell era estudiante de arte y les presentó a un compañero llamado Farrokh Bulsara, quien se volvió un fan del grupo y comenzó a ir a todos los ensayos. Bulsara había nacido en la ciudad de Zanzíbar en Tanzania. Mas tarde fue enviado a Bombay, India, de donde eran sus padres y ahí tuvo su educación occidental y tuvo sus primeros acercamientos con el piano, mostrando desde chico un gran talento. Después alcanzó a sus padres en Zanzíbar y cuando estalló la revolución en 1964, la familia huyó a Inglaterra. Farrokh tenía entonces 17 años y ya lo llamaban Freddie, por lo que usó este nombre a su llegada a Londres. Estudió diseño en el Ealing Art College, donde conoció a Tim Staffel, quien lo invitó a oír la banda donde tocaba. Fue a tantos ensayos de “Smile” que terminó quedándose en el grupo como vocalista en 1970. En esta época ya había cambiado su apellido a Mercury (de veras, su nombre real era Farrokh Bulsara!) y convenció a los demás de cambiar el nombre de la banda a Queen, que según el mismo tiene muchas interpretaciones, pero jamás desmintió que una de ellas fuera una referencia a su sexualidad. En fin, Staffel dejó la banda y Queen tuvo una cantidad inmensa de bajistas que no daban el ancho o no tenían química, hasta que a inicios de 1971 John Deacon hizo click con los demás (sin albur) y se quedó de manera definitiva, comenzando así los ensayos para grabar su primer disco.

Sin embargo, tuvieron un trillón de problemas para poder grabar y lanzar este debut. Pasaron mucho tiempo yendo de una compañía discográfica a otra ya que ninguna compañía quería otro Led Zeppelin. Ah! Aclaro para los que no han oído todos los discos, en su etapa inicial, Queen era una banda poderosa y esencialmente de Hard Rock, con apenas pocos matices de rock opera, aunque esta mezcla fue cambiando con el paso del tiempo. Así pues el Queen I y II son discos fuertes, y que de hecho, en ocasiones rockean como Zeppelin. Pero no suenan igual, y quizá los ejecutivos sólo escucharon “Keep Yourself Alive” y se hicieron una idea errónea. La banda por fin logró un contrato en 1973 y lanzó el material con muchos de los temas que habían salido en esos tres años; “Doing Allright” es incluso una canción de “Smile”. Esto los frustró mucho porque el sonido les pareció ya muy viejo para 1973. Otro problema fue que tuvieron que grabar en las “horas muertas” del estudio, es decir cuando los otros artistas no estaban grabando, lo cual los dejaba con un horario de 3 a 7 am. Pero yo creo que una de las razones por las cuales este disco suena TAN bien es que tuvieron 3 años para refinar sus canciones y escoger entre su mejor material, sonando más frescos, más potentes, más originales y sin tanto pretensionismo. Este debut es pues uno de los discos de Queen que me atrevo a recomendar sin remordimiento alguno ya muestra una faceta casi desconocida de la banda, tirándole más al Hard Rock, a las multipartes de tintes progresivos y con una frescura que me hubiera gustado que mantuvieran al paso del tiempo. Podría decir incluso que me gusta más que los discos hipermegasobreproducidos que saldrían después, y es mi favorito a excepción sólo de “A Night in the Opera” y “A Day In The Races” y el "Jazz".

 

El disco inicia con “Keep Yourself Alive”, con un raro y chirriante efecto de cuerdas rascadas y cargadas de eco, el cual después será usado por David Gilmour en rolas como “Run Like Hell”. Pero ese chuga-chuchu-chugga vibrante es simplemente exquisito, y el riff (no ese efecto mencionado, sino el verdadero riff) es majestuoso. Chequen el redoble de Taylor al 2:15 y el requinto inmediatamente después al 2:30, con esos tonos agudísimos de May que ya llevan la marca de la casa. A mi gusto esta canción debería estar entre los grandes clásicos de la banda, un buen rocker, pegajoso y muy bien estructurado. El único pero es ese interludio de Brian May donde canta “Do you think you’re better ev’ry day... bla bla” al 2:55.

Viene después “Doing Allright” una adorable balada de la época de “Smile”. Tiene la frescura e ingenuidad de una banda novata que desaparecerá por completo al siguiente año, pero eso precisamente es lo que la hace tan buena. Musicalmente inicia con lo más minimalista de Queen, con instrumentación muy discreta y dulce que destacan la grandiosa voz de Freddie hasta la sección media, donde de la nada los músicos se vuelven locos e insertan un furibundo rocker (que algunos dicen incluso que es metal) y coros soberbios, para después volver a la tranquilidad del inicio y terminar nuevamente a toda máquina con un buen requinto. Pareciera que son dos canciones distintas que se sobreponen, pero los contrastes que logran suenan interesantes y no tan fuera de lugar como uno pudiera pensar. Por cierto, Queen se volverá un maestro en el ámbito de crear contrastes dentro de sus canciones y este es el primer gran ejemplo.

“The Great King Rat” completa el enorme tridente con que inicia este disco. Desde el principio Roger Taylor suena arrasador y se echa la canción al hombro, mostrando que no es un bataco del montón. La canción es un tremendo Hard Rocker lleno de potencia y furia, pero ya muestra algunas connotaciones operísticas, con cambios de tiempos, y coros impresionantes. Se supone que las letras tienen connotaciones antirreligiosas. El requinto con wha wha al 1:35 es muy bueno y hay otro sin este efecto al 4:20. Cualquier banda patito hubiera podido sacar un álbum entero con la cantidad de ideas y ganchos que Queen juntó en esta sola canción.

El cuarto track es “My Fairy King” (las letras, Oh My God, las letras!) en donde bajan un poco el ritmo y se acercan más al pop con respecto a las canciones anteriores, pero muestran en cambio una conjunción en armonía vocal que simplemente los convierte en un monstruo polifónico exquisito. Además es la primer canción donde Mercury nos muestra sus habilidades al piano, con un vertiginoso solo digno de tomarse en cuenta al 3:25.

Después está “Liar”, con un riff poderoso a la Page que sirve de introducción y después alterna con esos coros que van contestando, y donde hallamos a la vez una mezcla de pop, de momentos vocales muy íntimos con Freddie, juegos de guitarras sinfónicas, gran trabajo de batería y coros muy a la Argent. Y a la vez suena muy distinto a todo, no se puede decir que esto sea solamente “Hard Rock”. La canción es un gran multiparte que nuevamente podría dar para un disco entero, pero construida con muchísima inteligencia, logrando una obra divertida, a la vez boba e intelectual y con un montón de influencias. La parte de “m-m-m-m-ama I'm gonna be your slave” es pegajosísima y muy divertida y conduce a un orgasmo musical que deja sin aliento, en donde May muestra porqué es uno de los grandes guitarristas de la historia.

Llega luego “The Night Comes Down” con una intro de guitarra sofocada que suena muy rara. Aquí falta melodía y suena un tanto débil. Freddie suena demasiado empalagoso, y aunque hace una buena demostración vocal llegando a tonos imposibles, suena forzado y demasiado operístico. La canción carece de sentido y esta vez parece más un collage de ruidos con una voz sin dirección y muy afectada.  

Después está “Modern Times Rock n’ Roll” que es un rocker demasiado rápido y repetitivo para los estándares de Queen y donde Roger Taylor se hace harakiri como cantante respetable, ehrrr… como cantante. La única buena noticia es que no llega a los 2 minutos. Este par de tracks evitan que el disco llegue a un 10.

Afortunadamente se rehacen con “Son and Daughter” que trae un riff tremendo, pesadísimo y semilento, muchas veces comparado con “Heartbreaker” de Led Zeppelin, pero que a mi gusto es todavía más denso. Los juegos vocales son cosa de otro universo, y el coro logra un efecto fascinante con el “I – WANT – YOUUUU - to be a woman!”. Esta versión de estudio no incluye el solo que agregaría May en vivo y en otras grabaciones, pero en cambio tiene una agudísima y alucinante guitarra que inicia al 1:50 y por la cual acusaron falsamente a Queen de usar sintetizadores en este debut cuando sólo era un extraño pedal de guitarra. Magnífica canción!

Después está “Jesus”, a la que le he ido tomando menos disgusto con el paso del tiempo, sin que tampoco sea uno de los puntos fuertes del disco. El tema principal es un cambio de dos tonos muy marcados que de inicio funcionan, pero luego se vuelven muy cansados y repetitivos ya que esta es de las rolas con menos recursos de la banda, apenas un cambio al 1:50 que sirve para un solo no muy deslumbrante. Las letras fueron escritas por Mercury y tratan sobre el nacimiento de Jesús, tema que realmente nos toma por sorpresa si consideramos que Farrokh Bulsara profesaba el Zoroastrismo.

Después viene un fragmento instrumental de “Seven Seas of Rhye” que nos da una probadita del magnífico arreglo de piano de Mercury. La versión apenas dura un minuto y presumiblemente no alcanzaron a tener completa la canción, pero en el Queen II del siguiente año harían ya la versión completa, una verdadera obra de arte.

Ya para acabar viene “Mad The Swine” (Jajajajajajajajajajajaja, si la cambiamos a The Mad Swine, podría ser el soundtrack perfecto para la paranoia global del último mes, jajajajajajajajajajajaja). Y pues eso, la canción es muy simplona, con armonías lindas y un tanto ingenuas. La letra no es sobre influenza, ni siquiera sobre cerdos, sino nuevamente tiene alegorías religiosas un tanto ambiguas. Pero insisto que no es su fuerte. La canción es débil a comparación del resto, sobre todo para cerrar un disco que tuvo momentos gloriosos de Hard Rock, pero es linda y tiene su encanto.

 

Este pues es un gran álbum debut y es una verdadera lástima que sea casi desconocido ya que los que no se van exclusivamente por los “Greatest Hits” inician con “La Noche en la Ópera”. Me da la idea de que Queen hubiera podido ser una de las más grandes bandas de Hard Rock de la historia, pero después harían su elección por un sonido más operístico y a veces más comercial. Y Aunque es más pesado, ya están aquí los ingredientes esenciales del Queen-llena-estadios que todos aman. Brian May suena con hartas dosis de distorsión, haciendo relampaguear su guitarra de manera inteligente y es quizá su punto más alto como guitarrista, mientras Freddie ya tiene un dominio magistral de su tremenda voz. El disco está lleno de sorpresas y novedades para la época y no podemos negar que este es el disco donde Queen revolucionó la música y no el “A Night at the Opera”. Qué esperan para escucharlo????

 

 

 

Por Corvan 

 

Letras de El Traductor de Rock 

 

Members Area

Need Translation?

Recent Blog Entries

by Corvan | 27 comments
by Corvan | 2 comments

Recent Forum Posts

by Corvan 8 months ago
by Boncha 10 months ago
by marlaior 10 months ago

Lanza tus Gritos Aqui!

Newest Members

Geoglobe

VISITAS

Ayudanos a llegar a mas gente

Siguenos en FB

Paginas Amigas:

Oops! This site has expired.

If you are the site owner, please renew your premium subscription or contact support.