Artista: Red Hot Chili Peppers (C)
Fecha de Grabación: Abr 1984
Fecha de Lanzamiento: Ago 10, 1984. USA
Discográfica: EMI / Capitol
Productor: Andy Gill
Calificación: 2

 

 

Era: Alternativo I: Los Años Underground 80's

Subgénero: Funk 

Mejor Canción: True Men Don’t Kill Coyotes o Gran Pappy du Plenty son las más salvables.

Canciones: 1) True Men Don't Kill Coyotes; 2) Baby Appeal; 3) Buckle Down; 4) Get Up and Jump; 5) Why Don't You Love Me; 6) Green Heaven; 7) Mommy, Where's Daddy?; 8) Out in L.A.; 9) Police Helicopter; 10) You Always Sing the Same; 11) Grand Pappy du Plenty.

 

Los Red Hot Chili Peppers, o RHCP para los compas, se formaron en L.A. en 1983 en la Preparatoria Fairfax. Kiedis y Flea se anotaron para un festival, y pidieron de favor a unos conocidos que tocaban en otra banda (What Is This?) que les ayudaran para la tocada. Así incorporaron a Hillel Slovak en la guitarra y a Jack Irons en la batería. Empezaron tocando con un nombre ridículo (sí, más ridículo y kilométrico que Red Hot Chili Peppers) y para esa tocada, que pensaban sería única, interpretaron una improvisación para acompañar a Kiedis rapeando un poema llamado “Out In L.A.” Les suena? A mi tampoco. El desparpajo de la banda fue tal que les pidieron que tocaran la siguiente semana, y la siguiente. Y de pronto estaban tocando en clubes underground angelinos, ya con el extraño nombre actual.

De alguna manera, causaron impresión en EMI y a los 6 meses ya estaban firmando contrato. Cómo? Sólo Dios sabe. La cuestión es que, dos semanas antes, What Is This? también había conseguido contrato con MCA, y Slovak y Irons consideraban dicha banda como su prioridad, los RHCP eran sólo una broma y un hobbie para ellos. Así que les desearon suerte a Anthony y a Flea y regresaron a su banda, dejando a los Peppers sin guitarro y bataco y con contrato para meterse al estudio de inmediato. En lugar de cancelar la grabación, reclutaron a toda prisa a Cliff Martínez en la batería y a Jack Sherman en la guitarra. La falta de química es evidente en el álbum.

Andy Gill sería el productor asignado para trabajar en este debut homónimo de los Peppers. Gill nunca pudo tomarse en serio la música que le presentó el grupo, y trató de ayudarlos de la mejor manera puliéndoles el sonido para poder sacar al menos algún tema radiable. Al contrario, Kiedis y Flea buscaban demostrar su sonido en vivo, energético, crudo, carismático, un asalto sónico, según el mismo Anthony. Gill pensaba que esto era mierda, y en alguna ocasión dejó a propósito una nota con la palabra Shit al lado de “Police Helicopter”, una de las canciones en que habían estado editando ese día. La banda quedó totalmente decepcionada y frustrada con la grabación de este disco, e incluso llegaron a decir que los demos grabados con Irons y Slovak eran superiores y más fieles a lo que buscaban. El álbum salió a la venta el 10 de Agosto del ’84, y a pesar de cierta difusión de la radio colegial que impulsaba proyectos alternativos, e incluso de MTV, sus ventas fueron miserables (no me explico por qué). Sólo tras el éxito de los Peppers años después vendería algo.

EMI les ayudó a montar un minitour para promocionar el disco, pero en total no ganarían más de 2000 dólares. Jack Sherman era un lastre y ni siquiera se esforzaba en tocar bien. Curiosamente el disco de What Is This? También fue un fracaso y Hillel Slovak decidió regresar a los RHCP, para beneplácito de Anthony y Flea, que despidieron de inmediato a Sherman. Slovak estaría en parte de la gira de este soso debut, y ya en la grabación del Freaky Styley del ’85, pero como tampoco tengo mucho qué decir de ese álbum, nos guardaremos el resto de la historia para esa reseña.

Ah cierto, se supone que es una reseña! Bueno, todo lo que les pudo haber salido mal aquí, les salió peor. Lo salvable, como ya dije, es que Flea se impone desde el principio, e incluso tocando de la manera más estrafalaria y sin ningún otro integrante que lo soporte, suena bien. Pero Flea no puede echarse el disco encima, y aunque logra líneas buenas, no hace muchas variaciones en cada rola. Además se nota a leguas que Martinez y Sherman no están acoplados. No se siente una banda. Luego, la producción contrasta enormidades con el estilo del grupo. La guitarra suena cristalina y el bajo está cargadísimo de eco cuando deberían sonar sucios. Y luego le meten voces femeninas que arruinan la pretendida fuerza. O que convierten las canciones en una broma asquerosa pseudosexual como en “Mommy, Where's Daddy?”. Pero el verdadero problema es que a Kiedis no se le entiende ni media palabra. Posiblemente haya recitado la Biblia entera, imposible saber. Es imposible seguirlo con ese rap genérico metrallado. El disco termina siendo muy fechado, muy ochentero, con una mezcla horrible de funk, guitarras chirriantes, y rap genérico, lleno de clichés ochenteros y sin dirección alguna.

 

El disco abre con “True Men Don't Kill Coyotes”, quizá la mejor canción del disco. Flea se discute con un solo de bajo slapeado a manera de intro. De hecho, él hace casi toda la canción. La línea de bajo es tan buena que poco importa lo que toquen los demás. Y es de las pocas en los que hay un atisbo de melodía vocal por parte de Anthony. La canción pierde fuerza con esos coros femeninos durante el estribillo, que no le sientan nada bien, pero es lo más rescatable del album, y en la que se le pueden entender un par de líneas a Anthony.

Luego está “Baby Appeal”. En algún lugar leí que cualquier imbécil puede cantar rap, (hasta Vanilla Ice) pero se necesita ser un genio para cantar hip hop. No sé donde leí u oí eso, pero es cierto. Aquí podríamos poner a Will Smith a cantar, o ponerle la base de “Prince of Bel Air” y nadie notaría la diferencia. Hasta el bajeo es muy genérico. Y el problema es que en el rap genérico es imposible distinguir dos canciones, son como dos gotas de agua. No es un problema sólo del rap, pasa también en el blues, pero en esta canción no hay nada que lo distinga de la mayoría de las canciones del álbum. Incluso hay clichés electrónicos, como hacer girar la voz en las bocinas y una como ráfaga al 2:35. La canción además no cambia un ápice en los casi 4 minutos que dura y se termina volviendo un sonsonete horrible.

“Buckle Down” al menos tiene un riff de guitarra mas o menos decente (Si se puede decir eso de 3 tonos). El bajo suena más funky, y durante el puente instrumental al 1:05 hace buenas figuras, pero suena con poco volumen y opacado por la guitarra. Un tema ligeramente más salvable, donde me parece evidente la influencia de The Clash en la actitud de la banda.

Con “Get Up and Jump” vuelven los clichés. Notable trabajo de Flea, pero suenan como clones de Sly & The Family Stone. Además Anthony hace una de esas metrallas vocales que no se les entiende nada, y el coro es blando y ridículo. La canción tiene muy pocos cambios y no logra sostenerse sólo con la rapidez de Flea. Tache.

“Why Don't You Love Me” es un cover de Hank Williams. Se supone que la original es Country y no puedo ni imaginármela. La intro de bajo suena colosal, y parece que va a estallar en una cosa magnífica, pero en realidad termina en otro rap genérico. Al menos hay cierta melodía. Poco después del minuto hay un quiebre instrumental con las guitarras haciendo slides y el bajo sonando apocalíptico. De los pocos momentos de la canción. Ah, y al final, donde parecen hacer un tributo a la versión country original.

Luego está “Green Heaven”, con otra gran instrumentación. La intro es majestuosa y casi Zeppelinesca (escuchen esa batería a la “When The Levee Breaks”, con una guitarra enorme), que deja un buen sabor de boca. Uno está ya sonriendo cuando entra Kiedis a arruinarlo con ese rap burdo e indescifrable. El riff que construyen guitarra y bajo se vuelve excesivamente repetitivo, y tratan de meterle un puente que nomás no encaja. Después del gran comienzo la canción se cae y nunca se recupera, pero quizá es lo mejor por aquí después de “True Men”.

“Mommy, Where's Daddy?” me parece la peor del álbum. Las sugerentes voces femeninas hacen un ridículocliché pesudosexual, intentando realmente darle cierto cachondeo a la canción. Termina siendo burda. A pesar de que a Kiedis no se le entiende nada, se puede descifrar por el tono su intención de padrote. Hasta sax le encajan. Horrible. Me crispa los nervios. Generalmente ni siquiera la puedo terminar de escuchar. Ni el solo slapeado la salva.

Luego viene lo que fue la primer canción de la banda, “Out In L.A.” La misma tónica, un riff de bajo decente y un rap genérico nada memorable, sin melodía ni nada. Le intentan meter una guitarra cargada de distorsión que en un inicio parece una sierra eléctrica. Lo bueno es que dura apenas 2 minutos.

“Police Helicopter” se merece el calificativo que le puso su productor. Parones y arrincones con una guitarra oxidada. La calidad de la grabación es pésima. Un desastre total.

“You Always Sing The Same” es la banda durante 17 segundos tratando de repetir la mayor cantidad de veces posible el título. Una broma kitsch.

El album tiene un cierre digno con “Grand Pappy du Plenty”. Creo que me gusta tanto porque es una canción instrumental y no hay que soportar a Anthony escupiendo tonterías. La banda logra construir una atmósfera oscura y casi violenta, creando tensión, con buenos efectos de guitarra, el bajo sin hacer sus riffs explosivos, pero marcando tiempos y generando suspenso. Me recuerda las películas policiales de primera mitad de los 80’s. No es una joya progresiva, pero está bien armada, y en verdad se agradece el respiro después de un disco tan caótico.

 

En las ediciones más recientes vienen un montón de bonus, pero ya no me voy a torturar más. Al parecer son los famosos demos con Irons y Slovak. Ni mejoran ni empeoran el disco y traen peor calidad de grabación.

Los Sex Pistols a veces también suenan lamentables, pero al menos se les nota una dirección, una actitud, y la fuerza que le imprimen por seguirlas los magnifica. Aquí no. Pareciera que la banda se está burlando de todo, incluso de ellos mismos, pero de una manera totalmente absurda. Y con una portada como la que le pusieron y el sonido que quedó, no les podemos dar la contraria. Parece increíble que dos de estos adolescentes desquehacerados faroleando en un estudio terminarían grabando años después joyas como el Californication.

Un debut inmaduro, con una falta total de profesionalismo, carente de melodías, lleno de rap genérico, y una actitud absolutamente valemadres. La portada no podría reflejar mejor la música que contiene. Escúchelo bajo su propio riesgo (incluso si es fan de la banda) o mejor espérese hasta el Blood Sugar Sex Magik, lo cual recomiendo ampliamente.

 

 

Por Corvan 

 

Members Area

Need Translation?

Recent Blog Entries

by Corvan | 4 comments
by Corvan | 2 comments

Recent Forum Posts

by Corvan 3 months ago
by Boncha 5 months ago
by marlaior 5 months ago

Lanza tus Gritos Aqui!

Newest Members

Geoglobe

VISITAS

Ayudanos a llegar a mas gente

Siguenos en FB

Paginas Amigas: