THE ROLLING STONES

 

“She just can’t be chained

to a life were nothing’s gained

or nothing’s lost,

at such a cost”  

 

 "A"

Década Principal:

60's, 70's 

Eras Principales:

Rock & Roll II, Early Sixties (1960-1966)

La Psicodelia (1966-1969)

Hard Rock (1968-???)

La Gran Transición (1970-1980+)

Miembros Clave:

Mick Jagger, Vocalista

Keith Richards, Guitarra líder

Brian Jones, Segunda guitarra

Charlie Watts, Batería

Bill Wyman, Bajo

Mick Taylor, Segunda guitarra 

Canciones Clave Rolling Stones:

Canciones Clave: 

Satisfaction, Jumping Jack Flash, Paint It Black, Gimme Shelter, Ruby Tuesday, Let's Spend The Night Together, Symphathy for the Devil, Get Off of my Cloud, She's a Rainbow, Brown Sugar, Angie, It's Only Rock & Roll, Heart of Stone, Honky Tonk Women, As Tears Go By, Under My Thumb  

 

Señoras y señores: sus Satánicas Majestades, The Rolling Stones!

Esta fue la segunda banda que descubrí, inmediatamente después de los Beatles, y parece que mis gustos tuvieran una tendencia cronológica. Lo cierto es que ese casette (original ahora si) que compré en el DF, me dejó anonadado. Eran los éxitos de los años en London Records, sólo canciones de los 60’s. Y tanta energía y sonoridad contenida en 50 minutos me tuvieron babeando por semanas. Aún hoy conservo la cinta, y, aunque después descubrí los años post-Jones, algunas canciones tremendas de los 70’s, sigo quedándome con la frescura, los riffs, lo pegajoso y lo original de los Stones sesenteros.

Recuerdo que cuando escuché Jumping Jack Flash me parecieron que al momento de grabarla debían ser la banda más compenetrada, más cohesionada sobre la faz de la tierra. Pobre chiquillo ingenuo, no sabía nada de rock. ¡Pues NO! Hoy día sigo escuchando Jumping Jack Flash y se me siguen erizando los vellos de la nuca y me sigue pareciendo la perfección de una banda hecha rock.

Los Rolling Stones fueron considerados la antítesis por excelencia de los Beatles. No se si sea cierto eso de que en USA te preguntaban si eras pro-Beatle o pro-Stone y te encasillaban por tu respuesta. Los Stones simplemente tomaron sus influencias de un blues y rythm & blues mucho más negro que el rock & roll de los Beatles, con un sonido más primitivo (no por ello peor) o más cercano a las raíces. El fenómeno de los buenos v.s. malos viene quizá de otra coincidencia: cuando los Beatles fueron rechazados por DECCA y a los meses tenían 5 canciones en los primeros 5 lugares de Billboard, la disquera buscó desesperadamente una banda con la que pudiera competir y precisamente por el barrio iban pasando Jagger y compañía.

Sucede que más que una rivalidad natural, fue una rivalidad mercadotécnica, acentuada por la característica natural de la música más agresiva y de las letras (consciente o inconscientemente?) más provocativas. Su música suena muy revolucionaria para su época. Hoy podemos escuchar su álbum debut y reír del sonido, pero en su momento era algo que ninguna banda que no fuera en un bar perdido en los suburbios había hecho. Esa primera música tiene una fuerte carga de antro de mala muerte, olor a whisky, sudor y nicotina, e incluso canciones como King Bee o Walking the Dog, tienen una fuerte connotación sexual tanto en el slide de la guitarra como en las letras y la entonación (por no hablar de I Just Want to Make Love To You, que con el simple título provocó censura), algo que no creo haber encontrado en discos anteriores a ese.

Si DECCA les colocó el papel de niños malos, no parecen haberse incomodado en absoluto con ello. Al contrario, lo explotaron haciendo más ruido, gritando más, haciendo arreglos más intrincados que cualquier otra banda y, no contentos, haciendo letras a los que cualquier padre de familia no sólo consideraba peligrosas, sino que prácticamente les llevaba lavar los oídos a sus hijos rebeldes que se atrevían escuchar esa infernalidad, caso que no ocurría con los Beatles.

Sin embargo los Stones sobrevivieron a esa supuesta rivalidad y crecieron mucho más allá de ella. Digo supuesta porque es de todos sabido que nunca existió. Prueba de ello es que los de Liverpool les regalaron I Wanna Be Your Man a los de Londres; y que en voz de Ringo sonaba muy pero, MUY gris y que los Stones la retoman y la convierten en otra de sus canciones peligrosas y provocativas al grado de llegar preguntarme quién la regalo a quién.

Y al igual que los Beatles, los Stones no se quedaron estancados en dos o tres ritmos sino que se atrevieron a explorar mientras imponían tendencias, llegando a abarcar una cantidad impresionante de géneros y estilos tanto en los 60’s como en los 70’s. Ya después de convertirían en una banda dinosáurica pero esa es otra historia. Yo hablo de los Rolling hasta 1975 porque de otra manera tendría que devaluarlos un poco.

Los Rolling tuvieron un par de años para darse a conocer con su rythm & blues, tuvieron una transición asombrosa en un solo disco, el Aftermath (que para mí sigue empatado con el Let it Bleed como los mejores de la banda) para después lanzarse de lleno a la exploración psicodélica. Esta transición de apenas unos meses les tomó a los Beatles prácticamente dos años y tres discos, lo que no deja de asombrarme. A partir de ahí se metamorfosearían al menos cada año, logrando incursionar al Hard Rock, a un blues más puro, a los ritmos latinos, al country, gospel, y posteriormente hasta a la onda disco, etc. Esto, sin dejar nunca (seguimos hasta el ’75, bueno, quizá ‘78), esa esencia inconfundible que hace reconocible cualquier canción suya.

Los Stones representaron quizá la parte más violenta de la revolución musical de los 60’s. Los Animals también eran unos salvajes en el escenario (de ahí su nombre) pero sus letras nunca llegaron a ese nivel. Incluso por esas primeras épocas, la aún hoy archisonada Satisfaction (importancia lírica generalmente nos pasamos por el arco del triunfo) fue un bombazo, ya que fue la primer canción en que, poniéndose la camiseta de una generación entera, gritaba con la rabia más profunda: “No estoy satisfecho!” Y eso un año antes de que tronara el show de Vietnam. Y cuando los Beatles sacaban cosas como Sexy Sadie o Revolution 9, ellos llegaban, decían “quítense que ahí les voy” y se atrevían a entonar Symphaty for the Devil o Honky Tonk Woman.

Mientras Dylan, Lennon y compañía parecían estar llamando con su música a los jóvenes para buscar nuevos horizontes y proponer un nuevo orden, los Stones hacían su protesta atacando de frente al viejo sistema, criticándolo sin rodeos y más bien escupiéndolo a la cara, queriendo derrumbar el sistema de tajo. “What a Drag it is Getting Old” rezaban, aunque más tarde se olvidaran de ello a conveniencia. Y es esa actitud, además de las geniales piezas de música, las armonías y melodías, los arreglos, los riffs… todo lo eso los han llevado a ser considerados por una inmensa mayoría como la segunda mejor banda de rock de todos los tiempos... Aunque odio esas etiquetas, y menos mal que nunca se han podido poner de acuerdo con la tercera.

Otro punto a favor de los Rolling, o a su creatividad, pues, es que no tuvieron ningún George Martin. Por supuesto que hubo arreglistas, pero nunca nadie tan decisivo en el aspecto musical como el apoyo que tuvieron los Beatles en su productor. Es decir, el aspecto creativo recaía únicamente en ellos, Jagger y Richard en la composición y Jones en los arreglos (mientras duró). Es por ello que la idea de banda compenetrada que me llegó cuando los escuché por primera vez tiene sus dosis de realidad. Jagger y Richard eran (son) una verdadera simbiosis como compositores, y en la mayoría de las canciones realmente compartían pluma y autoría, no como Lennon y McCartney que solo compartían los derechos legales y las regalías. Para sorpresa de muchos, Keith tiene una biblioteca enorme, y para sorpresa aun mayor, parece haber leído la mayoría de su contenido, por lo que el mito de que el sólo hacía la música es eso: un mito. Creo que el mayor peso en la composición recae en él, pero también Mick aporta bastante, y buena parte de su ira y sarcasmo se hacen notar.

Desde luego, Jones jugó el papel de arreglista que Sir George Martin tenía con los Beatles. Pero no sólo eso, sino que hacía una mancuerna extraordinaria con Keith en las guitarras. Sobre todo en la primera época, con los Stones se notaban dos guitarras muy poderosas, a veces respondiéndose, a veces llevando el ritmo, pero no siendo un simple acompañamiento como en muchos otros grupos. Brian tenía un alma bluesera y unos requintos que a mi me saben secos y desérticos, pero en un muy buen sentido… ¿Cómo decirlo? Jones no era un virtuoso, pero le daba a las canciones un aura entre primitiva y moderna, entre bar de Nueva Orleáns y lo más revolucionario del momento: Una desnudez glamorosa. Sería injusto no mencionar a Ian Stewart, tecladista y sexto miembro no oficial de la banda, y por lo mismo, muy poco conocido. Pero muuuy importante en las consecuencias del sonido.

Regresando a Brian Jones, nunca fue el cerebro de la banda, ese rol le tocó desempeñarlo a Keith. Mick era la cara, el front-man que acaparaba miradas. Brian era quien ultimaba las canciones, quien le daba el toque final a ese armazón hecho para proporcionarle su esencia. Nunca apareció como autor de ninguna canción, sin embargo no se puede negar que los Rolling tuvieron tres etapas, y que la más brillante fue la primera, con él en sus líneas, y para muestra sólo búsquense alguna recopilación con toda la historia de la banda a ver cuántas rolas de los 60’s acaparan el disco.

Por ahí del 66 Brian comenzó a hacerse cargo de nuevos sonidos. Me es imposible escuchar Paint It Black en la versión en vivo de las últimas giras. Es un remedo, una vomitada de la original sin un sitar que le de nuevas dimensiones, sin una brillantez y negrura al mismo tiempo. La maestría de la original es inconcebible sin dicho instrumento. Sobra decir que es una de mis canciones favoritas, aunque como con los Beatles, para decir mi canción favorita de la banda tendría que citar al menos 10.

Bueno, regresando al tema, del periodo psicodélico (1967) que fue (el único) comandado por Brian, ninguna canción se convirtió en himno, y en las recopilaciones sólo figuran la hermosísima Ruby Tuesday, la extravagante Dendelion, She’s a Raibow y Let’s Spend the Night Togheter, que no es psicodélica ni por error, pero es de la época (donde por cierto brilla Ian Sewart como nunca). Sin embargo en los tres LP’s y sencillos de ese año hay auténticas joyas que nunca han sido valoradas como deberían: Mothers Little Helper (vuelve el sitar), We LoveYou, etc…

En el 68 vuelven al blues y al rock seco y arenoso. Jones, ya sumido en las drogas empieza a perderse musicalmente tras la lumbrera que fue. ¿Que qué hubiera pasado con Los Stones si Brian no hubiera muerto? NADA. Nada que no haya pasado. Brian se ahogó en las drogas y en la depresión, literalmente, dentro de su alberca (Extra, Extra! Ya aceptaron que fue asesinato!), cuando ya tenía un par de meses oficialmente fuera de la banda y un par de años prácticamente como músico de estudio. Brian no pudo adaptarse a los cambios, no podían tocar siempre como el quería puesto que los cambios en la música y época así lo requerían. Cierto, la época más brillante musicalmente (en todos los aspectos) fue en la psicodelia del ’67, pero ¿Se imaginan si la misma corriente se hubiera extendido durante diez años? ¿Se imaginan a los Stones sin Let it Bleed? Nop. Uno es suficiente. De lo bueno, poco. Y Brian se murió, o lo murieron.

Ahí acaba mi época favorita de los Rolling. Pero llega mi Stone favorito: un mozalbete mucho más joven que el resto y que los llevó de la mano a la dificilísima transición de los 60’s a los 70’s. Son realmente pocas las bandas que pudieron hacerlo. Y creo que ninguna con tanto éxito. Mhhh… Tal vez Zeppelin... Bueno.

Hay que decirlo: Ni Brian Jones ni Keith Richard eran virtuosos en la guitarra. Uno era un muy buen arreglista y el otro el mejor creador de Riffs de todos los tiempos; hasta ahí. Mick Taylor si era un virtuoso, y elevó el nivel de la banda a una categoría impresionante, dando solvencia en el requinto, con la suficiente habilidad para alargar las canciones en vivo a niveles épicos a la The Who o a la Cream. No sólo era muy técnico, sino que además sabía transmitir emociones con la guitarra. De ahí uno de los mejores discos en vivo de todos los tiempos sea el Get Yer Ya Ya’s Out.

Taylor le dio un toque artístico al rock potente de la banda, más artístico aún que el barroquismo de Brian. Y funcionó, al menos un tiempo. No sé si los demás se hartaron de él, o si a él no le gustó llevar el peso de una banda donde apenas lo dejaron componer una canción, y que en el último disco en el que estuvo, It’s Only Rock & Roll, se notaba una tremenda fisura en la vieja simbiosis compositiva. Así que una de dos: o lo corrieron porque los opacaba, o se fue porque estaba harto. Yo me inclino más por la segunda, y por ello lo admiro, porque no cualquiera tiene las pelotas para mandar al diablo a los Rolling Stones; pero sólo ellos saben realmente qué pasó.

Así que después llegó Ron Wood y el resto es... triste y aburrida historia, que no cuento porque bajaría de status a mi segunda banda favorita.

Bueno, no la cuento, pero voy a dar mis razones. ¡Faltaba más! La diferencia con Ronnie Wood no es sólo la ausencia de alguien con los verdaderos tamaños como para acompañar a Richard en la guitarra. Ron tiene lo suyo, pero nunca he podido dejarlo de ver como el guitarrista de Rod Stewart que antes fue, y eso no es precisamente un halago. Digo, con Rod y los Faces estuvo muy bien; pero ¿Con los Stones? Los clásicos duelos de guitarras a que nos tenían acostumbrados se fueron al diablo. Y ni siquiera podía tocar las viejas canciones de la misma manera que sus antecesores. Pero nop, no es sólo eso. No es sólo el hueco en la segunda guitarra:

1.- Los Stones se habían caracterizado siempre por imponer estilo, o por potencializar uno. Si bien nunca fueron creadores, igual que los Beatles, si eran quienes impulsaban la última tendencia a la que se adherían. A partir del Black & Blue, pero sobre todo a partir del Some Girls (que es aún un disco medio rescatable) los Rolling dejan todo esto para seguir tendencias totalmente comerciales. Me encanta I Miss You, pero por Dios, ¡No deja de ser una canción disco! ¿¿¿Los Stones haciendo disco??? Luego viene la oleada punk de finales de los 70’s y los Rolling Stones se ponen a hacer punk. Ascooooooooooooo. Nop, ese fue un gran error. No intenten escucharlo. Y de los 5 discos de los 80’s (Me sigo preguntando ¿que hace una banda de los 60’s tocando en los 80’s? sólo el Tattoo You resultó medianamente pasable, los demás se pueden tirar a la basura sin el menor remordimiento. De ahí para acá sólo el Vodoo Lounge tiene algún mérito e incluso me gustan algunas canciones que parecen retomar los orígenes (No, Love Is Strong no es una de ellas). De ahí en más podemos oírlos hasta haciendo hip hop. ¿Qué viene después? ¿Se van a convertir en una Boys Band? Me da escalofrío y náusea de sólo pensarlo.

2.- Nop, los Rolling nunca han servido para dejarse guiar por corrientes ya impuestas. Y líricamente también perdieron mucho poder desde el 76. No, desde el 74, pero aún en el 76 había melodías. Jagger (realmente era Mick?) se había caracterizado por dotar letras incisivas y que bien miradas, eran muy críticas de la sociedad, del mundo, de la cultura. A partir del 76 (tal vez antes) perdió el toque y cayó en lo soez, en lo burdo, perdió la poesía (se le puede llamar así?) para caer en el insulto fácil. O en el pop banal. Quién puede creer a un viejo de 60 años preguntando: “¿Alguien ha visto a mi nena?” En la radio local lo caricaturizaban presentando la canción como “¿Alguien ha visto a mi nieta?” Los Stones se vendieron. Punto.

3.- El entorno global importó mucho. A mediados de los 70’s a los Stones les hubiera sido imposible sobrevivir de otro modo. Cierto. El Rock dejó de atacar al sistema para ser parte de él. El Punk nunca fue una real amenaza, quizá el Grunge sí, aunque de una manera más sociológica que políticamente. La cuestión es que tanto a Mick como a Keith se les subieron los humos más de lo que estaba permitido a un héroe musical de los 60’s y terminaron más preocupados de su imagen que de su música. Es decir, se preocupaban más de las portadas de revista que de la calidad de su música. Y eso se notó con mucho. Tan es así que el viejo maestro del Riff, Keith Richard, solo pudo hacer dos Riffs memorables del 81 apara acá: Start Me Up y You Got Me Rocking, y ni siquiera sé si se les puede llamar Riffs.

4.- Los Stones nos tenían acostumbrados a discos sin igual. Pocas bandas, realmente pocas, han logrado hacer discos en los que la mayoría de las canciones son tremendas. Canciones que marcan época y se vuelven inmortales (que no es lo mismo que comerciales) y en los que los rellenos eran meras excepciones. En el 76 la regla se invirtió. Los Stones pasaron a ser lo que cualquier banda mediana: dos o tres canciones rescatables y el resto relleno. Eso para mi no es mérito. ¿Crea fama y échate a dormir? Nop, mejor crea fama y muere cuando debes. Pero en fin, cada quien tiene sus razone$$$$$.

5.- Finalmente, y como conclusión a esta diatriba post-Tayloriana, hay quienes dicen que los Rolling son una leyenda viviente y que los detractores post-Taylorianos jamás hemos ido a un concierto. En mi caso es cierto, no he tenido oportunidad de ir a ninguna de las tres giras que han presentado en México. Y creo que mataría por ir a la siguiente (si se da). Pero a ustedes, adoradores de ídolos caídos, les regreso la pregunta: ¿Fueron a escuchar las canciones del último disco o fueron a suplicar por los clásicos de los 60’s y principios de los 70’s? Sean sinceros.

Por todo esto, no puedo tomar la discografía completa de los Stones para catalogarlos en el máximo sitio, apenas debajo de los Beatles en el escalafón musical de la última mitad del siglo XX. Si tuviera que hacerlo, tendría que catalogarlos en una clase B o C porque tienen discos que apestan. Sinceramente, APESTAN. Y muchas grandes bandas los tienen, y no por eso dejan de ser grandes. Me resta decir que en su época sin duda fueron los segundos más grandes, si no es que los más grandes en muchos aspectos. Y eso sí, los mas atrevidos.

Alineación: Mick Jagger: voz principal. En los 70’s subió con guitarra al escenario, hizo maracas, pandero y letras endiabladamente buenas y prohibitivas para su época. Keith Richard: Primera guitarra. El mejor creador de Riffs en toda la historia, y el tipo que, como McCartney con Yesterday, soñó con Satisfaction y además le dio vida. No sé si cuente decir que inspiró a Johnny Depp para dar vida Jack Sparrow. Tal vez no. Bill Wayman: Bajo. Uno de mis favoritos. Como bajista que soy puedo decir que siempre fue sobrio pero preciso, manejando los tiempos con ese bajo casi vertical que lo hace inconfundible. Charlie Watts: Batería y ritmos. Dicen que es el verdadero líder de la banda. No lo podría asegurar ni negar, pero igual que Bill, discretamente hizo lo que tenía que hacer y con creces. Brian Jones: Primer segunda guitarra (siempre quise decirlooooooo) del grupo. Lo dotó de su primera personalidad y del espíritu psicodélico con el sitar, clavicordio, trompetas y demás instrumentos exóticos que se le ocurrían (ud. Sólo nombre lo que se le ocurra, él lo tocó). Mick Taylor: El maestro del requinto, el único que pudo mandar a Richard al acompañamiento no con palabras, sino con música. Sustituyó a Jones con creces, no sólo porque elevó a los Stones a un nivel guitarrartístico, sino porque los hizo sobrevivir a la dura transición 60’s – 70’s. Ron Wood: Tercera segunda guitarra (tambieeeeeeeeeeen) Exguitarrista de Rod Stewart, Whaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaack ¿Hay que decir más? Ian Stewart: Extraoficialmente, el alma en los teclados de los Rolling. Ladies and gentleman: Their Satanic Majesties, The Rolling Stones!

 

 

Por Corvan 

 

 

 

Members Area

Need Translation?

Recent Blog Entries

by Corvan | 4 comments
by Corvan | 2 comments

Recent Forum Posts

by Corvan 5 months ago
by Boncha 7 months ago
by marlaior 7 months ago

Lanza tus Gritos Aqui!

Newest Members

Geoglobe

VISITAS

Ayudanos a llegar a mas gente

Siguenos en FB

Paginas Amigas:

Oops! This site has expired.

If you are the site owner, please renew your premium subscription or contact support.