SOUL REVOLUTION (Bob Marley & The Wailers, 1971)

Artista: Bob Marley (B)

Fecha de Grabación: ’70-‘71

Fecha de Lanzamiento: 1971, JAM

Discográfica: Maroon/Upseller

Productor: Lee “Scratch” Perry

Calificación: 7

             

Era: Reggae & Ska (1957-????)

Subgénero: Reggae

Mejor Canción: Fussing And Fighting o Kaya

Canciones: 1) Keep On Moving; 2) Don’t Rock My Boat; 3) Put It On; 4) Fussing And Fighting; 5) Duppy Duppy Conqueror; 6) Memphis; 7) Soul Rebel; 8) Riding High; 9) Kaya; 10) African Herbsman; 11) Stand Alone; 12) Sun is Shining; 13) Brain Washing; 14) Mr. Brown.

 

La discografía de Marley, o mejor dicho, de los Wailers en sus inicios es caótica, por decir lo menos. No por nada muchos consideran realmente su primer disco el Catch a Fire, del ’73. Estos álbumes previos son el largo recorrido del trío para lograr ese sonido que hipnotizó y puso a bailar a todo el mundo a finales del ’73. En su momento, pareció que la banda había salido de la nada y había conquistado el planeta con suma facilidad… bueno con una pequeña ayuda de Clapton. Estos discos previos demuestran que no fue cuestión de magia, sino de picar piedra por mucho tiempo, mientras luchaban por definir su estilo. Lo cierto es que hasta el mismo Bunny reconocería en una entrevista que todo este material no debió ser lanzado en álbums, ya que no pasaban de ser demos para compañías disqueras.

Quizá no es para tanto, siempre es interesante adentrarse en las raíces de las bandas antes de su éxito masivo. La cuestión es que con los Wailers este periodo se extiende por más de 7 años. Este cuarto disco de estudio fue grabado en Jamaica y lanzado únicamente en la isla, después de que la banda regresara de su aventura en Londres. Es un disco aún más raro que los anteriores. De entrada su nombre causa muchas confusiones, ya que posterior al Soul Revolution, se lanzó el Soul Revolution Part II, un disco de dub, es decir, mayormente de temas instrumentales, sin voz, de los temas del Soul Revolution. El problema es que ambas tapas decían “Soul Revolution Part II, creando una confusión épica. Después, en los posteriores relanzamientos se incluyeron bonus tracks y cambios en los listados que rompen con la esencia original del disco, y traen una mezcla de temas con voz y en versión dub, causando bastante confusión. Las últimas versiones en CD, incluirían ya los dos discos, pero las versiones previas son una pesadilla, y la versión que yo tengo es una mezcla muy extraña. En cualquier caso, ese primer lanzamiento en Jamaica no fue muy exitoso, o resultó desconocido a nivel global.

El disco pues, resulta una especie de Deja Vu. Es más bien como un Soul Rebels Part II, pero con temas que en su mayoría ya los habíamos escuchado o fueron singles posteriores que no pertenecían en realidad a este disco. Otros, los retrabajarían en posteriores discos, por lo que nos suenan familiares pero inacabados en esta entrega. Así, tenemos de nuevo a “Soul Rebel”, y de las nuevas, las mejores son “Fussing And Fighting” y “Kaya” en su versión primitiva.

Sin embargo, el disco no aporta mayores avances. Como mencionaba, parece una segunda parte del Soul Rebels, pero con una producción mucho más dispareja. Algunos temas realmente parecen demos, con un pésimo sonido. La banda sigue deambulando en búsqueda de estilo, y a la mezcla de Reggae y Rocksteady ahora suman el Dub. Y no es que sea malo, pero aceptemos que la mayor parte del encanto de los Wailers recae en Bob Marley y la magia de su voz y sus ganchos, así que escuchar a los Wailers sin Bob pues…

Este sería el último disco con la producción de Lee “Scratch” Perry, quien por esas fechas era también ya un ícono en Jamaica, y el último antes de firmar con Island Records. Ahora, la banda de cabecera de Scratch Perry, The Upsetters, es una gran contribución al sonido. No dudamos de la capacidad de Bunny, Tosh y Marley, pero hay que aceptar que por este tiempo su mayor cualidad era el cuidado melódico y el gran trabajo armónico en los coros. Eran pues, más que nada un trío vocal, que dependía en gran medida de los músicos de acompañamiento. Con The Upsetters ganan bastante en sonido de respaldo. Aston y Carlton Bennet dan mucha mayor solidez en la sección rítmica, minimalista, pero efectiva, y ya más cercanos al sonido Reggae al que estamos acostumbrados. Forman pues una gran base para que se agreguen los demás instrumentos, como guitarras, melódica, órganos, algún sax… Sin tener el montón de instrumentos y fastuosa producción que tendría Marley a finales de la década, se siente más armado que el Soul Rebels, y los temas instrumentales, al menos logran captar la atención por sus texturas y ritmo.

 

El disco, o al menos la versión que tengo, arranca con “Keep On Moving”, que nos suena vagamente familiar. Y esto es porque este cover de Curtis Mayfield ya había aparecido en el Keep On Skanking, del ’67. Esta versión es menos producida, que me hace pensar que la que tengo del Skanking es bastante más avanzada en cuestión cronológica. El caso es que en el Soul Revolution es una versión lenta y cadente. Los coros femeninos son reemplazados por las características armonías de Tosh y Bunny. Un bajo marcado y simple haciendo escalas pentatónicas. Bunny alterna el lead vocal hacia el final, con una voz aguda y aterciopelada, más cercana al Soul. Una guitarra crujiente, mientras las intrincadas armonías nos cuentan la historia de un hombre acusado falsamente de asesinato que pide ayuda a Dios para esconderse y salir bien librado.

Sigue “Don’t Rock My Boat”, una versión instrumental en el que se escucha muy lejana la sección vocal que no pudo ser borrada por completo. El bajeo es hipnótico, cadente, jugando con los tiempos como debe ser con el reggae. La guitarra va haciendo los marcados rasgueos y la batería, con un ritmo perezoso pero efectivo. Con las voces difuminadas, la melodía es apenas perceptible. El tema evolucionaría años después y sería reusado y renombrado como “Satisfy My Soul” en el disco Kaya, siendo casi irreconocible.

Continuamos con “Put It On”, un tema instrumental con un gran despliegue de los músicos, que logran hacer del tema el más interesante de los que carecen de voz. No tiene nada qué ver con la rola del mismo título del debut. Bunny de hecho toca el armonio, pero en sí  el bajeo y ésta vez intrincada batería son suficientes para hacernos mover todo el cuerpo y a la vez mantener atención a la hermosa estructura.

“Fussing and Fighting” es “Put it On”, pero con voz. Quizá el título esté inspirado en “We Can Work it Out” de los Beatles, pero la letra es sobre la filosofía pacifista Rastafari. Bob hace una de sus interpretaciones más emotivas hasta el momento, alcanzando ya un notable nivel vocal, jugando con los tiempos, el fraseo y el sentimiento, gritando por momentos para resaltar esa especie de confusión o frustración. Tosh y Bunny como siempre, haciendo enormes coros al fondo, que dan mayor dinamismo a los temas y entablan una especie de diálogo con Bob. La instrumentación es exactamente igual al track previo, pero con una menor calidad de sonido, sonando más lejano y borroso. Ignoro si fue con intención de resaltar en enorme trabajo vocal, o si fue por la limitación de los canales de grabación en la época. Es el único detalle en la rola.

“Duppy Duppy Conqueror” es otro instrumental juguetón, con el órgano llevando el liderazgo, pero siendo los remates de guitarra los que le dan el encanto. Es un simple círculo, bastante agradable, y una muestra del enorme peso del bajeo en los temas de este disco. También aquí se alcanza a escuchar por momentos la voz de Marley muuuy en el fondo.

En “Memphis”, la guitarra es más predominante, arrancando con un riff de tonos escalonados. Bunny nuevamente toca el armonio, haciendo la función de la melodía vocal, juguetona y acaparando los reflectores. El tema lleva buen ritmo, suave, soñoliento, casi se puede ver la nube de humo bailando entre los acordes.

Luego llega “Soul Rebel”, que aparece y da título al disco anterior. Es exactamente el mismo tema, sin cambios. El bajo domina por completo, y va marcando en 5 tiempos - los 3 últimos ligados - para crear una atmósfera cálida, hipnótica. La guitarra es apenas perceptible, al igual que unos arreglitos de teclado la discreta percusión. Bunny y Tosh prácticamente hace otro instrumento con las armonías vocales con que adornan y entablan un diálogo con Bob. Marley hace un fraseo despreocupado, pausado, emotivo. “I'm a rebel, soul rebel, I'm a capturer, soul adventurer” que sirve de estribillo y en el que van intercalando roles. El tema es hermoso, autobiográfico, quizá el tema más emblemático de los Wailers hasta ese momento, lo que quizá justificaría repetir en este disco.

“Riding High” es otro cover en este disco, original de Cole Porter. Tiene aires Soul, a pesar del esfuerzo del bajo por darle un aire más reggae. El estilo le sienta bien a Bunny, quien canta ésta, mientras el otro par hace una destacada labor al fondo. La instrumentación es más cruda, un bajeo no tan marcado y aparentemente es un contrabajo, un piano muy discreto, y percusiones más simples en lugar de batería, lo que resalta más las voces y melodías. La letra es sobre una chica huidiza, tema más bien raro con los Wailers, pero bueh, se trata de un cover.

Después tenemos “Kaya”, en su primer versión, que después renovarán para la versión del disco de mismo nombre. Aunque la versión del ’78 es más conocida, con sonido más nítida y mejor producción, me sigue gustando más ésta, más primitiva. Es más honesta, más pura, uno de los primeros temas sobre la mariguana, que la cultura rastafari no tiene problema en reconocer. Supongo que Kaya es uno de los nombres con que la conocen. En este tema, desenfadado, casi etéreo, se puede sentir la nube de humo de cannabis salir de las bocinas. Una guitarra acústica hace hermosos arreglos, muy tropicales (en particular al cierre), mientras el contrabajo hace escalas de 3 tonos, que en versión eléctrica suenan un tanto oscuros. Aquí todo simple, ligero, se puede notar la sonrisa de Marley mientras canta “I'm so high, I even touch the sky,  Above the falling rain”. Hermoso tema, que si me preguntan, me gusta más que la versión posterior.

“African Herbsaman”, cover de Richie Havens, sigue la misma temática, sobre un “Hierbero”. El bajo,esta vez con un volumen menor, hace contrapunto con la guitarra que hace escalitas sofocadas en subeybaja. Bob suena etéreo, dulce, “African herbsman, why linger on? Just concentrate, 'cause heaven lives on”. Peter y Bunny hacienda magia armonizada, y por momentos insertando algunas líneas. Hay por ahí un compilatorio de la época que lleva éste mismo título, pero repite la mitad de los temas de este disco y del Soul Rebels, por lo que preferí omitirlo. El tema, muy relajado, etéreo, dando un carácter casi espiritual a la ganja.

Con “Stand Alone” regresa un órgano algo psicodélico y de notas dulces.  La melodía es encantadora, envolvente, imposible sacarte de la cabeza ese “There you are, cryin again…” del estribillo. Es quizá la más compleja del disco, pero a la vez se siente suave y ligera como pluma. Es una especie de balada, pero de desamor, un rompimiento doloroso. Bob casi te rompe el corazón con ese desgarrado “How could I... could I be so wrong, To think that we could get along?”. La instrumentación es apenas perceptible, pero es otro de los grandes trabajos vocales, en especial de Bob, que con su voz hace prácticamente toda la canción.

Luego está “Sun Is Shining”, que en mi versión es instrumental, aunque también se percibe a lo lejos una voz. La guitarra con su crujido reggae y el bajeo lacónico sirven de base para una melódica que da un sonido agridulce y dramático en una escala descendiente a 4 tonos, y un piano desparrama algunas cuantas notas. Algo bastante sencillo en realidad.

En “Brain Washing”, Bunny Wailer lleva el lead vocal. Intenta hacer eso que hace Bob con el intrincado fraseo, pero le falta esa magia, por momentos se siente forzado. El tema me parece conocido, no sé si toman ese riff que se repite una y otra vez de algún tema de algún disco anterior. El caso es que ese subeybaja en slides termina volviéndose muy repetitivo y Bunny desgraciadamente no tiene el carisma de Bob para meternos a la canción de lleno.

El disco cierra con “Mr. Brown”, que es nada más y nada menos que “Drácula” que aparece en el Keep On Skanking. Ignoro porqué le cambiaron el título, o si pensaron que nadie iba a notar que era lo mismo. Es decir, ese órgano somnoliento es difícil de olvidar. Y no es tampoco que le hayan hecho algún cambio, es prácticamente el mismo track.

 

En fin, no es un salto cualitativo, quizá apenas un pequeño paso para la banda, que va mejorando en melodías y en las intrincadas melodías que logran. Además The Upsetters dan un toque fino en los instrumentos, sin llegar al nivel bombástico de la banda de Marley solista. Pero hey! Quizá la esencia del Reggae radica más en sonidos simples y honestos como en este disco, no tan comercial. Bueno, no, a quien engaño, todos preferimos el sonido más maduro de Bob Marley. Este es un pequeño paso hacia ese punto. Dejando de lado la producción dispareja, que en mayor medida no es culpa de Scratch Perry, sino de eliminar voces o usar material viejo, el álbum es algo más consistente que los anteriores. Por momentos es algo monótono, sobre todo al final, pero por primera vez no hay algún relleno feo. Quizá la versión original con voz en todos los temas es mejor, pero no logré encontrarlo. No es pues el mejor lugar para empezar a explorar la discografía de Bob Marley, pero quizá sí para iniciar con la de los Wailers, el trío original, con Peter Tosh y Bunny Wailer.

 

 

Por Corvan

 

Members Area

Need Translation?

Recent Blog Entries

by Corvan | 4 comments
by Corvan | 2 comments

Recent Forum Posts

by Corvan 3 months ago
by Boncha 5 months ago
by marlaior 5 months ago

Lanza tus Gritos Aqui!

Newest Members

Geoglobe

VISITAS

Ayudanos a llegar a mas gente

Siguenos en FB

Paginas Amigas: