THE SPIDERS

 

 The time has come for meto say 'goodbye

it's all'I looked along to see the end

now you can take me back”

 

 

“C”

Década Principal:

70's 

Eras Principales:

Rock Hispanoamericano de los 70's

Miembros Clave:
Tony Vierling, Voclaista
Reynaldo “El Tucky” Díaz, Gutarra Líder
Servando Ayala, Teclados,
Enrique Chaurand, Batreía
Manuel Olivera, Bajo

Canciones Clave:
Back, Just, One Of Those Days, Run Run, Walkin’ Blues, Won’t Be Comin’ Home Tonight, I’m A Man, Now, People Deceive, Love Is The Way, I’m So Glad, A Wither Shade Of Pale

Los Spiders son quizá la banda más representative e importante del Rock Mexicano de los 70’s. Desgraciadamente hoy en día son muy poco conocidos, opacados por bandas más mediocres y complacientes como El Tri. Los Spiders surgieron a principios de los sesentas y comenzaron como todos haciendo covers de rock importado. En esa formación inicial ya estaba Reynaldo Díaz “El Tucky” en la guitarra y Manuel Olivera en el bajo. Con el pasar del tiempo fueron evolucionando su sonido un poco hacia el blues, y su fama empezó a correr en las tardeadas y escuelas de Guadalajara. Posteriormente habría cambios en la alineación y se incorporarían Servando Ayala para sustituir a Chon Cortéz en los teclados, Enrique Chaurand por Guillermo Olivera en batería y Tony Vierling para reemplazar a Carlos Regil en la voz, conformando básicamente un dream team musical. El resto, como dicen, es historia...

Pero si no se la saben, no tengo problema en contarla. Para 1969 ya eran la banda más grande de occidente. Como los Dug Dugs acababan de triunfar con su primer LP, las disqueras se pelearon por sus servicios, y así se metieron al estudio a grabar su primer álbum, llamado “Back”, el cual tiene influencias de blues, pero destaca el sonido del teclado, sobre todo en la canción que titula el LP, la cual tiene colores brillantes y psicodélicos en el teclado, más semejante al brillo de los Animals que a la oscuridad de Los Doors. La voz de Tony Vierling es una de las particularidades del grupo. Desde entonces suena fresca, clara, con una pronunciación impecable (yo creía que era gringo, no sólo por el apellido), y con bastante fuerza. Tony sabe darle intensidad a las canciones sin necesidad de gritar. Tiene un timbre mas que ad hoc para las típicas bandas de Hard Rock que en ese momento imperaban en USA, con un timbre a veces rasposo, pero sin ser molesto. Una voz clara, de tonos bajos, pero que podía modular hasta alcanzar notas muy altas, siempre con una consistencia perfecta. Tony, debo decirlo, es mi vocalista mexicano favorito de todos los tiempos. Y aguantó bastante tiempo la tentación de lanzarse de solista sin dejar abajo a su grupo cuando pudo haber sido un baladista bañado en verdes. Gracias a su tesón y fidelidad a sus compañeros, los Spiders nunca traicionaron su estilo y duraron décadas, algo que hay que reconocer.


Pero volvamos a la música. Back sin duda es su canción más representativa. Es prácticamente un círculo con algunas variantes, donde el teclado toma el rol principal con algunas incursiones precisas por parte de la guitarra. La leyenda cuenta que se trata de un cover de un viejo blues, pero nada más falso. A diferencia de “The House of the Rising Sun” de los Animals, esta sí es una canción original del grupo, con toques psicodélicos, con diferentes arreglos en la guitarra, con una batería aparentemente sencilla, pero que en conjunto crea esa magia que es capaz de volver inmortal una canción. Tony hace unas letras que tampoco son rebuscadas o filosóficas, pero no son ñoñas, y su pronunciación del ingles es simplemente exquisita. De sus dotes vocales ya comenté algo. Aunque no se esfuerza mucho, deambulando más bien tonos medios, su voz es clara y profunda, entendiéndosele cada palabra a pesar de las deficiencias de producción de este primer álbum. Una rolototota, sin lugar a dudas, aunque a mi gusto no es su mejor obra. El disco fue editado en Alemania ganando discos de oro, y los catapultó en México aún por encima de los ya famosos Dug Dugs. Así mismo, con este disco terminaron por abrirle las puertas a otras bandas tapatías, empezando por la Revo, que pronto seguiría sus pasos.


En el ’71 serían de los peces gordos del Festival de Avándaro, y en el ‘73 lanzarían su segundo LP, “Nuevas Rutas del Sonido”, éste con mucha mejor producción. El Tucky ya se había vuelto el protagonista absoluto en la parte musical, tras la deserción de Servando en los teclados, convirtiéndose básicamente en uno de los grandes virtuosos del requinto en México. En este disco los sonidos de los instrumentos son mucho más claros. Se nota más madurez de la banda al alejarse un poco de los sonidos psicodélicos. Las letras no alcanzan temas sociales, pero son incisivos, melancólicos, de temas blueseros pero tratados con más delicadeza y poesía. En este disco viene mi canción favorita, que es “Just One of Those Days”, una balada blueserona, introspectiva, de letras y guitarras tremendamente tristes. No sé cómo hace Vierling para tener ese tipo de voz que no tiene aparentemente nada del otro mundo, pero cargada de una expresividad tan grande que realmente te parte del corazón escucharlo en esta rola. Y no es que hable de amores perdidos ni nada de eso. La letra me encanta porque solo habla de uno de ésos días en que te sientes una porquería sin saber siquiera por qué. Y la guitarra del Tucky es una máquina de notas lentas y perfectas, que añaden más melancolía aún a la canción, y sin repetir o copiar nada que yo haya escuchado hasta el momento. El resto del disco se debate entre un Hard Rock armónico y melodioso, Power Ballads que ya hubieran querido componer los Grand Funk, y Rock Blues con una propuesta novedosa e interesante no sólo original para México, sino para el Rock mundial. Realmente no puedo decir que suenen a tal o cual banda gringa. Los Spiders, al menos en este disco, no crean un género, pero logran tomar lo mejor de varios géneros para lograr 12 joyas verdaderas del rock mundial. Ninguna es relleno, ninguna aburre, ninguna suena igual a otra. Las letras no son del todo tontas. No abordan temas bobos a la manera del Delta Blues, sino que intentan una cierta introspección y profundidad que a veces no se logra del todo, pero que no desmerecen en nada y que son aún mejores que las de ciertas bandas gringas del mismo género. Por otro lado, es una pena la partida de Servando, uno de los mejores tecladistas de México que después se integraría un tiempo a la Revo y a Fachada de Piedra, pero su salida constituyó un mayor lucimiento del Tucky, quien se consolidó en un requinto furioso, creativo, siempre lleno de blues y arreglos que sólo se le pueden atribuir a un virtuoso. Sip, incluso lo considero mejor que Markovich, que a pesar de ser argentino, siempre ha sido un parteaguas del rock en México.

Considero a los Spiders como una de las mejores banda que ha dado este país, apenas por encima de la Revo, y apenas un pelo por debajo de Real de Catorce. Desgraciadamente hoy día están casi en el olvido. Han vivido modestamente de sus tocadas aquí y allá. El Tucky, por ejemplo, vivió sus últimos días ganando más como el mejor reparador de guitarras eléctricas y amplificadores de la ciudad que de su música. Pero nadie le quita su lugar en la historia para quienes hemos escuchado algún disco de los Spiders, o para quienes lo llegamos a oír en vivo en alguna tocada.

Los Spiders grabaron un último disco en vivo, con sus mayores éxitos en el extinto Salón Osiris a inicios de los 90’s. Supongo que fue el mismo concierto que el de 39.4, pero no estoy del todo seguro. Lejos de sonar cansados, o más comerciales, se escuchaba una guitarra más distorsionada, una voz en plena forma, una batería bestial tras el regreso de Chaurand a la banda… En fin, una banda madura, pero que sonaba increíblemente vigente, sin quitarle un ápice de espíritu a las canciones, pero rejuveneciéndolas e incluso mejorándolas sustancialmente. Y eso es algo que no he escuchado de ninguna banda setentera que toque en los noventas, ya sea de china o de Inglaterra. Hicieron un nuevo arreglo a Back, totalmente en guitarra, donde se confirma el talento del requintista. Así mismo, de esta grabación destaca “I’m a Man”.

Tony Vierling finalmente grabó su disco como solista. No recuerdo bien si fue a finales de los 90’s o a inicios del milenio. Sin embargo lo hizo cuando ya no era traición alguna hacia sus compañeros de toda la vida. Supe que se fue un tiempo a USA y posteriormente regresó. La banda tenía cada vez menos actividad, pero los miembros tenían sus propios negocios y se reunían eventualmente a tocar aquí y allá.

Reynaldo Diaz, el Tucky, murió en enero del 2008. Algunos periódicos lo mencionaron apenas. Los Spiders se reunieron en Abril para una tocada homenaje a un lado del Exconvento del Carmen. Realmente no hicieron falta las parafernalias fúnebres que se les suelen brindar a los rockstars. Siendo posiblemente el mejor requintista que ha nacido en México, el Tucky fue homenajeado discretamente por la crema y nata de su generación, convocando a los mejores músicos que ha dado el país a una fiesta de rock auténtico, la manera exacta como lo hubiera querido. Y con su muerte, se puede decir que llegó finalmente la de los Spiders, un mito, una leyenda casi olvidada. Una banda que, si hubiera nacido en cualquier otro país, hubiera rozado la gloria. Pero siempre se enorgullecieron de ser mexicanos, y más concretamente, tapatíos. Nunca traicionaron el rock. Revolucionaron la manera de hacer música en este país y crearon una escuela que se retomaría muchos años después. Por eso esta banda es grande. Por eso los recomiendo y recomiendo que los recomienden

Back... Take me back...

 

 

Por Corvan 


 

Members Area

Need Translation?

Recent Blog Entries

by Corvan | 4 comments
by Corvan | 2 comments

Recent Forum Posts

by Corvan 5 months ago
by Boncha 7 months ago
by marlaior 7 months ago

Lanza tus Gritos Aqui!

Newest Members

Geoglobe

VISITAS

Ayudanos a llegar a mas gente

Siguenos en FB

Paginas Amigas:

Oops! This site has expired.

If you are the site owner, please renew your premium subscription or contact support.