SURFIN' USA (Beach Boys, 1963)

Artista: Beach Boys (C)

Fecha de Grabación: 5 Ene – 12 Feb ‘63

Fecha de Lanzamiento: 25 de Marzo de 1963, USA

Discográfica: Capitol

Productor: Nick Venet

Calificación: 7

                     

 

Era: Rock & Roll II, Early Sixties (1960-1966)

Subgénero: US Early 60's

Mejor Canción: Surfin' USA

Canciones: 1) Surfin' USA; 2) Farmer's Daughter; 3) Misirlou; 4) Stoked; 5) Lonely Sea; 6) Shut Down; 7) Noble Surfer; 8) Honky Tonk; 9) Lana; 10) Surf Jam; 11) Let's Go Trippin'; 12) Finders Keepers.

 

Los Beach Boys lanzaron en 1963 nada más y nada menos que 3 discos!!! Y bueno, después del trancazo que significó el éxito del sencillo “Surfin’ USA”, y tomando en cuenta que los minutos de fama de los grupos estadounidenses era entonces como de 6 meses, pues es obvio que la movida era explotar la gallina de los huevos de oro. La cuestión es que esta fue una decisión más de Capitol y avalada por Murry Wilson (padre de Brian), que de los mismos chicos, que estoy seguro, hubieran preferido pausar más sus trabajos.

El Surfin’ USA es pues su segundo álbum y el que los lanzaría a la fama mundial por el sencillo, que se convirtió en una especie de segundo himno nacional estadounidense, al menos en la Costa Oeste. Pero esa exigencia de Capitol de lanzar la mayor cantidad de discos en el menor lapso posible de tiempo, tuvo sus consecuencias en cuanto a calidad. Brian Wilson apenas estaba desarrollándose como escritor, y hay algunos avances, pero también retrocesos respecto al debut.

Los Beach Boys pudieron haber lanzado 3 o 4 enormísimos discos en su etapa inicial hasta 1965. Desgraciadamente lanzaron un total de 10 discos (10!!!) entre 1962 y 1965, antes de que entraran a su etapa de madurez. Y creo que todos coincidimos en que cada disco tiene al menos 1 o 2  grandes canciones, ligeras, divertidas, con un sonido propio, que los convirtieron en la banda estadounidense más representativa de este periodo, la única que podía hacer frente desde su trinchera a la apabullante avalancha inglesa que se les dejó caer. Pero también es cierto que los recordamos más por ese puñado de rolas que por discos (Salvo el Pet Sounds, claro). Cantidad a cambio de calidad, lo que nos da cantidades industriales de relleno en esta etapa. Por eso digo, si hubieran tenido más paciencia, y en vez de 3 discos en un año, hubieran lanzado uno con las mejores rolas, habrían lanzado el mejor disco del año. Y en realidad no es que sea de los peores discos de 1963, quizá debe estar en el Top 10 o incluso más si tomamos en cuenta la influencia y que significó el verdadero salto del grupo, pero se nota que tenían apenas unas 3 o 4 rolas listas y el resto es relleno. Y feo.

Por si fuera poco, es muy corto. No alcanza los 25 minutos! La novedad respecto al debut es que tenemos 5 instrumentales, en los que rinden tributo al as bandas germinales de Surf que prescindían por completo de voces. Sin embargo destaca que de los 5 instrumentales, las mejores sean ajenas, y las peores, más predecibles y aburridas sean las propias. Es un buen intento de los Beach Boys, pero aún no dominan del todo sus instrumentos a estas alturas, y su punto fuerte sin duda son las armonías vocales. Por lo que, a pesar de que Misilrou es un buen intento, el grupo pierde por completo su identidad, y sin voces es imposible distinguirlos de cualquier banda Surf promedio.

El disco pues, empieza bien, pero se va cayendo a pedazos y muchas piezas terminan siendo olvidables. Con todo, para los estándares de 1963 es un buen disco, haciendo un Rock moderado, cierto, pero para esas fechas las bandas de Rock habían casi desaparecido por completo en USA.

Nick Venet aparece como productor, aunque de facto los productores fueron Brian, Murry su padre que comenzaba a acaparar un control absoluto, y Chuck Britz, el ingeniero de sonido, con un buen balance en general y resaltando las armonías vocales, que son el plato principal. En términos generales, es un buen disco para 1963, pero olvidable fuera del contexto histórico, salvo por una o dos piezas de ésas emblemáticas que los Beach Boys siempre colocaban en cada disco. En este disco los chicos comienzan a dominar las armonías vocales, y las van volviendo más complejas al animarse a hacer overdubs por primera vez. Brian comienza a tomar confianza como escritor, y tenemos las primeras buenas baladas del grupo. Por otro lado, es quizá el disco más Surf del grupo. Tanto los instrumentales como buena parte de los temas vocales (rockers y baladas) tienen un aura de playa californiana fresca y soleada que no será tan dominante en discos posteriores. Escribirán letras de Surf, pero sin la atmósfera tan bien lograda como en este disco. 

 

La rola emblemática y la mejor de todas es de lejos “Surfin’ USA”. Un rockanrolito fresco y divertido, en el que en los primeros versos juegan a los parones y arrancones, hay espectaculares coros con complejas armonías, y todo mantiene una atmósfera fresca, playera,  y divertida. En esta ocasión Mike Love lleva el liderazgo vocal, dejando que Brian dirija los complejos coros. Al minuto 2 tenemos un curioso solo de teclado de Brian, que luego es complementado por un pequeño requinto de Carl. A la fecha se sigue manteniendo como uno de los temas característicos del grupo, quizá el más famoso junto con “California Girls”. La batería suena inusualmente espectacular para la época y para Dennis Wilson. Y bueno, esto es porque realmente Dennis estaba aún muy verde para soñar siquiera en hacer esos parones y arrancones, los fills (chequen el redoble al 1:15!) y el ritmazo que se carga, por lo que aquí tocó el sesionista Frank DeVito, que no fue acreeditado. Y hablando de no dar créditos, no les suena familiar la canción, o la melodía? Bueno, ya es de todos conocido que fue un plagio descarado a “Sweet Little Sixteen” de Chuck Berry, de la cual tomaron casi nota por nota, manteniendo la melodía, la estructura y prácticamente hasta el requinto; sólo le cambiaron apenas la letra, le agregaron las complejas armonías que son lo que realmente hacen la canción, y sustituyeron la primera parte del requinto por un órgano. Chuck Berry los demandó, por supuesto, y ahora está acreditada a Berry/Wilson, por las letras. Que también es cuestionable, ya que se parecen sospechosamente demasiado a las de “Kissin' Time” de Bobby Rydell, de 1959. No podemos decir pues, que sea muy original u honesta. Pero como decía, las melodías valen oro. Se van volviendo más y más complejas, empezando con tímidos “uhhhhhhh’s” entre cada verso de Mike para las primeras estrofas. Luego cambia al “inside, outside U-S-A”, para rematar haciendo fondos en el pegajosos estribillo de Brian a falsetto. Starostin la demerita por el hecho de ser una copia. Pero hay de copias a copias. Y a mi gusto, si no se tomó la molestia de bajarle puntos a Zeppelin por las canciones evidentemente pirateadas de forma aún más descarada (A “Lemon Song” ni se molestaron en cambiarle la letra), tampoco veo yo porqué no habría que marcar esta joyita en rojo. A fin de cuentas, plagio o no, se convirtió en la rola que puso a los Beach Boys en el mapa, y a la larga, en la historia.

Sigue “Farmer’s Daughter”, una preciosa balada en medio tiempo. Dura menos de 2 minutos, pero sin duda es una de las primeras grandes baladas de Brian, en la que por primera vez lleva el vocal lead enteramente en falsetto, que le da un aire cadencioso y hawaiiano, con la guitarra haciendo un delicioso chugga-chugga al fondo. La melodía es bellísima, con un suave vaivén acentuado por las armonías del fondo, que van casi espejeando a Brian apenas con breve desfase. No hay solo, pero en la sección media los chicos se quedan haciendo un exquisito “Ummmmmh” que suple de manera acertada algún break instrumental que pudo dar al traste con ese efecto de atardecer tropical de ensueño. Curiosamente la letra no tienen nada que ver con Surf, es un tipo despidiéndose de una chica de granja, evidentemente a miles de kilómetros de una playa. Es simplísima y cortísima, pero todo funciona a tope, tanto que Fleetwood Mac terminaría haciendo un cover.

Continuamos con “Misirlou”, que debe ser la canción de Surf Instrumental más conocida en la faz de la tierra, gracias a Tarantino. La composición sigue siendo un enigma. El tema se remonta a un tema popular griego, que posiblemente tenga más de 2 siglos. En los 20’s fue rescatada con la instrumentación popular griega, más lenta y cadenciosa, y fue sufriendo transformaciones a jazz y otros géneros. Dick Dale la rescató y fue el primero en adaptarla al furioso Rock instrumental en que hoy es conocida. Fue lanzada en 1962 y prácticamente cada grupo de Surf que se digne de serlo la ha versionado alguna vez. Los Beach Boys no podrían ser la excepción, y entre los tributos instrumentales que hicieron, escogieron este tema, cuya versión “original”, por así decirlo, aún tenía cimbrando la costa oeste. Y bueno, los Beach Boys son mejores armando melodías que haciendo temas instrumentales. Me gusta la versión, pero no añada mucho a la de Dick Dale. Incluso pierde esa ferocidad y suena más inocente. Carl Wilson se esfuerza al máximo, pero el ritmo es vertiginoso y se le alcanzan a ir unas notas. No olvidemos que Carl tenía apenas 16 años entonces. Tiene su mérito, y creo que sigue siendo de las pocas rolas que atrapan en el disco, pero no añade o mejora nada al original.

Sigue otro instrumental, “Stoked”, acreeditada a Brian Wilson. La banda hace una decente combinación instrumental con la guitarra predominando con un buen riff (y el bajo espejeando la línea). Tras los pasajes de guitarra, la banda calla y  gritan a un tiempo: “Stoked!” Esperen, eso también ya lo había oído! Los Rolling Stones lanzaron de forma casi simultánea “Stoned” que es exactamente lo mismo, pero con el piano dominando, y Mick murmurando de manera enigmática “Stoned” en lugar de “Stocked”. Los Stones la firmarían bajo el pseudónimo de Nanker Phelge; no sé si fue la primera vez que usuaron un pseudónimo, precisamente para evitarse una demanda, jeje. La cuestión no es si los Stones copiaron a los Beach Boys o si los Beach Boys copiaron a los Stones. Los lanzamientos fueron casi simultáneos, y por la época y difusión que tenían entonces ambas bandas, me parece improbable que se hubieran oído por entonces. Lo más probable es que hubiera algún otro robre diablo al que le piratearon las dos bandas al mismo tiempo. Ja! Regresando al tema, es entretenido, con un buen riff, pero a la larga no demasiado creativa. Bueno a secas.

Con “Lonely Sea” regresamos a las baladas de grandes ligas. Soy el único que encuentra una melancólica magnificencia en esta rola? Un arpegio lento, con la guitarra lagrimeando, la preciosísima melodía de Brian, alargando eternidades las sílabas y dando una entonación capaz de conmover una piedra, dando muestras de que empieza a avanzar en eso de agregar ganchos simplemente con una inflexión de voz. Las armonías son discretas, y sirven para resaltar la voz líder. Una balada sofisticada y desgarradora. El único pero es esa fastidiosa parte recitada a mitad de la canción, que rompe el encanto y además la fecha enormidades, pero luego se recuperan en la pequeña coda. Me gusta mucho, y entiendo que por este detalle no haya pasado al status de clásico junto con otras rolas, pero no es muy diferente a majestuosas baladas como “The Warmth of the Sun”. Por cierto, es la canción más larga del disco…

Luego está “Shut Down”, un energético Surf Rock con Mike en el liderazgo vocal. Un temita alegre, también con una fuerte atmósfera playera, una guitarra crujiente y destacando toda la canción, las armonías alternándose con la voz principal e incluso un solo de sax! Es divertida, inocente, bailable y muy bien armada, además de que es muy corta. Tiene todo el sello de los Beach Boys. No diré que es mi favorita, pero se queda apenas a un pelo de que la marque en rojo.

El disco pudo haberse quedado aquí y ser un sólido EP, o pudieron haberlo completado después. Pero desgraciadamente sigue y se va despedazando cada Segundo con rellenos desastrosos. “Noble Surfer” es horrible. Los coros graves de Carl resultan insoportables. Es casi el equivalente a “County Fair” del debut, que cada que escucho me da diarrea. Aquí incluso le ponen un puente instrumental con xilófono, casi calcado al de la mencionada. Afortunadamente no hay ninguna chica haciendo el papel de estúpida y recitando de manera afectada.

“Honky Tonk” es un cover instrumental original de Billy Butler y Bill Dogget, más tendiente al R&B. Aquí las guitarras chugga chugga le dan un ligero aire Surf. Un temita ameno e inofensivo.

“Lana” podrías ser una linda balada en base piano, con tintes boogie, pero el falsetto de Brian esta vez resulta cansadísimo. Hasta la melodía termina volviéndose fastidiosa, sin variaciones, repetitiva, y el requinto, espejeado con xilófono, suena demasiado inocente. Demasiado.

“Surf Jam” es la primer pieza acreditada a Carl. Un Surf instrumental donde lo más interesante es… la batería! Supongo que también estuvo interpretada por Frank DeVito. La guitarra no es mala, y menos para un chico de 16 años. Hay que darle crédito. Pero es un Surf demasiado genérico, sin una línea realmente memorable. El riff principal es simplemente la línea de bajo de “Misirlou”, con sus fabulosas corcheas. Lo sé porque yo tocaba “Misirlou” con Moby Dick.

“Let’s Go Trippin’” mejora un poco. Pero es también un cover de Dick Dale. Carl mejora bastante en técnica, y juraría que el complejísimo beat tampoco es de Dennis. Quizá el más complejo de los instrumentales, pero tampoco añade nada al original.

El disco cierra con “Finder’s Keepers” que es lo más aprecido a una suite progresiva surf de 1963 de 1:40 de duración. Y el resultado es tan malo como se lee. Inicia con un pianito boogie, luego a un rocker semilento con una melodía prometedora. Luego la banda para, Mike canta en un horrible falsetto rompecristales, y el ritmo se acelera para el estribillo con la voz líder en tono grave, muy bajo, causando un contraste malo. Y luego rematan con todos a coro. Luego repiten la fórmula una vez más. Afortunadamente no hay requintos ni nada que la alarguen, pero a pesar de ser la más corta del disco, las partes resultan inconexas, como pedacería de muchas rolitas que no supieron dónde meter e hicieron este pequeño Frankenstein Surfer.

 

En fin. No sé si en la historia del Rock haya 25 minutos más contrastantes que éstos. El disco inicia muy bien, demasiado bien, y creo que nadie se molestaría si hubiera puesto los primeros 6 temas en rojo. Son un resumen de las virtudes de la etapa inicial de los Beach Boys. Pero la segunda mitad es pésima, evidente relleno que se sacaron de la manga para lanzar un disco aprovechando sus 5 minutos de fama., que en realidad no era necesario, porque trascenderían esas estrellas fugaces estadounidenses para ganarse un lugar en la historia. A pesar de estos cochinos rellenos.

No creo que sea un retroceso respecto al debut. Tampoco un gran adelanto. Hay más temas buenos, y al menos uno que se volvió inmortal y otro que valió la pena un cover de Fleetwood Mac. Hay mejores  temas que en el debut, y mejores composiciones y adelantos en las armonías vocales, pero también hay más cantidad de relleno del malo.

Un disco para coleccionistas, completistas o para los que se atrevan a curiosear en los orígenes de los Beach Boys, o para los que quieran escuchar el disco más Surf de los Reyes del Surf, pero definitivamente hay que escucharlo dentro del contexto de 1963…

 

 

 

  Por Corvan   

 

Artista: Beach Boys (C)
Fecha de Grabación: 5 Ene – 12 Feb ‘63
Fecha de Lanzamiento: 25 de Marzo de 1963, USA
Discográfica: Capitol
Productor: Nick Venet
Calificación: 7

Categoría: Rock & Roll II, Early Sixties
Mejor Canción: Surfin' USA
Canciones: 1) Surfin' USA; 2) Farmer's Daughter; 3) Misirlou; 4) Stoked; 5) Lonely Sea; 6) Shut Down; 7) Noble Surfer; 8) Honky Tonk; 9) Lana; 10) Surf Jam; 11) Let's Go Trippin'; 12) Finders Keepers.

Los Beach Boys lanzaron en 1963 nada más y nada menos que 3 discos!!! Y bueno, después del trancazo que significó el éxito del sencillo “Surfin’ USA”, y tomando en cuenta que los minutos de fama de los grupos estadounidenses era entonces como de 6 meses, pues es obvio que la movida era explotar la gallina de los huevos de oro. La cuestión es que esta fue una decisión más de Capitol y avalada por Murry Wilson (padre de Brian), que de los mismos chicos, que estoy seguro, hubieran preferido pausar más sus trabajos.
El Surfin’ USA es pues su segundo álbum y el que los lanzaría a la fama mundial por el sencillo, que se convirtió en una especie de segundo himno nacional estadounidense, al menos en la Costa Oeste. Pero esa exigencia de Capitol de lanzar la mayor cantidad de discos en el menor lapso posible de tiempo, tuvo sus consecuencias en cuanto a calidad. Brian Wilson apenas estaba desarrollándose como escritor, y hay algunos avances, pero también retrocesos respecto al debut. 
Los Beach Boys pudieron haber lanzado 3 o 4 enormísimos discos en su etapa inicial hasta 1965. Desgraciadamente lanzaron un total de 10 discos (10!!!) entre 1962 y 1965, antes de que entraran a su etapa de madurez. Y creo que todos coincidimos en que cada disco tiene al menos 1 o 2  grandes canciones, ligeras, divertidas, con un sonido propio, que los convirtieron en la banda estadounidense más representativa de este periodo, la única que podía hacer frente desde su trinchera a la apabullante avalancha inglesa que se les dejó caer. Pero también es cierto que los recordamos más por ese puñado de rolas que por discos (Salvo el Pet Sounds, claro). Cantidad a cambio de calidad, lo que nos da cantidades industriales de relleno en esta etapa. Por eso digo, si hubieran tenido más paciencia, y en vez de 3 discos en un año, hubieran lanzado uno con las mejores rolas, habrían lanzado el mejor disco del año. Y en realidad no es que sea de los peores discos de 1963, quizá debe estar en el Top 10 o incluso más si tomamos en cuenta la influencia y que significó el verdadero salto del grupo, pero se nota que tenían apenas unas 3 o 4 rolas listas y el resto es relleno. Y feo. 
Por si fuera poco, es muy corto. No alcanza los 25 minutos! La novedad respecto al debut es que tenemos 5 instrumentales, en los que rinden tributo al as bandas germinales de Surf que prescindían por completo de voces. Sin embargo destaca que de los 5 instrumentales, las mejores sean ajenas, y las peores, más predecibles y aburridas sean las propias. Es un buen intento de los Beach Boys, pero aún no dominan del todo sus instrumentos a estas alturas, y su punto fuerte sin duda son las armonías vocales. Por lo que, a pesar de que Misilrou es un buen intento, el grupo pierde por completo su identidad, y sin voces es imposible distinguirlos de cualquier banda Surf promedio.
El disco pues, empieza bien, pero se va cayendo a pedazos y muchas piezas terminan siendo olvidables. Con todo, para los estándares de 1963 es un buen disco, haciendo un Rock moderado, cierto, pero para esas fechas las bandas de Rock habían casi desaparecido por completo en USA. 
Nick Venet aparece como productor, aunque de facto los productores fueron Brian, Murry su padre que comenzaba a acaparar un control absoluto, y Chuck Britz, el ingeniero de sonido, con un buen balance en general y resaltando las armonías vocales, que son el plato principal. En términos generales, es un buen disco para 1963, pero olvidable fuera del contexto histórico, salvo por una o dos piezas de ésas emblemáticas que los Beach Boys siempre colocaban en cada disco. En este disco los chicos comienzan a dominar las armonías vocales, y las van volviendo más complejas al animarse a hacer overdubs por primera vez. Brian comienza a tomar confianza como escritor, y tenemos las primeras buenas baladas del grupo. Por otro lado, es quizá el disco más Surf del grupo. Tanto los instrumentales como buena parte de los temas vocales (rockers y baladas) tienen un aura de playa californiana fresca y soleada que no será tan dominante en discos posteriores. Escribirán letras de Surf, pero sin la atmósfera tan bien lograda como en este disco.  


La rola emblemática y la mejor de todas es de lejos “Surfin’ USA”. Un rockanrolito fresco y divertido, en el que en los primeros versos juegan a los parones y arrancones, hay espectaculares coros con complejas armonías, y todo mantiene una atmósfera fresca, playera,  y divertida. En esta ocasión Mike Love lleva el liderazgo vocal, dejando que Brian dirija los complejos coros. Al minuto 2 tenemos un curioso solo de teclado de Brian, que luego es complementado por un pequeño requinto de Carl. A la fecha se sigue manteniendo como uno de los temas característicos del grupo, quizá el más famoso junto con “California Girls”. La batería suena inusualmente espectacular para la época y para Dennis Wilson. Y bueno, esto es porque realmente Dennis estaba aún muy verde para soñar siquiera en hacer esos parones y arrancones, los fills (chequen el redoble al 1:15!) y el ritmazo que se carga, por lo que aquí tocó el sesionista Frank DeVito, que no fue acreeditado. Y hablando de no dar créditos, no les suena familiar la canción, o la melodía? Bueno, ya es de todos conocido que fue un plagio descarado a “Sweet Little Sixteen” de Chuck Berry, de la cual tomaron casi nota por nota, manteniendo la melodía, la estructura y prácticamente hasta el requinto; sólo le cambiaron apenas la letra, le agregaron las complejas armonías que son lo que realmente hacen la canción, y sustituyeron la primera parte del requinto por un órgano. Chuck Berry los demandó, por supuesto, y ahora está acreditada a Berry/Wilson, por las letras. Que también es cuestionable, ya que se parecen sospechosamente demasiado a las de “Kissin' Time” de Bobby Rydell, de 1959. No podemos decir pues, que sea muy original u honesta. Pero como decía, las melodías valen oro. Se van volviendo más y más complejas, empezando con tímidos “uhhhhhhh’s” entre cada verso de Mike para las primeras estrofas. Luego cambia al “inside, outside U-S-A”, para rematar haciendo fondos en el pegajosos estribillo de Brian a falsetto. Starostin la demerita por el hecho de ser una copia. Pero hay de copias a copias. Y a mi gusto, si no se tomó la molestia de bajarle puntos a Zeppelin por las canciones evidentemente pirateadas de forma aún más descarada (A “Lemon Song” ni se molestaron en cambiarle la letra), tampoco veo yo porqué no habría que marcar esta joyita en rojo. A fin de cuentas, plagio o no, se convirtió en la rola que puso a los Beach Boys en el mapa, y a la larga, en la historia.

Sigue “Farmer’s Daughter”, una preciosa balada en medio tiempo. Dura menos de 2 minutos, pero sin duda es una de las primeras grandes baladas de Brian, en la que por primera vez lleva el vocal lead enteramente en falsetto, que le da un aire cadencioso y hawaiiano, con la guitarra haciendo un delicioso chugga-chugga al fondo. La melodía es bellísima, con un suave vaivén acentuado por las armonías del fondo, que van casi espejeando a Brian apenas con breve desfase. No hay solo, pero en la sección media los chicos se quedan haciendo un exquisito “Ummmmmh” que suple de manera acertada algún break instrumental que pudo dar al traste con ese efecto de atardecer tropical de ensueño. Curiosamente la letra no tienen nada que ver con Surf, es un tipo despidiéndose de una chica de granja, evidentemente a miles de kilómetros de una playa. Es simplísima y cortísima, pero todo funciona a tope, tanto que Fleetwood Mac terminaría haciendo un cover.
 
Continuamos con “Misirlou”, que debe ser la canción de Surf Instrumental más conocida en la faz de la tierra, gracias a Tarantino. La composición sigue siendo un enigma. El tema se remonta a un tema popular griego, que posiblemente tenga más de 2 siglos. En los 20’s fue rescatada con la instrumentación popular griega, más lenta y cadenciosa, y fue sufriendo transformaciones a jazz y otros géneros. Dick Dale la rescató y fue el primero en adaptarla al furioso Rock instrumental en que hoy es conocida. Fue lanzada en 1962 y prácticamente cada grupo de Surf que se digne de serlo la ha versionado alguna vez. Los Beach Boys no podrían ser la excepción, y entre los tributos instrumentales que hicieron, escogieron este tema, cuya versión “original”, por así decirlo, aún tenía cimbrando la costa oeste. Y bueno, los Beach Boys son mejores armando melodías que haciendo temas instrumentales. Me gusta la versión, pero no añada mucho a la de Dick Dale. Incluso pierde esa ferocidad y suena más inocente. Carl Wilson se esfuerza al máximo, pero el ritmo es vertiginoso y se le alcanzan a ir unas notas. No olvidemos que Carl tenía apenas 16 años entonces. Tiene su mérito, y creo que sigue siendo de las pocas rolas que atrapan en el disco, pero no añade o mejora nada al original. 

Sigue otro instrumental, “Stoked”, acreeditada a Brian Wilson. La banda hace una decente combinación instrumental con la guitarra predominando con un buen riff (y el bajo espejeando la línea). Tras los pasajes de guitarra, la banda calla y  gritan a un tiempo: “Stoked!” Esperen, eso también ya lo había oído! Los Rolling Stones lanzaron de forma casi simultánea “Stoned” que es exactamente lo mismo, pero con el piano dominando, y Mick murmurando de manera enigmática “Stoned” en lugar de “Stocked”. Los Stones la firmarían bajo el pseudónimo de Nanker Phelge; no sé si fue la primera vez que usuaron un pseudónimo, precisamente para evitarse una demanda, jeje. La cuestión no es si los Stones copiaron a los Beach Boys o si los Beach Boys copiaron a los Stones. Los lanzamientos fueron casi simultáneos, y por la época y difusión que tenían entonces ambas bandas, me parece improbable que se hubieran oído por entonces. Lo más probable es que hubiera algún otro robre diablo al que le piratearon las dos bandas al mismo tiempo. Ja! Regresando al tema, es entretenido, con un buen riff, pero a la larga no demasiado creativa. Bueno a secas.

Con “Lonely Sea” regresamos a las baladas de grandes ligas. Soy el único que encuentra una melancólica magnificencia en esta rola? Un arpegio lento, con la guitarra lagrimeando, la preciosísima melodía de Brian, alargando eternidades las sílabas y dando una entonación capaz de conmover una piedra, dando muestras de que empieza a avanzar en eso de agregar ganchos simplemente con una inflexión de voz. Las armonías son discretas, y sirven para resaltar la voz líder. Una balada sofisticada y desgarradora. El único pero es esa fastidiosa parte recitada a mitad de la canción, que rompe el encanto y además la fecha enormidades, pero luego se recuperan en la pequeña coda. Me gusta mucho, y entiendo que por este detalle no haya pasado al status de clásico junto con otras rolas, pero no es muy diferente a majestuosas baladas como “The Warmth of the Sun”. Por cierto, es la canción más larga del disco…

Luego está “Shut Down”, un energético Surf Rock con Mike en el liderazgo vocal. Un temita alegre, también con una fuerte atmósfera playera, una guitarra crujiente y destacando toda la canción, las armonías alternándose con la voz principal e incluso un solo de sax! Es divertida, inocente, bailable y muy bien armada, además de que es muy corta. Tiene todo el sello de los Beach Boys. No diré que es mi favorita, pero se queda apenas a un pelo de que la marque en rojo.

El disco pudo haberse quedado aquí y ser un sólido EP, o pudieron haberlo completado después. Pero desgraciadamente sigue y se va despedazando cada Segundo con rellenos desastrosos. “Noble Surfer” es horrible. Los coros graves de Carl resultan insoportables. Es casi el equivalente a “County Fair” del debut, que cada que escucho me da diarrea. Aquí incluso le ponen un puente instrumental con xilófono, casi calcado al de la mencionada. Afortunadamente no hay ninguna chica haciendo el papel de estúpida y recitando de manera afectada. 

“Honky Tonk” es un cover instrumental original de Billy Butler y Bill Dogget, más tendiente al R&B. Aquí las guitarras chugga chugga le dan un ligero aire Surf. Un temita ameno e inofensivo.

“Lana” podrías ser una linda balada en base piano, con tintes boogie, pero el falsetto de Brian esta vez resulta cansadísimo. Hasta la melodía termina volviéndose fastidiosa, sin variaciones, repetitiva, y el requinto, espejeado con xilófono, suena demasiado inocente. Demasiado. 

“Surf Jam” es la primer pieza acreditada a Carl. Un Surf instrumental donde lo más interesante es… la batería! Supongo que también estuvo interpretada por Frank DeVito. La guitarra no es mala, y menos para un chico de 16 años. Hay que darle crédito. Pero es un Surf demasiado genérico, sin una línea realmente memorable. El riff principal es simplemente la línea de bajo de “Misirlou”, con sus fabulosas corcheas. Lo sé porque yo tocaba “Misirlou” con Moby Dick.

“Let’s Go Trippin’” mejora un poco. Pero es también un cover de Dick Dale. Carl mejora bastante en técnica, y juraría que el complejísimo beat tampoco es de Dennis. Quizá el más complejo de los instrumentales, pero tampoco añade nada al original.

El disco cierra con “Finder’s Keepers” que es lo más aprecido a una suite progresiva surf de 1963 de 1:40 de duración. Y el resultado es tan malo como se lee. Inicia con un pianito boogie, luego a un rocker semilento con una melodía prometedora. Luego la banda para, Mike canta en un horrible falsetto rompecristales, y el ritmo se acelera para el estribillo con la voz líder en tono grave, muy bajo, causando un contraste malo. Y luego rematan con todos a coro. Luego repiten la fórmula una vez más. Afortunadamente no hay requintos ni nada que la alarguen, pero a pesar de ser la más corta del disco, las partes resultan inconexas, como pedacería de muchas rolitas que no supieron dónde meter e hicieron este pequeño Frankenstein Surfer.


En fin. No sé si en la historia del Rock haya 25 minutos más contrastantes que éstos. El disco inicia muy bien, demasiado bien, y creo que nadie se molestaría si hubiera puesto los primeros 6 temas en rojo. Son un resumen de las virtudes de la etapa inicial de los Beach Boys. Pero la segunda mitad es pésima, evidente relleno que se sacaron de la manga para lanzar un disco aprovechando sus 5 minutos de fama., que en realidad no era necesario, porque trascenderían esas estrellas fugaces estadounidenses para ganarse un lugar en la historia. A pesar de estos cochinos rellenos. 
No creo que sea un retroceso respecto al debut. Tampoco un gran adelanto. Hay más temas buenos, y al menos uno que se volvió inmortal y otro que valió la pena un cover de Fleetwood Mac. Hay mejores  temas que en el debut, y mejores composiciones y adelantos en las armonías vocales, pero también hay más cantidad de relleno del malo. 
Un disco para coleccionistas, completistas o para los que se atrevan a curiosear en los orígenes de los Beach Boys, o para los que quieran escuchar el disco más Surf de los Reyes del Surf, pero definitivamente hay que escucharlo dentro del contexto de 1963…


 

 

Fecha de Grabación: 5 Ene – 12 Feb ‘63
Fecha de Lanzamiento: 25 de Marzo de 1963, USA
Discográfica: Capitol
Productor: Nick Venet
Calificación: 7

Categoría: Rock & Roll II, Early Sixties
Mejor Canción: Surfin' USA
Canciones: 1) Surfin' USA; 2) Farmer's Daughter; 3) Misirlou; 4) Stoked; 5) Lonely Sea; 6) Shut Down; 7) Noble Surfer; 8) Honky Tonk; 9) Lana; 10) Surf Jam; 11) Let's Go Trippin'; 12) Finders Keepers.

Los Beach Boys lanzaron en 1963 nada más y nada menos que 3 discos!!! Y bueno, después del trancazo que significó el éxito del sencillo “Surfin’ USA”, y tomando en cuenta que los minutos de fama de los grupos estadounidenses era entonces como de 6 meses, pues es obvio que la movida era explotar la gallina de los huevos de oro. La cuestión es que esta fue una decisión más de Capitol y avalada por Murry Wilson (padre de Brian), que de los mismos chicos, que estoy seguro, hubieran preferido pausar más sus trabajos.
El Surfin’ USA es pues su segundo álbum y el que los lanzaría a la fama mundial por el sencillo, que se convirtió en una especie de segundo himno nacional estadounidense, al menos en la Costa Oeste. Pero esa exigencia de Capitol de lanzar la mayor cantidad de discos en el menor lapso posible de tiempo, tuvo sus consecuencias en cuanto a calidad. Brian Wilson apenas estaba desarrollándose como escritor, y hay algunos avances, pero también retrocesos respecto al debut. 
Los Beach Boys pudieron haber lanzado 3 o 4 enormísimos discos en su etapa inicial hasta 1965. Desgraciadamente lanzaron un total de 10 discos (10!!!) entre 1962 y 1965, antes de que entraran a su etapa de madurez. Y creo que todos coincidimos en que cada disco tiene al menos 1 o 2  grandes canciones, ligeras, divertidas, con un sonido propio, que los convirtieron en la banda estadounidense más representativa de este periodo, la única que podía hacer frente desde su trinchera a la apabullante avalancha inglesa que se les dejó caer. Pero también es cierto que los recordamos más por ese puñado de rolas que por discos (Salvo el Pet Sounds, claro). Cantidad a cambio de calidad, lo que nos da cantidades industriales de relleno en esta etapa. Por eso digo, si hubieran tenido más paciencia, y en vez de 3 discos en un año, hubieran lanzado uno con las mejores rolas, habrían lanzado el mejor disco del año. Y en realidad no es que sea de los peores discos de 1963, quizá debe estar en el Top 10 o incluso más si tomamos en cuenta la influencia y que significó el verdadero salto del grupo, pero se nota que tenían apenas unas 3 o 4 rolas listas y el resto es relleno. Y feo. 
Por si fuera poco, es muy corto. No alcanza los 25 minutos! La novedad respecto al debut es que tenemos 5 instrumentales, en los que rinden tributo al as bandas germinales de Surf que prescindían por completo de voces. Sin embargo destaca que de los 5 instrumentales, las mejores sean ajenas, y las peores, más predecibles y aburridas sean las propias. Es un buen intento de los Beach Boys, pero aún no dominan del todo sus instrumentos a estas alturas, y su punto fuerte sin duda son las armonías vocales. Por lo que, a pesar de que Misilrou es un buen intento, el grupo pierde por completo su identidad, y sin voces es imposible distinguirlos de cualquier banda Surf promedio.
El disco pues, empieza bien, pero se va cayendo a pedazos y muchas piezas terminan siendo olvidables. Con todo, para los estándares de 1963 es un buen disco, haciendo un Rock moderado, cierto, pero para esas fechas las bandas de Rock habían casi desaparecido por completo en USA. 
Nick Venet aparece como productor, aunque de facto los productores fueron Brian, Murry su padre que comenzaba a acaparar un control absoluto, y Chuck Britz, el ingeniero de sonido, con un buen balance en general y resaltando las armonías vocales, que son el plato principal. En términos generales, es un buen disco para 1963, pero olvidable fuera del contexto histórico, salvo por una o dos piezas de ésas emblemáticas que los Beach Boys siempre colocaban en cada disco. En este disco los chicos comienzan a dominar las armonías vocales, y las van volviendo más complejas al animarse a hacer overdubs por primera vez. Brian comienza a tomar confianza como escritor, y tenemos las primeras buenas baladas del grupo. Por otro lado, es quizá el disco más Surf del grupo. Tanto los instrumentales como buena parte de los temas vocales (rockers y baladas) tienen un aura de playa californiana fresca y soleada que no será tan dominante en discos posteriores. Escribirán letras de Surf, pero sin la atmósfera tan bien lograda como en este disco.  


La rola emblemática y la mejor de todas es de lejos “Surfin’ USA”. Un rockanrolito fresco y divertido, en el que en los primeros versos juegan a los parones y arrancones, hay espectaculares coros con complejas armonías, y todo mantiene una atmósfera fresca, playera,  y divertida. En esta ocasión Mike Love lleva el liderazgo vocal, dejando que Brian dirija los complejos coros. Al minuto 2 tenemos un curioso solo de teclado de Brian, que luego es complementado por un pequeño requinto de Carl. A la fecha se sigue manteniendo como uno de los temas característicos del grupo, quizá el más famoso junto con “California Girls”. La batería suena inusualmente espectacular para la época y para Dennis Wilson. Y bueno, esto es porque realmente Dennis estaba aún muy verde para soñar siquiera en hacer esos parones y arrancones, los fills (chequen el redoble al 1:15!) y el ritmazo que se carga, por lo que aquí tocó el sesionista Frank DeVito, que no fue acreeditado. Y hablando de no dar créditos, no les suena familiar la canción, o la melodía? Bueno, ya es de todos conocido que fue un plagio descarado a “Sweet Little Sixteen” de Chuck Berry, de la cual tomaron casi nota por nota, manteniendo la melodía, la estructura y prácticamente hasta el requinto; sólo le cambiaron apenas la letra, le agregaron las complejas armonías que son lo que realmente hacen la canción, y sustituyeron la primera parte del requinto por un órgano. Chuck Berry los demandó, por supuesto, y ahora está acreditada a Berry/Wilson, por las letras. Que también es cuestionable, ya que se parecen sospechosamente demasiado a las de “Kissin' Time” de Bobby Rydell, de 1959. No podemos decir pues, que sea muy original u honesta. Pero como decía, las melodías valen oro. Se van volviendo más y más complejas, empezando con tímidos “uhhhhhhh’s” entre cada verso de Mike para las primeras estrofas. Luego cambia al “inside, outside U-S-A”, para rematar haciendo fondos en el pegajosos estribillo de Brian a falsetto. Starostin la demerita por el hecho de ser una copia. Pero hay de copias a copias. Y a mi gusto, si no se tomó la molestia de bajarle puntos a Zeppelin por las canciones evidentemente pirateadas de forma aún más descarada (A “Lemon Song” ni se molestaron en cambiarle la letra), tampoco veo yo porqué no habría que marcar esta joyita en rojo. A fin de cuentas, plagio o no, se convirtió en la rola que puso a los Beach Boys en el mapa, y a la larga, en la historia.

Sigue “Farmer’s Daughter”, una preciosa balada en medio tiempo. Dura menos de 2 minutos, pero sin duda es una de las primeras grandes baladas de Brian, en la que por primera vez lleva el vocal lead enteramente en falsetto, que le da un aire cadencioso y hawaiiano, con la guitarra haciendo un delicioso chugga-chugga al fondo. La melodía es bellísima, con un suave vaivén acentuado por las armonías del fondo, que van casi espejeando a Brian apenas con breve desfase. No hay solo, pero en la sección media los chicos se quedan haciendo un exquisito “Ummmmmh” que suple de manera acertada algún break instrumental que pudo dar al traste con ese efecto de atardecer tropical de ensueño. Curiosamente la letra no tienen nada que ver con Surf, es un tipo despidiéndose de una chica de granja, evidentemente a miles de kilómetros de una playa. Es simplísima y cortísima, pero todo funciona a tope, tanto que Fleetwood Mac terminaría haciendo un cover.
 
Continuamos con “Misirlou”, que debe ser la canción de Surf Instrumental más conocida en la faz de la tierra, gracias a Tarantino. La composición sigue siendo un enigma. El tema se remonta a un tema popular griego, que posiblemente tenga más de 2 siglos. En los 20’s fue rescatada con la instrumentación popular griega, más lenta y cadenciosa, y fue sufriendo transformaciones a jazz y otros géneros. Dick Dale la rescató y fue el primero en adaptarla al furioso Rock instrumental en que hoy es conocida. Fue lanzada en 1962 y prácticamente cada grupo de Surf que se digne de serlo la ha versionado alguna vez. Los Beach Boys no podrían ser la excepción, y entre los tributos instrumentales que hicieron, escogieron este tema, cuya versión “original”, por así decirlo, aún tenía cimbrando la costa oeste. Y bueno, los Beach Boys son mejores armando melodías que haciendo temas instrumentales. Me gusta la versión, pero no añada mucho a la de Dick Dale. Incluso pierde esa ferocidad y suena más inocente. Carl Wilson se esfuerza al máximo, pero el ritmo es vertiginoso y se le alcanzan a ir unas notas. No olvidemos que Carl tenía apenas 16 años entonces. Tiene su mérito, y creo que sigue siendo de las pocas rolas que atrapan en el disco, pero no añade o mejora nada al original. 

Sigue otro instrumental, “Stoked”, acreeditada a Brian Wilson. La banda hace una decente combinación instrumental con la guitarra predominando con un buen riff (y el bajo espejeando la línea). Tras los pasajes de guitarra, la banda calla y  gritan a un tiempo: “Stoked!” Esperen, eso también ya lo había oído! Los Rolling Stones lanzaron de forma casi simultánea “Stoned” que es exactamente lo mismo, pero con el piano dominando, y Mick murmurando de manera enigmática “Stoned” en lugar de “Stocked”. Los Stones la firmarían bajo el pseudónimo de Nanker Phelge; no sé si fue la primera vez que usuaron un pseudónimo, precisamente para evitarse una demanda, jeje. La cuestión no es si los Stones copiaron a los Beach Boys o si los Beach Boys copiaron a los Stones. Los lanzamientos fueron casi simultáneos, y por la época y difusión que tenían entonces ambas bandas, me parece improbable que se hubieran oído por entonces. Lo más probable es que hubiera algún otro robre diablo al que le piratearon las dos bandas al mismo tiempo. Ja! Regresando al tema, es entretenido, con un buen riff, pero a la larga no demasiado creativa. Bueno a secas.

Con “Lonely Sea” regresamos a las baladas de grandes ligas. Soy el único que encuentra una melancólica magnificencia en esta rola? Un arpegio lento, con la guitarra lagrimeando, la preciosísima melodía de Brian, alargando eternidades las sílabas y dando una entonación capaz de conmover una piedra, dando muestras de que empieza a avanzar en eso de agregar ganchos simplemente con una inflexión de voz. Las armonías son discretas, y sirven para resaltar la voz líder. Una balada sofisticada y desgarradora. El único pero es esa fastidiosa parte recitada a mitad de la canción, que rompe el encanto y además la fecha enormidades, pero luego se recuperan en la pequeña coda. Me gusta mucho, y entiendo que por este detalle no haya pasado al status de clásico junto con otras rolas, pero no es muy diferente a majestuosas baladas como “The Warmth of the Sun”. Por cierto, es la canción más larga del disco…

Luego está “Shut Down”, un energético Surf Rock con Mike en el liderazgo vocal. Un temita alegre, también con una fuerte atmósfera playera, una guitarra crujiente y destacando toda la canción, las armonías alternándose con la voz principal e incluso un solo de sax! Es divertida, inocente, bailable y muy bien armada, además de que es muy corta. Tiene todo el sello de los Beach Boys. No diré que es mi favorita, pero se queda apenas a un pelo de que la marque en rojo.

El disco pudo haberse quedado aquí y ser un sólido EP, o pudieron haberlo completado después. Pero desgraciadamente sigue y se va despedazando cada Segundo con rellenos desastrosos. “Noble Surfer” es horrible. Los coros graves de Carl resultan insoportables. Es casi el equivalente a “County Fair” del debut, que cada que escucho me da diarrea. Aquí incluso le ponen un puente instrumental con xilófono, casi calcado al de la mencionada. Afortunadamente no hay ninguna chica haciendo el papel de estúpida y recitando de manera afectada. 

“Honky Tonk” es un cover instrumental original de Billy Butler y Bill Dogget, más tendiente al R&B. Aquí las guitarras chugga chugga le dan un ligero aire Surf. Un temita ameno e inofensivo.

“Lana” podrías ser una linda balada en base piano, con tintes boogie, pero el falsetto de Brian esta vez resulta cansadísimo. Hasta la melodía termina volviéndose fastidiosa, sin variaciones, repetitiva, y el requinto, espejeado con xilófono, suena demasiado inocente. Demasiado. 

“Surf Jam” es la primer pieza acreditada a Carl. Un Surf instrumental donde lo más interesante es… la batería! Supongo que también estuvo interpretada por Frank DeVito. La guitarra no es mala, y menos para un chico de 16 años. Hay que darle crédito. Pero es un Surf demasiado genérico, sin una línea realmente memorable. El riff principal es simplemente la línea de bajo de “Misirlou”, con sus fabulosas corcheas. Lo sé porque yo tocaba “Misirlou” con Moby Dick.

“Let’s Go Trippin’” mejora un poco. Pero es también un cover de Dick Dale. Carl mejora bastante en técnica, y juraría que el complejísimo beat tampoco es de Dennis. Quizá el más complejo de los instrumentales, pero tampoco añade nada al original.

El disco cierra con “Finder’s Keepers” que es lo más aprecido a una suite progresiva surf de 1963 de 1:40 de duración. Y el resultado es tan malo como se lee. Inicia con un pianito boogie, luego a un rocker semilento con una melodía prometedora. Luego la banda para, Mike canta en un horrible falsetto rompecristales, y el ritmo se acelera para el estribillo con la voz líder en tono grave, muy bajo, causando un contraste malo. Y luego rematan con todos a coro. Luego repiten la fórmula una vez más. Afortunadamente no hay requintos ni nada que la alarguen, pero a pesar de ser la más corta del disco, las partes resultan inconexas, como pedacería de muchas rolitas que no supieron dónde meter e hicieron este pequeño Frankenstein Surfer.


En fin. No sé si en la historia del Rock haya 25 minutos más contrastantes que éstos. El disco inicia muy bien, demasiado bien, y creo que nadie se molestaría si hubiera puesto los primeros 6 temas en rojo. Son un resumen de las virtudes de la etapa inicial de los Beach Boys. Pero la segunda mitad es pésima, evidente relleno que se sacaron de la manga para lanzar un disco aprovechando sus 5 minutos de fama., que en realidad no era necesario, porque trascenderían esas estrellas fugaces estadounidenses para ganarse un lugar en la historia. A pesar de estos cochinos rellenos. 
No creo que sea un retroceso respecto al debut. Tampoco un gran adelanto. Hay más temas buenos, y al menos uno que se volvió inmortal y otro que valió la pena un cover de Fleetwood Mac. Hay mejores  temas que en el debut, y mejores composiciones y adelantos en las armonías vocales, pero también hay más cantidad de relleno del malo. 
Un disco para coleccionistas, completistas o para los que se atrevan a curiosear en los orígenes de los Beach Boys, o para los que quieran escuchar el disco más Surf de los Reyes del Surf, pero definitivamente hay que escucharlo dentro del contexto de 1963…


 

Members Area

Need Translation?

Recent Blog Entries

by Corvan | 4 comments
by Corvan | 2 comments

Recent Forum Posts

by Corvan 4 months ago
by Boncha 5 months ago
by marlaior 6 months ago

Lanza tus Gritos Aqui!

Newest Members

Geoglobe

VISITAS

Ayudanos a llegar a mas gente

Siguenos en FB

Paginas Amigas: