SURREALISTIC PILLOW (Jefferson Airplane, 1967)


Artista: Jefferson Airplane (D+)
Fecha de Grabación: Oct - Nov 1966
Fecha de Lanzamiento: Feb, 1967 USA
Discográfica: RCA Victor
Productor: Rick Jarrard
Calificación: 10 (MUST HAVE) 

 

Categoría: La Psicodelia (1966-1969) 

Mejor Canción: Somebody To Love o White Rabbit, pero por muuuucho!

Canciones: 1) She Has Funny Cars; 2) Somebody To Love; 3) My Best Friend; 4) Today; 5) Comin' Back To Me; 6) 3/5 Of A Mile In 10 Seconds; 7) D.C.B.A.-25; 8) How Do You Feel; 9) Embryonic Journey; 10) White Rabbit; 11) Plastic Fantastic Lover.

 

Estamos ante uno de los 10 mejores discos de 1967 y eso es ya mucho decir. Jefferson Airplane es una de las bandas que tomó la bandera del Flower Power e hizo música psicodélica ligera, alegre, luminosa, con toques acústicos y grandes arreglos vocales, a diferencia de los complejos arreglos de los Beatles y Stones de la época, o de la amenzante oscuridad de los Doors, de la locura cósmica de Pink Floyd, o del cargado blues rock psicodélico de Cream o The Experience. En pocas palabras, el sonido Jefferson en su mayoría podía ser interpretado por cualquier hippie barbón que supiera mas o menos tocar una guitarra acústica, pero no por ello sus canciones pierden su genialidad y belleza, y por ello fueron tan importantes para el sonido Californiano de este gran Verano del Amor.

El disco no es perfecto, la banda tuvo cambios a partir de su formación original, pero quizá la banda jamás estuvo tan cerca de la perfección como aquí. Además este es el primer disco con Grace Slick, una de las mejores vocalistas femeninas de la historia, y si alguien tienen alguna duda, solo escuchen la tremenda energía y el perfecto dominio que despliega en “Somebody To Love” o en “White Rabbit”. Desgraciadamente muchas de las canciones fueron escritas por Marty Balin, y él mismo tomó el rol protagónico vocal en ellas, dejando a Grace en un segundo plano, apenas en los coros. No es que Marty tenga mala voz, pero haciendo una comparación con Big Brother and the Holding Co, éstos se dieron cuenta enseguida de la joya que tenían en la voz de Janis y le dieron mayor oportunidad de lucimiento desde el inicio. Los Airplane no explotaron las cualidades de Slick de inmediato, de manera que aquí sólo explota en sus propias canciones, pero vaya, qué manera de hacerlo! Sin duda estas dos no sólo son las mejores del disco, sino que tienen ya un lugar especial entre las grandes canciones de rock de todos los tiempos!

Desgraciadamente Grace no participa en este disco (ni en ninguno de los posteriores) tanto como uno quisiera, pero tenemos algunas canciones para deleitarnos con su voz, y algunas fotografías para deleitarnos con su exquisita belleza:

 

 

 

Cerrado este paréntesis platónico, continuamos la reseña.

Después del lanzamiento del disco Takes Off, en 1966, el baterista original Alex “Skip” Spence dejó la banda y fue reemplazado por el baterista de jazz Spencer Dryden. Grace Slick también se incorporó a la banda, completando la que sería la mejor alienación de los Jefferson. A esas alturas eran ya una banda líder en la costa Oeste de USA, donde el movimiento Hippie y la contracultura cobraba cada vez más fuerza, y los Airplane terminaron incorporando sonidos propios con influencias de los Byrds, The Mammas and the Pappas y del mismo Dylan para lograr esta perfecta joya, el primero de los grandísimos éxitos psicodélicos que convirtieron Haight-Ashbury de San Francisco en la capital del mundo por algún tiempo. Hay fuertes rumores de que Jerry García, guitarra y líder de los Grateful Dead, participó en varias canciones durante la grabación del disco. RCA y el productor Rick Jarrad lo han negado hasta el cansancio, pero Marty Balin ha mencionado lo contrario en varias ocasiones. 

El disco abre con “She Has Funny Cars”, una canción muy groovy, con toques de pop, cambios de ritmo, un gran bajeo y ensamble vocal y momentos realmente interesantes. La batería de Dryden hace notar sus influencias jazzeras desde el inicio, pero aportando bastante a la canción en su espíritu psicodélico. El riff inicial es muy pop y pegajoso, pero memorable, rápido, y con esa chispa hippiosa que lo vuelve encantador. Al segundo 43 hay un cambio de ritmo, tranquilizando la canción ligeramente mientras Grace va dándole cada vez mayor tensión hasta hacerla explotar de nuevo y así se van jugando con las diferentes melodías que Kaukonen le escribió, logrando una canción con una estructura muy interesante y a la vez divertida.

Sigue la impresionante “Somebody To Love”, escrita por el exesposo de Grace, Darby Slick y que de alguna manera se escapa al aire inocente de las canciones escritas por Balin. De hecho, esta canción se siente amenazante, furiosa, a punto de estallar pero conservando el colorido. Grace tiene aquí una de las mejores interpretaciones vocales de la historia, y su par de canciones en este álbum bastaron para colocarla apenas detrás de Janis. La guitarra de Jorma también es sobresaliente, con uno de sus mejores momentos, un guitarreo frenético y un solo corto, pero bestial y absolutamente brillante. Ni siquiera el hecho de durar menos de 3 minutos impidió que este se volviera un himno de la era hippie, y aún actualmente le salen covers que no le llegan a los talones. Esta canción NO PUEDE FALTAR en ninguna colección de rock que se digne decente… Y ni siquiera es la mejor del álbum.

Después llega “My Best Friend” a bajar la intensidad del álbum y darnos un respiro después de la histérica y perfecta interpretación de Grace. “My Best Friend” es una canción escrita por el nuevo bataco, Skip Spence, que también aportó su granito al disco. Es una canción que siempre me pone de buenas y me recuerda bastante el sonido de The Mammas and teh Pappas, con un optimismo general y una delicada y compleja construcción de armonías vocales.

La cuarta canción es “Today”, de Kantner y Balin, con una guitarra aguda y un eco que le dan un aire majestuoso en la entrada, casi solemne. Las armonías son hermosas y cautivadoras. El puente de “Please please…” al 2:25 es maravilloso, perfecto, y le da un cierre increíble a la rola. La canción tiene una atmósfera íntima e hipnótica de principio a fin, y me gusta bastante, pero siempre me he preguntado qué hubiera podido hacer Grace en la voz principal.

“Comin’ Back To Me” es otra preciosísima balada de Balin, el track más largo del disco aunque apenas dura mas de 5 minutos. A veces puede ser un poco aburrida ya que es una canción más bien lenta, pero el aire acústico del arpegio mantiene el preciosismo sencillo de la canción anterior y los arreglos de flauta vienen a redondear esa atmósfera hermosa y delicada, que recuerda alguna canción de Crosby, o más actualmente a Mazzy Star. Sublime!

Después está “3/5 Of A Mile In 10 Seconds”, con la que la banda regresa al sonido rocker, rápido, intenso y casi agresivo, típico del Acid Rock de San Francisco. Las guitarras suenan potentes, con distorsión. La voz de Balin desesperada, casi rasgándose, con grandes coros detrás de él, y unos excelentes arreglos de batería que confirman que el cambio fue positivo. Al 1:45 el riff de guitarra se transforma en un solo que suena un tanto desordenado, pero encaja muy bien en la canción sin ser la octava maravilla. También queda aquí la sensación de un cierto egoísmo de Marty, ya que Grace hubiera mandado esta rola a otra dimensión si la hubiera cantado ella.

Enseguida viene “D.C.B.A.-25” que se supone que se titula así por la progresión de acordes (nunca lo he comprobado) pero el -25 no tengo ni la menor idea de dónde viene. Me parece que sin ser ofensiva, queda un poco a deber respecto al resto del disco, con una melodía floja, arreglos medio descuidados y la banda tocando y cantando a medio gas. Lo más destacado es el bajeo de Casady, desde ese inicio hasta las fenomenales escalas con que recorre la canción. Sin embargo la canción en general nos deja con la impresión de que Kantner no es muy buen compositor y se olvidó de poner siquiera un gancho en la canción.

El octavo track es “How Do You Feel”, un cover original de Mastin que en un descuido uno podría tomar por una rola de The Mamas and the Papas, no solo por la composición sino por la gran interpretación que hacen los Jefferson. La canción tiene una gran línea de flauta y una armonización deliciosa, además de una guitarra que no lleva precisamente un arpegio, sino como un rasgueo lento con remate que hace que suene muy bien, reflejando un día fresco de verano, sin preocupación alguna. Esta canción es excelente para un relax y el final a capella me agrada bastante.

Después está “Embryonic Journey” una canción instrumental donde Jorma Kaukonen nos muestra sus habilidades con la guitarra, creo que de 12 cuerdas. En sí no parece apantallante, pero me recuerda de alguna manera a las canciones acústicas de Led Zeppelin. De cualquier modo no dura más de 2 minutos por lo que no resulta ofensiva.

Ahora si llegamos a la obra maestra de este disco, escrita por la mismísima Grace Slick. “White Rabbit” podría haber pasado por una simple canción de pop rock ácido de no ser por la maravillosa e hipnótica línea de bajo de Casady y la poderosa e histérica entrega vocal de Grace, que se muestra aquí como una gran constructora de tensión, elevando casi imperceptiblemente el tono hasta que sin darnos cuenta el final de la canción nos toma por sorpresa y nos deja sin saber qué ha pasado realmente… La letra también es de lo más cool, usando una ingeniosa idea para usar a Alicia en el País de las Maravillas de metáfora para las drogas, con lo cual iniciaría un culto al final de la década hacia Lewis Carroll. El efecto de batería de “Skip” Spence, con un ritmo marcial, también ayuda a crear un aura fuera de este mundo. El crescendo pues, está perfectamente bien construído, cada vez más amenazante y oscuro, con un control perfecto de voz, hasta que el simple poder de la voz en la coda no se puede contener: “Feed your heaaaad… FEED YOUR HEAaAaAaAaAaAaAaAAAD!” Extendiéndolo hasta que parece imposible que le quede aire en los pulmones. Algo fuera de este universo. Siempre he dicho que me parece muy poca la duración de esta canción, apenas 2:25, y en vivo tampoco se molestaron nunca en alargarla (que yo sepa), pero quizá extendiéndola hubiera perdido parte de su encanto y no hay manera de hacerla ya más perfecta, por lo que resalta más el hecho de que Grace haya metido tanto, realmente tanto en tan poco tiempo.

La canción que cierra el disco es “Plastic Fantastic Lover” (jeje, que sucios). En sí la canción tiene algo bizarro, no sé si las disonancias de las guitarras, los arreglos de piano o el fraseo endiablado de Jorma que es casi un rapeo, pero hay algo intrigante y oscuro, tóxico pero adictivo en esta canción. Un buen cierre, aunque me hubiera gustado más ese rol para “White Rabbit”.

 

Un gran disco, sin duda, quizá el mejor disco de psicodelia pura de San Francisco, y medio año antes del Sgt. Peppers!! Esta fue la respuesta norteamericana tras el monopolio del buen rock por parte de los británicos durante la primera mitad de la década. Un sonido fresco y muy distante del inocente Rock & Roll de 1963. El disco hippie por excelencia, y sin duda el mejor de Jefferson Airplane, que vendrían después con buenos discos, pero ya nunca alcanzarían esta cumbre. Además es la prueba de que un álbum democrático, en el que todos participan, puede conservar la esencia de la banda y ser bueno, cosa que realmente pocos discos logran conjugar. La gran mezcla de pop con Acid Rock bastarían para darle un 10, pero la inclusión de las rolas de Grace Slick hacen de éste álbum un Must Have indiscutible.

 

 

Por Corvan 

 

Members Area

Need Translation?

Recent Blog Entries

by Corvan | 4 comments
by Corvan | 2 comments

Recent Forum Posts

by Corvan 4 months ago
by Boncha 6 months ago
by marlaior 6 months ago

Lanza tus Gritos Aqui!

Newest Members

Geoglobe

VISITAS

Ayudanos a llegar a mas gente

Siguenos en FB

Paginas Amigas:

Oops! This site has expired.

If you are the site owner, please renew your premium subscription or contact support.