T.N.T. (AC/DC, 1975)

Artista: AC/DC (C+)

Fecha de Grabación: Jul ‘75

Fecha de Lanzamiento: Diciembre de 1975, AUS

Discográfica: Albert

Productor: Harry Vanda y George Young

Calificación: 8

 

 

Era: Hard Rock (1968-???)

Subgénero: Hard Rock

Mejor Canción: It's A Long Way To The Top o T.N.T.

Canciones: 1) It's A Long Way To The Top; 2) The Jack; 3) T.N.T.; 4) Live Wire; 5) High Voltage; 6) Rocker; 7) Can I Sit Next To You Girl; 8) Rock & Roll Singer; 9) School Days.

 

Debe estar muy trillado, pero este disco es una enorme mejora respecto al debut más bien flojo. Aquí los australianos se notan mucho más seguros, poderosos, con Riffs que están más hechos y que llevan ya esa marca de Angus y Malcolm Young. Cayendo en el eterno cliché, podemos decir que con este álbum, AC/DC encuentra su sonido definitivo. Y poniéndonos un poco exigentes podemos decir que éste sería el machote que estarían copiando durante los próximos 30 años, jajajajajaja.

Ya en serio, si es cierto. Cuando dicen que AC/DC estuvo haciendo el mismo disco una y otra y otra vez no nos lo debemos tomar literal. Hay ligeros cambios, evoluciones y discos mucho más grandes que otros en su extensa discografía. Pero en todos está ese sonido áspero, basado en riffs potentes y cargados de distorsión, con solos incendiarios basados en el virtuosismo de metralla de Angus. Está el desparpajo y ese aire de fiesta y parranda que hace imposible tomarlos en serio, y que es lo que los hace tan geniales y le dan ganas a uno de subirse a una Harley y largarse al primer bar biker a hacer desmadre, emborracharse y partir caras…. Y en general todos los discos tienen estos ingredientes. La calidad depende de qué tan inspirados hayan salido Angus y Malcolm, y por supuesto Bon, o en su defecto Brian. La evolución y las diferencias se notan cuando nos ponemos una lupa en el oído, pero en AC/DC no es tan evidente a simple vista (u oída) como lo serían las distintas fases de otras bandas, como Los Beatles, Stones, los Doors, etc, etc, etc.

Así que después de pagar la novatez con su disco debut, éste sería el primer álbum del grupo que nos muestra la pauta que seguirán y el estándar promedio de sus álbumes. Algunos serán mejores y otros peores, pero todos tienen los ingredientes que hay aquí en mayor o menor medida.

Después del relativo éxito que alcanzaron con su debut a principios de año, la banda se la pasó de gira en su isla natal, puliendo su estilo, consiguiendo un baterista que duraría al menos unos años (hasta 1983), Phil Rudd, y un bajista que también les aguantó un par, Mark Evans. Ambos eran más profesionales que los batacos y bajos improvisados para el debut, por lo que la mejora en la sección rítmica también transmite mucha mayor seguridad a las guitarras de los Young y a la carismática voz de Bon.

La mejora respecto al disco anterior es más que evidente. Bueno, el caso es que con el buen recibimiento del disco debut, editado sólo en Australia y Nueva Zelanda, AC/DC lanzó un par de sencillos. En Julio lanzaron “High Voltage”, canción homónima de su debut que curiosamente no estaba incluida en el álbum, ya que se escribió después de su lanzamiento. Y el otro fue “It's A Long Way To The Top”, ya hacia finales de año. El éxito de las rolas hizo que la banda se metiera al estudio a completar un disco con este par de temazos como pilares principales. Ya con sección rítmica estable, la banda dio un giro respecto a su debut, que de alguna manera se notaba más inmaduro y tendiente al glam y a un rock más difuso. Aquí se vuelcan totalmente al Hard Rock con la gran manufactura de riffs, los solos pirotécnicos, la tremenda actitud de Bon y esa especie de autoparodia y burla a sí mismos que hace tan divertido a AC/DC.

En este álbum tenemos cuatro buenas canciones, “…To The Top” donde además la banda se atreve por primera y única vez a salirse de su instrumentación típica y agregan unas gaitas tocadas ni más ni menos que por Bon, “T.N.T.”,  “Live Wire” y “High Voltage”, que podemos considerar los primeros grandes clásicos del grupo. Luego tenemos una canción estúpida y simple pero tremendamente divertida,  y que también es obligada en los conciertos, “The Jack”. El resto son más promedio y no tan memorables, con un nivel decente y algunos detalles destacados. Pero no hay relleno, ni canciones realmente malas!

El disco también se editaría como el debut, exclusivamente en Australia y Nueva Zelanda, sin reediciones posteriores, y por ello no mucha gente lo conoce tal cual. Atlantic lo relanzaría en 1976 en una versión internacional del High Voltage que mezcla las mejores rolas los dos primeros discos. Por eso, aunque poca gente conoce el LP tal cual, muchos están familiarizados con las mejores rolas. En Australia, muchos lo consideran el mejor álbum de la banda, y le tiene particular aprecio porque este fue con el que se convirtieron en LA banda Australiana por excelencia (justo cuando el mundo los culpaba por los Bee Gees) y también porque después de este disco, precisamente el relanzamiento del High Voltage los convertiría en estrellas mundiales. Así que hasta cierto punto, con este disco aun eran exclusivos de la tierra de los canguros, el secreto mejor guardado de “Downunder”.

Finalmente es de notar el desparpajo y la tremenda irreverencia que tienen en este disco. Esto también sentaría el precedente para los futuros discos. Es inevitable notar que al menos 60% del álbum es la tremenda actitud de Bon, que a pesar de la excelente labor de guitarras de los Young, termina siendo quien le da un matiz divertidísimo  a las canciones. Y es simplemente imposible tomarlo en serio cuando en un disco de Rock & Roll se pone a cantar a todo volumen que “It's A Long Way To The Top if you wanna Rock & Roll” con una falsa arrogancia que simplemente te obliga a sonreír de oreja a oreja. Y unos temas más adelante nos sale con que “Gonna be a rock & roll singer, Gonna be a rock & roll star…”, con una seguridad abrumadora. Pero es arrogancia en un buen sentido, no del tipo de los reggaetoneros. Y luego “The Jack”, apenas una base blues en la que Bon hace todo para una canción simplísima, con apenas instrumentación, pero con una letra con un magnífico doble sentido que obliga a la carcajada cuando uno se da cuenta que “The Jack” se refiere tanto al naipe como a alguna enfermedad sexual! Por eso AC/DC es tan bueno. Porque si los tomas en serio valen madres y son una banda de taberna de borrachos cuando mucho. Pero si les prestas atención te das cuenta de que se están burlando de ti, de mi, de ellos mismos y de lo que se les atraviese. Y en 30 años jamás cambiaron esa actitud.

 

El disco abre con “It's A Long Way To The Top”, la guitarra áspera de Malcolm, los licks de Angus dando una potencia simple pero abrumadora y ese beat que deja todo listo para que Bon haga su entrada triunfal: “Ridin' down the highway…”. Quizá suene demasiado payaso decir eso. Scott empieza a narrar las dificultades que ha pasado en el arduo camino a la fama, desde huesos rotos, robos, andar tan drogado que no sabe donde está, para confesar “I tell you folks, It's harder than it looks” y cuando uno comienza a pensar que un wannabe rockstar confiesa al fin la verdad de ese modo, que se está abriendo el corazón o algo así, viene el coro y nos sale con “If you think it's easy doin' one night stands”… no lo adoran? Por otro lado, Bon canta con una pasión enorme, lleno de energía, robándose la escena y con una actitud pateatraseros que pocos vocalistas han podido igualar. Las guitarras son monumentales, y desde el principio los hermanos se entretejen con distintos efectos en su guitarra (uno con un efecto más oxidado y lejano y otro con un overdrive más limpio, pero aún crujiente) para forjar un poderosísimo riff que de inmediato convierte a la canción en un clásico eterno. En los coros meten unos Power Chords que potencian el pegajosísimo estribillo de Scott, y es inevitable terminar cantando es intoxicante coro. Pero el verdadero twist de la canción viene después, con un espectacular arreglo de gaitas, tan inesperado como efectivo. Son apenas 3 o 4 tonos que logra sacarle Scott, quien en su vida había agarrado una gaita, pero encaja maravillosamente en la canción dándole un aire colosal y épico, y entrelazándose incluso con el solo de Angus en toda la sección media. Uff! Qué recurso tan brillante y espectacular. Todo funciona al a perfección en esta rola, simple, pegajosa, bien hecha, interpretada de manera impecable, y que a 35 años sigue sonando fresca, potentísima y sigue dando ganas de ir a romperle los dientes al primer tipo que uno se encuentre. El primer Gran Clásico de la banda. Lo único malo es que jamás volverían a usar gaitas.

Luego sigue “The Jack”, que es divertidísima. Es una tomadura de pelo monumental. Si nos ponemos estrictos, es una basura repetitiva con un riff en base blues, muy simple, con todos los clichés del género… Música para strippers que estrictamente hablando de la estructura, es repetitiva sedante y hasta idiotizante. Pero Scott sale con su genialidad y la convierte en una rola divertidísima en base a su carisma y a la letra. Si se toma literal el juego de póker con la chica, resulta hasta enfadosa, y el coro excesivamente repetitivo. Pero con ese doble sentido de la enfermedad venérea que representa “The Jack”, toda la canción cambia y se vuelve una rola divertidísima. Noten como Bon cambia la entonación, eleva la tensión, empieza confidencial, se agüita y luego se enoja, llega al borde de la carcajada que apenas logra contener, y en general, podría cantar acapella y la rola seguiría funcionando. Uno puede casi ver al viejo Bon haciendo su show mientras la interpreta. El riff es muy simple, igual que el solo, pero a pesar de ser una canción aparentemente estúpida, tiene todos los ingredientes para ser memorable. Es de esas tan simples que cualquiera cree que podría haber hecho, pero nadie lo hizo antes. Y kapoom!! tenemos el segundo clásico de AC/DC. Lo mejor es que, si de plano no te gusta, de todos modos tienes la mejor canción de la historia para un Strip Tease.

Inmediatamente y sin dar tregua, tenemos otra bomba. “T.N.T.” le hace honor a su nombre y es dinamita pura. Le compite fuerte a “It’s A Long Way To The Top” como la mejor canción del disco. Y es quizá la que mejor resume el sonido y actitud de la banda, con un sonido abrasivo, altanero y divertido. Un rocker tremendo, con un Power Chord que parece que cayó un piano desde 20 pisos, luego el riff y el beat marcado y la banda entera gritando “oi, oi, oi, oi, oi, oi”, como si Bon se estuviera tomando una botella de vodka de un trago justo antes de arrancar. Para la segunda vuelta entra el bajo dado puntazos, pero ya se siente esa conexión más sólida en la sección rítmica que en esta canción lo hace muy bien. El coro es delicioso, con un ligero parón de la banda que deja la guitarra vibrando unos segundos como en puntos suspensivos, y justo antes de que arquemos las cejas, explota el coro con esa letras marcadas “TI-EN-TI!!!!” que es imposible no cantar. Bon se vuelve una delicia cantando “I'm Dynamite, And I'll win the fight, I'm a power-load, Watch me Exploooooooooooode !!!!” en los siguientes versos incluso amenaza: “Lock up you daughter, Lock up your wife. Lock up your back door and run for your life…” Al 2:10 tenemos un excelente solo, en el que Angus se deja ver como un maestro de los tiempos en apenas unos segundos, alargando las notas al principio y luego haciendo explotar su metralleta. Luego otra divertidísima parte de “Oi, Oi, Oi” intercalada con el coro, y hasta dan ganas de salir corriendo a la taberna más cercana a intentar eso de tomarse una botella entera de un trago. Al 2:50 empieza una coda en escala ascendente en un duelo entre ambas guitarras, hasta que al final se desquician, y se vuelve un ruido disonante y absolutamente desmadroso, y todo acaba en un perfecto caos, y ya. Un ejemplo de que después comenzarían a autoplagiarse es que esta misma rola la reescribirían como “Direty Deeds Done Dirty Cheap”, apenas en su siguiente disco, con un riff muy parecido y el mismo coro pateatraseros. Pero para mi “T.N.T” rulea mucho más, y para mi es uno de los más claros y explosivos ejemplos del poder y capacidad de AC/DC a su mejor nivel.

Enseguida está “Live Wire”, otra rola de gran nivel, en la que la banda crea una tensión amenazante, en el lento crescendo de la Intro. La rola empieza con un punteo de bajo. Y luego una guitarra haciendo casi tímidamente los tres tonos que conforman el riff, subiendo de volumen y distorsión, hasta que entra la batería marcando con los contratiempos. Luego entra la segunda guitarra y el beat y lar ola entra en forma. Scott entra cantando a media voz, y va subiendo de manera espectacular, la banda va subiendo la tensión y se siente que la canción va a estallar hasta que el coro revienta con el grito final. Uff! Un verdadero asalto sónico. La canción dura más de 5 minutos, pero está construida de una manera perfecta para no sonar excesiva, ni repetitiva ni cansada ni falta de recursos. Al contrario, es un arsenal repleto de sorpresas, desde esa intro espectacular que dura un minuto, los explosivos coros cantados por Bon con una intensidad que jamás será igualada, el gran solo al 2:50 que empieza como una desviación del riff y luego estalla siguiendo la estructura del coro, para quedarse sosteniendo la canción a pura guitarra con los parones y arrancones al 3:20. Cuando parece que aquí acaba todo con un falso final al 3:50 con una nota eterna, la sección rítmica arranca de nuevo, la nota se mantiene al fondo y el riff poderosísimo entra otra vez. El final también es sorprendente, con un nuevo solo, más agudo y más técnico, la sección rítmica tocando como si se fuera a acabar el mundo, los platillos de la batería sonando como explosiones, el bombo en marcha frenética, la canción acelerándose, Bon volviéndose loco… Y todo es tan perfecto que la única manera de acabarla es en un fade out, que sería mi única queja de la canción. Qué manera de armar una canción, crear tensión, hacerla explotar y mantenernos al borde de la butaca. Verdaderamente impresionante.

Luego llega “High Voltage” para redondear el tremendo punch del inicio del disco. Las guitarras son simples, pero se entretejen con la distorsión precisa. Bon de nuevo le mete un gran porcentaje a la canción, pero creo que el que se lleva las palmas es Phil Rudd con un trabajo descomunal de batería, sobre todo hacia el final, que parece desquiciarse por completo. Marc Evans también lo hace muy bien. No es que los Young se tiren a la hamaca, el trabajo de guitarra es bueno, pero es simple en el riff a doble guitarra que no varía mucho, y los coros de nuevo son los Power Chords acelerando y poniéndole electricidad a la canción. Donde si luce Angus es en el requinto al 2:35, nuevamente haciendo un trabajo memorable, rápido y efectivo.  Otra joyita, de las consentidas por los fans, con un estribillo pegajosísimo, y ligeramente más simple que las anteriores, aunque sigue siendo destacada.

Después el disco decae un poco, pero nada alarmante. Después de esa impresionante seguidilla de clásicos, tenemos “I’m A Rocker”, un rockanrolito hipersuperaceleradísimo. Si “The Jack” es una especie de parodia a todos los clichés del blues, este sería lo mismo para el Rock & Roll, con las escalas, los parones y arrancones provocativos, el solo incendiario y breve pero manteniendo la esencia de los 50’s, un falso final... 3 minutos de diversión absurda en donde la banda se burla de sus ídolos de los 50’s, y sin duda se divierte a mares. Sólo basta seguir la letra para ver con qué seriedad se la tomaron.

“Can I Sit Next To You Girl” es otro temita muy rockero, fresco e inofensivo, donde Malcolm es el que le pone la chispa con esas escalas rapidísimas arriba y abajo entre verso y verso, o para marcar el cambio de tono. La band intenta de nuevo jugar a la creación de tensión, pero de alguna forma no funciona tan bien como “Live Wire”. Con todo y no es mala, sigue manteniendo buen nivel y salen con detalles buenos para marcar los cambios de tono.

Luego “Rock N’ Roll Singer” que es prima hermana de “I’m A Rocker”. Jajaja, Es también una rola con estructura de Rock & Roll, pero más lento. Con todo y que el riff es simplísimo, sigue siendo bastante potente y logra funcionar. Bon de nuevo payasea toda la rola, profetizando: “Gonna be a rock'n'roll Singer, Gonna be a rock'n'roll star, I hear it pays well…” Por supuesto, a pesar de todo la banda no podía imaginar que una año después iban a ser de hecho estrellas mundiales. Estaban simplemente faroleando y es lo que hace divertida la canción. Además los trucos del librito para escribir canciones según AC/DC funcionan muy bien esta vez, con otro requinto que tiene cada nota en su lugar, los riffs intercalándose en toda la rola, otro estribillo pegajoso, parones y arrancones… Pero sobre todo la autorparodia y la burla a sí mismos. Es la actitud con que canta Scott lo que me encanta!

El disco cierra con “School Days”, cover de Chuck Berry, del cual queda la letra, y un vestigio muy sutil, muy al fondo, apenas perceptible en la melodía y riff. El ritmo lo cambian, y Bon parece no sentirse tan cómodo como en sus propias canciones. No es tampoco mala como para marcarse en azul, pero quizá sea el tema más débil del disco, y sin ser el mejor tema de Berry, prefiero mil veces el original. En fin, al menos en este disco es muestra de que el relleno aún es salvable, y al final Angus da una cátedra de Tapping en el último requinto.

 

El T.N.T. Es un buen disco, con AC/DC aproximándose a su mejor forma. Por supuesto, más adelante mejorarán después de un pequeño retroceso con el Dirty Deeds, pero aquí está ya asentada la fórmula del éxito. Muchas de estas canciones se volverían clásicos, y sin duda es de los discos más queridos por los fans aussies de la banda. Más allá de todo, es una verdadera cátedra de Rock & Roll sin compromisos, sin pretensiones, con virtuosismo de los guitarristas, pero se nota a leguas que los Young no intentan en ningún momento copiar la actitud de divos como Jimmy Page o Dave Gilmour. Por cierto, que este disco marcaría ese cambio de estafeta, con Led Zeppelin en caída libre tras sus mejores años, pasándole la estafeta a AC/DC como la banda más poderosa y pateatraseros de la segunda mitad de los 70’s. Un buen álbum recomendable no sólo a los fans de la banda, sino que es incluso un buen punto de partida para los que quieren empezar a descubrir al grupo. No le puedo dar una calificación más alta considerando los discazos que vendrían un poco después…

Después de todo, el mismo Bon Scott lo dijo: It's a long way to the top if you wanna rock & roll!!!!!

 

 

Por Corvan   

 

 

 

Members Area

Need Translation?

Recent Blog Entries

by Corvan | 27 comments
by Corvan | 2 comments

Recent Forum Posts

by Corvan 8 months ago
by Boncha 10 months ago
by marlaior 10 months ago

Lanza tus Gritos Aqui!

Newest Members

Geoglobe

VISITAS

Ayudanos a llegar a mas gente

Siguenos en FB

Paginas Amigas:

Oops! This site has expired.

If you are the site owner, please renew your premium subscription or contact support.